Cuan­do ella lle­va la BA­TU­TA

En al­gu­nas re­la­cio­nes de pa­re­ja, el po­der eco­nó­mi­co y afec­ti­vo re­cae en ma­yor me­di­da en la mu­jer. ¿Có­mo afec­ta es­te des­equi­li­brio a la relación? ¿Sa­ben esas mu­je­res dis­fru­tar de los lo­gros con­se­gui­dos?

La Voz de Galicia (A Coruña) - Mujer de Hoy - - Nosotros -

Du­ran­te las úl­ti­mas dé­ca­das, he­mos asis­ti­do a un cam­bio en la con­di­ción so­cial de la mu­jer. Si en la ge­ne­ra­ción de nues­tras abue­las el hom­bre era el en­car­ga­do de tra­ba­jar fue­ra de ca­sa pa­ra apor­tar los in­gre­sos ne­ce­sa­rios a la eco­no­mía do­més­ti­ca, aho­ra hay mu­chas mu­je­res que, ade­más de cum­plir esa fun­ción, si­guen di­ri­gien­do la vi­da fa­mi­liar. Re­co­no­cer­se in­flu­yen­te por el tra­ba­jo que se tie­ne, por lo que se apor­ta en la fa­mi­lia y por las re­la­cio­nes que se han po­di­do cons­truir fue­ra de ella, es im­por­tan­te tan­to pa­ra el hom­bre co­mo pa­ra la mu­jer. Aho­ra bien, ¿sa­be­mos dis­fru­tar de ese po­der con­quis­ta­do? La for­ma de vi­vir las con­quis­tas con­se­gui­das pue­de ser muy di­fe­ren­te de una mu­jer a otra, co­mo les su­ce­de a Inés y su ami­ga El­sa. Inés se sen­tía or­gu­llo­sa de sí mis­ma por­que ha­bía con­se­gui­do lle­gar a un pues­to de man­do muy bien re­mu­ne­ra­do. Es­ta­ba ca­sa­da, te­nía dos hi­jos y cuan­do lle­ga­ba a ca­sa, a ve­ces un po­co tar­de y can­sa­da, se de­di­ca­ba a re­vi­sar con los ni­ños sus de­be­res y a es­cu­char lo que le con­ta­ban. Luis, su pa­re­ja, ha­cía tiem­po que se ha­bía que­da­do sin tra­ba­jo y se ocu­pa­ba de los pe­que­ños. Cuan­do se que­da­ba so­lo en ca­sa, ha­cía lo que más le gus­ta­ba: pintar. De he­cho, es­ta­ba pen­san­do en mon­tar una es­cue­la in­fan­til de pin­tu­ra. Luis va­lo­ra­ba mu­cho lo que Inés ha­cía, pe­ro ella tam­bién apre­cia­ba la dis­po­si­ción que él te­nía pa­ra ha­cer­se car­go de bas­tan­tes as­pec­tos do­més­ti­cos. Por ello no en­ten­día que su ami­ga El­sa, que se en­con­tra­ba en una si­tua­ción se­me­jan­te, es­tu­vie­ra tan in­sa­tis­fe­cha con su vi­da. Inés ig­no­ra­ba que el ma­ri­do de El­sa no se ocu­pa­ba en ab­so­lu­to de las cues­tio­nes de or­den do­més­ti­co y que sus ho­ras en ca­sa las de­di­ca­ba al or­de­na­dor. He ahí una si­tua­ción pa­re­ci­da, pe­ro afron­ta­da por ca­da pa­re­ja de for­ma di­fe­ren­te.

Man­dar sin do­mi­nar

Inés es­ta­ba iden­ti­fi­ca­da con un pa­dre fuer­te, que no ha­bía he­cho dis­tin­cio­nes en­tre su hi­ja y su hi­jo a la ho­ra de va­lo­rar sus lo­gros. Luis, por su par­te, apre­cia­ba las con­quis­tas de su mu­jer y no se sen­tía “me­nos hom­bre” por­que ella tu­vie­ra un tra­ba­jo bueno. El­sa, sin em­bar­go, te­nía una ma­dre que ha­bía si­do ama de ca­sa y le re­cri­mi­na­ba que le de­ja­ra tan­to a su nie­ta. Ade­más des­li­za­ba con fre­cuen­cia la idea de que su yerno era un va­go. El­sa se ha­bía sen­ti­do cer­ca de su pa­dre, pe­ro te­nía un sen­ti­mien­to de cul­pa in­cons­cien­te (y que por tan­to des­co­no­cía) al su­po­ner que, de al­gún mo­do, ha­bía arre­ba­ta­do a su pa­dre el úni­co va­lor vi­ril (el de tra­ba­jar). El­sa lle­va­ba la ba­tu­ta con cul­pa. Su pa­re­ja, a su vez, se sen­tía po­co vá­li­do y ape­nas te­nían re­la­cio­nes se­xua­les. Por to­do ello El­sa pen­sa­ba a me­nu­do en la se­pa­ra­ción; la te­mía, pe­ro a la vez la desea­ba. Cuan­do la mu­jer sien­te cul­pa por ha­ber con­se­gui­do po­der en el ám­bi­to laboral pue­de in­cons­cien­te­men­te cas­ti­gar­se, car­gán­do­se de la­bo­res tam­bién en la ca­sa, ade­más de no dis­fru­tar de lo con­se­gui­do. Por su par­te, al­gu­nos hom­bres pue­den sen­tir­se po­co vá­li­dos si no tie­nen tan­to po­der eco­nó­mi­co co­mo la mu­jer. De­jan que sean ellas las que man­den, pe­ro des­cien­de su de­seo se­xual por­que iden­ti­fi­can esa po­ten­cia con el po­der eco­nó­mi­co. Los que no mi­den su vi­ri­li­dad por el di­ne­ro y no creen que el cam­po do­mes­ti­co per­te­nez­ca so­lo a la mu­jer pue­den se­guir sin­tien­do de­seo por mu­je­res fuer­tes. Hay dos ma­ne­ras de lle­var la ba­tu­ta en la vi­da: de­fen­dien­do y va­lo­ran­do lo que una ha­ce, sin ne­ce­si­dad de mi­nus­va­lo­rar a la pa­re­ja; o uti­li­zan­do ese po­der pa­ra do­mi­nar al otro y sen­tir­se su­pe­rior. Te­ner ca­pa­ci­dad de man­do no sig­ni­fi­ca ser do­mi­nan­te. Es­ta idea per­te­ne­ce a un mo­de­lo pa­triar­cal

Re­co­no­cer­se in­flu­yen­te en el tra­ba­jo y en ca­sa es im­por­tan­te pa­ra am­bos.

ca­du­co, que aso­cia la vi­ri­li­dad al po­der so­cial y eco­nó­mi­co. Su uti­li­za­ción pa­ra do­mi­nar a la mu­jer so­lo mues­tra una fa­lla en la vi­ri­li­dad. Los hom­bres que lo ha­cen te­men a la mu­jer fuer­te, por­que la aso­cian a la ima­gen in­fan­til de una ma­dre om­ni­po­ten­te que to­da­vía per­ma­ne­ce en su psi­quis­mo y les ha­ce sen­tir­se co­mo ni­ños. En unos es­tu­dios so­bre gé­ne­ro, di­ri­gi­dos por la psi­coa­na­lis­ta Ma­bel Bu­rin, se per­ci­bió en al­gu­nos ca­sos la fal­ta de de­seo se­xual por par­te de al­gu­nos hom­bres ha­cia su com­pa­ñe­ra cuan­do ella os­ten­ta­ba ma­yor po­der eco­nó­mi­co y se ocu­pa­ba de las res­pon­sa­bi­li­da­des fa­mi­lia­res. Si bien ellos po­dían ad­mi­rar­la, sen­tían di­fi­cul­ta­des pa­ra desear­la co­mo mu­jer. Se­gún es­tas in­ves­ti­ga­cio­nes exis­te una aso­cia­ción en­tre el ma­yor pro­ta­go­nis­mo so­cial y eco­nó­mi­co mas­cu­lino y la po­ten­cia se­xual. Cuan­do los ro­les tra­di­cio­na­les se in­vier­ten, la mu­jer ob­tie­ne una po­si­ción de ma­yor do­mi­nio, pe­ro lo pa­ga con una ca­ren­cia eró­ti­ca.

Al­gu­nos hom­bres ad­mi­ran a las mu­je­res con po­der, pe­ro no las desean.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.