ENEMIGOS DI­GI­TA­LES

¿Es po­si­ble de­tes­tar en la vi­da di­gi­tal a un gran ami­go en el mun­do real? A ve­ces la cons­truc­ción de un per­so­na­je en las re­des so­cia­les (y su pre­sun­ta vi­da) se nos es­ca­pa de las ma­nos, de­vol­vien­do el re­fle­jo de al­guien to­tal­men­te in­so­por­ta­ble. Por Sil­via

La Voz de Galicia (A Coruña) - Mujer de Hoy - - Sumario -

era­mos al­mas ge­me­las. An­drés y yo nos co­no­cía­mos des­de los cin­co años. Atra­ve­sa­mos jun­tos los años inocen­tes de la in­fan­cia y los tur­bu­len­tos de la ado­les­cen­cia. Era un ami­go dis­cre­to, leal, a quien po­día con­tar­le ab­so­lu­ta­men­te to­do con la con­fian­za de que aque­lla in­for­ma­ción –fue­ra lo que fue­ra– nun­ca iba a ser uti­li­za­da en mi con­tra. Du­ran­te ca­si 15 años, de­ja­mos de ver­nos; se fue a es­tu­diar fue­ra e hi­zo su vi­da en Es­ta­dos Uni­dos, to­do ello en aque­llos años sin Fa­ce­book y con una in­ter­net muy pre­ca­ria que no per­mi­tía lar­gas con­ver­sa­cio­nes por chat. Así que el día que me en­te­ré de que An­drés vol­vía, di­vor­cia­do, a la ciu­dad don­de yo vi­vía, me ale­gré mu­cho. No por­que se hu­bie­ra di­vor­cia­do –no me ma­lin­ter­pre­téis–, sino por­que re­cu­pe­ra­ba a mi al­ter ego, mi cóm­pli­ce, al­guien que nun­ca po­dría sor­pren­der­me. No tar­da­mos en vol­ver a ser los com­pin­ches de siem­pre y, na­tu­ral­men­te, nos em­pe­za­mos a se­guir en Fa­ce­book, en Twit­ter y en Ins­ta­gram. Si nues­tras vidas analó­gi­cas pa­re­cían in­di­so­lu­ble­men­te uni­das, las di­gi­ta­les no po­dían ser me­nos. Pe­ro, ¡ay!, An­drés sí que po­día sor­pren­der­me y su Fa­ce­book era la prue­ba de­fi­ni­ti­va. Al pri­mer vis­ta­zo, sos­pe­ché que su per­fil re­su­mía ca­si to­do lo que de­tes­to en una per­so­na. Y el tiem­po so­lo sir­vió pa­ra re­afir­mar mis sos­pe­chas. El An­drés sen­sa­to de la vi­da off li­ne era en Fa­ce­book un ti­po que pu­bli­ca­ba sus fo­tos sa­can­do múscu­lo en el ba­ño del gim­na­sio. A mí ni se me ha­bía ocu­rri­do que An­drés tu­vie­ra bí­ceps y mu­cho me­nos que de­di­ca­ra horas de su vi­da a to­ni­fi­car­los con de­vo­ción. A pe­sar de la sor­pre­sa, me di­je que me­re­cía la pe­na so­por­tar sus do­sis dia­rias de cul­to al cuer­po por­que era un buen ami­go. Pe­ro des­cu­brí al­go más: se­guir­lo en Fa­ce­book era so­me­ter­se a un bom­bar­deo cons­tan­te de lo que él mis­mo re­co­no­cía y eti­que­ta­ba co­mo #au­to­bom­bo. Su ca­rre­ra pro­fe­sio­nal, im­pa­ra­ble; su exis­ten­cia, una su­ce­sión de ma­ra­vi­llo­sos acon­te­ci­mien­tos que yo, que com­par­tía mu­chas horas de su vi­da analó­gi­ca, ig­no­ra­ba. Lle­gué a pen­sar que se lo in­ven­ta­ba to­do, pe­ro me ha­cía du­dar su acla­ra­ción fi­nal: #geo­lo­ca­li­za­tion­true [geo­lo­ca­li­za­ción ver­da­de­ra]. Su vi­da trans­cu­rría entre su­bli­mes ama­ne­ce­res, ar­coí­ris en cam­pos de gi­ra­so­les –a ve­ces, de la­van­da–, idí­li­cas pues­tas de sol y cie­los es­tre­lla­dos sin po­lu­ción. Se­guí pen­san­do que se lo in­ven­ta­ba to­do o, al me­nos, que pa­sa­ba sus fo­tos por el fil­tro Va­len­cia, pe­ro en­ton­ces An­drés me sa­ca­ba de mi error con otro hash­tag: #no­fil­ter.

SEMILLAS DE CHÍA VS. FRITANGA Su pre­sun­ta vi­da per­fec­ta sa­ca­ba lo peor de mí. Em­pe­cé a po­ner co­men­ta­rios sar­cás­ti­cos en sus pu­bli­ca­cio­nes. Un día, mien­tras nos zam­pá­ba­mos un me­nú del día del mon­tón, An­drés pu­bli­có la fo­to de una en­sa­la­da de es­pi­na­cas con semillas de chía. #su­per­healthy [su­per­sa­lu­da­ble], agre­gó. La ma­la per­so­na que ha­bi­ta en mí apro­ve­chó que An­drés iba al ba­ño pa­ra su­bir a su Fa­ce­book una fo­to de su pla­to de cin­ta de lo­mo con pa­ta­tas fri­tas. “Lás­ti­ma que, en reali­dad, te es­tés co­mien­do un me­nú del día gra­sien­to #8 eu­ros #geo­lo­ca­li­za­tion­true”, agre­gué. Cuan­do vol­vió del ba­ño, ya me ha­bía arre­pen­ti­do de mi te­me­ri­dad. Por suer­te, An­drés –un chi­co edu­ca­do, eso sí– no vol­vió a mi­rar su te­lé­fono en lo que que­da­ba de co­mi­da. Yo me es­ca­pé co­mo pu­de y... él nun­ca men­cio­nó el asun­to ni con­tes­tó a mi sar­cás­ti­co co­men­ta­rio. La ten­sión se ins­ta­ló entre no­so­tros. Ca­da día en­tra­ba a su Fa­ce­book pa­ra com­pro­bar si te­nia nue­vos mo­ti­vos pa­ra odiar­lo y ca­da día me da­ba una nue­va ra­zón. A es­tas al­tu­ras, ya he acep­ta­do que la vi­da vir­tual se ha car­ga­do una amis­tad analó­gi­ca y muy real, de más de 20 años. ¿Có­mo ha pa­sa­do? ¿Có­mo es po­si­ble odiar la vi­da di­gi­tal de un gran ami­go en la vi­da real? Em­pe­cé a in­da­gar y des­cu­brí que una com­pa­ñe­ra de tra­ba­jo te­nía un con­flic­to si­mi­lar, de pa­re­ja pa­ra más in­ri. Des­pués de un año de pe­re­gri­nar en Tin­der, ha­bía co­no­ci­do al que creía el hom­bre de su vi­da. Lle­va­ban sa­lien­do un mes cuan­do se em­pe­za­ron a se­guir en Fa­ce­book y, de re­pen­te, ella em­pe­zó a te­ner de­ma­sia­da in­for­ma­ción. “Las re­des

“Aguan­ta­ba sus do­sis dia­rias de cul­to al cuer­po por­que le que­ría, pe­ro su pre­sun­ta vi­da per­fec­ta sa­ca­ba lo peor de mí”.

so­cia­les son el nue­vo “yo y mis cir­cuns­tan­cias” –me di­jo–; no so­lo es la per­so­na, son sus sel­fies, su ma­ne­ra de mi­rar a la cá­ma­ra, su com­pul­sión por ci­tar a Pau­lo Coel­ho, su ma­to­nis­mo fut­bo­le­ro... Si un chi­co te gus­ta, pe­ro odias su com­por­ta­mien­to en las re­des so­cia­les, ¿qué ha­ces? ¿Quién es el au­tén­ti­co, el que tie­nes de­lan­te o el que fan­fa­rro­nea en Fa­ce­book?”. Lo que ha­ce uno en sus re­des so­cia­les no es más que una cam­pa­ña de mar­ke­ting so­bre uno mis­mo: no es tu vi­da, es la que te gus­ta­ría te­ner. Pe­ro, ¿im­por­ta tan­to co­mo pa­ra afec­tar a tus re­la­cio­nes en la vi­da real? Mi com­pa­ñe­ra lo con­sul­tó a un te­ra­peu­ta de pa­re­ja: “Es­toy sa­lien­do con una per­so­na ma­ra­vi­llo­sa, que es un idio­ta en su Fa­ce­book. Me gus­ta, pe­ro de­tes­to su per­so­na­je vir­tual”, con­fe­só. La te­ra­peu­ta, una mu­jer prag­má­ti­ca, le acon­se­jó que hi­cie­ra la vis­ta gor­da o que de­ja­ra de se­guir­lo en in­ter­net y se li­mi­ta­ra a dis­fru­tar de la per­so­na analó­gi­ca. La úl­ti­ma vez que pre­gun­té, se­guían enamo­ra­dos, pe­ro ella ha­bía desa­rro­lla­do la ha­bi­li­dad de no leer sus co­men­ta­rios en Fa­ce­book. De mo­men­to, la es­tra­te­gia fun­cio­na­ba. Elias Abou­jaou­de, psi­quia­tra de la Uni­ver­si­dad de Stan­ford, fue quien ha­bló por pri­me­ra vez de la e-per­so­na­lity, el per­so­na­je que in­ven­ta­mos pa­ra la vi­da di­gi­tal, más des­in­hi­bi­do que nues­tro yo analógico. Se­gún ex­pli­ca­ba es­te ex­per­to en su li­bro Vir­tually you. The dan­ge­rous po­wers of the e-per­so­na­lity, el cam­bio psi­co­ló­gi­co pue­de ocu­rrir de mo­do au­to­má­ti­co y sin que nos de­mos cuen­ta ca­da vez que in­ter­ac­tua­mos en in­ter­net con el ob­je­ti­vo, cons­cien­te o no, de pa­re­cer más atrac­ti­vos an­te nues­tra au­dien­cia vir­tual.

TÚ Y TU OTRO YO VIR­TUAL El pro­ble­ma lle­ga cuan­do a los ami­gos reales les cues­ta re­co­no­cer a ese per­so­na­je vir­tual, que les re­sul­ta tan ex­tra­ño co­mo des­agra­da­ble. “Co­noz­co mu­chas his­to­rias de gen­te que se co­no­ce en in­ter­net y lue­go, cuan­do se ven fí­si­ca­men­te, no se so­por­tan. Pe­ro con Sara me pa­sa lo con­tra­rio: la co­noz­co de to­da la vi­da y me re­sul­ta in­su­fri­ble en Ins­ta­gram”. Quien di­ce es­to es Ber­ta (35 años), a quien le cues­ta re­co­no­cer a su ami­ga en esa per­so­na va­ni­do­sa que le da lec­cio­nes de vi­da y nu­tri­ción a tra­vés de Ins­ta­gram. No es nin­gu­na novedad que los se­res hu­ma­nos ten­ga­mos más de una di­men­sión y nos mos­tre­mos di­fe­ren­tes en se­gún qué con­tex­tos. La novedad es que, da­da la ubi­cui­dad de las re­des so­cia­les y de in­ter­net, si esas di­men­sio­nes es­tán muy des­co­nec­ta­das entre sí no hay ma­ne­ra de di­si­mu­lar. Y, se­gún pa­re­ce, tam­po­co hay ma­ne­ra de evi­tar que es­tas ac­ti­tu­des in­flu­yan en nues­tras re­la­cio­nes en un mun­do real don­de po­de­mos pa­sar horas des­ba­rran­do de al­gún co­no­ci­do por lo que ha di­cho o he­cho en in­ter­net. Las re­des so­cia­les son una sa­la in­men­sa lle­na de es­pe­jos dis­tor­sio­na­dos que nos de­vuel­ven imá­ge­nes ra­ru­nas de nues­tros ami­gos. A ve­ces de­la­tan ver­da­des y otras exa­ge­ran de­fec­tos. Es tam­bién un si­tio pa­ra amar y odiar de un mo­do intenso, por­que su­po­ne­mos que nues­tros exal­ta­dos sen­ti­mien­tos ca­si nun­ca tras­cen­de­rán a la vi­da real. ¿O es que aca­so es­to tam­bién es­tá a pun­to de cam­biar? Ha­ce unas se­ma­nas, un usua­rio de Twit­ter de­cía: “An­tes, uno po­día caer­le mal a un nú­me­ro li­mi­ta­do de per­so­nas; aho­ra pue­des caer­le mal a mi­les que ni si­quie­ra co­no­ces”. Y, vis­to lo vis­to, in­clu­so pue­de pa­sar que esas per­so­nas a quie­nes caes mal sean tus ami­gos de to­da la vi­da.

Las re­des so­cia­les a ve­ces de­la­tan ver­da­des y otras exa­ge­ran de­fec­tos.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.