Evi­tar erro­res

La Voz de Galicia (A Coruña) - Mujer de Hoy - - Nuestros Hijos -

No po­de­mos ne­gar lo que su­ce­de y es­pe­rar a que se le pa­se, atri­bu­yen­do su es­ta­do a “co­sas de la edad”. No hay que des­va­lo­ri­zar­le con frases co­mo “así no vas a con­se­guir na­da en la vi­da”. Ya se sien­te bas­tan­te in­ca­paz de ma­ne­jar­se en la reali­dad. Su­po­ner que no­so­tros no po­de­mos ha­cer na­da por ayu­dar­le, por­que ya es ma­yor y de­pen­de de su vo­lun­tad, es un error. Es­ta es una for­ma de re­cha­zar­le. Hay que evi­tar con­fun­dir los ac­tos que pue­de rea­li­zar, y que son re­pro­ba­bles, con la per­so­na que es y con­fiar en que va a re­sol­ver lo que le su­ce­de. Tam­bién es un error en­fren­tar­se, por­que re­cha­za­rá la ayu­da. de sí mis­mo y de en­fren­tar la reali­dad de una for­ma au­tó­no­ma. Esa au­to­no­mía ne­ce­si­ta con­se­guir­la de la mano de un pa­dre que le orien­te fue­ra del ám­bi­to fa­mi­liar. Ju­lio tie­ne 17 años, co­men­zó a be­ber con 13 y un año des­pués ya con­su­mía sus­tan­cias que le lle­va­ron a mar­gi­nar­se y sa­lir con muy po­cos ami­gos. Se pa­sa mu­cho tiem­po en­ce­rra­do en su ha­bi­ta­ción di­cien­do que es­tá es­tu­dian­do, aun­que ha sus­pen­di­do cin­co asig­na­tu­ras. Su ma­dre es­tá muy preo­cu­pa­da por él y su pa­dre de­ci­de lle­var­le a un tra­ta­mien­to psi­co­te­ra­péu­ti­co.

Ca­da uno en su pa­pel

Ju­lio tie­ne dos her­ma­nas ma­yo­res. Su pa­dre tie­ne ten­den­cia a be­ber, por lo que su ma­dre tie­ne un con­flic­to con él. En la se­gun­da en­tre­vis­ta, Ju­lio di­ce, al ha­blar de sus pa­dres: “Mi ma­dre es la que lle­va los pan­ta­lo­nes”. En el desa­rro­llo del tra­ta­mien­to se ve la di­fi- cul­tad que es­te ado­les­cen­te tie­ne pa­ra iden­ti­fi­car­se con su pa­dre. Ese sen­ti­mien­to de no vi­ri­li­dad es muy im­por­tan­te. Por eso, el he­cho de que su pa­dre sea quien ha­ya da­do el pa­so pa­ra ayu­dar­le aca­ba sien­do cla­ve pa­ra que la de­pre­sión ocul­ta tras el con­su­mo de dro­gas pue­da ser tra­ta­da y Ju­lio cons­tru­ya una iden­ti­dad. Fra­nçoi­se Dol­tó, psi­coa­na­lis­ta es­pe­cia­lis­ta en ado­les­cen­cia, di­ce que con la dro­ga

Oel de­seo de vi­da que­da en­te­rra­do, se ha­ce mu­do y ha­ce regresar al “be­bé ati­bo­rra­do”, bo­rran­do así la iden­ti­dad se­xual, pues fe­mi­ni­za a los chi­cos y des­fe­mi­ni­za a las chi­cas. Se­gún el psi­coa­na­lis­ta J. D. Na­sio, cuan­to más de acuer­do se sien­te un pa­dre o una ma­dre en el pa­pel que tie­ne que desem­pe­ñar con su hi­jo, ma­yor se­rá la efi­ca­cia que ten­ga en ayu­dar­le pa­ra que es­te pue­da en­con­trar­se de acuer­do con­si­go mis­mo.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.