EN CA­SA CON CAITLIN MO­RAN

“No les doy a los trolls lo que quie­ren”

La Voz de Galicia (A Coruña) - Mujer de Hoy - - Sumario - Por ISA­BEL NA­VA­RRO

La es­cri­to­ra y co­lum­nis­ta de Mu­jer­hoy lle­va des­de los 17 años ha­cien­do un ti­po de pe­rio­dis­mo muy per­so­nal –con hu­mor, con agu­de­za y sin pu­dor– que la ha con­ver­ti­do en un icono fe­mi­nis­ta y una ano­ma­lía del sis­te­ma. ¿Cuál es su se­cre­to?

Caitlin Mo­ran ha­bla co­mo una ame­tra­lla­do­ra. Sa­be que la co­me­dia es pu­ro rit­mo y lo ex­plo­ta. De he­cho, ex­plo­tar es par­te de su mé­to­do. Es his­trió­ni­ca, afec­tuo­sa, mal­ha­bla­da. “¿No te pa­re­ce que las te­tas son co­mo ojos?”, me di­ce mien­tras to­ma­mos ca­fé en la cocina de su ca­sa geor­gia­na al nor­te de Lon­dres. Caitlin se aca­ba de liar un ci­ga­rri­llo y lan­za el hu­mo a tra­vés de una puer­ta en­tre­abier­ta que da a su jar­dín. Es­ta­mos ha­blan­do de to­dos los ani­llos de bo­da que ha per­di­do, de las ro­cas que es­ta­llan y se con­vier­ten en dia­man­tes, de la de­pi­la­ción bra­si­le­ña, de su pe­rra Lu­na, del Bre­xit. Y tam­bién de esas co­sas que a otros les dan pu­dor, pe­ro a ella le re­sul­tan trans­for­ma­do­ras. Por ejem­plo en 2015, du­ran­te la pre­sen­ta­ción de Có­mo se cons­tru­ye una chi­ca (Ana­gra­ma) en Nue­va York, se le­van­tó la ca­mi­se­ta y le en­se­ñó a la au­dien­cia (ame­ri­ca­na) su “son­ri­sa fe­mi­nis­ta”. Es de­cir, los mi­che­li­nes de su ab­do­men apre­ta­dos en for­ma de son­ri­sa y unos ojos pin­ta­dos en el su­je­ta­dor. “Si hay al­go que na­die quie­re ver –me di­ce– al­go que la gen­te fin­ge que no exis­te, es la ba­rri­ga flá­ci­da y con es­trías de una mu­jer que ha pa­ri­do dos ve­ces. La cla­ve de to­da es­ta es­ce­na es: “Ho­la, yo soy la que ha de­ci­di­do có­mo sen­tir­se con res­pec­to a su cuer­po y eli­jo ha­bi­tar­lo con ale­gría”. Sé que es un ges­to ton­to, pe­ro creo que a la vez es ex­tra­ña­men­te pro­fun­do”. Su fo­to ama­san­do su ba­rri­ga sa­lió en la por­ta­da del pe­rió­di­co Daily Mail. “Oja­lá hu­bie­ra vis­to al­go así cuan­do te­nía 13 años. En esa épo­ca la úni­ca mu­jer que se pa­re­cía re­mo­ta­men­te a mí era la cer­di­ta Peggy de los te­le­ñe­cos. Los otros mo­de­los que ha­bía en te­le­vi­sión eran Ale­xis Ca­rring­ton, de la se­rie Dinastía, y Mar­ga­ret Tat­cher. ¿Có­mo te cons­tru­yes con esas imá­ge­nes? ¿Có­mo lle­gas a sa­ber quién quie­res ser?”. Y ese es, en de­fi­ni­ti­va, su apos­to­la­do. De­cir­le a las ado­les­cen­tes lo que hu­bie­ra que­ri­do es­cu­char cuan­do era co­mo ellas: que ser mu­jer no es al­go en lo que se pue­da fra­ca­sar. De nin­gún mo­do.

In­fan­cia dic­ken­sia­na en la era Tat­cher

Mo­ran cre­ció en un ba­rrio obre­ro de Wol­ver­ham­pton, una ciudad dor­mi­to­rio cer­ca de Bir­ming­ham. Sus pa­dres eran hip­pies y vi­vían de los sub­si­dios so­cia­les. Tu­vie­ron ocho hi­jos y to­dos se edu­ca­ron en ca­sa. Ella, que es la ma­yor, de­jó el colegio a los 11 y, bá­si­ca­men­te, se hi­zo a sí mis­ma con la ayu­da de la bi­blio­te­ca pú­bli­ca y la te­le­vi­sión. Cuan­do era ado­les­cen­te pe­sa­ba ca­si 100 ki­los. To­dos los miem­bros de su fa­mi­lia es­ta­ban gor­dos, en par­te, gra­cias a unas “pi­ru­le­tas” de que­so fun­di­do que co­mían a to­das ho­ras. Sin em­bar­go, de al­gún mo­do re­si­lien­te y mi­la­gro­so, la es­cri­to­ra lo­gró con­ver­tir su dic­ken­sia­na in­fan­cia de la era Tat­cher en una fuen­te de anéc­do­tas hi­la­ran­tes. Su li­bro de me­mo­rias (y ma­ni­fies­to fe­mi­nis­ta) Có­mo ser una mu­jer (Ed. Ana­gra­ma) co­mien­za el día que cum­plió 13 años, con un gru­po de chi­cos que la per­si­gue y le lan­za pie­dras por­que es­tá gor­da y es una fri­ki. Pe­se a la cru­de­za de los he­chos, ja­más se pre­sen­ta a sí mis­ma co­mo una víc­ti­ma. ¿Có­mo ha lo­gra­do ha­cer esa lec­tu­ra op­ti­mis­ta de su pro­pia his­to­ria? “Me crié con los mu­si­ca­les de la Me­tro Goldwyn Ma­yer y Judy Gar­land de­cía que, por

muy mal que te va­yan las co­sas, si can­tas una can­ción la gen­te siem­pre se pon­drá de tu la­do. Es de­cir, si te pre­sen­tas a ti mis­ma co­mo una víc­ti­ma, se­rás tra­ta­da co­mo tal; si di­ces las co­sas con ra­bia, el 90% del de­ba­te se cen­tra­rá en las for­mas y no en lo que es­tás con­tan­do. Así que ha­ce tiem­po que to­mé la de­ci­sión de de­cir las co­sas de for­ma cla­ra y di­ver­ti­da por­que sé que es la me­jor ma­ne­ra de ser es­cu­cha­da. Los trolls ado­ran a una mu­jer que llo­ra y que gri­ta, y yo no les voy a dar lo que quie­ren, así que can­to una can­ción”. En 2014, Mo­ran fue ele­gi­da en Gran Bre­ta­ña co­mo la pe­rio­dis­ta más in­flu­yen­te en Twit­ter y la co­lum­nis­ta del año. Aque­lla ado­les­cen­te iró­ni­ca pa­só de ser el an­tí­lo­pe que huye de los leones en un par­que lleno de bo­te­llas ro­tas a ser una es­tre­lla de los me­dios y una lí­der de opi­nión. Hoy, pu­bli­ca dos co­lum­nas se­ma­na­les en el Ti­mes Ma­ga­zi­ne y una men­sual en nues­tra re­vis­ta, Mu­jer­hoy. ¿Có­mo se da ese sal­to mor­tal? “Em­pe­cé a tra­ba­jar en la pren­sa mu­si­cal con 16 años y con 17 ga­né un con­cur­so pa­ra jó­ve­nes re­por­te­ros del The Ob­ser­ver cu­yo pre­mio era pu­bli­car seis co­lum­nas du­ran­te el ve­rano, pe­ro la úl­ti­ma se que­dó iné­di­ta por fal­ta de es­pa­cio y yo es­ta­ba de­ses­pe­ra­da por la pas­ta: le ha­bía pro­me­ti­do a mis her­ma­nos que les com­pra­ría unas ca­mas con ese di­ne­ro, por­que en esa épo­ca es­ta­ban dur­mien­do en el sue­lo. Así que man­dé un fax al pe­rió­di­co The Ti­mes con mi co­lum­na ex­pli­cán­do­le lo que ha­bía pa­sa­do y a la me­dia ho­ra me lla­mó una mu­jer y me con­tra­tó. Sé que sue­na in­ve­ro­sí­mil que una chi­ca de 17 años lo­gre una co­lum­na en un pe­rió­di­co na­cio­nal así –con­ti­núa Mo­ran–, pe­ro hay una fuer­za in­creí­ble en una per­so­na jo­ven que ha de­ci­di­do que na­da pue­de de­te­ner­la y aque­lla je­fa se dio cuen­ta. Al prin­ci­pio, es­cri­bía co­sas di­ver­ti­das so­bre ser una ado­les­cen­te y la vi­da real de la gen­te de cla­se obre­ra. Me pa­sé los cin­co pri­me­ros años con­ven­ci­da de que me iban a echar. Pe­ro en­ton­ces tu­ve a mis dos hi­jas y sen­tí la ne­ce­si­dad de es­cri­bir so­bre po­lí­ti­ca, so­bre el es­ta­do del bie­nes­tar, so­bre la iden­ti­dad fe­me­ni­na, so­bre mas­tur­ba­ción, so­bre la “fi­si­ca­li­dad” de la mu­jer, y el ma­tri­mo­nio y el amor y el di­vor­cio... To­do eso so­bre lo que na­die es­ta­ba es­cri­bien­do en se­rio por­que al pa­triar­ca­do nun­ca le ha pa­re­ci­do lo bas­tan­te im­por­tan­te”.

Mu­jer­hoy. Te­ne­mos a Trump, a Pu­tin, a Har­vey Weinstein, pe­ro por otro la­do te­ne­mos el mo­vi­mien­to #Me too, a Won­der Woman, las mo­vi­li­za­cio­nes del 8 de mar­zo y el fe­mi­nis­mo mains­tream. ¿Por qué cree que to­do es­tá su­ce­dien­do al mis­mo tiem­po? Caitlin Mo­ran. El he­cho de que ten­ga­mos la ver­sión más extrema de es­te ti­po de hom­bres de vo­ra­ci­dad in­fi­ni­ta go­ber­nan­do en el mun­do tie­ne que ver con la pro­pia de­ca­den­cia del sis­te­ma. Es­ta­mos vi­vien­do los úl­ti­mos días del pa­triar­ca­do. Las pró­xi­mas ge­ne­ra­cio­nes ya es­tán bus­can­do otras sa­li­das, así que pa­ra ellos es la úl­ti­ma opor­tu­ni­dad de de­mos­trar que lle­van ra­zón. Y la ver­dad es que es terrorífico, por­que no sé cuán­tas co­sas van a te­ner que em­peo­rar pa­ra que fi­nal­men­te va­yan me­jor. Pe­ro el cam­bio cul­tu­ral es irre­ver­si­ble.

“ES­TA­MOS VI­VIEN­DO LOS ÚL­TI­MOS DÍAS DEL PA­TRIAR­CA­DO. EL CAM­BIO CUL­TU­RAL ES IRRE­VER­SI­BLE”.

Si pu­die­ra ha­blar con Trump, aquí en su cocina, qué le di­ría. Creo que su pro­ble­ma no es po­lí­ti­co, sino psi­co­ló­gi­co. Y lo mis­mo su­ce­de con el Bre­xit, que es más psi­co­ló­gi­co que po­lí­ti­co: por un la­do tie­nes a los que han es­ta­do em­pu­jan­do pa­ra que el caos hun­da al mer­ca­do y ha­cer gran­des in­ver­sio­nes por muy po­co di­ne­ro, los ca­rro­ñe­ros; pe­ro, por otro, tam­bién tie-

nes a un país, Gran Bre­ta­ña, que se ha he­cho vie­jo y es­tá abu­rri­do y can­sa­do; ya no sa­be có­mo ser un ju­ga­dor glo­bal y lo úni­co que quie­re es ce­rrar la puer­ta de su ca­sa y que le de­jen en paz. Así que, si tu­vie­ra aquí de­lan­te a Trump, le pre­sen­ta­ría al me­jor te­ra­peu­ta que co­noz­co pa­ra que tu­vie­ran una con­ver­sa­ción muy se­ria acer­ca de por qué es un hom­bre tan asus­ta­do.

El 8 de mar­zo hu­bo gran­des mo­vi­li­za­cio­nes en España. Aho­ra que el mo­vi­mien­to es tan trans­ver­sal y has­ta los po­lí­ti­cos “son” fe­mi­nis­tas, ¿cree que se van des­ca­fei­nar las reivin­di­ca­cio­nes o a lo­grar los ob­je­ti­vos? Pa­ra cam­biar las co­sas, lo pri­me­ro que hay que ha­cer es cam­biar las men­ta­li­da­des y po­ner en pri­mer plano el do­lor. De­cir: “Sí, yo he si­do vio­la­da” o “Sí, me han echa­do del tra­ba­jo por ser ma­dre”. Ha­blar, ha­blar, ha­blar. No ca­llar. En esa fa­se ha si­do cru­cial el ac­ti­vis­mo on li­ne de las mu­je­res jó­ve­nes, por­que las re­des son su te­rri­to­rio na­tu­ral. Pe­ro en el si­guien­te pa­so, lo que hay que pre­gun- tar­se es qué po­de­mos ha­cer pa­ra arre­glar­lo. Y pa­ra es­ta fa­se ne­ce­si­tas a mu­je­res más ma­yo­res, que se­pan de le­gis­la­ción, que ha­yan mi­li­ta­do an­tes, que se­pan có­mo pre­sio­nar a las ins­ti­tu­cio­nes pa­ra lle­gar has­ta el fi­nal. En al­gún mo­men­to hay que pa­rar pa­ra te­ner un pe­da­zo de papel. Pe­ro uno de los gran­des problemas del ac­ti­vis­mo en internet, que es don­de ha cre­ci­do y se ha he­cho más fuer­te, es que es de­ma­sia­do pu­ri­tano y pu­ris­ta; así que cuan­do una de esas mu­je­res in­tere­san­tes y ma­du­ras di­ce al­go pro­ble­má­ti­co, aca­ba sien­do arras­tra­da por el ba­rro. To­das ellas son in­creí­bles, pe­ro co­me­ten un so­lo error, por­que son ma­yo­res y no son cons­cien­tes de có­mo ha cam­bia­do el len­gua­je o por­que real­men­te la han ca­gado e in­me­dia­ta­men­te son desecha­das y ex­pul­sa­das del de­ba­te. Así que se­gui­mos ma­tan­do a las an­cia­nas de la tri­bu, mien­tras mu­chas jó­ve­nes de­jan de ha­cer pre­gun­tas y de cues­tio­nar pa­ra no ser juz­ga­das, ya que han vis­to lo que les ocu­rre a las que se po­nen de­lan­te. Y eso es un desas­tre pa­ra el ac­ti­vis­mo y ha­ce muy di­fí­cil que ha­ya au­tén­ti­cos re­fe­ren­tes. Que­re­mos que nues­tros re­fe­ren­tes sean per­fec­tos y eso es, sen­ci­lla­men­te, im­po­si­ble.

Los problemas de sa­lud men­tal en­tre las chi­cas ado­les­cen­tes –de­pre­sión, anore­xia, au­to­le­sio­nes– han cre­ci­do un 250% en los úl­ti­mos años. ¿A qué cree que se de­be? Cuan­do una ni­ña ve a to­das esas mu­je­res ma­ra­vi­llo­sas en la te­le, tan gua­pas, tan del­ga­das, y se da cuen­ta de que no se pa­re­ce en na­da a ellas es terrorífico. Un hom­bre pue­de ser so­lo un chi­co que se ha he­cho gran­de; pe­ro la di­fe­ren­cia en­tre una chi­ca y una mu­jer es una trans­for­ma­ción do­lo­ro­sa y si­len­cia­da, un tra­ba­jo ago­ta­dor. Mien­tras ellos es­tán sa­lien­do al mun­do, ellas se es­tán ha­cién­do­se cor­tes y ma­tán­do­se de hambre y per­dien­do la ca­be­za, que en el fon­do no es otra co­sa que re­tra­sar o re­cha­zar to­do lo que im­pli­ca lle­gar a ser una mu­jer adul­ta.

Y, ade­más, con la gran an­sie­dad de no ser ama­da.

Sí, to­tal­men­te. Si sa­les en la te­le, lo pri­me­ro que va a co­men­tar la gen­te es: “¿Quién es esa jo­di­da gor­da?”. Y el pro­ble­ma es que en la edad tem­pra­na no pien­sas acer­ca de to­do es­to con pa­la­bras, so­lo lo sien­tes. Es­tás ab­sor­bien­do es­ta at­mós­fe­ra emo­cio­nal de que ser mu­jer es un tra­ba­jo en el que pue­des fa­llar en un se­gun­do [chas­quea] de unas 20 o 30 ma­ne­ras. Por eso es tan im­por­tan­te que en­tien­dan que hay otros mo­de­los. Siem­pre lle­vo bo­tas por­que quie­ro es­tar afe­rra­da a la tie­rra. ¡Es jo­di­da­men­te sim­bó­li­co que las mu­je­res pi­sen en el es­pa­cio pú­bli­co con unos ta­co­nes de los que es tan fá­cil caer­se! “Ocu­pa tu es­pa­cio, sién­te­te có­mo­da, pi­sa la tie­rra con se­gu­ri­dad y sin do­lor. Que no te nie­guen tu es­pa­cio, y si no ca­béis, no em­pu­jéis a na­die pa­ra es­tar ahí, pe­did más es­pa­cio”, les di­go a mis hi­jas.

Vargas Llo­sa ha es­cri­to que el fe­mi­nis­mo ejer­ce de cen­sor mo­ral con­tra li­bros co­mo Lo­li­ta. ¿Qué relación tie­ne con esa no­ve­la? Am­bi­gua. Cuan­do era ado­les­cen­te, pu­de cre­cer sin­tién­do­me desea­ble por­que nun­ca leía li­bros es­cri­tos por hom­bres. En las no­ve­las de Er­nest He­ming­way, Chand­ler o Phi­lip Roth so­lo

“NO ME QUE­JO DE MI IN­FAN­CIA. SI TE PRE­SEN­TAS CO­MO UNA VÍC­TI­MA, TE TRA­TAN CO­MO CO­MO SI LO FUE­RAS”.

apa­re­cen mu­je­res sin vi­da in­te­rior que es­tán bue­ní­si­mas y a las que hay que po­seer. Por suer­te, a mí no me lle­ga­ron es­tos men­sa­jes por­que es­ta­ba con Jean Ey­re, Es­car­la­ta O’ha­ra, Jo de Mu­jer­ci­tas, Ana de las tejas ver­des... es de­cir el ti­po de chi­cas in­te­li­gen­tes, de­ter­mi­na­das, un po­co ra­ras, no de­ma­sia­do gua­pas y or­gu­llo­sas de sí mis­mas con las que po­día iden­ti­fi­car­me. De he­cho, creo que Lo­li­ta es un li­bro que nin­gu­na chi­ca de 13 años de­be­ría leer por­que, co­mo el porno, le ha­ría mu­cho da­ño. Siem­pre les di­go a mis hi­jas que in­ten­ten vi­vir en un mun­do don­de los hom­bres no les ex­pli­quen có­mo son o ten­drían que ser las mu­je­res. Lo cual no sig­ni­fi­ca que Lo­li­ta no sea un li­bro ma­ra­vi­llo­so. Cuan­do lo leí por pri­me­ra vez, ya de adul­ta, pu­de apre­ciar su in­men­so va­lor ar­tís­ti­co. La pro­sa amo­ro­sa es tan be­lla, que si la tra­ma no gi­ra­ra acer­ca de una relación de abu­so y vio­la­ción a una ni­ña, la gen­te ele­gi­ría frag­men­tos de Lo­li­ta pa­ra leer en sus bodas.

Pe­ro mu­chas ve­ces te­ne­mos al enemi­go en ca­sa. 50 som­bras de Grey fue es­cri­to por una mu­jer. ¿Por qué cree qué tan­tas lo han leí­do, se han ex­ci­ta­do y lo recomiendan? Pri­me­ro, por­que era un li­bro gua­rro y el se­xo siem­pre es sexy. Tan­to hom­bres co­mo mu­je­res so­mos in­ca­pa­ces de no pres­tar aten­ción a al­guien co­pu­lan­do, aun­que sea una pa­re­ja de mo­nos en un do­cu­men­tal. En se­gun­do lu­gar, y en gran par­te tie­ne que ver con có­mo nos he­mos cons­trui­do den­tro del pa­triar­ca­do, una de las co­sas más di­fí­ci­les pa­ra to­das las mu­je­res del mun­do es des­co­nec­tar de sus ca­be­zas, es­tar en sus cuer­pos y dis­fru­tar del se­xo. In­clu­so si tie­nes mu­chas ga­nas, no pue­des evi­tar pen­sar: “Qué pin­ta ten­go”, “De­be­ría ha­cer die­ta”; “¡Jo­der, se me ha ol­vi­da­do sa­car a pa­sear al pe­rro!; “He de­ja­do la luz de las es­ca­le­ras en­cen­di­da”; “No he lla­ma­do a mi ma­dre”… Nos cues­ta mu­cho aca­llar esas vo­ces mul­ti­ta­rea que ator­men­tan nues­tra vi­da. Por eso pa­ra al­gu­nas mu­je­res el atrac­ti­vo del se­xo con do­mi­na­ción tie­ne que ver con una ex­pe­rien­cia tan abru­ma­do­ra fí­si­ca­men­te, que aca­lla la ca­be­za ins­tan­tá­nea­men­te. Aun­que, cla­ro, ideal es que es­tés en la ca­ma con al­guien que, con sus pa­la­bras y con la for­ma en que te to­ca, te va­ya ayu­dan­do, po­co a po­co, a sa­lir de esa cen­tri­fu­ga­do­ra men­tal. Pue­de que a otras les gus­te al­go más fuer­te pe­ro, des­de lue­go ese no es el ti­po de se­xo que prac­ti­ca­ría ja­más una chi­ca vir­gen –co­mo la pro­ta­go­nis­ta de 50 som­bras...–, a cam­bio de ob­je­tos ma­te­ria­les ca­rí­si­mos y de te­rri­bles diá­lo­gos.

Có­mo ser una chi­ca em­pie­za con una ado­les­cen­te mas­tur­bán­do­se en la ca­ma. ¿Es cons­cien­te de que es una es­ce­na que ha­ce sen­tir in­có­mo­da a mu­chí­si­ma gen­te? Lo sé y por eso lo hi­ce. Creo que una chi­ca que se mas­tur­be a me­nu­do tie­ne mu­chas más op­cio­nes de te­ner éxi­to en la vi­da que una que no lo ha­ga, por­que es­ta­rá más con­ten­ta, por­que ten­drá más cla­ro lo que quie­re del se­xo, por­que es me­nos pro­ba­ble que to­me an­ti­de­pre­si­vos. Mas­tur­bar­se es fá­cil, es rá­pi­do, es gra­tis, no en­gor­da, te po­ne una son­ri­sa en la ca­ra. Si pu­die­ra in­ver­tir en bol­sa en una em­pre­sa lla­ma­da mas­tur­ba­ción fe­me­ni­na se­ría una gran ac­cio­nis­ta.

¿Sus pa­dres es­tán to­da­vía vi­vos?

Sí [sus­pi­ra]. Mis pa­dres fue­ron au­tén­ti­cos hip­pies y tu­vie­ron ni­ños sin de­jar de ser­lo ellos mis­mos, con la idea de que nos cui­dá­ra­mos en­tre no­so­tros. El experimento no sa­lió mal del to­do. Pe­ro cuan­do tie­nes hi­jos y re­vi­sas tu in­fan­cia, te das cuen­ta de que tal vez lo que hi­cie­ron, o lo que no hi­cie­ron, fue fru­to de la pe­re­za, no de la ideo­lo­gía. Así que no sue­lo ver­los.

An­tes de des­pe­dir­nos le pre­gun­to por la cha­pa mi­li­tar que lle­va en el cue­llo. ¿Qué sig­ni­fi­ca pa­ra ella? “No sue­lo lle­var jo­yas, pe­ro me gus­ta col­gar­me co­sas, así que ca­da año me gra­bo en es­tas pla­cas un nue­vo le­ma. El de 2018 es “Ve­lo­ci­dad, án­gu­lo y es­fuer­zo”: mi ma­ne­ra de es­cri­bir. Án­gu­lo por­que hay mu­cha gen­te que sen­ten­cia, pe­ro yo tra­to de abor­dar los te­mas de ma­ne­ra obli­cua. Lo que quie­ro es cam­biar las ca­be­zas, no que me den la ra­zón o se in­dig­nen con lo que di­go”.

¿Cuál fue el le­ma de 2017?

“Siem­pre ca­bal­ga”, por­que ca­da vez que sa­lía de ca­sa de­bía es­tar pre­pa­ra­da pa­ra la pelea. El año pa­sa­do fue bas­tan­te di­fí­cil, pe­ro el an­te­rior lle­vé es­cri­to al­go más lu­mi­no­so: “Yeah, yeah, yeah”, de los Beatles. Por­que cua­tro chi­cos en ar­mo­nía can­tan­do “Yeah, yeah, yeah” ha si­do uno de los mo­men­tos más ma­ra­vi­llo­sos de la his­to­ria de la hu­ma­ni­dad. ¿No crees?

La co­lum­nis­ta y es­cri­to­ra, en el jar­dín de su ca­sa con su pe­rri­ta Lu­na.

En el jar­dín de su ca­sa, jun­to a su pe­rra Lu­na.

Caitlin Mo­ran de ado­les­cen­te (con som­bre­ro), jun­to a seis de sus sie­te her­ma­nos y sus pa­dres (la pri­me­ra por la iz­quier­da y el se­gun­do –con pe­lo gris– por la de­re­cha).

En 2019 Ana­gra­ma pu­bli­ca­rá Có­mo ser fa­mo­sa. So­bre es­tas lí­neas, sus éxi­tos Có­mo ser mu­jer y Có­mo se ha­ce una chi­ca.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.