SUI­CI­DIO ¿El fin del ta­bú?

Ca­da año, mue­ren más jó­ve­nes por vo­lun­tad pro­pia que por ac­ci­den­tes de trá­fi­co. La ley del si­len­cio se ha im­pues­to por mie­do a la imi­ta­ción, aun­que ca­da vez más vo­ces de­fien­den la ne­ce­si­dad de po­ner fin a ese es­tig­ma.

La Voz de Galicia (A Coruña) - Mujer de Hoy - - Protagoneinsteal Foco - Por BEA­TRIZ G. MAN­SO

SE RE­CO­MIEN­DA DAR LA NO­TI­CIA SIN MOR­BO: QUI­TAR­SE LA VI­DA NO ES DE HÉ­ROES NI DE CO­BAR­DES.

En 1774, Goet­he pu­bli­có su cé­le­bre novela Las pe­nas del jo­ven Wert­her, don­de el pro­ta­go­nis­ta, que res­pon­día al pro­to­ti­po de hé­roe ro­mán­ti­co –in­com­pren­di­do, so­li­ta­rio y sen­si­ble–, se pe­ga un ti­ro pa­ra de­jar de su­frir por amor. El li­bro pro­vo­có una olea­da de sui­ci­dios por imi­ta­ción en­tre los jó­ve­nes de la épo­ca y ge­ne­ró tal polémica que es­tu­vo prohi­bi­do du­ran­te años en al­gu­nos paí­ses. Si­glos des­pués, en 1974, el sociólogo Da­vid Phi­llips reali­zó un es­tu­dio que lle­ga­ba a la con­clu­sión de que el nú­me­ro de per­so­nas que se qui­ta­ba la vi­da au­men­ta­ba jus­to des­pués de que apa­re­cie­ra al­gu­na no­ti­cia de­di­ca­da a es­ta la­cra en las pá­gi­nas del The New York Ti­mes. Phi­llips bau­ti­zó ese fe­nó­meno co­mo efec­to Wert­her y, a par­tir de en­ton­ces, de­jó de ha­blar­se del sui­ci­dio en los me­dios de co­mu­ni­ca­ción co­mo me­di­da de sa­lud pú­bli­ca. Y así se con­so­li­dó el vie­jo ta­bú. El si­len­cio. El es­tig­ma y la ver­güen­za con el que las religiones ha­bían tra­ta­do his­tó­ri­ca­men­te al sui­ci­da (ne­gán­do­le se­pul­tu­ra en los ce­men­te­rios) se re­afir­ma­ba por ra­zo­nes so­cio­ló­gi­cas. En el año 2000, la OMS dio las pau­tas so­bre có­mo tra­tar el tema en los me­dios (sin mor­bo, sin jui­cios) y pro­mo­vió el 10 de sep­tiem­bre co­mo el Día Mun­dial pa­ra la Pre­ven­ción del Sui­ci­dio. Pe­ro el mie­do al efec­to Wert­her con­ti­nua­ba, por si acaso… Has­ta que ha­ce po­co se sui­ci­dó una ado­les­cen­te lla­ma­da Han­na Ba­ker y fue im­po­si­ble de­jar de ha­blar. Han­na Ba­ker es la pro­ta­go­nis­ta de Por tre­ce ra­zo­nes (Net­flix), la se­rie que ha arra­sa­do en­tre los ado­les­cen­tes, que ha he­cho sal­tar las alar­mas de preo­cu­pa­ción de los adul­tos y ha de­vuel­to al de­ba­te es­te pro­ble­ma. En la fic­ción, Han­na se sien­te so­la y ex­clui­da. Ha si­do víc­ti­ma de aco­so y agre­sión se­xual. Su­fre y, co­mo quiere de­jar de ha­cer­lo, se qui­ta la vi­da. Pe­ro an­tes gra­ba las 13 ra­zo­nes por las que to­ma esa de­ci­sión. En lo que va de año, los me­dios se han he­cho eco de los sui­ci­dios de Inés Zo­rre­guie­ta, her­ma­na de la rei­na Má­xi­ma de Ho­lan­da; el mú­si­co Avi­cii; el chef fran­cés Ant­hony Bour­dain; Oxa­na Shach­kó, una de las fun­da­do­ras del gru­po feminista Fe­men; la ac­triz Mar­got Kid­der, la fa­mo­sa Lois Lane de Su­per­man; Zom­bie Boy, el mo­de­lo que se hi­zo cé­le­bre al apa­re­cer con su cuer­po hi­per­ta­tua­do en un vi­deo de Lady Ga­ga... Y ha si­do la can­tan­te, de­vas­ta­da, la que ha lan­za­do el S.O.S: “De­be­mos ayu­dar a bo­rrar el es­tig­ma que ha­ce que no po­da­mos ha­blar de es­tos te­mas”. En nues­tro país, 3.602 per­so­nas se qui­ta­ron la vi­da en 2015 (úl­ti­mo da­to ofi­cial). Al­re­de­dor de 10 al día, es de­cir que ca­da dos ho­ras y me­dia al­guien es­cri­be su pro­pio pun­to y fi­nal cer­ca de no­so­tros. Y por ca­da uno que lo con­si­gue, otros 20 lo han in­ten­ta­do y pro­ba­ble­men­te vuel­van a ha­cer­lo. So­lo en la Co­mu­ni­dad de Ma­drid, los ca­sos han au­men­ta­do un 18% en el úl­ti­mo año. Los da­tos son tan bru­ta­les que si­túan al sui­ci­dio co­mo la se­gun­da cau­sa de muer­te en ado­les­cen­tes y la pri­me­ra de fa­lle­ci­mien­to no na­tu­ral en adul­tos, con el do­ble de víc­ti­mas que los ac­ci­den­tes de trá­fi­co. Ade­más, se sui­ci­dan más los hom­bres que las mu­je­res: en Eu­ro­pa, 4,9 mu­je­res y 20 hom­bres por ca­da 100.000 ha­bi­tan­tes, más del cuá­dru­ple. Y eso que el ta­bú es tal que in­clu­so las­tra las es­ta­dís­ti­cas y ocul­ta la ver­da­de­ra en­ver­ga­du­ra del pro­ble­ma: a esas ci­fras ha­bría que su­mar­le un buen nú­me­ro de las que se cer­ti­fi­can co­mo muer­tes ac­ci­den­ta­les

por si­nies­tro de trá­fi­co, por so­bre­in­ges­ta de me­di­ca­men­tos o por aho­ga­mien­to o pre­ci­pi­ta­ción. En mu­chos ca­sos, son las fa­mi­lias quie­nes pre­fie­ren que la ver­dad no cons­te en ac­ta y el asun­to se con­vier­te en el gran se­cre­to con el que car­gar to­da la vi­da, jun­to con el sen­ti­mien­to de cul­pa, la ver­güen­za, la pe­na y la sen­sa­ción de aban­dono. “Se qui­ta la vi­da el ma­ri­do, un hi­jo o un her­mano y se co­rre un tu­pi­do ve­lo, se nie­ga la ne­ce­si­dad de ha­blar de ello. Su­ce­de en mu­chí­si­mos ca­sos: ta­bú, es­tig­ma y a ca­llar. Las fa­mi­lias en­tie­rran la ver­dad”, ex­pli­ca Ja­vier Ji­mé­nez, psi­có­lo­go ex­per­to en con­duc­ta sui­ci­da que en 2009 creó la Red Ai­pis, la Aso­cia­ción pa­ra la In­ves­ti­ga­ción, Pre­ven­ción e In­ter­ven­ción del Sui­ci­dio (www.re­dai­pis.org), la úni­ca en Es­pa­ña de es­tas ca­rac­te­rís­ti­cas. Lo hi­zo pa­ra tra­tar de su­plir la au­sen­cia de pro­gra­mas ofi­cia­les pa­ra aten­der a las per­so­nas con ideas sui­ci­das y a los su­per­vi­vien­tes, que no son quie­nes lo han in­ten­ta­do sin lo­grar­lo, sino los fa­mi­lia­res y alle­ga­dos que pa­de­cen el im­pac­to de esa au­sen­cia vio­len­ta.

Per­der a una hi­ja

A esa aso­cia­ción se afe­rra­ron Car­los So­to y su mu­jer, Ol­ga Ra­mos, pa­ra no aho­gar­se en el va­cío y el due­lo. Su úni­ca hi­ja, Ariad­na, se qui­tó la vi­da en enero de 2015, jus­to des­pués de cum­plir los 18. “No­so­tros di­ji­mos la ver­dad des­de el pri­mer mo­men­to: nues­tra hi­ja se ha sui­ci­da­do. Aun­que sa­bes que lo pri­me­ro que pien­san es: “Pues al­go pa­sa­ría”. De al­gu­na ma­ne­ra, te es­tán cul­pan­do. Y si tú ya te sien­tes de­vas­ta­do, eso te hun­de. Pe­ro hay que ha­blar de ello y mu­cho, nin­gún pro­ble­ma se so­lu­cio­na ne­gán­do­lo”. Su ca­so, cuen­ta, ha si­do una ex­cep­ción: sus ami­gos y ve­ci­nos se han preo­cu­pa­do du­ran­te to­do es­te tiem­po de que co­man, de que sal­gan de ca­sa, les han guia­do por la bu­ro­cra­cia de la muer­te. “No ha si­do así en la ma­yo­ría de los ca­sos que he­mos co­no­ci­do des­pués. Hay fa­mi­lias don­de es­tá prohi­bi­do ha­blar de lo que ha pa­sa­do, ami­gos que se cru­zan de ace­ra pa­ra evi­tar el en­cuen­tro in­có­mo­do, fa­mi­lia­res que evi­tan el tema y que, cuan­do ven que te po­nes tris­te, rá­pi­da­men­te di­cen: “Ven­ga, dé­ja­lo, no ha­ble­mos de eso…”.

“El si­len­cio ma­ta”

Car­los en­con­tró la mo­ti­va­ción pa­ra se­guir ade­lan­te de­di­can­do to­do su es­fuer­zo a la la­bor de pre­ven­ción. “El sui­ci­dio en­tre jó­ve­nes ha au­men­ta­do y pa­re­ce ha­ber bas­tan­te re­la­ción con el bull­ying y el ci­ber­bull­ying”, se­ña­la la doc­to­ra Ai­na Fer­nán­dez, psi­quia­tra del Hos­pi­tal Sant Pau de Bar­ce­lo­na, pio­ne­ro en po­ner en mar­cha un plan de de­tec­ción y pre­ven­ción, uno de los po­cos pro­gra­mas es­pe­cí­fi­cos que hay en al­gu­nas co­mu­ni­da­des au­tó­no­mas. Y los da­tos de la Fun­da­ción ANAR de Ayu­da a Ni­ños y Ado­les­cen­tes en Ries­go le dan la ra­zón: du­ran­te el año pa­sa­do, 627 ado­les­cen­tes lla­ma­ron a su te­lé­fono de ayu­da por te­ner ideas sui­ci­das o ha­ber in­ten­ta­do lle­var­las a ca­bo. Cuen­ta Car­los So­to que, tras la muer­te de su hi­ja, su­pie­ron que era el sex­to ca­so que se pro­du­cía en su ins­ti­tu­to en seis años. Pe­ro tam­bién allí se im­pu­so la ley del si­len­cio. “Na­die ha­bía he­cho na­da, la di­rec­to­ra lo ta­pa. No nos per­mi­tió ha­cer una reunión de pre­ven­ción con los pa­dres y los alum­nos, aun­que fi­nal­men­te la hi­ci­mos en un lo­cal ex­terno. Des­pués de esa reunión, con­ver­san­do los pa­dres con los hi­jos, se su­po de al­gu­nos cha­va­les que lo ha­bían in­ten­ta­do y otros que es­ta­ban a pun­to. Aho­ra es­tán en tra­ta­mien­to y al­gu­nos han sa­li­do del pe­li­gro. El si­len­cio ma­ta”. Ex­pli­can los ex­per­tos que las per­so­nas a las que es­ta idea les ron­da por la ca­be­za ne­ce­si­tan po­der ex­pre­sar sus

LA TA­SA EN­TRE HOM­BRES ES CUA­TRO VE­CES MA­YOR QUE EN­TRE MU­JE­RES: ELLOS NO PI­DEN AYU­DA.

mie­dos, sus an­gus­tias y re­ci­bir el apo­yo de al­guien que en­fo­que sus preo­cu­pa­cio­nes de una ma­ne­ra di­fe­ren­te. El pro­ble­ma es que la ma­yo­ría no sa­be a quién re­cu­rrir. “Se ha he­cho una in­ter­pre­ta­ción muy sim­plis­ta del efec­to Wert­her. Se di­ce que ha­blar de sui­ci­dios pro­vo­ca sui­ci­dios. Pe­ro es ne­ce­sa­rio ma­ti­zar mu­cho: ha­blar de ma­ne­ra in­co­rrec­ta pue­de pro­vo­car­lo en per­so­nas que ya con­tem­plan la idea, que acu­mu­lan mu­chos fac­to­res de ries­go y po­cos fac­to­res pro­tec­to­res”, acla­ra el psi­có­lo­go Ja­vier Ji­mé­nez, que lle­va 25 años in­ves­ti­gan­do y tra­ba­jan­do con pa­cien­tes con ideas sui­ci­das y su­per­vi­vien­tes. La OMS re­co­mien­da ha­blar de ello sin re­go­dear­se en los de­ta­lles es­ca­bro­sos, sin ali­men­tar el mor­bo y el sen­sa­cio­na­lis­mo, ob­vian­do los de­ta­lles so­bre el mé­to­do uti­li­za­do y evi­tan­do sim­pli­fi­car las cau­sas y glo­ri­fi­car al fa­lle­ci­do. Es de­cir, jus­to lo opues­to a lo que se ha­ce cuan­do se in­for­ma o se re­cuer­da, por ejem­plo, la muer­te de per­so­na­jes icónicos co­mo Kurt Co­bain. “Se ha­bla de ese sui­ci­dio co­mo de un su­ce­so que ha mar­ca­do a to­da una ge­ne­ra­ción. Se le da un au­ra de he­roís­mo, se le con­vier­te en un ído­lo acre­cen­ta­do por su muer­te. Y los chicos ven en eso al­go que les gus­ta­ría: “Oja­lá yo tu­vie­ra al­go así y to­do el mun­do fue­ra a ver­me por­que me que­rían”. Lo co­rrec­to se­ría ex­pli­car que el can­tan­te de Nir­va­na te­nía un pro­ble­ma y no su­po ver que se po­día so­lu­cio­nar”. El pro­ble­ma al que se re­fie­re So­to es una se­ve­ra de­pre­sión y una adic­ción a la he­roí­na que des­en­ca­de­na­ron su fi­nal. La es­cri­to­ra Vir­gi­nia Woolf se aden­tró en el río con los bol­si­llos lle­nos de pie­dras y se con­vir­tió en una in­te­lec­tual en­vuel­ta en un ha­lo de ge­nia­li­dad no­ve­les­ca. La reali­dad, sin em­bar­go, es que vivía tor­tu­ra­da por los vai­ve­nes del tras­torno bi­po­lar que pa­de­cía. Tam­po­co el ac­tor Ro­bin Wi­lliams mu­rió co­mo con­se­cuen­cia de la va­cui­dad de la vi­da holly­woo­dien­se, ni de los ex­ce­sos y la su­per­fi­cia­li­dad

del éxi­to. Lo cier­to es que el hom­bre que nos en­se­ñó el sig­ni­fi­ca­do de car­pe diem en El club de los poe­tas muer­tos ha­cía mu­cho tiem­po que ha­bía de­ja­do de dis­fru­tar del mo­men­to y su­fría lo in­de­ci­ble co­mo con­se­cuen­cia de la de­men­cia de cuer­pos de Lewy que le diag­nos­ti­ca­ron tras su fa­lle­ci­mien­to.

To­ca­do y hun­di­do

“En el 90% de los ca­sos, de­trás del sui­ci­dio hay una en­fer­me­dad psi­quiá­tri­ca, aun­que mu­chas ve­ces es­té sin diag­nos­ti­car. Los más fre­cuen­tes son la de­pre­sión ma­yor, el tras­torno bi­po­lar, los tras­tor­nos de con­duc­ta ali­men­ta­ria, los de per­so­na­li­dad o el tras­torno psi­có­ti­co”, acla­ra la psi­quia­tra Ai­na Fer­nán­dez. A eso se su­man otros fac­to­res bio­ló­gi­cos, so­cia­les y am­bien­ta­les. Las rup­tu­ras amo­ro­sas, las cri­sis eco­nó­mi­cas, los pro­ble­mas la­bo­ra­les, la ex­clu­sión, los dis­tin­tos epi­so­dios de bull­ying y ci­ber­bull­ying… son go­tas que van col­man­do el va­so de la de­ses­pe­ra­ción. En la ma­yo­ría de los ca­sos, no es po­si­ble dar una ex­pli­ca­ción sim­plis­ta a es­tas muer­tes ni bus­car­les jus­ti­fi­ca­ción en un úni­co acon­te­ci­mien­to (se ma­tó por­que le de­jó su pa­re­ja o por­que se que­dó sin tra­ba­jo). Lo más fre­cuen­te es que es­tos fac­to­res ac­túen acu­mu­la­ti­va­men­te, au­men­tan­do la vul­ne­ra­bi­li­dad. “El sui­ci­dio es un pro­ble­ma com­ple­jo en el que es­tán im­pli­ca­das mu­chas cau­sas y des­en­ca­de­nan­tes po­si­bles, pe­ro to­dos tie­nen un de­no­mi­na­dor co­mún: un su­fri­mien­to, una de­s­es­pe­ran­za ab­so­lu­ta y una an­gus­tia tan gran­des que es di­fí­cil de com­pren­der. La per­so­na que se sui­ci­da no quiere mo­rir, lo que quiere es de­jar de EL SUI­CI­DIO SE PUE­DE PRE­VE­NIR, PE­RO PRES­TAN­DO ATEN­CIÓN AL DO­LOR DE LOS DE­MÁS. su­frir”, ex­pli­ca el psi­có­lo­go Ja­vier Ji­mé­nez. Ariad­na te­nía al­ma de ar­tis­ta. Pin­ta­ba, to­ca­ba la gui­ta­rra, le gus­ta­ba leer. Te­nía bue­nos ami­gos que to­da­vía vi­si­tan a sus pa­dres. “Pe­ro su en­fer­me­dad te­rri­ble no le de­ja­ba ver­lo –re­cuer­da su pa­dre–. En esa épo­ca de in­se­gu­ri­da­des, en la que du­das de to­do, te sur­ge un pro­ble­ma amo­ro­so o un con­flic­to en­tre ami­gos o en los es­tu­dios y te hun­des, por­que tie­nes muy po­cas he­rra­mien­tas. Eso pue­de de­ri­var en una de­pre­sión que se va ha­cien­do más y más pro­fun­da. Y es al­go muy rá­pi­do. En el ca­so de mi hi­ja fue cues­tión de tres me­ses”.

Leer las se­ña­les

Ariad­na dor­mía muy po­co y ha­bía em­pe­za­do a ves­tir­se con co­lo­res ale­gres y a to­mar un tro­ci­to de cho­co­la­te ca­da no­che pa­ra in­ten­tar ele­var el áni­mo… Eran se­ña­les que no su­pie­ron in­ter­pre­tar. Na­die lo vio ve­nir, ni si­quie­ra el psi­có­lo­go al que acu­día. Por eso, el psi­có­lo­go Ja­vier Ji­mé­nez re­mar­ca que fal­tan es­tu­dios, in­ves­ti­ga­ción y for­ma­ción so­bre de­tec­ción, in­ter­ven­ción y tra­ta­mien­to del due­lo y un plan na­cio­nal de pre­ven­ción do­ta­do de me­dios eco­nó­mi­cos y hu­ma­nos, que se man­ten­ga en el tiem­po e im­pli­que a una gran par­te de la so­cie­dad. “No po­de­mos de­jar­lo so­lo en ma­nos de los psi­có­lo­gos y los psi­quia­tras, hay que in­vo­lu­crar a pro­fe­so­res, po­li­cías, tra­ba­ja­do­res so­cia­les, bom­be­ros, sa­cer­do­tes… En otros paí­ses se for­ma has­ta a las pe­lu­que­ras y a los ca­ma­re­ros, pa­ra que, lle­ga­do el ca­so, se­pan re­co­no­cer que al­guien es­tá al bor­de del abis­mo”. Ed­win S. Sh­neid­man, el psi­có­lo­go nor­te­ame­ri­cano con­si­de­ra­do pa­dre de la sui­ci­do­lo­gía, de­cía que es una so­lu­ción ra­di­cal pa­ra un pro­ble­ma temporal. En­tre el 70% y 80% de los que se han qui­ta­do la vi­da lo han di­cho an­tes: a su com­pa­ñe­ro, pa­re­ja, ami­go o mé­di­co. La psi­quia­tra Ai­na Fer­nán­dez da es­pe­ran­za: “El sui­ci­dio se pue­de pre­ve­nir, sin du­da”. Pe­ro hay que es­cu­char al otro.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.