¿Ni­ños so­bre­car­ga­dos?

La Voz de Galicia (A Coruña) - Salud - - Portada - TEX­TO: SU­SA­NA ACOS­TA

Los psi­có­lo­gos re­co­no­cen que al­gu­nos ni­ños es­tán es­tre­sa­dos por la so­bre­car­ga de ac­ti­vi­da­des

Las AC­TI­VI­DA­DES EX­TRA­ES­CO­LA­RES ex­po­nen a ve­ces a los me­no­res a jor­na­das ma­ra­to­nia­nas pa­ra en­ca­jar el puzz­le de la con­ci­lia­ción. Los ex­per­tos creen que es­te es un plan­tea­mien­to equi­vo­ca­do si no tie­ne el con­sen­ti­mien­to del me­nor y re­cuer­dan que el abu­rri­mien­to pue­de ser muy be­ne­fi­cio­so

No son po­cos los pa­dres que re­cu­rren a las ac­ti­vi­da­des ex­tra­es­co­la­res pa­ra po­der cua­drar sus ho­ra­rios la­bo­ra­les con el de sus hi­jos. Una si­tua­ción que, en oca­sio­nes, con­lle­va que los me­no­res se vean obli­ga­dos a su­frir jor­na­das tan ma­ra­tio­na­nas co­mo las de sus pro­pios pro­ge­ni­to­res.

Pe­ro, ¿es bueno abu­sar de es­te ti­po de ac­ti­vi­da­des pa­ra ocu­par el tiem­po li­bre de los ni­ños? Pa­ra ob­te­ner una res­pues­ta so­lo hay que apli­car el sen­ti­do co­mún: «Si el plan­tea­mien­to es in­ten­tar lle­nar las ho­ras, no me pa­re­ce bue­na orien­ta­ción. Más bien hay que pre­sen­tar fo­cos de in­te­rés don­de el ni­ño pue­da ad­qui­rir co­no­ci­mien­tos, par­ti­ci­par de la ac­ti­vi­dad y ha­cer ami­gos, pe­ro con un ni­vel de acep­ta­ción por su par­te, es de­cir, que quie­ra ir. Es im­por­tan­te es­tar aten­tos a que el me­nor con­sien­ta», ex­pli­ca la psi­coa­na­lis­ta y psi­có­lo­ga clí­ni­ca Eu­ge­nia Ín­sua, que sub­ra­ya la im­por­tan­cia de no per­der la pers­pec­ti­va de que son ac­ti­vi­da­des que el ni­ño rea­li­za en su tiem­po de ocio.

Ín­sua re­co­mien­da que el me­nor par­ti­ci­pe en es­te ti­po de ac­ti­vi­da­des «siem­pre y cuan­do ten­ga in­te­rés en ha­cer­lo». Y en ese sen­ti­do, los pro­fe­sio­na­les que las im­par­ten tie­nen una res­pon­sa­bi­li­dad en es­te asun­to: «Tie­nen una do­ble exi­gen­cia, por­que al no ser obli­ga­to­rias, de­ben ga­nar­se la aten­ción del me­nor. Ló­gi­ca­men­te, vi­vi­mos en un mun­do don­de hay po­co tiem­po pa­ra de­di­car­les a los ni­ños. An­tes los me­no­res pa­sa­ban más ho­ras en ca­sa y eso les per­mi­tía abu­rrir­se. A ve­ces, un po­co de abu­rri­mien­to no viene mal por­que fa­ci­li­ta que los ni­ños se pon­gan a leer, a di­bu­jar, a in­ven­tar­se juegos, a ju­gar con los com­pa­ñe­ros del ba­rrio... hoy en día hay una exi­gen­cia so­cial de pro­duc­ti­vi­dad, hay que es­tar pro­du­cien­do a to­das ho­ras, y es in­tere­san­te que los ni­ños ten­gan tiem­po li­bre», re­co­mien­da, aun­que es cons­cien­te de los pro­ble­mas que pue­de aca­rrear a los pa­dres: «Es­to en­tra en co­li­sión con las di­fi­cul­ta­des de las fa­mi­lias pa­ra pres­tar tiem­po y de­di­ca­ción a los ni­ños, por­que las jor­na­das la­bo­ra­les son di­fí­ci­les de com­pa­gi­nar. Y es­ta si­tua­ción ha­ce que ha­ya una de­man­da ma­yor de ac­ti­vi­da­des ex­tra­es­co­la­res y que a ve­ces los ni­ños ten­gan jor­na­das de­ma­sia­do lar­gas», aña­de.

En el mo­men­to en el que los pa­dres apre­cien un de­sin­te­rés por par­te del ni­ño en la ac­ti­vi­dad ex­tra­es­co­lar es me­jor no in­sis­tir: «No hay que ob­se­sio­nar­se. Hay que te­ner un po­co de sen­si­bi­li­dad. Es­tá cla­ro que hay que en­se­ñar­le al ni­ño el va­lor del com­pro­mi­so, pe­ro siem­pre y cuan­do se sien­ta a gus­to en la ac­ti­vi­dad. No creo que for­zan­do a un ni­ño pa­ra que jue­gue al fút­bol sea bueno», di­ce.

Otro de los as­pec­tos don­de a ve­ces lo pa­dres se equi­vo­can es en el ni­vel de exi­gen­cia en es­te ti­po de ac­ti­vi­da­des, has­ta el pun­to de que pue­den lle­gar a equi­pa­rar­se con las asig­na­tu­ras es­co­la­res: «Eso es per­der un po­co la pers­pec­ti­va. Una co­sa es el tra­ba­jo en el ho­ra­rio es­co­lar y otra, el tiem­po de ocio», co­men­ta tras in­sis­tir en que se de­ben te­ner en cuen­ta las pre­fe­ren­cias del me­nor a la ho­ra de ele­gir el ti­po de ac­ti­vi­dad.

En cuan­to al he­cho de si es me­jor ano­tar­los en ac­ti­vi­da­des de­por­ti­vas o in­te­lec­tua­les, va a de­pen­der del me­nor. Hay al­gu­nos ni­ños que pre­fie­ren ju­gar al aje­drez y otros al fút­bol, pe­ro en la elec­ción de la ac­ti­vi­dad ex­tra­es­co­lar de­ben par­ti­ci­par los pa­dres: «Es ló­gi­co que los pa­dres ten­gan unas ex­pec­ta­ti­vas de lo que tie­ne que ser su hi­jo. Y eso es­tá bien. No­so­tros, co­mo pa­dres, ofer­ta­mos y tra­ta­mos de re­con­du­cir qué ac­ti­vi­dad debe ele­gir, y otra co­sa es que el ni­ño acep­te o con­sien­ta. Eso va a de­pen­der del víncu­lo que exis­ta en­tre el ni­ño y los pa­dres. Lo que te­ne­mos que ha­cer es ofre­cer y tra­tar de pro­du­cir el con­sen­ti­mien­to, te­nien­do en cuen­ta tam­bién la par­ti­cu­la­ri­dad del me­nor. No se debe for­zar al me­nor a ir a una ac­ti­vi­dad, no tie­ne nin­gún sen­ti­do ha­cer­lo», con­clu­ye.

Los pa­dres de­ben ofer­tar la ac­ti­vi­dad a ele­gir y el ni­ño acep­tar­la. No se le debe for­zar»

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.