EL HU­RA­CÁN «MA­RÍA» DE­JA PUER­TO RI­CO AL BOR­DE DEL ABIS­MO

La Voz de Galicia (A Coruña) - Mercados - - PORTADA - Héc­tor Es­te­pa Bo­go­tá

El país, ca­li­fi­ca­do co­mo la Gre­cia del Ca­ri­be por sus mal­tre­chas finanzas e in­ter­ve­ni­do por su pro­pia troi­ka, afron­ta otros 90.000 mi­llo­nes en pér­di­das tras el pa­so del hu­ra­cán «Ma­ría»

Puer­to Ri­co lu­cha por sa­lir del abis­mo. El hu­ra­cán Ma­ría ter­mi­nó de de­vas­tar la ya de por sí crí­ti­ca eco­no­mía de un país en ban­ca­rro­ta, cu­yo PIB men­gua des­de ha­ce una dé­ca­da y que es­tá in­ter­ve­ni­do por su pro­pia troi­ka, una jun­ta de su­per­vi­sión fis­cal im­pues­ta des­de Was­hing­ton an­te la im­po­si­bi­li­dad de ha­cer fren­te a una deu­da su­pe­rior a los 70.000 mi­llo­nes de dó­la­res.

La si­tua­ción, un mes des­pués del pa­so del ci­clón, el más des­truc­tor de los úl­ti­mos cien años, si­gue sien­do crí­ti­ca. El 80 % de la is­la es­tá sin elec­tri­ci­dad y el 40 % sin se­ñal de te­le­fo­nía mó­vil. Más del 30 % de la po­bla­ción si­gue sin agua y tam­bién es­ca­sea la co­mi­da. El abas­te­ci­mien­to se com­pli­ca por el mal estado de las ca­rre­te­ras. Al­re­de­dor de 250.000 vi­vien­das fue­ron par­cial o to­tal­men­te des­trui­das por una tor­men­ta que de­jó 50 muer­tos y unas pér­di­das ma­te­ria­les que po­drían al­can­zar los 90.000 mi­llo­nes de dó­la­res, se­gún el go­ber­na­dor de la is­la, Ri­car­do Ro­se­lló.

El da­ño a las finanzas de la ca­li­fi­ca­da co­mo Gre­cia del Ca­ri­be no ter­mi­nó con el pa­so de Ma­ría. Los ana­lis­tas apun­tan a la po­si­bi­li­dad de que una par­te de la in­dus­tria ma­nu­fac­tu­re­ra, que re­pre­sen­ta el 50 % del PIB del país, aban­do­ne la is­la. «Mu­chas em­pre­sas fo­rá­neas es­tán con­tem­plan­do aban­do­nar sus ope­ra­cio­nes de­bi­do al cos­te de las re­pa­ra­cio­nes», co­men­ta Ri­car­do Fuen­tes, ex­per­to bo­ri­cua en eco­no­mía.

Se­ría un golpe más a un mer­ca­do la­bo­ral muy cas­ti­ga­do an­tes del hu­ra­cán, y que aho­ra es­tá prác­ti­ca­men­te pa­ra­li­za­do. Bue­na par­te de las em­pre­sas si­guen ce­rra­das por la fal­ta de elec­tri­ci­dad, in­su­mos, y has­ta de se­gu­ri­dad. Un nú­me­ro sin es­pe­ci­fi­car de puer­to­rri­que­ños es­tán es­tos días sin tra­ba­jar, in­te­rrum­pien­do, de ese mo­do, la re­cau­da­ción de im­pues­tos. «El hu­ra­cán ade­más ha pro­vo­ca­do una ola mi­gra­to­ria ha­cia los Es­ta­dos Uni­dos, lo que re­du­ci­rá la ba­se con­tri­bu­ti­va y, co­mo re­sul­ta­do, los in­gre­sos del Go­bierno», apun­ta Fuen­tes.

Puer­to Ri­co es­tá vin­cu­la­do a EE. UU. en for­ma de estado li­bre aso­cia­do. Los boricuas tie­nen la ciu­da­da­nía es­ta­dou­ni­den­se, y pue­den mar­char­se a tra­ba­jar a cual­quier ciu­dad con­ti­nen­tal sin rea­li­zar gran­des trá­mi­tes. La is­la per­dió 400.000 ha­bi­tan­tes (un 10 % de su po­bla­ción) du­ran­te la úl­ti­ma dé­ca­da. Esa ten­den­cia se ha exa­cer­ba­do tras el pa­so del hu­ra­cán. Flo­ri­da cal­cu­la ha­ber re­ci­bi­do a 36.000 puer­to­rri­que­ños en las úl­ti­mas se­ma­nas. Los ex­per­tos es­ti­man que otros 40.000 po­drían mar­char­se en los pró­xi­mos me­ses.

La po­bla­ción cri­ti­có la reac­ción ini­cial de Was­hing­ton en días pos­te­rio­res al pa­so del hu­ra­cán, pe­ro su per­cep­ción ha ido cam­bian­do con el pa­so del tiem­po. Es­ta­dos Uni­dos ya ha des­em­bol­sa­do unos 626 mi­llo­nes de dó­la­res pa­ra pa­liar la ca­tás­tro­fe en la is­la ca­ri­be­ña. El go­ber­na­dor Ro­se­lló es­tá a la es­pe­ra de que el Con­gre­so dé luz ver­de al des­em­bol­so de 4.900 mi­llo­nes de dó­la­res en prés­ta­mos por cues­tión de desas­tres, una pe­ti­ción apo­ya­da por un Do­nald Trump que fue muy cri­ti­ca­do tras vi­si­tar la is­la, por de­cir que Puer­to Ri­co ha­bía des­cua­dra­do el pre­su­pues­to, y lan­zar des­pués ayu­da hu­ma­ni­ta­ria a las víc­ti­mas co­mo si es­tu­vie­se ju­gan­do al baloncesto.

El Con­gre­so exa­mi­na­rá tam­bién en los pró­xi­mos días las di­rec­tri­ces de la jun­ta de su­per­vi­sión fis­cal, que ha­bía man­da­do re­du­cir el gas­to pú­bli­co en un 30 % an­tes de la ca­tás­tro­fe pa­ra pa­gar la deu­da. Los res­pon­sa­bles de la troi­ka sua­vi­za­ron ha­ce unos días su pos­tu­ra, y pi­die­ron a Was­hing­ton más li­qui­dez pa­ra re­cons­truir el país. «La deu­da en sí era in­sos­te­ni­ble y pa­ra mu­chos ile­gí­ti­ma. Exi­gir que se pa­gue en es­te con­tex­to se­ría sen­ci­lla­men­te un ac­to cri­mi­nal», co­men­ta el ana­lis­ta Fuen­tes.

PLAN MARS­HALL

La al­cal­de­sa de la ca­pi­tal, San Juan, ya ha re­cla­ma­do a EE. UU. que ins­tau­re un plan Mars­hall en Puer­to Ri­co y con­do­ne la deu­da. Un ex­tre­mo al que no se ha ce­rra­do ni si­quie­ra el cri­ti­ca­do Trump. Du­ran­te su vi­si­ta a la is­la su­gi­rió que la deu­da ten­dría que ser li­qui­da­da. Puer­to Ri­co se en­fren­ta a un fu­tu­ro in­cier­to tras la de­vas­ta­do­ra ca­tás­tro­fe.

| AL­VIN BAEZ

DE­VAS­TA­CIÓN. El hu­ra­cán Ma­ría

ha des­tro­za­do bue­na par­te de las co­mu­ni­ca­cio­nes de

la is­la, agra­van­do aún más la si­tua­ción de un país su­mi­do en una re­ce­sión

des­de ha­ce un de­ce­nio.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.