LOS HU­MA­NOS NE­CE­SI­TA­MOS

La Voz de Galicia (A Coruña) - Mujer de Hoy - - Entre Nosotras -

de cier­tos pe­la­jes por­que pa­re­ce que so­lo al­re­de­dor de ellos nos es per­mi­ti­do ex­pre­sar to­dos los sen­ti­mien­tos. Tal vez por eso com­pra­mos abri­gos de piel, por­que qui­sié­ra­mos lle­var a nues­tras mas­co­tas, y su ama­bi­li­dad, a to­das par­tes. Por­que al fi­nal de eso se tra­ta, de la ama­bi­li­dad de las mas­co­tas. Y tú fuis­te muy ama­ble, ga­ti­ta. Cuan­do es­ta­ban tris­tes, los ni­ños te al­za­ban de las pa­tas y vol­vían a ser fe­li­ces. Enoja­dos pre­pú­be­res te lle­va­ban a sus ha­bi­ta­cio­nes pa­ra con­fiar­te su fu­ria. Ado­les­cen­tes ago­ta­dos por un exá­men o un desamor o un hos­pi­tal se cu­brían la ca­ra con­ti­go o te usa­ban co­mo es­to­la has­ta vol­ver­se ni­ños can­sa­dos, ale­gres nue­va­men­te. Y los pa­dres al fi­nal del día, ya­cían en el so­fá con­ti­go, pe­que­ño dios do­més­ti­co con ojos de lin­ter­na. Y sus­pi­ra­ban: “¿Qué tal el día, com­pa­ñe­ra?”. Y aca­ri­cia­ban la per­fec­ción de tus pa­ti­tas. No me di cuen­ta de to­do lo que sig­ni­fi­ca­bas has­ta que es­ta­ba ca­van­do tu tum­ba, mien­tras tú me mi­ra­bas des­de la ven­ta­na co­mo un fan­tas­ma. Lla­mar­te “ton­ta” fue, sin du­da, un gra­ve error de cálcu­lo so­bre nues­tro lu­gar en el mun­do, so­bre el fun­cio­na­mien­to del uni­ver­so. Ha­ber­te lla­ma­do “ton­ta” so­lo prue­ba lo ton­ta que era yo. Por­que to­da tu exis­ten­cia fue ex­qui­si­ta­men­te di­se­ña­da, por­que un ga­to es el lu­gar en el que de­po­si­tas to­dos los sen­ti­mien­tos que no pue­des com­par­tir con los hu­ma­nos.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.