El bru­mo­so ho­ri­zon­te de la eco­no­mía

Ries­gos po­lí­ti­cos de ca­rác­ter glo­bal co­mo la ola po­pu­lis­ta o el «bre­xit» y la po­si­ción desafian­te de Ita­lia, es­ta ya en cla­ve más eu­ro­pea, ame­na­zan el ciclo eco­nó­mi­co, que en­fren­ta una des­ace­le­ra­ción en la que in­flui­rán de for­ma de­ci­si­va otros fac­to­res co

La Voz de Galicia (A Coruña) - Mercados - - ACTUALIDAD - Luis Ca­ra­més Viéi­tez

Me ima­gino a quien ex­pli­que hoy ma­cro­eco­no­mía en las au­las uni­ver­si­ta­rias, pre­pa­ran­do las cla­ses en un con­tex­to tan lá­bil co­mo in­cier­to. Ni la úl­ti­ma edi­ción del me­jor ma­nual es­tá su­fi­cien­te­men­te al día, tal es el des­ajus­te en­tre los ar­gu­men­tos y los es­que­mas teó­ri­cos y la di­ná­mi­ca de la mun­dia­li­za­ción y de los ci­clos fi­nan­cie­ros. Pon­ga­mos un ejem­plo: la in­fla­ción sub­ya­cen­te, que es la que ex­pli­ca la evo­lu­ción de los pre­cios en el lar­go pla­zo, si­gue áto­na, a pe­sar de que el pa­ro, tan­to en Es­ta­dos Uni­dos co­mo en Eu­ro­pa, ha ba­ja­do ex­tra­or­di­na­ria­men­te, pe­ro con el con­tra­pe­so de unos sa­la­rios a los que les cues­ta Dios y ayu­da su­bir de mo­do sig­ni­fi­ca­ti­vo. La fis­ca­li­dad, a su vez, mues­tra sus con­se­cuen­cias em­pí­ri­cas de ma­ne­ra cre­cien­te­men­te he­te­ro­do­xas, al mar­gen de los es­pe­ra­dos efec­tos eco­nó­mi­cos con­ven­cio­na­les. ¿Y qué de­cir de la tran­si­ción tec­no­ló­gi­ca, que arro­ja una gran acu­mu­la­ción de ca­pi­tal, so­bre to­do in­tan­gi­ble, o del po­der de mer­ca­do cre­cien­te de las gran­des em­pre­sas mul­ti­na­cio­na­les, o de los pro­ble­mas de go­ber­nan­za?

Por si to­do es­to fue­se po­co, los vientos pro­tec­cio­nis­tas im­pul­sa­dos por un Trump in­cla­si­fi­ca­ble, han vuel­to un po­co lo­cas las brú­ju­las del co­mer­cio in­ter­na­cio­nal, con una Eu­ro­pa re­la­ti­va­men­te iner­me, con po­cas es­pe­ran­zas de con­cluir a cor­to pla­zo su di­se­ño ins­ti­tu­cio­nal y ase­dia­da por go­bier­nos po­pu­lis­tas, cuan­do no abier­ta­men­te an­ti Unión Eu­ro­pea. Mer­kel ha­ce mu­tis por el fo­ro y una cier­ta cri­sis exis­ten­cial se ins­ta­la en las ins­ti­tu­cio­nes. La eco­no­mía de la zo­na eu­ro se res­fria­rá sin du­da, la adop­ción de un pre­su­pues­to fe­de­ral de ta­ma­ño ade­cua­do se es­fu­ma, y los me­ca­nis­mos de ase­gu­ra­mien­to co­mu­nes no se­rán adop­ta­dos en es­ta co­yun­tu­ra. Res­tau­rar la con­fian­za de los ciu­da­da­nos es in­dis­pen­sa­ble, pa­ra lo cual ha­bría que avan­zar en me­di­das con­tra la de­sigual­dad y a fa­vor de la pro­tec­ción me­dioam­bien­tal.

En de­fi­ni­ti­va, nos las pro­me­tía­mos muy fe­li­ces allá por el 2017, cuan­do una com­bi­na­ción vir­tuo­sa de me­jo­ras co­yun­tu­ra­les in­va­día las eco­no­mías in­dus­tria­li­za­das y las de los paí­ses emer­gen­tes. Pe­ro un fac­tor siem­pre pre­sen­te cual es­pa­da de Da­mo­cles, la in­cer­ti­dum­bre, se avi­vó. Y no so­lo por fac­to­res eco­nó­mi­cos, uno de los cua­les es abru­ma­dor –el enor­me en­deu­da­mien­to-, sino y so­bre to­do, por sus com­po­nen­tes po­lí­ti­cos geo­es­tra­té­gi­cos, que por mo­men­tos al­can­zan ni­ve­les pa­ro­xís­ti­cos, y uno no me­nor es el bre­xit. Si las par­tes im­pli­ca­das no son ca­pa­ces de evi­tar una sa­li­da des­or­de­na­da, las tur­bu­len­cias se­rán muy da­ñi­nas.

A mi jui­cio, el pro­tec­cio­nis­mo ex­tre­mo ame­na­za con ra­len­ti­zar el cre­ci­mien­to, ha­cer­lo más in­jus­to por peor dis­tri­bui­do y re­tro­ali­men­ta pro­pues­tas po­lí­ti­cas sim­plis­tas. Pe­ro pro­ba­ble­men­te el pre­si­den­te Trump sea más un sín­to­ma que una cau­sa, en su cru­za­da con­tra el mul­ti­la­te­ra­lis­mo. Y Chi­na se ha con­ver­ti­do en in­tér­pre­te de to­das las ba­ta­llas, de mo­do ex­plí­ci­to o más dis­cre­to. Pe­ro hay un error de ba­se en ese re­gre­so doc­tri­na­rio, ya que las con­di­cio­nes de la pro­duc­ción han mu­ta­do a ni­vel pla­ne­ta­rio. No es­ta­mos en los años 80, cuan­do los Es­ta­dos Uni­dos sen­tían pa­vor an­te la in­va­sión de pro­duc­tos ja­po­ne­ses. No es muy gra­ve im­por­tar ce­lu­la­res en­sam­bla­dos en Chi­na si son con­ce­bi­dos en Ca­li­for­nia, pon­ga­mos por ca­so. Ade­más, la com­pe­ten­cia de lo nu­mé­ri­co avan­za­rá trans­ver­sal­men­te, ne­ce­si­tán­do­se ins­tru­men­tos al ser­vi­cio de los in­ter­cam­bios in­ter­na­cio­na­les que acom­pa­ñen nue­vas ne­ce­si­da­des y nue­vas reali­da­des. El mun­do no se po­drá pa­rar con pre­jui­cios, aun­que al­gu­nos de es­tos ar­gu­men­tos ave­ria­dos pue­dan lle­var las re­la­cio­nes in­ter­na­cio­na­les al bor­de de gra­ves con­mo­cio­nes, que no de­ben des­car­tar­se, co­mo la his­to­ria ha de­mos­tra­do.

Al­go que no pue­de ne­gar­se es que la eco­no­mía mun­dial ha sa­li­do del ma­ras­mo en el que se su­mió tras la gra­ve cri­sis eco­nó­mi­ca y fi­nan­cie­ra. Y a pe­sar de los ries­gos que ve­ni­mos de ci­tar, el ciclo eco­nó­mi­co de las gran­des eco­no­mías se ha ali­nea­do, pu­dien­do las po­lí­ti­cas eco­nó­mi­cas asu­mir pro­gre­si­va­men­te una pers­pec­ti­va de lar­go pla­zo, so­bre to­do en su di­men­sión eco­ló­gi­ca. A su la­do, re­sul­ta im­pres­cin­di­ble to­mar­se en se­rio la go­ber­nan­za, im­pli­cán­do­se en ella lo pú­bli­co y lo pri­va­do.

LOS DES­EQUI­LI­BRIOS

En es­te mar­co, ¿qué po­dre­mos es­pe­rar del 2019? Co­yun­tu­ral­men­te hay, al me­nos, tres ele­men­tos con­di­cio­nan­tes: el cur­so de los pre­cios ener­gé­ti­cos, unos ti­pos de in­te­rés con ten­den­cia al al­za, so­bre to­do por la política de la Re­ser­va fe­de­ral, y el con­sa­bi­do pro­tec­cio­nis­mo, trío de fac­to­res que in­ci­den en el gra­do de in­cer­ti­dum­bre en el que ope­ran los agen­tes eco­nó­mi­cos. Con­se­cuen­cia: des­ace­le­ra­ción, pe­ro se­gu­ra­men­te sua­ve. Los ries­gos po­lí­ti­cos son, en to­do ca­so, los más im­pre­vi­si­bles y, a su vez, los que pue­den ha­cer un ro­to más sig­ni­fi­ca­ti­vo al ciclo. Eu­ro­pa, con el bre­xit e Ita­lia en ebu­lli­ción, se si­túa en una zo­na gris, con vo­la­ti­li­dad ele­va­da. Ade­más, el Ban­co Cen­tral Eu­ro­peo pon­drá fin en di­ciem­bre a su pro­gra­ma QE de com­pra de deu­da, con al­gún au­men­to del ti­po di­rec­tor. Y ha­brá que aten­der a la política pre­su­pues­ta­ria ale­ma­na, al con­su­mo, li­ga­do a subidas de sa­la­rios más que in­cier­tas, a los már­ge­nes em­pre­sa­ria­les y po­cas co­sas más. La política se im­pon­drá pro­ba­ble­men­te a la eco­no­mía y, aho­ra mis­mo, eso no au­gu­ra que to­do va­ya en la bue­na di­rec­ción.

Chi­na, ese otro gran ac­tor mun­dial, es­tá si­guien­do un po­licy-mix ade­cua­do, con una re­duc­ción de deu­da pro­gre­si­va y una trans­for­ma­ción de su ca­pa­ci­dad pro­duc­ti­va más rea­lis­ta, sin pe­na­li­zar de­ma­sia­do su de­man­da in­ter­na. Es­te ate­rri­za­je sua­ve, uni­do a sus ini­cia­ti­vas de coo­pe­ra­ción co­mer­cial, ayu­da a las eco­no­mías del área. Amé­ri­ca La­ti­na, a su vez, si­gue con sus cla­ros­cu­ros, ac­ti­ván­do­se ya la in­cóg­ni­ta del nue­vo Go­bierno bra­si­le­ño. Y en el pró­xi­mo Orien­te, las ten­sio­nes no dis­mi­nu­yen. Pa­no­ra­ma, pues, no ca­tas­tró­fi­co, pen­dien­te en su evo­lu­ción, más allá de fac­to­res in­ter­nos, de las ten­sio­nes co­mer­cia­les, por­que afec­tan a la con­fian­za, a los mer­ca­dos y a la in­ver­sión. En de­fi­ni­ti­va, al nú­cleo du­ro de la eco­no­mía mun­dial.

En tér­mi­nos cuan­ti­ta­ti­vos, se­gún se des­pren­de de las es­ti­ma­cio­nes sol­ven­tes, es­tas ame­na­zas se con­cre­ta­rían en una re­duc­ción de las ex­pec­ta­ti­vas de cre­ci­mien­to de un 0,5 % en el 2020. Le­jos, evi­den­te­men­te, de vi­sio­nes ca­tas­tro­fis­tas, que si­túan en el año pró­xi­mo las puer­tas de una nue­va re­ce­sión mun­dial. De to­dos mo­dos, los go­bier­nos, in­clui­do el es­pa­ñol, de­ben per­ma­ne­cer muy aten­tos a la evo­lu­ción co­yun­tu­ral, evi­tan­do me­di­das que pue­dan ser con­tra­pro­du­cen­tes en mo­men­tos en los que to­da­vía, aun­que se di­ga lo con­tra­rio, per­sis­ten sig­nos de con­va­le­cen­cia. El au­men­to de la pre­sión fiscal, con una car­ga tri­bu­ta­ria tra­di­cio­nal­men­te es­co­ra­da ha­cia las ren­tas del tra­ba­jo, no de­be to­mar­se a la li­ge­ra, pues la de­man­da —y eso de­be­rían de sa­ber­lo aque­llos que se repu­tan fer­vien­tes key­ne­sia­nos—, hay que cui­dar­la co­mo oro en pa­ño. Y una pre­gun­ta re­tó­ri­ca, pues la res­pues­ta es sa­bi­da: ¿Pa­ra cuán­do la re­for­ma de las ad­mi­nis­tra­ción pú­bli­cas, cen­tral y au­to­nó­mi­cas? Me re­fie­ro a una re­for­ma de ver­dad, que ata­que el co­ra­zón y las ar­bo­res­cen­cias de la ma­la bu­ro­cra­cia, no de aque­lla que es im­pres­cin­di­ble. No se pue­den ni ima­gi­nar el ali­vio de cos­tes, pú­bli­cos y pri­va­dos, que tal co­sa po­dría aca­rrear.

LUIS CA­RA­MÉS VIÉI­TEZ es ca­te­drá­ti­co de Eco­no­mía Apli­ca­da. Gru­po Col­mei­ro

| CLODAGH KILCOYNE

Las in­cóg­ni­tas so­bre el desen­la­ce del «bre­xit» es uno de los fac­to­res que ge­ne­ra in­cer­ti­dum­bre al­re­de­dor de la eco­no­mía eu­ro­pea.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.