“No sé lo que QUIE­RO”

El día a día es­tá pla­ga­do de de­ci­sio­nes gran­des y pe­que­ñas con las que nos ha­ce­mos car­go de nues­tros pro­pios de­seos. Pe­ro ¿qué su­ce­de cuan­do se vi­ve pa­ra­li­za­do por la du­da? ¿Qué te­me­mos per­der?

La Voz de Galicia (A Coruña) - Mujer de Hoy - - Sentimientos -

Las per­so­nas que du­dan de to­do su­fren una ac­ti­tud pa­ra­li­zan­te que les im­pi­de avan­zar. Con fre­cuen­cia, pre­gun­tan una y otra vez qué ha­cer a la gen­te de su en­torno. Esa du­da es la ex­pre­sión de sus pro­pios mie­dos: a ele­gir, a per­der al­go, a equi­vo­car­se, a fa­llar, a no ser per­fec­to... Tras esos te­mo­res se ocul­tan de­seos in­cons­cien­tes co­mo que­rer te­ner­lo to­do, pues ele­gir im­pli­ca re­nun­ciar a al­go. Cuan­do la du­da al­can­za tal gra­do que im­pi­de la to­ma de de­ci­sio­nes, se anu­la tam­bién la ca­pa­ci­dad de dis­fru­tar de lo que de­sea­mos. En tal ca­so, nos ha­lla­mos an­te un sín­to­ma que, si es muy ex­tre­mo, pue­de se­ña­lar una neu­ro­sis ob­se­si­va. La per­so­na que, tras una du­da pa­to­ló­gi­ca, eli­ge, sue­le pen­sar que ha es­co­gi­do la op­ción equi­vo­ca­da. Pa­ra ella, siem­pre se­rá me­jor lo que ha per­di­do. El in­de­ci­so ig­no­ra que, si no eli­ge, es­tá es­co­gien­do man­te­ner­se ata­do a una po­si­ción in­fan­til en la que es el otro quien re­suel­ve y de­ci­de por él, co­mo su­ce­día cuan­do era un ni­ño. Esa po­si­ción in­fan­til se man­tie­ne por­que se ha que­da­do ad­he­ri­do a las pri­me­ras fi­gu­ras de su vi­da, de las que no pue­de se­pa­rar­se pa­ra con­ver­tir­se en un adul­to. La in­de­ci­sión es la peor de las de­ci­sio­nes, por­que es el in­cons­cien­te el que to­ma el con­trol pa­ra sus­ten­tar la fan­ta­sía de que se pue­de te­ner to­do. Fi­ja­do e in­mó­vil, el va­ci­lan­te es in­ca­paz de to­mar la vi­da en sus ma­nos pa­ra ha­cer­se pro­pie­ta­rio de sus de­seos más vi­ta­les. No se ha­ce res­pon­sa­ble de su vi­da, que de­ja en ma­nos de los otros. La ma­du­ra­ción psi­co­ló­gi­ca que con­du­ce a la au­to­es­ti­ma nos obli­ga a re­nun­ciar a la po­si­ción in­fan­til y om­ni­po­ten­te, don­de to­do nos era da­do y no te­nía­mos na­da que re­sol­ver. Ele­na se sen­tía li­bre. Has­ta ha­cía po­co, tra­ba­ja­ba en al­go que no le gus­ta­ba y veía pa­sar su vi­da co­mo una es­pec­ta­do­ra des­ga­na­da. Tam­po­co en­con­tra­ba pa­re­ja, aun­que ha­bía te­ni­do un par de re­la­cio­nes cor­tas. Fue pre­ci­so que una de­pre­sión le im­pi­die­ra ca­si le­van­tar­se de la ca­ma pa­ra acu­dir a una te­ra­pia psi­coa­na­lí­ti­ca y co­men­zar así a rom­per con esa ten­den­cia que le es­ta­ba im­pi­dien­do de­ci­dir lo que de ver­dad que­ría.

El re­fle­jo de la in­se­gu­ri­dad

Ele­na ha­bía per­ma­ne­ci­do in­cons­cien­te­men­te ata­da a su pa­dre por el de­seo im­po­si­ble de pa­liar una ca­ren­cia in­fan­til. Pri­me­ra de tres her­ma­nos y la úni­ca chi­ca, des­de el prin­ci­pio se con­vir­tió en el ma­yor apo­yo de su pa­dre, un hom­bre frá­gil y au­sen­te, al que Ele­na tra­tó de com­pla­cer por­que así su­po­nía que él se­ría más fuer­te y la ele­gi­ría co­mo la pre­fe­ri­da. En su fan­ta­sía in­cons­cien­te, Ele­na su­po­nía que ele­gir pa­re­ja e ir­se con un hom­bre era trai­cio­nar a su pa­dre. Tu­vo que re­nun­ciar a su de­seo de ser su úni­co apo­yo pa­ra rom­per la ad­he­ren­cia que te­nía a ese pri­mer ob­je­to de amor. Du­ran­te el tra­ta­mien­to, co­men­zó a pre­gun­tar­se: “¿Qué es lo que me ha­ce sen­tir mal? ¿De­ci­do por lo que quie­ro o por lo que pien­sen los de­más? ¿Qué me gus­ta­ría te­ner? ¿Qué ten­go que de­jar?”. An­tes, no se ha­cía pre­gun­tas so­bre lo que de­sea­ba. Te­nía la sen­sa­ción de que nun­ca ha­bía re­suel­to na­da por sí mis­ma. La vi­da ac­tua­ba y ella se so­me­tía a esas re­so­lu­cio­nes. Ha­bía vi­vi­do en­cor­se­ta­da por el de­seo de los otros, de­di­ca­da a ha­cer lo que los de­más es­pe­ra­ban de ella y no lo que ella que­ría pa­ra sí mis­ma. Aho­ra ha­bía de­ci­di­do co­men­zar a es­tu­diar di­se­ño y sa­lir con un com­pa­ñe­ro de tra­ba­jo que le gus­ta­ba bas­tan­te. La in­de­ci­sión y el te­mor a de­ci­dir van aso­cia­dos a una gran in­se­gu­ri­dad per­so­nal. Quien du­da de con­ti­nuo no se fía de su opi­nión, ni de su pro­pio cri­te­rio. Una voz in­ter­na le ha­bla de lo que es­tá

El in­de­ci­so evi­ta ha­cer­se res­pon­sa­ble y cree que se pue­de te­ner to­do.

per­dien­do al es­co­ger una co­sa en lu­gar de la otra y se blo­quea. El re­sul­ta­do fi­nal es que no eli­ge o bien alar­ga to­do lo que pue­de la de­ci­sión pa­ra in­ten­tar que otro la to­me por él.

Atre­ver­se a cre­cer

Hay du­das ra­zo­na­bles que con­vie­ne te­ner an­tes de to­mar gran­des de­ci­sio­nes. Aho­ra bien, cuan­do la va­ci­la­ción en­tre una co­sa u otra se con­vier­te en una ac­ti­tud per­ma­nen­te, es por­que es­tas du­das son el re­fle­jo de otras más ín­ti­mas. Nues­tra vi­da es­tá pla­ga­da de de­ci­sio­nes, al­gu­nas son fá­ci­les y otras más com­ple­jas. Con­vie­ne pen­sar an­tes de de­ci­dir y acep­tar que, si nos es­ta­mos equi­vo­can­do, tam­bién se pue­de apren­der del error: la pró­xi­ma vez que nos en­con­tre­mos en una si­tua­ción se­me­jan­te se­rá más fá­cil. En cual­quier ca­so, lo me­jor de to­mar tus pro­pias de­ci­sio­nes es que aca­ba­rás con­tan­do con una ex­pe­rien­cia nue­va que en­ri­que­ce­rá nues­tra vi­da emo­cio­nal. Fi­nal­men­te, de­ci­dir sig­ni­fi­ca cre­cer y en­fren­tar­se a po­si­cio­nes in­fan­ti­les en las que to­do lo de­ci­dían por no­so­tros. Quien te­me exa­ge­ra­da­men­te equi­vo­car­se to­da­vía no ha des­cu­bier­to que de nues­tros erro­res es de don­de más apren­de­mos. Una exi­gen­cia in­ter­na de­ma­sia­do al­ta pue­de ha­cer que se am­pli­fi­quen de­ma­sia­do tan­to los erro­res y co­mo los acier­tos. Con­vie­ne re­vi­sar ese gra­do de exi­gen­cia y re­la­ti­vi­zar nues­tras ac­cio­nes pa­ra re­ba­jar el mie­do a equi­vo­car­nos.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.