DRO­GAS

El con­tac­to con es­tu­pe­fa­cien­tes es ca­da vez más pre­coz. An­te es­ta ame­na­za, es fun­da­men­tal que ca­da miem­bro de la se­pa cuál es su y có­mo de­fen­der­lo.

La Voz de Galicia (A Coruña) - Mujer de Hoy - - Nuestros Hijos -

ma­ne­ra ade­cua­da a la de­man­da in­fan­til o ha per­ma­ne­ci­do de­ma­sia­do ape­ga­da al hi­jo, se pue­de pro­du­cir una fi­ja­ción a ella y un “yo” pre­ca­rio. Aho­ra bien, pa­ra que es­ta fra­gi­li­dad se pro­duz­ca es ne­ce­sa­rio un pa­dre que ha­ya he­cho cier­ta de­ja­ción de su fun­ción. La fi­gu­ra pa­ter­na es un fac­tor cla­ve pa­ra que la adic­ción de un ado­les­cen­te se con­so­li­de y lle­gue a ser da­ñi­na. Si el pa­dre no es ca­paz de sos­te­ner las di­fi­cul­ta­des de la ma­dre y no po­ne lí­mi­tes al dúo ma­dre-hi­jo, pa­ra no ha­cer­se car­go de las ne­ce­si­da­des de am­bos, no es­tá ayu­dan­do a ese hi­jo a se­pa­rar­se de la ma­dre. El hi­jo que­da así con una iden­ti­dad más pre­ca­ria y desea re­fu­giar­se en un es­ta­dio an­te­rior, más in­fan­til, que le pro­te­gía de ha­cer­se car­go

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.