PA­RAÍ­SOS FIS­CA­LES, DON­DE LOS RI­COS ES­CON­DEN 7 BI­LLO­NES DE EU­ROS

LA ÚL­TI­MA DE­CI­SIÓN ADOP­TA­DA POR LA UE DE SA­CAR DE LA LIS­TA NE­GRA A 8 PAÍ­SES, EN­TRE ELLOS PA­NA­MÁ, SUI­ZA Y AN­DO­RRA, HA LE­VAN­TA­DO TO­DO TI­PO DE SUSCEPTIBILIDADES. LO CIER­TO ES QUE AL­RE­DE­DOR DE UN 10 % DE LA RI­QUE­ZA FI­NAN­CIE­RA MUN­DIAL ES­TÁ FUE­RA DEL CON­TROL DE

La Voz de Galicia (A Coruña) - Mercados - - PORTADA - Cristina Por­tei­ro, Bruselas

¿Se ima­gi­na cuán­tos agu­je­ros po­dría ta­par con 2.000 eu­ros más en su bol­si­llo? Esa es la can­ti­dad que le cues­ta al año a ca­da es­pa­ñol la eva­sión y el frau­de fis­cal de las gran­des for­tu­nas. La fac­tu­ra as­cien­de a un bi­llón de eu­ros en el con­jun­to de la Unión Eu­ro­pea (UE), se­gún ci­fras de Bruselas. Pa­ra que se ha­gan una idea: Las tram­pas fis­ca­les de los ri­cos ge­ne­ran unas pér­di­das anua­les equi­va­len­tes al Pro­duc­to In­te­rior Bru­to (PIB) de Es­pa­ña. «Es un pro­ble­ma sis­té­mi­co», ad­mi­tió la Eu­ro­cá­ma­ra en un in­for­me apro­ba­do el pa­sa­do mes de no­viem­bre en el que se des­ta­ca la «fal­ta de coo­pe­ra­ción y coor­di­na­ción de los Es­ta­dos miem­bros».

A pe­sar de la vas­ta le­gis­la­ción vi­gen­te pa­ra con­tro­lar quién ocul­ta di­ne­ro y dón­de, los re­sul­ta­dos ob­te­ni­dos has­ta el mo­men­to pa­ra lu­char con­tra el frau­de y la eva­sión fis­cal son pau­pé­rri­mos. En­tre un 8 y un 10% de la ri­que­za fi­nan­cie­ra mun­dial es­tá es­con­di­da en pa­raí­sos fis­ca­les, cal­cu­la la Ofi­ci­na Na­cio­nal de In­ves­ti­ga­ción Eco­nó­mi­ca de Es­ta­dos Uni­dos. Al­can­za los 7 bi­llo­nes de eu­ros. «La eva­sión fis­cal mar­cha tran­qui­la­men­te (...) Nun­ca ha ha­bi­do, de he­cho, tan­ta ri­que­za en pa­raí­sos fis­ca­les co­mo hoy en día», ase­gu­ra­ba en el 2013 el eco­no­mis­ta fran­cés, Ga­briel Zuc­man, en su libro La ri­que­za ocul­ta de las na­cio­nes. Cin­co años des­pués, su diag­nós­ti­co si­gue sien­do vá­li­do. La acu­mu­la­ción de ca­pi­tal le­jos de la mi­ra­da indiscreta de las Ha­cien­das na­cio­na­les si­gue au­men­tan­do con la com­pli­ci­dad de ban­cos, in­ter­me­dia­rios, ges­to­res, abo­ga­dos y au­to­ri­da­des po­lí­ti­cas. El en­tra­ma­do es tan com­ple­jo que es ca­si im­po­si­ble se­guir el ras­tro del di­ne­ro. El pa­tri­mo­nio es di­fí­cil de tras­la­dar, pe­ro el ca­pi­tal nun­ca duer­me, se in­vier­te en los mer­ca­dos pa­ra se­guir ge­ne­ran­do be­ne­fi­cios que escapan de las ga­rras del fis­co. «El enemi­go real de la jus­ti­cia fis­cal han si­do los pri­me­ros mi­nis­tros y pre­si­den­tes de los Go­bier­nos de la UE», sos­tie­ne la eu­ro­dipu­tada bri­tá­ni­ca, Molly Scott. Su de­nun­cia es fun­da­da. Du­ran­te años es­tu­vie­ron sa­bo­tean­do las ten­ta­ti­vas de Bruselas de crear un ca­tá­lo­go eu­ro­peo de pa­raí­sos fis­ca­les. Has­ta el pa­sa­do 5 de di­ciem­bre, cuan­do hu­bo fu­ma­ta blan­ca en el Con­se­jo. El acuer­do de los 28 mi­nis­tros de Eco­no­mía lle­gó tras eva­luar a 92 ju­ris­dic­cio­nes sos­pe­cho­sas. La UE de­ci­dió in­cluir a 17 de esos te­rri­to­rios en la lis­ta ne­gra de pa­raí­sos fis­ca­les. Sa­moa Ame­ri­ca­na, Ba­réin, Bar­ba­dos, Gra­na­da, Guam, Co­rea del Sur, Ma­cao, Is­las Mars­hall, Mon­go­lia, Na­mi­bia, Pa­laos, Pa­na­má, San­ta Lu­cía, Sa­moa, Tri­ni­dad y To­ba­go, Tú­nez y Emi­ra­tos Ára­bes Uni­dos pa­sa­ron a ser con­si­de­ra­dos «no coope­ra­do­res». No bus­quen a An­do­rra o Sui­za. La UE con­si­de­ró que am­bos paí­ses ha­bían he­cho com­pro­mi­sos con­cre­tos pa­ra me­jo­rar su trans­pa­ren­cia. ¿Cuá­les exac­ta­men­te? No lo sa­be­mos. Los mi­nis­tros se ne­ga­ron a re­ve­lar esa in­for­ma­ción. Les bas­tó con la eva­lua­ción po­si­ti­va que hi­zo el Gru­po de Có­di­go de Con­duc­ta, un ór­gano opa­co que no rin­de cuen­tas an­te na­die. Su tra­ba­jo es con­fi­den­cial. «El bo­rra­dor de la lis­ta se ha­ce en se­cre­to, lo cuál ha­ce im­po­si­ble el es­cru­ti­nio pú­bli­co», de­nun­ció la or­ga­ni­za­ción Ox­fam. Ni si­quie­ra la Co­mi­sión Eu­ro­pea es­tu­vo de acuer­do con la de­ci­sión de los Vein­tio­cho: «Los me­dios, las oe­ne­gés y los ciu­da­da­nos de­ben te­ner un con­trol de­mo­crá­ti­co», in­sis­tió la se­ma­na pa­sa­da el co­mi­sa­rio de Eco­no­mía, Pie­rre Mos­co­vi­ci tras ver có­mo los mi­nis­tros cer­ce­na­ban la lis­ta so­lo un mes y me­dio des­pués de apro­bar­la. Has­ta sie­te paí­ses (Pa­na­má, Co­rea del Sur, Emi­ra­tos Ára­bes Uni­dos, Bar­ba­dos, Gra­na­da, Ma­cao, Mon­go­lia y Tú­nez) lo­gra­ron sa­lir del po­zo con pro­me­sas «se­cre­tas» y pre­sio­nes po­lí­ti­cas, co­mo las que ejer­ció el país pa­na­me­ño. La reac­ción ai­ra­da de sus au­to­ri­da­des y la pre­sión de Es­pa­ña lo­gra­ron es­con­der al país en el ne­bu­lo­so gru­po de 55 ju­ris­dic­cio­nes que for­man par­te de la lis­ta gris. Nin­guno de ellos cum­plen los es­tán­da­res de coo­pe­ra­ción y trans­pa­ren­cia de la UE, pe­ro han he­cho com­pro­mi­sos pa­ra re­for­mar sus po­lí­ti­cas de fis­ca­li­dad.

Las au­sen­cias de Sui­za y Pa­na­má han si­do las más dis­cu­ti­das. El es­cán­da­lo de los Pa­pe­les de Pa­na­má en el 2016 pro­vo­có un te­rre­mo­to en el que se vie­ron im­pli­ca­dos de for­ma di­rec­ta has­ta una do­ce­na de je­fes y ex je­fes de Es­ta­do y cen­te­na­res de al­tos car­gos po­lí­ti­cos y em­pre­sa­ria­les. En Es­pa­ña pre­ci­pi­tó la di­mi­sión del ex mi­nis­tro de Ener­gía, Jo­sé Ma­nuel So­ria y pu­so el fo­co so­bre otras per­so­na­li­da­des co­mo Mi­cae­la Do­mecq So­lís-Beaumont, mu­jer del ac­tual co­mi­sa­rio de Ac­ción por el Cli­ma, Miguel Án­gel Arias Ca­ñe­te, o miem­bros de la fa­mi­lia del dic­ta­dor Fran­cis­co Fran­co.

El Par­la­men­to Eu­ro­peo cal­cu­la que si to­do el ca­pi­tal y pa­tri­mo­nio que sa­lió a la luz con los Pa­pe­les de Pa­na­má hu­bie­se tri­bu­ta­do, se po­drían ha­ber crea­do un mi­llón y me­dio de pues­tos de tra­ba­jo.

La fal­ta de vo­lun­tad po­lí­ti­ca en la UE pa­ra atar en cor­to a las ju­ris­dic­cio­nes que fa­ci­li­tan la co­mi­sión de de­li­tos fis­ca­les es evi­den­te. Pa­ra Mos­co­vi­ci la lis­ta ne­gra si­gue sien­do «in­su­fi­cien­te» si se tie­ne en cuen­ta la es­ca­la de la eva­sión fis­cal al­re­de­dor del mun­do. Un pro­ble­ma que no pa­re­ce preo­cu­par a la Or­ga­ni­za­ción pa­ra la Coo­pe­ra­ción y el Desa­rro­llo Eco­nó­mi­cos (OCDE). El or­ga­nis­mo so­lo man­tie­ne a un país en su lis­ta ne­gra: Tri­ni­dad y To­ba­go, pe­ro nun­ca sos­pe­chó de paí­ses co­mo Chi­pre, cu­yo

El en­tra­ma­do en­tre dis­tin­tos agen­tes es tan com­ple­jo que re­sul­ta im­po­si­ble se­guir el ras­tro del di­ne­ro

sis­te­ma fi­nan­cie­ro lle­gó al­can­zar en el 2013 un ta­ma­ño ocho ve­ces ma­yor que el PIB de la isla, con­vir­tién­do­se en un po­de­ro­so cen­tro de la­va­do de di­ne­ro pro­ce­den­te en su ma­yo­ría de for­tu­nas ru­sas. ¿Por qué de­be­ría es­tar Sui­za? Una de las ra­zo­nes por las que se acu­sa a la UE de blan­quear la ima­gen de los pa­raí­sos fis­ca­les es la de no ha­ber in­clui­do al país hel­vé­ti­co, re­duc­to del 30 % de la ri­que­za

offs­ho­re glo­bal, en la lis­ta de los más in­fa­mes. El pa­sa­do año pro­cla­ma­ron el «fin del se­cre­to ban­ca­rio». Lo hi­cie­ron por­que sus ban­cos y fon­dos es­tán ex­ter­na­li­zan­do el ne­go­cio ha­cia otros pa­raí­sos fis­ca­les. No com­pi­ten en­tre ellos. Zuc­man ex­pli­ca que «fun­cio­nan en simbiosis», co­mo una red. Ca­da te­rri­to­rio se en­car­ga de una fun­ción dis­tin­ta. Los fon­dos de in­ver­sión se van a las fi­lia­les en Lu­xem­bur­go o Is­las Cai­mán. Los fon­dos mo­ne­ta­rios pre­fie­ren Ir­lan­da. Sui­za es la ba­se de ope­ra­cio­nes des­de don­de se ca­na­li­za el di­ne­ro que los ri­cos y mul­ti­na­cio­na­les quie­ren ocul­tar a Ha­cien­da. ¿Por qué? Por­que ca­da uno de es­tos te­rri­to­rios gra­va una par­te dis­tin­ta del pa­tri­mo­nio.

Es­ta si­nies­tra te­la de ara­ña fun­cio­na a la per­fec­ción. Y aun­que los pa­raí­sos asiá­ti­cos co­mo Hong Kong y Sin­ga­pur ca­da vez ga­nan más cuo­ta en el mer­ca­do de eva­sión y la­va­do de di­ne­ro, el eco­no­mis­ta fran­cés sos­tie­ne que «el anun­cio de la muer­te de los ban­cos sui­zos es más que pre­ma­tu­ro: Nun­ca han si­do tan adi­ne­ra­dos co­mo lo son hoy». Es más, des­de que el G20 qui­so de­cre­tar el fi­nal del se­cre­to ban­ca­rio en el 2009, Sui­za au­men­tó en un 18 % el vo­lu­men de di­ne­ro es­con­di­do. Ale­ma­nes, fran­ce­ses, ita­lia­nos, bri­tá­ni­cos y es­pa­ño­les li­de­ran la lis­ta de clien­tes. Se es­ti­ma que en el país hel­vé­ti­co es­tán de­po­si­ta­dos ca­si 2 bi­llo­nes de eu­ros pro­ce­den­tes de for­tu­nas de la UE.

Do­ble es­tán­dar eu­ro­peo

Le­jos de las pla­yas pa­ra­di­sía­cas don­de se es­con­den los bo­ti­nes de los pi­ra­tas eva­so­res, las má­qui­nas pa­ra ocul­tar y la­var di­ne­ro fun­cio­nan a to­da má­qui­na. La UE no es una ex­cep­ción aun­que sus au­to­ri­da­des tra­ten de ocul­tar­lo. Ni un so­lo país del blo­que co­mu­ni­ta­rio cons­ta en la lis­ta ne­gra de pa­raí­sos fis­ca­les. Ox­fam con­si­de­ra que Ir­lan­da, Lu­xem­bur­go, Ho­lan­da y Mal­ta de­be­rían for­mar par­te del elen­co. ¿Por qué? Por pla­ni­fi­ca­ción fis­cal agre­si­va, fis­ca­li­dad a la car­ta, dis­tor­sión de la com­pe­ten­cia y ero­sión de las ba­ses im­po­ni­bles. Los so­cial­de­mó­cra­tas pre­sen­ta­ron una en­mien­da en la Eu­ro­cá­ma­ra el pa­sa­do 13 de di­ciem­bre pa­ra exi­gir al Con­se­jo que se in­clu­yan a es­tos paí­ses de la UE. La pro­pues­ta fue re­cha­za­da por un em­pa­te técnico de 327 vo­tos a fa­vor y 327 en con­tra.

La isla me­di­te­rrá­nea tie­ne una in­ver­sión ex­tran­je­ra di­rec­ta del 1.474 % de su eco­no­mía. Un vo­lu­men que so­lo se ex­pli­ca por las be­ne­fi­cio­sas con­di­cio­nes fis­ca­les que ofre­ce a las for­tu­nas ex­tran­je­ras, co­mo re­ve­la­ron los Pa­pe­les del Pa­raí­so. El Gran Du­ca­do tie­ne el du­do­so ho­nor de dar nom­bre a otro es­cán­da­lo fis­cal: Lux­leaks. Los pa­pe­les de­mos­tra­ron que mien­tras el ac­tual pre­si­den­te de la Co­mi­sión Eu­ro­pea, Jean Clau­de Junc­ker, era pri­mer mi­nis­tro del país dio vía li­bre a la fir­ma de acuer­dos con mul­ti­na­cio­na­les que les per­mi­tió elu­dir el pa­go de im­pues­tos mi­llo­na­rios en otros paí­ses de la UE.

La prue­ba de que Ir­lan­da fun­cio­na tam­bién co­mo pa­raí­so fis­cal pa­ra gran­des em­pre­sas es­tá en los 13.000 mi­llo­nes de eu­ros que Bruselas le exi­gió re­cu­pe­rar por im­pues­tos que el gi­gan­te tec­no­ló­gi­co es­ta­dou­ni­den­se Ap­ple de­jó de pa­gar en con­cep­to de tri­bu­tos. El Go­bierno ir­lan­dés re­cu­rrió la de­ci­sión. No quie­re per­der el atrac­ti­vo internacional que tie­ne en­tre los gran­des eva­so­res. Y so­lo es una go­ta en el enor­me océano de ri­que­za que se mue­ve a nues­tro al­re­de­dor sin ser de­tec­ta­da.

Sin san­cio­nes a la vis­ta ¿Qué con­se­cuen­cias aca­rrea es­tar en la lis­ta ne­gra de pa­raí­sos fis­ca­les de la UE? Por el mo­men­to nin­gu­na más allá del es­tig­ma internacional. Bruselas se re­ser­va has­ta fi­na­les de año pa­ra im­po­ner san­cio­nes. Quie­re dar tiem­po a las nue­ve ju­ris­dic­cio­nes a co­la­bo­rar y com­pro­me­ter re­for­mas de sus sis­te­mas fis­ca­les. Fue­ra del mar­co tem­po­ral, las san­cio­nes se ca­rac­te­ri­zan por se ex­tre­ma­da­men­te blan­das. Se pue­de im­po­ner una ma­yor vi­gi­lan­cia a de­ter­mi­na­das transac­cio­nes y fre­nar los pa­gos des­de la fuen­te eu­ro­pea a la ju­ris­dic­ción de la lis­ta ne­gra. A ni­vel co­mu­ni­ta­rio no se po­drán ca­na­li­zar fon­dos pú­bli­cos de la UE a en­ti­da­des de paí­ses en la lis­ta, so­lo si se tra­ta de ayu­da al desa­rro­llo o in­ver­sión di­rec­ta. «Hu­bie­ran si­do pre­fe­ri­bles pe­na­li­za­cio­nes más fuer­tes», re­co­no­ció con pe­sar el vi­ce­pre­si­den­te de la Co­mi­sión Eu­ro­pea, Val­dis Dom­brovs­kis. Ex­per­tos co­mo Zuc­man pro­po­nen otras vías pa­ra lu­char con­tra la eva­sión fis­cal. Las me­di­das in­clu­yen la crea­ción de un re­gis­tro fi­nan­cie­ro glo­bal y san­cio­nes a pa­raí­sos fis­ca­les pro­por­cio­na­les a los cos­tes que pro­vo­ca la eva­sión de im­pues­tos. Las ta­ri­fas de in­ter­cam­bio co­mer­cial con paí­ses co­mo Sui­za de­be­rían au­men­tar has­ta el 30 % pa­ra com­pen­sar el agu­je­ro que el país hel­vé­ti­co ge­ne­ra en las Ha­cien­das eu­ro­peas por in­cen­ti­var la hui­da de for­tu­nas. Otro ca­nal po­si­ble se­ría repensar los sis­te­mas de tri­bu­ta­ción de las em­pre­sas. Un im­pues­to so­bre los in­gre­sos con­so­li­da­dos y no so­bre in­gre­sos por país po­dría au­men­tar, se­gún Zuc­man, un 20 % la re­cau­da­ción.

La UE sa­ca de la lis­ta a ocho paí­ses, en­tre ellos a An­do­rra y Sui­za, por ra­zo­nes que no se ha­cen pú­bli­cas

El país hel­vé­ti­co es el cen­tro de ope­ra­cio­nes que ca­na­li­za el ne­go­cio de alejar el di­ne­ro del con­trol del fis­co

Pa­ra con­tro­lar las fu­gas, se pro­po­ne re­vi­sar los sis­te­mas de tri­bu­ta­ción de las em­pre­sas, que sea to­tal, no por paí­ses

JUAN. S. G

| MAR­TIN RUETSCHI

Los ban­cos sui­zos se han es­pe­cia­li­za­do en la ges­tión de las gran­des for­tu­nas de los prin­ci­pa­les paí­ses de la Unión Eu­ro­pea

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.