Sal ¿Cuán­ta es ne­ce­sa­ria?

Vol­ver a po­ner el en la me­sa pue­de no ser tan ma­la idea. Las nue­vas in­ves­ti­ga­cio­nes apun­tan que el con­su­mo de so­dio no es­tá tan re­la­cio­na­do con la y los ac­ci­den­tes car­dio­vas­cu­la­res co­mo se creía. Ma­ri­sol Gui­sa­so­la

La Voz de Galicia (A Coruña) - Mujer de Hoy - - Salud -

Shi­per­ten­sión i eres hi­per­ten­sa y te han di­cho que re­duz­cas la sal al mí­ni­mo, igual tie­nes que re­plan­tear­te el con­se­jo. Es­tu­dios re­cien­tes con­tra­di­cen otros que se te­nían por dog­ma y que re­la­cio­na­ban el con­su­mo de sal con la hi­per­ten­sión. En con­tra de lo que se pen­sa­ba, esas nue­vas in­ves­ti­ga­cio­nes in­di­can que las per­so­nas que to­man po­co so­dio –una cu­cha­ra­di­ta ra­sa de sal con­tie­ne en­tre 2,3 g y 2,5 g de ese mi­ne­ral– tie­nen ma­yor ries­go de hi­per­ten­sión y de ac­ci­den­tes car­dio­vas­cu­la­res que las que to­man ma­yo­res can­ti­da­des de so­dio. ¿Cuán­to so­dio hay que to­mar en­ton­ces? Esa es la pre­gun­ta del mi­llón. La res­pues­ta que su­gie­ren las nue­vas in­ves­ti­ga­cio­nes es “más de los 2,3 g que re­co­mien­dan las guías die­té­ti­cas pa­ra per­so­nas sa­nas y, en ge­ne­ral, más que los 1,5 g re­co­men­da­dos a los hi­per­ten­sos”. De he­cho, al­gu­nos ex­per­tos pro­po­nen ab­sol­ver a la sal co­mo cul­pa­ble de to­dos los ma­les por­que su pa­pel es me­nos li­neal y más com­ple­jo de lo que se pen­sa­ba. Uno de los es­tu­dios más potentes (de la Uni­ver­si­dad de Bos­ton, pu­bli­ca­do en sa­le­ro Por

Oa­bril en Ex­pe­ri­men­tal Bio­logy) ha vis­to que las per­so­nas que to­man me­nos de 2,5 g de so­dio al día tie­nen una ten­sión ar­te­rial más al­ta que las que to­man más can­ti­dad. “Nues­tro tra­ba­jo co­rro­bo­ra da­tos an­te­rio­res y vuel­ve a in­di­car que las ac­tua­les re­co­men­da­cio­nes so­bre con­su­mo de so­dio es­tán equi­vo­ca­das”, de­cla­ra su au­to­ra prin­ci­pal, la pro­fe­so­ra Lynn L. Moo­re. El es­tu­dio hi­ló real­men­te fino: si­guió du­ran­te 16 años a más de 2.600 hom­bres y mu­je­res de en­tre 30 y 64 años, to­dos ellos con una pre­sión ar­te­rial nor­mal al co­men­zar la in­ves­ti­ga­ción. Ade­más del so­dio, los in­ves­ti­ga­do­res de Bos­ton tu­vie­ron en cuen­ta el gé­ne­ro, la edad, el ni­vel de es­tu­dios, la al­tu­ra, el pe­so, la ac­ti­vi­dad fí­si­ca y los con­su­mos dia­rios de al­cohol y ta­ba­co de los par­ti­ci­pan­tes. “Pen­sá­ba­mos que el con­su­mo de so­dio es­ta­ría di­rec­ta­men­te re­la­cio­na­do con la pre­sión sis­tó­li­ca y dias­tó­li­ca [las ci­fras al­ta y ba­ja de la ten­sión ar­te­rial], pe­ro com­pro­ba­mos lo con­tra­rio”, de­cla­ra­ron al es­tu­diar los re­sul­ta­dos. No es la úni­ca in­ves­ti­ga­ción que cam­bia el quo acer­ca de la sal y el so­dio. Otra re­vi­sión de es­tu­dios pu­bli­ca­da en The Lan­cet el año pa­sa­do, y que in­cluía a más de 133.000 per­so­nas, ya re­la­cio­nó las die­tas ba­jas en es­te in­gre­dien­te con ma­yor ries­go car­dio­vas­cu­lar. En cam­bio, no vio re­la­ción en­tre un al­to con­su­mo de sal y un ma­yor ries­go de en­fer­me­dad o muer­te. De he­cho, en 70.000 per­so­nas sin hi­per­ten­sión, con­su­mir has­ta 7 g de so­dio no au­men­ta­ba esos ries­gos. En cam­bio, las que to­ma­ban me­nos de 3 g de so­dio al día te­nían un 26% más de ries­go de fa­lle­cer, su­frir un ata­que car­dia­co o un ic­tus que aque­llas que to­ma­ban 4 o 5 g dia­rios. El lí­mi­te de so­dio que­dó es­ta­ble­ci­do en es­ta in­ves­ti­ga­ción en los 7 g al día. A par­tir de ahí, los ries­gos sí au­men­ta­ban. La con­clu­sión fi­nal es que, de nue­vo, el ex­ce­so o el de­fec­to re­sul­tan per­ju­di­cia­les pa­ra nues­tra sa­lud. In­clu­so con la sal, en el tér­mino me­dio es­tá la vir­tud.

To­mar me­nos de 3 g de so­dio al día au­men­ta un 26% el ries­go de su­frir un ic­tus.

sta­tu

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.