Tie­rra pa­ra las fa­mi­lias nu­me­ro­sas

El Go­bierno quie­re ce­der te­rre­nos agrí­co­las y con­ce­der prés­ta­mos bo­ni­fi­ca­dos pa­ra la com­pra de vi­vien­da pa­ra estimular la ta­sa de na­ta­li­dad, una de las más ba­jas de la UE

La Voz de Galicia (A Coruña) - Mercados - - CARTAS DESDE EL MUNDO - Ro­ma María Signo

En­tre las pro­pues­tas de la ley de pre­su­pues­tos que el Go­bierno ita­liano pre­pa­ra pa­ra el 2019 apa­re­ce una que ha lla­ma­do la aten­ción de la so­cie­dad trans­al­pi­na. Se tra­ta de la con­ce­sión de te­rre­nos agrí­co­las pro­pie­dad del Es­ta­do que po­drán ex­plo­tar gra­tui­ta­men­te du­ran­te 20 años to­das aque­llas fa­mi­lias que ten­gan su ter­cer hi­jo en­tre los años 2019 y 2021. La idea, apo­ya­da por La li­ga, el par­ti­do de ex­tre­ma de­re­cha que li­de­ra el vi­ce­pre­si­den­te Mat­teo Sal­vi­ni, es la de com­ba­tir la ba­jí­si­ma ta­sa de na­ta­li­dad ita­lia­na, que es de tan so­lo 1,3 hi­jo por mu­jer en edad de pro­crear, al tiem­po que se in­ten­ta fre­nar la des­po­bla­ción de al­gu­nas zo­nas del país.

El mi­nis­tro de Po­lí­ti­ca Agrí­co­la, Gian Mar­co Cen­ti­naio, lo ex­pli­ca así: «Se di­ce que en Ita­lia se tie­nen po­cos hi­jos y que se ne­ce­si­ta ayu­da pa­ra in­ver­tir la ten­den­cia. Por es­te mo­ti­vo, mi mi­nis­te­rio quie­re dar su con­tri­bu­ción fa­vo­re­cien­do so­bre to­do las zo­nas ru­ra­les don­de aún se tie­nen hi­jos». Ade­más de una par­ce­la de tie­rra, la ayu­da se com­ple­ta con prés­ta­mos hi­po­te­ca­rios a in­te­rés ce­ro pa­ra aque­llas fa­mi­lias que deseen com­prar una ca­sa cer­ca­na al te­rreno con­ce­di­do en prés­ta­mo.

A la pro­pues­ta no le han fal­ta­do crí­ti­cas, mu­chas de ellas por el re­cuer­do de la po­lí­ti­ca agra­ria rea­li­za­da du­ran­te el fas­cis­mo por Be­ni­to Mus­so­li­ni. En aque­llos años se em­pren­die­ron gran­des obras co­mo la deseca­ción de las zo­nas pan­ta­no­sas del Agro Pon­tino, al sur de Ro­ma, en la que fue­ron em­plea­dos cam­pe­si­nos ve­ni­dos del nor­te a los que se les en­tre­ga­ron tie­rras y ca­sas pa­ra co­lo­ni­zar la zo­na. Eran los tiem­pos de la au­tar­quía agrí­co­la.

Hoy las co­sas han cam­bia­do y lo pri­me­ro que el Mi­nis­te­rio de Agri­cul­tu­ra ten­drá que acla­rar es qué se en­tien­de por nú­cleo fa­mi­liar. Y aquí quien se­gu­ra­men­te di­rá la su­ya se­rá el ul­tra­con­ser­va­dor mi­nis­tro de la Fa­mi­lia, Lo­ren­zo Fon­ta­na, que pre­sio­na por una in­ter­pre­ta­ción li­mi­ta­da a las pa­re­jas ca­sa­das, lo que de­ja­ría fue­ra a las unio­nes ci­vi­les y a las pa­re­jas de he­cho, con las con­sa­bi­das pro­tes­tas y re­cur­sos de an­ti­cons­ti­tu­cio­na­li­dad. Co­mo La Li­ga ade­más ba­sa su pro­gra­ma po­lí­ti­co en el es­lo­gan ul­tra­na­cio­na­lis­ta «pri­me­ro los ita­lia­nos», se es­tu­dia po­ner lí­mi­tes a las fa­mi­lias ex­tran­je­ras que quie­ran aco­ger­se a la idea, ya que sue­len te­ner mu­chos hi­jos. Uno de ellos se­ría la obli­ga­ción de re­si­dir en Ita­lia des­de al me­nos ha­ce 10 años.

¿Cuá­les son las tie­rras a dis­po­si­ción de es­tas fa­mi­lias? Se­gún Col­di­ret­ti, la pa­tro­nal de los agricultores ita­lia­nos, las par­ce­las agrí­co­las en mano pú­bli­ca es­tán en torno a me­dio mi­llón de hec­tá­reas, con un va­lor teó­ri­co de ca­si 10.000 mi­llo­nes de eu­ros, más al­to que en otros paí­ses por­que en Ita­lia la tie­rra tie­ne un ren­di­mien­to muy ele­va­do, aun­que la ma­yor par­te de los te­rre­nos en ma­nos del Es­ta­do no son de gran ca­li­dad. Las par­ce­las bue­nas y ren­ta­bles ya fue­ron ven­di­das en los úl­ti­mos años, so­bre to­do a par­tir del 2017, du­ran­te el Go­bierno de Pao­lo Gen­ti­lo­ni. En aque­lla oca­sión, el Mi­nis­te­rio de Po­lí­ti­ca Agrí­co­la, a tra­vés de la Ban­ca de las Tie­rras Agrí­co­las, pu­so a dis­po­si­ción de los me­no­res de 40 años unas 1.000 hec­tá­reas de tie­rras de la­bor a las que se po­día ac­ce­der gra­cias a ayu­das y prés­ta­mos es­pe­cia­les. El en­ton­ces mi­nis­tro, Mau­ri­zio Mar­ti­na, ex­pli­ca­ba que era «un ins­tru­men­to más pa­ra ayu­dar al re­cam­bio ge­ne­ra­cio­nal» ne­ce­sa­rio en la agri­cul­tu­ra y ser­vía pa­ra fa­vo­re­cer la crea­ción de nue­vas em­pre­sas.

El cam­po en Ita­lia tie­ne ti­rón en­tre los jó­ve­nes ya que es el país de Eu­ro­pa con ma­yor nú­me­ro de pe­que­ñas em­pre­sas agrí­co­las, más de 50.000, di­ri­gi­das por me­no­res de 35 años. El cam­po tie­ne fu­tu­ro pe­ro, ¿se­rá su­fi­cien­te con en­tre­gar tie­rras a quien tie­ne una fa­mi­lia nu­me­ro­sa pa­ra re­sol­ver el pro­ble­ma de­mo­grá­fi­co? Se­gu­ra­men­te no, so­bre to­do en un país en el que las pla­zas de guar­de­ría son es­ca­sas, la conciliación si­gue sien­do difícil al re­caer el pe­so de la fa­mi­lia ca­si por com­ple­to en la mu­jer y la bre­cha sa­la­rial en­tre se­xos es enor­me.

| C. ABRATE

UN GI­GAN­TE VITIVINÍCOLA.Ita­lia es uno de los ma­yo­res pro­duc­to­res de vi­nos del mun­do. El plan del Go­bierno se en­fo­ca a es­tos cul­ti­vos, al igual que al de la acei­tu­nay otras frutas y hor­ta­li­zas.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.