MA­RÍA LEÓN, EN LA PAL­MA

La na­tu­ra­le­za guía el via­je (en cla­ve slow) de Ma­ría de León por la is­la. Una ru­ta mar­ca­da por be­llos pai­sa­jes, ar­qui­tec­tu­ra y gas­tro­no­mía con de­no­mi­na­ción de ori­gen, y cal­ma, mu­cha cal­ma. Fo­tos: Ca­sil­da Yba­rra

La Voz de Galicia (A Coruña) - Mujer de Hoy - - Sumario - MA­RÍA DE LEÓN

Po­cos lu­ga­res en el mun­do ofre­cen, en tan li­mi­ta­da su­per­fi­cie, tan­tos y tan be­llos con­tras­tes co­mo la is­la de La Pal­ma, con­si­de­ra­da la “is­la bo­ni­ta” de las Ca­na­rias.: sen­tir que pue­des ro­zar las es­tre­llas y, so­lo un ra­to des­pués, pa­sear por una pla­ya de are­na vol­cá­ni­ca; su­mer­gir­te en un bos­que fron­do­so con he­le­chos mi­le­na­rios pa­ra des­pués des­cu­brir una es­pec­ta­cu­lar sa­li­na… Sus ca­lles son se­gu­ras, ofrece ca­li­dad de vi­da, ape­nas tie­ne con­ta­mi­na­ción lu­mí­ni­ca –lo que ha­ce que sea el me­jor lu­gar del mun­do pa­ra ad­mi­rar las es­tre­llas, jun­to con Ha­wái y el de­sier­to chi­leno de Ata­ca­ma–, cuen­ta con más de 1.000 ki­ló­me­tros de sen­de­ros y tie­ne unos fon­dos ma­ri­nos en­vi­dia­bles. Por to­do ello, no es ex­tra­ño que es­te pa­raí­so sea uno de los re­fu­gios pre­di­lec­tos de per­so­na­li­da­des co­mo el es­cri­tor Gün­ter Grass o la can­tan­te Ni­na Ha­gen, o que has­ta allí

lle­guen los afi­cio­na­dos a la as­tro­no­mía pa­ra dis­fru­tar de to­das las po­si­bi­li­da­des de as­tro­tu­ris­mo, ade­más de los de­por­tis­tas afi­cio­na­dos al trekking y el sub­ma­ri­nis­mo, o los enamo­ra­dos de la na­tu­ra­le­za, co­mo yo, que aca­ba­mos atra­pa­dos por la ve­ge­ta­ción, que con­vier­te es­ta is­la en un au­tén­ti­co jar­dín del Edén. Y tam­po­co es ra­ro que se­me­jan­tes vir­tu­des ha­gan vol­ver va­rias ve­ces al año a los na­tu­ra­les de es­ta tie­rra, co­mo el di­se­ña­dor de za­pa­tos Ma­no­lo Blah­nik, el hi­jo más cé­le­bre de la is­la. Co­no­cí La Pal­ma gra­cias a En­ri­que Luis La­rro­que y Ja­vier Ló­pez de Aya­la, los pro­pie­ta­rios del Ho­tel Ha­cien­da de Aba­jo, que se con­vir­tió en mi ho­gar du­ran­te los cin­co días de mi via­je. Es­ta ha­cien­da se en­cuen­tra en Ta­za­cor­te, el mu­ni­ci­pio con más ho­ras de sol de Eu­ro­pa, don­de se pro­du­je­ron los pri­me­ros asen­ta­mien­tos de los con­quis­ta­do­res cas­te­lla­nos en la is­la, en 1492, pre­ci­sa­men­te por que las tie­rras de es­ta zo­na eran las más fér­ti­les.

Ar­te, cul­tu­ra y lu­jo

Con una mez­cla de ele­gan­cia y exo­tis­mo, el ho­tel es una cons­truc­ción del si­glo XVII reha­bi­li­ta­da e inau­gu­ra­da en 2012 con un do­ble ob­je­ti­vo: ha­cer que los hués­pe­des se sien­tan los due­ños de la ha­cien­da y que vi­van en un mu­seo ha­bi­ta­do, pues, co­mo di­ce En­ri­que Luis, “el ar­te es la ex­pre­sión de lo me­jor del ser hu­mano”. Es­ta es una de sus se­ñas de iden­ti­dad: cuen­ta con más de 1.300 obras de ar­te de los si­glos I al XX, en­tre las que des­ta­can un cru­ci­fi­jo de mar­fil que per­te­ne­ció a los Mont­pen­sier, una ca­sa de mu­ñe­cas de fi­na­les del si­glo XIX y una co­lec­ción de 20 ta­pi­ces de los si­glos XVI y XVIII, así co­mo pie­zas de mo­bi­lia­rio que son au­tén­ti­cas re­li­quias, co­mo la ca­ma del año 1668 en la que dor­mí. Pa­ra con­ser­var se­me­jan­te pa­tri­mo­nio, cuen­tan con un con­ser­va­dor de la co­lec­ción, ¡un ver­da­de­ro lu­jo! To­do en el ho­tel es­tá cui­da­do al de­ta­lle, des­de su jar­dín con es­pe­cies sin­gu­la­res –me en­can­tó la he­li­co­nia–, has­ta su cui­da­da gas­tro­no­mía, a car­go del chef Jo­sé Gó­mez, o su com­pro­mi­so con el me­dio am­bien­te (no uti­li­zan químicos en el jar­dín, sus tex­ti­les son eco, lim­pian la pis­ci­na con elec­tró­li­sis sa­li­na y uti­li­zan bio­ma­sa pa­ra pro­du­cir ener­gía). ¡Has­ta tie­nen un vi­ñe­do! Pre­ci­sa­men­te la bo­de­ga Ho­yo de la Hi­gue­ra, don­de se ela­bo­ra ese vino, fue mi pri­me­ra vi­si­ta. Se ubi­ca en el Ba­rran­co de las An­gus­tias, cer­ca del par­que nacional de la Cal­de­ra de Ta­bu­rien­te. Allí, ade­más de des­cu­brir el mag­ní­fi­co vino que pro­du­cen, dis­fru­ta­mos de un al­muer­zo ca­na­rio, a ba­se de pro­duc­tos lo­ca­les: cor­de­ro, bo­nia­to, go­fio y que­so, que es uno de los ali­men­tos es­tre-

Por su ve­ge­ta­ción, es un des­tino obli­ga­do pa­ra los aman­tes de la na­tu­ra­le­za.

lla de la is­la. Y, aun­que La Pal­ma es muy co­no­ci­da por sus pla­ta­ne­ros (me gus­tan es­pe­cial­men­te los de Ga­ba­ce­ras), no so­lo de ellos vi­ven los pal­me­ros: la se­da ha mar­ca­do su his­to­ria y así lo re­cuer­dan en el Mu­seo de las Hi­lan­de­ras, en El Paso. Lo pri­me­ro que lla­ma la aten­ción es su fa­cha­da, con un im­pre­sio­nan­te mu­ral pin­ta­do (tam­bién me impactaron los del ar­tis­ta Sa­bo­ta­je al Mon­ta­je). Pe­ro, vol­va­mos al mu­seo: en­tre sus mu­ros se ex­pli­ca to­do lo re­la­cio­na­do con la pro­duc­ción de la se­da y con su his­to­ria. In­clu­so hay un ta­ller, a car­go de la quin­ta ge­ne­ra­ción de hi­lan­de­ras, en el que se tra­ba­ja con la mis­ma téc­ni­ca que se em­plea­ba en el si­glo XVIII.

Del mar al cie­lo

El Bos­que de los Ti­los fue nues­tra si­guien­te pa­ra­da, pre­vio paso por el mi­ra­dor del Ba­rran­co de los Go­me­ros, don­de se con­si­guen unas fo­tos es­pec­ta­cu­la­res. El de los Ti­los es uno de uno de los bos­ques de lau­ri­sil­va más im­por­tan­tes de Ca­na­rias, uno de los úl­ti­mos re­duc­tos de los bos­ques hú­me­dos que cu­brían to­do el tró­pi­co del pla­ne­ta en la Era Ter­cia­ria, ha­ce 66 mi­llo­nes de años, tras la ex­tin­ción de los di­no­sau­rios. En 2002, el Bos­que de los Ti­los fue de­cla­ra­do Re­ser­va Mun­dial de la Bios­fe­ra por la Unesco, una pro­tec­ción que hoy en­glo­ba a to­da la is­la de La Pal­ma. Ti­los, he­le­chos gi­gan­tes, vi­ñá­ti­gos, pa­los blan­cos, lau­re­les, ace­bi­ños, bar­bu­za­nos, ma­dro­ños, pe­ra­li­llos, fa­yas y bre­zos son al­gu­nas de las es­pe­cies que al­ber­ga es­te bos­que nu­bo­so, so­bre las que vue­lan las pa­lo­mas tur­qué y las ra­bi­che, dos aves que so­lo vi­ven en Ca­na­rias. La pa­ra­da pa­ra el al­muer­zo la ha­ce­mos en Ca­sa As­te­rio, a unos 20 mi­nu­tos al nor­te de San­ta Cruz de La Pal­ma. No fal­tan las de­li­cio­sas pa­pas arru­ga­das con mo­jo y el bien­me­sa­be (un pos­tre tra­di­cio­nal ela­bo­ra­do a ba­se de al­men­dras de la tie­rra), acom­pa­ña­do de un po­pu­lar ca­fé ba­rra­qui­to. Tras re­po­ner fuer­zas, nos di­ri­gi­mos al vol­cán Te­ne­guía, con sus im­pre- sio­nan­tes fal­das sem­bra­das de vi­ñe­dos, y las sa­li­nas de Fuen­ca­lien­te, que re­ga­lan uno de los pai­sa­jes más es­pec­ta­cu­la­res de la is­la. En ellas se en­cuen­tra el res­tau­ran­te te­má­ti­co El Jar­dín de la Sal, un au­tén­ti­co ban­co de prue­bas de sa­les aro­ma­ti­za­das.

Un pa­seo en­tre las nu­bes

Si al­go no pue­de fal­tar en la ma­le­ta pa­ra via­jar a La Pal­ma son las bo­tas de trekking, por­que no os po­déis per­der una ex­cur­sión por la Cal­de­ra de Ta­bu­rien­te, de­cla­ra­da par­que nacional en 1984. Cla­ro que el ma­yor lu­jo es ac­ce­der a ella de la mano de Ro­sa­rio Luis, que di­ri­ge el He­re­da­mien­to, la aso­cia­ción que agru­pa a los pro­pie­ta­rios de las 1.500 fin­cas pri­va­das que for­man el par­que y que da­ta de la épo­ca de los Re­yes Ca­tó­li­cos. Es­ta Aso­cia­ción se en­car­ga de ges­tio­nar las ga­le­rías de agua que re­co­gen el agua pro­ce­den­te de las nu­bes que cu­bren el te­rreno, un agua que es un au­tén­ti­co te-

Im­pres­cin­di­ble, ir a la Cal­de­ra de Ta­bu­rien­te y su­bir al Ro­que de los Mu­cha­chos.

so­ro, muy es­ca­so en la is­la. Tras ho­ra y me­dia de ca­mi­na­ta por la mon­ta­ña, se lle­ga a la Ca­sa de Ta­bu­rien­te, a la que so­lo tie­nen ac­ce­so los so­cios del He­re­da­mien­to. Es­te es uno de los lu­ga­res más má­gi­cos y au­tén­ti­cos en los que he es­ta­do en mi vi­da. Sin du­da, el me­jor re­fu­gio que se pue­de en­con­trar pa­ra una es­ca­pa­da slow life. Y tras la desconexión de la Cal­de­ra, lle­gó el bu­lli­cio or­de­na­do de la ca­pi­tal, San­ta Cruz. Me en­can­ta­ron sus bal­co­nes de co­lo­res repletos de flo­res y sus an­ti­guas ca­sas edi­fi­ca­das en­tre los si­glos XVI y XVII –al­gu­nas he­chas con pie­dra vol­cá­ni­ca–, así co­mo la fa­cha­da del Ayun­ta­mien­to, con el es­cu­do im­pe­rial de Car­los V y el me­da­llón de Fe­li­pe II. Es­tá ubi­ca­do en la Pla­za de Es­pa­ña, don­de tam­bién se le­van­ta la Igle­sia del Sal­va­dor, con una be­llí­si­ma por­ta­da re­na­cen­tis­ta y un in­te­rior con mag­ní­fi­cas pie­zas de or­fe­bre­ría. En por San­ta Cruz, no po­día fal­tar el shop­ping con es­ti­lo: re­co­mien­do las tien­das Ber­lín y An­drá­go­ra. Pa­ra ter­mi­nar el via­je (li­te­ral­men­te) por to­do lo al­to, na­da me­jor que su­bir al Ro­que de los Mu­cha­chos, el pun­to más ele­va­do de la is­la, don­de se en­cuen­tran los im­pre­sio­nan­tes te­les­co­pios. Eso sí: ar­maos de va­lor y pa­cien­cia si pa­de­céis de vér­ti­go o si os ma­reáis con fre­cuen­cia, por­que el ca­mino es­tá re­ple­to de cur­vas –co­mo ca­si to­das las ca­rre­te­ras de la is­la– y hay que re­co­rrer­lo con pre­cau­ción. En cual­quier ca­so, me­re­ce la pe­na dis­fru­tar de las vis­tas que ofrece el Ro­que, el bro­che per­fec­to pa­ra un via­je en el que se aú­nan cul­tu­ra, na­tu­ra­le­za, es­ti­lo, gas­tro­no­mía… y mu­cha desconexión.o

El es­ti­lo se­ño­rial es­tá en la ca­pi­tal y sus ca­sas de los si­glos XVI y XVII.

A la izq, Ma­ría en el Bos­que de los Ti­los, en San An­drés y Sau­ces. So­bre es­tas lí­neas, la Cal­de­ra de Ta­bu­rien­te

Arri­ba, Mu­seo de las Hi­lan­de­ras; aba­jo, ba­ño en Ca­sa de Ta­bu­rien­te. Arri­ba, Ma­ría en­tre las bu­gan­vi­llas y el chef Jo­sé Gó­mez, de la Es­cue­la de San Ro­que. A la dcha., Ho­tel Ha­cien­da de Aba­jo y Er­mi­ta de las An­gus­tias, en el Ba­rran­co de las An­gus­tias.

Ma­ría con En­ri­que Luis La­rro­que, pro­pie­ta­rio del Ho­tel Ha­cien­da de Aba­jo, y Ro­sen­do Luis, pro­pie­ta­rio de la Bo­de­ga Ho­yo de la Hi­gue­ra, y en las sa­li­nas de Fuen­ca­lien­te.

A la izq., el vol­cán Te­ne­guía y pa­no­rá­mi­ca de las sa­li­nas de Fuen­ca­lien­te. Arri­ba, una de las plan­ta­cio­nes de plá­ta­nos de la is­la. Arri­ba, una ca­lle de San­ta Cruz de La Pal­ma; Ma­ría en los jar­di­nes del Ho­tel Ha­cien­da de Aba­jo y aba­jo una vis­ta de su pis­ci­na.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.