¿Por qué ya no prue­bas el azú­car?

La Voz de Galicia (A Coruña) - Salud - - A La Última - TEX­TO: J. ALON­SO

NO ES EL ENEMI­GO ni el cau­san­te del cán­cer. Los ex­per­tos ase­gu­ran que el azú­car en sí mis­mo y sin abu­sar no da­ña la sa­lud y ad­vier­ten de las in­for­ma­cio­nes sin fil­trar que han de­mo­ni­za­do el pro­duc­to.

El re­pre­sen­tan­te del Ins­ti­tu­to de Agro­quí­mi­ca y Tec­no­lo­gía de los Ali­men­tos (CSIC), Ro­ber­to Pé­rez To­rra­do, re­cuer­da que « el azú­car en sí mis­mo no tie­ne con­se­cuen­cias no­ci­vas en nues­tro or­ga­nis­mo», y la­men­ta que des­de ha­ce ya al­gún tiem­po se de de­ba­te so­bre el azú­car y sus efec­tos ne­ga­ti­vos en la sa­lud sin fil­trar la in­for­ma­ción.

El ex­per­to de la VIU ex­pli­ca que exis­ten cin­co as­pec­tos so­bre la po­lé­mi­ca del azú­car que sue­len ser los prin­ci­pa­les fo­cos de aten­ción, y que «en es­te de­ba­te hay dos pos­tu­ras, los que es­tán preo­cu­pa­dos por su sa­lud y que han leí­do to­do ti­po de in­for­ma­cio­nes en blogs y fo­ros, y los que con­si­de­ran to­do el te­ma una exa­ge­ra­ción ya que to­da la vi­da se ha usa­do el azú­car y no ha pa­sa­do na­da».

«En es­te sen­ti­do, es re­co­men­da­ble que las fuen­tes con­sul­ta­das sean las ba­sa­das en pu­bli­ca­cio­nes y mé­to­dos cien­tí­fi­cos, y aun así hay que an­dar con cui­da­do, por­que no es lo mis­mo una in­for­ma­ción cen­tra­da en una se­rie de tra­ba­jos pu­bli­ca­dos en re­vis­tas de re­co­no­ci­do pres­ti­gio que una de­ri­va­da de un ar­tícu­lo pu­bli­ca­do en otro ti­po de pu­bli­ca­cio­nes», aña­de.

El ex­per­to, quien ade­más es pro­fe­sor colaborador del Más­ter en Nu­tri­ción, Sa­lud y Ac­ti­vi­dad Fí­si­ca en la Uni­ver­si­dad In­ter­na­cio­nal de Valencia (VIU), re­cuer­da so­bre la aso­cia­ción del azú­car re­fi- na­do blan­co al cán­cer que «el azú­car en sí mis­mo no es­tá de­mos­tra­do que pro­vo­que cán­cer, ya que el azú­car es la prin­ci­pal mo­lé­cu­la que las cé­lu­las usan co­mo fuen­te de ener­gía».

«Ade­más, los pro­ce­sos in­dus­tria­les de pro­duc­ción de azú­car blan­co es­tán su­ma­men­te con­tro­la­dos y no aña­den pro­duc­tos can­ce­rí­ge­nos», aña­de, re­cor­dan­do que «lo que es­tá aso­cia­do con cán­cer es la obe­si­dad ge­ne­ra­da por un es­ti­lo de vi­da no sa­lu­da­ble que in­clu­ye, eso sí, la in­ges­ta de una ele­va­da can­ti­dad de azú­ca­res».

So­bre si una in­ges­ta ele­va­da de azú­car es­tá re­la­cio­na­da con en­fer­me­da­des car­dio­vas­cu­la­res, Pé­rez in­di­ca que, «en par­te, ya que se­gún los úl­ti­mos da­tos epi­de­mio­ló­gi­cos, se ha ob­ser­va­do una cier­ta co­rre­la­ción po­si­ti­va en­tre el desa­rro­llo de en­fer­me­da­des car­dio­vas­cu­la­res y la in­ges­ta de cier­tos ali­men­tos ri­cos en sa­ca­ro­sa, el azú­car más co­mún, pe­ro igualmente ocu­rre con las gra­sas sa­tu­ra­das, las pro­teí­nas de ori­gen ani­mal y el ca­fé».

Res­pec­to a si las em­pre­sas fo­men­tan el con­su­mo de pro­duc­tos con azú­car, con­si­de­ra que «co­mo cual­quier em­pre­sa que ven­da un pro­duc­to, es­tas in­ten­tan que se con­su­ma lo má­xi­mo po­si­ble». «No hay que pre­su­po­ner que una em­pre­sa ve­le por la sa­lud de una per­so­na, lo que los ciu­da- da­nos de­be­mos exi­gir es un con­trol fé­rreo e in­de­pen­dien­te por par­te de las au­to­ri­da­des del sec­tor pú­bli­co», aña­de.

En cuan­to a si el azú­car es adic­ti­vo, se­ña­la que «es cier­to que el con­su­mo de azú­car se ve po­ten­cia­do por un re­fuer­zo po­si­ti­vo hor­mo­nal en el ce­re­bro, lo cual es útil pa­ra el ser hu­mano y pue­de ge­ne­rar una adicción en el sen­ti­do más es­tric­to de la pa­la­bra». «Pe­ro es­te con­cep­to se sue­le des­vir­tuar, exa­ge­rar y lle­gar a com­pa­rar con otras dro­gas que pro­du­cen sín­dro­me de abs­ti­nen­cia y otros efec­tos no­ci­vos pa­ra lla­mar la aten­ción del es­pec­ta­dor, por tan­to, no se pue­de cla­si­fi­car co­mo dro­ga adic­ti­va», afir­ma.

Otra idea muy ex­ten­di­da es que co­mer más azú­car del de­bi­do es ne­ga­ti­vo pa­ra la lon­ge­vi­dad. Se­gún el ex­per­to de la VIU, «co­mer más de lo de­bi­do de cual­quier co­sa lo es».

El azú­car en sí mis­mo no es ne­ga­ti­vo pa­ra la lon­ge­vi­dad. Lo que es ma­lo es co­mer más de lo de­bi­do de cual­quier co­sa»

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.