EN EL NOM­BRE DEL NI­ÑO

La Voz de Galicia (A Coruña) - Mujer de Hoy - - Tercera Vuelta - PA­LO­MA BRA­VO, pe­rio­dis­ta y es­cri­to­ra

los Ma­teos, cuan­do se caen y se ha­cen frac­tu­ras se­rias, siem­pre les ponen es­ca­yo­la. Los hi­jos de Pa­blo fue­ron nom­bra­dos, tam­bién, con mu­cho cui­da­do y con cri­te­rio. Con per­so­na­li­dad y sin mo­da. Te­ne­mos, pues, tres ni­ños cria­dos en el res­pe­to al len­gua­je y por eso pa­sa­ron se­ma­nas pac­tan­do có­mo bau­ti­za­rían a la pe­rra.

Es­toy en tres gru­pos de pa­dres en What­sapp. Ni soy ma­so­quis­ta ni es­toy lo­ca (to­da­vía). Pe­ro quien con­tro­la la lo­gís­ti­ca pue­de con­tro­lar su an­sie­dad. O in­ten­tar­lo. Ade­más, me gus­ta la so­cio­lo­gía: son tres eda­des y tres colegios dis­tin­tos, es­cu­cho, ca­llo y apren­do. Ha­ce tiem­po que des­cu­brí que en los tres gru­pos hay ma­yo­ría de Mar­ti­nas, Ma­teos, Hu­gos y Lu­cías. (Dis­clai­mer: to­dos los ni­ños que co­noz­co con esos nom­bres son ale­gres, di­ver­ti­dos y muy bien­ve­ni­dos en mi ca­sa, pe­ro ca­da vez que sus ma­dres se sin­cro­ni­zan para man­dar men­sa­jes me invade la con­fu­sión). ¿Qué nos die­ron en el em­ba­ra­zo para que ya no na­cie­ran Ma­rías ni Ele­nas, para que no alum­brá­se­mos Car­los ni Jua­nes? “Hay dos de­ci­sio­nes im­por­tan­tes en la vi­da. Te­ner hi­jos y nom­brar­los”, me di­jo una vez Pa­blo cuan­do creía que me gus­ta­ba pe­dan­te. “Po­ner­les nom­bre”, me acla­ró al ver que yo no reac­cio­na­ba. “Ya, ya… Es que quie­ro que desa­rro­lles la idea, a ver por dón­de te pier­des”. “So­lo di­go que van a te­ner que car­gar con su nom­bre to­da la vi­da, que hay que pen­sár­se­lo un po­co”. “Le es­tás con­tan­do el di­lu­vio a Noé, que ten­go nom­bre de pá­ja­ro…”. “De ra­ta vo­la­do­ra”, ma­ti­zó. Mi hi­jo tiene un nom­bre só­li­do y no­ble, en el idio­ma de su pa­dre. No es un nom­bre de bro­ma fá­cil. De mo­men­to no se ha que­ja­do, aun­que en­vi­dia que a

Tam­bién son ni­ños nor­ma­les, que cons­te, y a pun­to es­tu­vi­mos de lla­mar­la Griez­mann, pe­ro... Hoy sa­li­mos a la ca­lle en mo­do anun­cio. Pe­rra ru­bia, ni­ños pe­co­sos. La pe­rra se de­tie­ne za­la­me­ra de­lan­te de una se­ño­ra que des­mi­ga­ja pan. “Ay qué mo­na... ¿Có­mo se lla­ma?”. “Pi­pa”, con­tes­ta Pe­ru. Y la se­ño­ra se emo­cio­na: “¡Co­mo Pip­pa Midd­le­ton!”. La hi­ja de Pa­blo, re­pu­bli­ca­na y alér­gi­ca a la fa­ma gra­tui­ta, pro­tes­ta: “No, se­ño­ra, no. Co­mo Pi­pa, una pa­la­bra po­li­sé­mi­ca…”. La se­ño­ra se ca­lla. Qui­zá po­li­sé­mi­ca le pa­rez­ca un in­sul­to. “Pi­pa”, di­ce mi hi­jo, “de gi­ra­sol”. “Pi­pa”, di­ce el hi­jo de Pa­blo, “de pis­to­la”. “Pi­pa”, di­ce la hi­ja de Pa­blo, “de fu­mar”.

Yla se­ño­ra se vie­ne arri­ba: “Pi­pa de pa­sár­se­lo pi­pa”. “¡Exac­to!”, ce­le­bra mi hi­jo. “Bien nom­bra­da, chi­cos. Yo me lla­mo An­gus­tias…”, sus­pi­ra con re­sig­na­ción. “Y me ha cos­ta­do mu­cho ser po­li­sé­mi­ca y fe­liz”. La pe­rra le la­me la mano y An­gus­tias reanu­da su pa­seo. Los ni­ños es­tán des­con­cer­ta­dos. “¿Có­mo se pue­de lla­mar a un hi­jo con do­lor?”, pre­gun­ta la re­pu­bli­ca­na. “Igual era el san­to del día. O una tra­di­ción fa­mi­liar, no sé”. Y mi yo so­ció­lo­go con­clu­ye que el nom­bre es un sín­to­ma. El sín­to­ma de es­tos ni­ños ca­si úni­cos, di­se­ña­dos para nues­tro Ins­ta­gram. Se re­be­la­rán, y me­nos mal.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.