TALENTO OCUL­TO

UN DI­SE­ÑA­DOR A LA VIE­JA USANZA, AL­DO BROVARONE, UTI­LI­ZA­BA SU MAES­TRÍA EN EL DI­BU­JO Y LA ILUS­TRA­CIÓN PA­RA DESA­RRO­LLAR MO­DE­LOS QUE DU­RAN­TE DÉ­CA­DAS HAN MAN­TE­NI­DO LA TRA­DI­CIO­NAL ELE­GAN­CIA QUE CA­RAC­TE­RI­ZA A LAS CREA­CIO­NES DE CARROZZERÍA PININFARINA.

La Voz de Galicia (A Coruña) - Motor - - REPORTAJE - Por ig­na­cio Ferreiro González

De la enor­me cantidad de di­se­ña­do­res que han tra­ba­ja­do pa­ra las gran­des ca­rroz­ze­rias ita­lia­nas so­lo unos cuan­tos ele­gi­dos han al­can­za­do re­co­no­ci­mien­to in­di­vi­dual —aque­llos que con­si­guie­ron con éxi­to in­de­pen­di­zar­se y es­ta­ble­cer sus pro­pios es­tu­dios—, mien­tras la gran ma­yo­ría se han man­te­ni­do en el ano­ni­ma­to tras em­ble­mas tan ad­mi­ra­dos como los de Ber­to­ne, Za­ga­to, Vig­na­le, Ghia, Fis­so­re o Pininfarina, más in­tere­sa­das en atri­buir­se como em­pre­sa el mé­ri­to de sus tra­ba­jos que en ad­ju­di­car­lo al talento de al­guno de sus em­plea­dos. Uno de es­tos ca­sos es el de un mag­ni­fi­co di­se­ña­dor que du­ran­te 35 años pres­ta­ría sus ser­vi­cios a Pininfarina, Al­do Brovarone, es­ca­sa­men­te re­co­no­ci­do a pe­sar de ser res­pon­sa­ble de mo­de­los con­ver­ti­dos en re­fe­ren­cia en la historia del diseño de au­to­mó­vi­les.

Na­ci­do el 24 de junio de 1926 en Vi­gliano Bie­lle­se, en la pro­vin­cia de Bie­lla del Pia­mon­te italiano, la Se­gun­da Gue­rra Mun­dial im­pe­di­ría a Brovarone ter­mi­nar los es­tu­dios de ad­mi­nis­tra­ción de em­pre­sas que ha­bía co­men­za­do, pero es­te apa­ren­te con­tra­tiem­po le lle­va­rá a orien­tar­se ha­cia el di­bu­jo, que le apa­sio­na­ba y pa­ra el que po­seía un in­na­to talento, y en el que en­con­tra­ría su fu­tu­ro pro­fe­sio­nal.

Las com­pli­ca­das con­di­cio­nes de la pos­gue­rra ha­cen que en 1949 emi­gre a Ar­gen­ti­na, don­de tra­ba­ja­rá como ilus­tra­dor pa­ra una agen­cia pu­bli­ci­ta­ria de Bue­nos Ai­res, y don­de na­ce­rá su re­la­ción con el mundo del au­to­mó­vil al ser re­clu­ta­do pa­ra la re­cién crea­da em­pre­sa Au­toAr (Au­to­mo­to­res Ar­gen­ti­nos) por su com­pa­trio­ta Pie­ro Du­sio, que ha­bía si­do fun­da­dor de la Ci­si­ta­lia de Tu­rín en 1946, y que en 1952 le trae­rá de vuel­ta a Ita­lia pa­ra tra­ba­jar como di­se­ña­dor en es­ta em­pre­sa.

Cuan­do un año más tar­de Ci­si­ta­lia su­fre una gra­ve cri­sis fi­nan­cie­ra, la in­ter­ven­ción de Du­sio vol­ve­rá a ser de­ter­mi­nan­te pa­ra Brovarone, ya que una car­ta su­ya de re­co­men­da­ción ha­rá que sea lla­ma­do per­so­nal­men­te por Bat­tis­ta Pi­nin Fa­ri­na pa­ra unir­se a su equi­po, don­de co­men­za­rá a tra­ba­jar como asis­ten­te a las ór­de­nes de Fran­co Sa­lo­mo­ne y Fran­co Mar-

« Brovarone di­se­ñó las ver­sio­nes ex­clu­si­vas del 375 MM pa­ra el di­rec­tor Ro­ber­to Ros­se­lli­ni, en 1954, y el pre­si­den­te de Fiat Gio­van­ni Ag­ne­lli, en 1955

ti­nen­go, y don­de con­ti­nua­rá inin­te­rrum­pi­da­men­te has­ta su ju­bi­la­ción como je­fe de diseño en 1988.

En­tre los di­se­ños so­bre­sa­lien­tes de Brovarone se cuen­tan de­por­ti­vos de lu­jo como el Ma­se­ra­ti A6GCS del 1954 o los Fe­rra­ri 400 Su­pe­ra­mé­ri­ca de 1959 y 500 Su­per­fast de 1964, mo­de­los de producción como los Peu­geot 504 de 1968 y 604 de 1975, o la ver­sión coupe del Lan­cia Gam­ma de 1976; has­ta pro­to­ti­pos como los Alfa Romeo Giulia 1600 Sport de 1965 y Ea­gle de 1975, o mo­de­los de com­pe­ti­ción como los Fe­rra­ri 330 P3 y P4 de 1966 y 1967. Aun en el año de su ju­bi­la­ción en Pininfarina, 1988, Brovarone co­la­bo­ra­rá con Leo­nar­do Fio­ra­van­ti, en­ton­ces di­rec­tor ge­ne­ral, en el diseño del es­pec­ta­cu­lar Fe­rra­ri F40, y tras ella con­ti­nua­rá vin­cu­la­do al diseño au­to­mo­vi­lís­ti­co co­la­bo­ran­do con Carrozzería Sto­la de Tu­rín en el desa­rro­llo de mo­de­los de­ri­va­dos de Pors­che.

Pero, a pe­sar del éxi­to de mu­chos de sus di­se­ños, la pro­lon­ga­da tra­yec­to­ria pro­fe­sio­nal de Brovarone que­da­rá mar­ca­da por un mo­de­lo sin­gu­lar, el Dino Ber­li­net­ta Spe­cia­le pre­sen­ta­do en el stand de Pininfarina del Sa­lón

del Au­to­mó­vil de Pa­rís de 1965, un pro­to­ti­po del que de­ri­va­ría la ver­sión de producción, el Dino 206GT pre­sen­ta­do en el Sa­lón del Au­to­mó­vil de Tu­rín dos años más tar­de, en la que par­ti­ci­pa­rá tam­bién Fio­ra­van­ti.

Dino, di­mi­nu­ti­vo de Al­fre­do, era el nom­bre que Il Com­men­da­to­re uti­li­za­ba pa­ra los mo­nu­men­tos que eri­gía a partir de 1956 en me­mo­ria de su hi­jo: mo­de­los de com­pe­ti­ción de Fór­mu­la 2 y pro­to­ti­pos con los mo­to­res V6 y V8 que Dino se en­con­tra­ba desa­rro­llan­do con el in­ge­nie­ro Vit­to­rio Jano an­tes de su pre­ma­tu­ro fa­lle­ci­mien­to a los 24 años. La ne­ce­si­dad de fa­bri­ca­ción de un mínimo de 500 uni­da­des del pro­pul­sor pa­ra su ho­mo­lo­ga­ción en la Fór­mu­la 2 lle­va­rán a Fe­rra­ri a un acuer­do con Fiat pa­ra su producción y uti­li­za­ción, del que sur­gi­rán por un la­do el Fiat Dino, y por otro el Dino 206GT, fa­bri­ca­do por Fe­rra­ri pero que nun­ca lu­ci­ría su em­ble­ma, con la ca­rro­ce­ría di­se­ña­da por Brovarone en Pininfarina y fi­nal­men­te fa­bri­ca­da por Sca­gliet­ti en Mó­de­na.

El pe­que­ño Fe­rra­ri se­ría el primer mo­de­lo del fa­bri­can­te en uti­li­zar la con­fi­gu­ra­ción de mo­tor cen­tral, un V6 de 2 li­tros mon­ta­do trans­ver­sal­men­te, y de­mos­tra­ría in­me­dia­ta­men­te unas pres­ta­cio­nes tan im­pre­sio­nan­tes como su as­pec­to. Se­rá en aquel mo­men­to no so­la­men­te el mo­de­lo más eco­nó­mi­co del fa­bri­can­te trans­al­pino, sino tam­bién el más ven­di­do, al­can­zan­do una producción de más de 4.000 uni­da­des has­ta fi­na­li­zar su fa­bri­ca­ción en 1974, tras ha­ber­se in­cre­men­ta­do su ci­lin­dra­da has­ta los 2,4 li­tros, en la ver­sión 246GT de 1969, y lan­za­do tam­bién una ver­sión con te­cho tar­ga, el 246GTS de 1972.

EL DINO 206 GT El «pe­que­ño» Fe­rra­ri, primer au­to­mó­vil del fa­bri­can­te de Mó­de­na con con­fi­gu­ra­ción de mo­tor cen­tral, no lle­ga­ría a lu­cir nun­ca el em­ble­ma de la mar­ca pero ter­mi­na­ría por ser re­co­no­ci­do como uno de los me­jo­res mo­de­los de su historia.

PRO­TO­TI­POS DE­POR­TI­VOS

En el año 1965 se pre­sen­ta­ba en el Sa­lón del Au­to­mó­vil de Tu­rín el Alfa Romeo Giulia 1600 Sport, un van­guar­dis­ta ejer­ci­cio de estilo crea­do por Al­do Brovarone pa­ra Pininfarina que, a pe­sar de su es­plén­di­da si­lue­ta, nun­ca lle­ga­ría a en­trar en producción.

DE LOS SA­LO­NES A LA CA­RRE­TE­RA

Aun­que man­ten­dría sus lí­neas ge­ne­ra­les, el Dino (iz­quier­da) uti­li­za­ría unos fa­ros más tra­di­cio­na­les que los del Ber­li­net­ta Spe­cia­le pre­sen­ta­do en el Sa­lón de Pa­rís de 1965 (arri­ba).

ELE­GAN­CIA EN LOS CIR­CUI­TOS

A pe­sar de su im­po­nen­te as­pec­to y su ela­bo­ra­da ae­ro­di­ná­mi­ca, el Fe­rra­ri 330 P4 de 1967 vol­ve­ría a ser ba­ti­do en Le Mans por los GT40 de Ford, como lo ha­bía si­do su an­te­ce­sor el P3 un año an­tes.

DE CI­SI­TA­LIA A PININFARINA

Rea­li­za­do du­ran­te su bre­ve es­tan­cia en Ci­si­ta­lia, el primer diseño im­por­tan­te de Brovarone ter­mi­nó siendo uti­li­za­do por Pininfarina pa­ra ves­tir el ex­tra­or­di­na­rio Ma­se­ra­ti A6 GCS del 54.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.