Las al­gas de Ceam­sa se co­men el mer­ca­do mun­dial de los adi­ti­vos

La com­pa­ñía, con se­de en O Po­rri­ño, ex­por­ta el 90 % de su fa­bri­ca­ción a 100 paí­ses Es el pri­mer pro­duc­tor del mun­do y el úni­co de España de ca­rra­ge­nano (E-407)

La Voz de Galicia (A Coruña) - Mercados - - EMPRESAS - M. Sío Do­pe­so

Ga­li­cia cuen­ta con un po­ten­te sec­tor quí­mi­co que se ha desa­rro­lla­do en torno a la investigación de las pro­pie­da­des de las al­gas ma­ri­nas. Qui­zás los lo­gros de Phar­ma­mar (la an­ti­gua Zel­tia) en la lu­cha con­tra el cán­cer con me­di­ca­men­tos fabricados a ba­se de mo­lé­cu­las ex­traí­das de los fondos ma­ri­nos son los que has­ta aho­ra han te­ni­do ma­yor re­per­cu­sión.

Pe­ro es­ta ma­te­ria pri­ma, tan ri­ca y abun­dan­te en los li­to­ra­les ga­lle­gos, es fuen­te de in­no­va­ción y ne­go­cio pa­ra otras mu­chas empresas, en­tre las que des­ta­ca Ceam­sa (Com­pa­ñía Es­pa­ño­la de Al­gas Ma­ri­nas), que tie­ne su se­de en O Po­rri­ño (Pon­te­ve­dra).

Se tra­ta de una com­pa­ñía es­pe­cia­li­za­da en la fa­bri­ca­ción y su­mi­nis­tro de adi­ti­vos a par­tir de una am­plia ga­ma de al­gas ma­ri­nas.

Su ca­rác­ter in­no­va­dor y su ca­pa­ci­dad pa­ra do­tar de va­lor aña­di­do a es­ta ma­te­ria pri­ma, han con­se­gui­do con­ver­tir en un gran ne­go­cio la ex­trac­ción de com­po­nen­tes que en es­tos mo­men­tos se usan en la in­dus­tria ali­men­ta­ria, en la far­ma­céu­ti­ca y en la cos­mé­ti­ca de un cen­te­nar de paí­ses.

No es al­go que ha­ya ocu­rri­do de la no­che a la ma­ña­na. Íñi­go Al­zue­ta, pre­si­den­te de Ceam­sa, siem­pre tie­ne pre­sen­te los orí­ge­nes de la em­pre­sa crea­da en el año 1966 por su pa­dre, Ig­na­cio Al­zue­ta, re­cien­te­men­te fa­lle­ci­do tras de­di­car bue­na par­te de su vi­da a lo que, en sus orí­ge­nes, mu­chos ca­li­fi­ca­ron co­mo «un ne­go­cio de cien­cia fic­ción».

El fun­da­dor de la que hoy es una em­pre­sa quí­mi­ca pun­te­ra en el mun­do fue todo un vi­sio­na­rio. Su pa­dre te­nía una fá­bri­ca de pa­pel en el País Vas­co, pe­ro el olor a mar tu­vo más atrac­ción que la pas­ta de ce­lu­lo­sa e in­tu­yó el ni­cho de mer­ca­do de las al­gas pa­ra la in­dus­tria ali­men­ta­ria.

Pa­só un año en No­rue­ga ob­ser­van­do la investigación pun­te­ra en es­te cam­po. Y de los fior­dos se des­pla­zó a las Rías Bai­xas pa­ra fun­dar su em­pre­sa. Hoy, con 51 años de ac­ti­vi­dad e his­to­ria, Ceam­sa cuen­ta en su plan­ti­lla con 250 tra­ba­ja­do­res en la fá­bri­ca de O Po­rri­ño y otros 100 em­plea­dos más en Fi­li­pi­nas, en don­de po­see una fac­to­ría des­de el año 2008, des­ti­na­da a pro­du­cir más ma­te­ria pri­ma.

La so­cie­dad po­see una red de dis­tri­bui­do­res lo­ca­les en un to­tal de 57 paí­ses de los cin­co con­ti­nen­tes y cuen­ta tam­bién con ofi­ci­nas co­mer­cia­les en Ja­pón, Chi­na y Ar­gen­ti­na.

La em­pre­sa ga­lle­ga se si­túa en es­tos mo­men­tos a la ca­be­za de los lí­de­res mun­dia­les en la pro­duc­ción del ca­rra­ge­nano (E-407), un ge­li­fi­can­te na­tu­ral que se ex­trae de las al­gas ro­jas. Es­ta sus­tan­cia, la ca­rra­ge­ni­na, jue­ga un pa­pel fun­da­men­tal en la in­dus­tria ali­men­ta­ria, pues­to que es la en­car­ga­da de pro­por­cio­nar es­ta­bi­li­dad a los lác­teos, con­tro­lar la hu­me­dad de la car­ne, de ge­li­fi­car los pos­tres de fru­ta en pol­vo, de es­ta­bi­li­zar los he­la­dos o de que las go­mi­no­las ten­gan esa tex­tu­ra tan pe­cu­liar.

Pe­ro su pre­sen­cia en es­ta­do pu­ro no es tan abun­dan­te en las cos­tas ga­lle­gas co­mo pen­sa­ba Al­zue­ta cuan­do eli­gió el li­to­ral pon­te­ve­drés pa­ra ins­ta­lar­se. La en­con­tró en las pla­yas de Baio­na y Oia, pe­ro lo cier­to es que, a día de hoy, el 95 % de es­te prin­ci­pio se im­por­ta de Ja­pón y Fi­li­pi­nas.

LA EX­PAN­SIÓN SI­GUE

Otro de los pro­duc­tos ela­bo­ra­dos y co­mer­cia­li­za­dos por Ceam­sa es la pec­ti­na, que se ex­trae de la cás­ca­ra de los cí­tri­cos, pe­ro tam­bién de las al­gas, y que po­see pro­pie­da­des ge­li­fi­can­tes y de tex­tu­ra.

La evo­lu­ción del ne­go­cio de Ceam­sa dio un sal­to cua­li­ta­ti­vo en los úl­ti­mos años. La em­pre­sa ha pa­sa­do de fac­tu­rar seis mi­llo­nes eu­ros an­tes del año 2000 a los más de 70 mi­llo­nes de eu­ros del año pa­sa­do. El in­for­me Ar­dán del Con­sor­cio de la Zo­na Fran­ca de Vi­go la si­túa en­tre las empresas más in­ter­na­cio­na­li­za­das de Ga­li­cia. «En­tre el 85 y 90 % de nues­tra pro­duc­ción la en­via­mos a cien paí­ses dis­tin­tos», re­cuer­da el pre­si­den­te de la fir­ma, que ya es la pri­me­ra del mun­do en la fa­bri­ca­ción de ca­rra­ge­na­to, y la úni­ca de España en la pro­duc­ción de es­ta sus­tan­cia y de pec­ti­na.

Su es­tra­te­gia es se­guir apos­tan­do por lle­gar a un ma­yor nú­me­ro de mer­ca­dos in­ter­na­cio­na­les. De he­cho, ba­ra­ja la po­si­bi­li­dad de abrir nue­vas ins­ta­la­cio­nes en Ar­gen­ti­na o Pe­rú, co­mo ya hi­zo en Fi­li­pi­nas.

La em­pre­sa si­gue ga­nan­do mer­ca­do con ven­tas que se si­túan ya por en­ci­ma de los 70 mi­llo­nes al año

La em­pre­sa mues­tra al­gu­nos de los pro­duc­tos ela­bo­ra­dos con sus adi­ti­vos.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.