QUÉ HA­CER

Si to­ma

La Voz de Galicia (A Coruña) - Mujer de Hoy - - Nuestros Hijos -

a ni­ños y, pre­ci­sa­men­te, su in­ten­to de de­jar de ser­lo es una de los mo­ti­vos que les ha­ce aga­rrar­se a la dro­ga. Con ella se “co­lo­can” en un gru­po de per­te­nen­cia, por­que se sien­ten “des­co­lo­ca­dos” en el mun­do adul­to. In­ten­tan crear un uni­ver­so ima­gi­na­rio, por­que son in­ca­pa­ces de ma­ne­jar la reali­dad. Con­vie­ne po­ner lí­mi­tes cla­ros, trans­mi­tién­do­les la idea de que pue­den cum­plir­los. Aun­que pro­tes­ten, com­pren­de­rán que se les po­nen por­que ac­tua­mos co­mo pa­dres y nos in­tere­sa­mos por su bie­nes­tar. Hay que dis­tin­guir qué ti­po de re­la­ción tie­nen él o ella con las sus­tan­cias que to­man. No es lo mis­mo ser un usua­rio ha­bi­tual que un con­su­mi­dor de fin de se­ma­na. Una ac­ti­tud na­da con­ve­nien­te de los pa­dres es ne­gar las se­ña­les que per­ci­ben di­cién­do­se a sí mis­mos que son co­sas de la edad y que ya se les pa­sa­rá. Es­te asun­to for­ma par­te de la ta­rea edu­ca­ti­va y los pa­dres de­ben te­ner al me­nos una in­for­ma­ción bá­si­ca que les per­mi­ta, en el peor de los ca­sos, sa­ber a quién pue­den re­cu­rrir pa­ra pe­dir ayu­da.

Un refugio da­ñino

El es­ta­do psi­co­ló­gi­co pre­vio a la lle­ga­da de la ado­les­cen­cia con­di­cio­na­rá las ca­rac­te­rís­ti­cas de su en­cuen­tro con las dro­gas. Los jó­ve­nes ca­si siem­pre ten­drán el de­seo de trans­gre­dir la ley y una ma­ne­ra de ha­cer­lo es co­que­tear con es­te mun­do que tam­po­co es ne­ce­sa­rio bus­car, por­que es­tá a la vuel­ta de la es­qui­na. Pe­ro una co­sa es que go­cen con esa trans­gre­sión y, otra, que ese sea su úni­co mo­do de go­zar. En es­te úl­ti­mo ca­so, en­tran en un pro­ce­so des­truc­ti­vo. El aban­dono afec­ti­vo o la ex­tre­ma pro­tec­ción fa­vo­re­cen que los jó­ve­nes se ha­llen fal­tos de re­cur­sos in­ter­nos pa­ra ha­cer­se adul­tos. Los pri­me­ros años de vi­da sien­tan las ba­ses pa­ra que un ado­les­cen­te ten­ga una re­la­ción de ex­ce­si­va de­pen­den­cia con las dro­gas. Si, en el co­mien­zo, la ma­dre no ha po­di­do res­pon­der de

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.