Bien­ve­ni­do al fu­tu­ro de la au­di­ción

La Voz de Galicia (A Coruña) - Salud - - Audiología - TEX­TO: AL­BA TO­RRES

LOS NUE­VOS AU­DÍ­FO­NOS con ca­li­bra­ción bio­mé­tri­ca per­mi­ten adap­tar la au­di­ción de ca­da per­so­na de for­ma rá­pi­da a to­das las si­tua­cio­nes. En Oí­dos Di­gi­ta­les tra­ba­jan con es­ta nue­va tec­no­lo­gía, pio­ne­ra en el mer­ca­do y que ha lle­ga­do pa­ra sim­pli­fi­car la vi­da de los pacientes y pa­ra ofre­cer­les una ex­pe­rien­cia au­di­ti­va ex­cep­cio­nal.

Oí­dos Di­gi­ta­les pre­sen­ta en ex­clu­si­va en A Co­ru­ña los Au­dí­fo­nos con ca­li­bra­ción Bio­mé­tri­ca Vir­to B, que nos ha­cen en­trar en un mun­do lleno de po­si­bi­li­da­des nun­ca pen­sa­das pa­ra la so­lu­ción de los pro­ble­mas de au­di­ción. Son au­dí­fo­nos di­se­ña­dos a la me­di­da pa­ra adap­tar­se per­fec­ta­men­te a sus oí­dos, y son los pri­me­ros en con­si­de­rar la ca­li­bra­ción bio­mé­tri­ca, que tie­ne en cuen­ta las ne­ce­si­da­des de au­di­ción y ana­to­mía del oí­do de ca­da per­so­na.

Ca­da oí­do es úni­co y ca­da oí­do oye di­fe­ren­te, co­mo las hue­llas di­gi­ta­les, igual que ca­da per­so­na es dis­tin­ta, nues­tro oí­do iz­quier­do es dis­tin­to que el de­re­cho. Las ca­rac­te­rís­ti­cas dis­tin­ti­vas de la ana­to­mía de nues­tros oí­dos in­flu­yen en có­mo se cap­tu­ra el so­ni­do, se di­ri­ge ha­cia el tím­pano y se con­vier­te en in­for­ma­ción que el ce­re­bro pue­de com­pren­der.

Hoy en día los pacientes con pro­ble­mas au­di­ti­vos son ca­da vez más ac­ti­vos y con su es­ti­lo de vi­da en­cuen­tran di­fi­cul­ta­des pa­ra se­guir con­ver­sa­cio­nes en de­ter­mi­na­dos lu­ga­res. Es­to es de­bi­do a que el ha­bla es­tá com­pues­ta por so­ni­dos di­fe- ren­tes com­bi­na­dos y el ce­re­bro prio­ri­za y or­ga­ni­za es­tos so­ni­dos cons­tan­te­men­te. Por es­ta cir­cuns­tan­cia se re­quie­re que los au­dí­fo­nos de hoy en día se ajus­ten au­to­má­ti­ca­men­te a sus es­ti­los de vi­da. En Oí­dos Di­gi­ta­les bus­ca­mos que nues­tros pacientes ten­gan au­dí­fo­nos que les per­mi­tan sen­tir­se en ar­mo­nía con su en­torno, sin im­por­tar dón­de es­tén; y así pue­den con­fiar en que sus au­dí­fo­nos ha­rán to­do el tra­ba­jo por ellos de ma­ne­ra per­fec­ta y au­to­má­ti­ca. Por eso, en Oí­dos Di­gi­ta­les con­fia­mos en la tec­no­lo­gía de Pho­nak con su nue­va pla­ta­for­ma Be­long, que han crea­do una for­ma sen­ci­lla­men­te bri­llan­te de sim­pli­fi­car la vi­da a los pacientes que usan au­dí­fo­nos, a la vez que se les brin­da una ex­pe­rien­cia au­di­ti­va ex­cep­cio­nal.

El desafío de es­cu­char

El so­ni­do es­tá en to­das par­tes y cam­bia cons­tan­te­men­te en fun­ción de su ubi­ca­ción. Por eso es­cu­char es un au­tén­ti­co desafío y la ta­rea que de­ben desem­pe­ñar los au­dí­fo­nos es muy com­ple­ja, se­gún co­men­ta Jo­sé Ca­ba­lle­ro, di­rec­tor del cen­tro au­dio­ló­gi­co Oí­dos Di­gi­ta­les de A Co­ru­ña. «Con so­lo en­cen­der sus au­dí­fo­nos, su sis­te­ma ope­ra­ti­vo Au­to­sen­se OS, de­tec­ta­rá au­to­má­ti­ca­men­te el en­torno y se ajus­ta­rá a las ne­ce­si­da­des de ca­da per­so­na, lo­gran­do una ca­li­dad so­no­ra sin igual en cual­quier lu­gar», ex­pli­ca.

Es­to es de­bi­do al nue­vo soft­wa­re pa­ten­ta­do por Pho­nak, que in­ves­ti­ga las me­di­das y ca­rac­te­rís­ti­cas únicas de la ana­to­mía del oí­do, y llega a iden­ti­fi­car más de 1600 pun­tos de in­for­ma­ción bio­mé­tri­cos que a con­ti­nua­ción pro­ce­sa, cal­cu­lan­do los ajus­tes de ca­li­bra­ción ex­clu­si­vos pa­ra ca­da in­di­vi­duo, y ha­cien­do que los au­dí­fo­nos Vir­to B sean los más efi­cien­tes y so­fis­ti­ca­dos en la so­lu­ción de los pro­ble­mas au­di­ti­vos.

Es­tos ajus­tes de ca­li­bra­ción, que se guar­dan en la me­mo­ria del au­dí­fono, ga­ran­ti­zan una ma­yor pre­ci­sión y exac­ti­tud en su fun­cio­na­mien­to, ana­li­zan­do los so­ni­dos que le ro­dean ca­da 0,4 se­gun­dos, lo que les per­mi­te iden­ti­fi­car si se en­cuen­tra en un res­tau­ran­te rui­do­so, en el co­che, en una sa­la de con­cier­tos o en su ca­sa. De es­ta for­ma, Vir­to B es ca­paz de cap­tar de la for­ma más fia­ble de dón­de pro­vie­ne el so­ni­do y, de es­te mo­do, dar ac­ce­so a un me­jor ren­di­mien­to au­di­ti­vo, lo que per­mi­te dis­fru­tar de una ex­ce­len­te ex­pe­rien­cia au­di­ti­va sin necesidad de ajus­tar de for­ma ma­nual los au­dí­fo­nos, al apro­ve­char varias fun­cio­nes y com­bi­nar­las pa­ra crear más de 200 ajus­tes di­fe­ren­tes, lo­gran­do así adap­tar los au­dí­fo­nos con gran pre­ci­sión a su en­torno so­no­ro.

La au­di­ción es un pro­ce­so muy com­pli­ca­do, el so­ni­do que se re­co­ge a tra­vés del oí­do es pro­ce­sa­do en nues­tro ce­re­bro, que es el que real­men­te nos ha­ce oír y com­pren­der lo que nos di­cen. Por eso es re­co­men­da­ble bus­car siem­pre el con­se­jo de un buen pro­fe­sio­nal de la au­di­ción, au­dió­lo-

Las ca­rac­te­rís­ti­cas dis­tin­ti­vas de la ana­to­mía de nues­tros oí­dos in­flu­yen en có­mo se cap­tu­ra el so­ni­do»

go au­dio­pro­te­sis­ta, que se­pa com­pren­der al pa­cien­te, guiar­le y ajus­tar­le sus au­dí­fo­nos se­gún sus ne­ce­si­da­des, pro­te­gién­do­le del «shock au­di­ti­vo» y en­se­ñán­do­le a re­co­rrer pa­so a pa­so las fa­ses pa­ra apren­der de nue­vo a oír.

Re­cuer­de, apren­der a usar un au­dí­fono re­quie­re de un pe­río­do de adap­ta­ción y apren­di­za­je. To­do el mun­do oye de una ma­ne­ra di­fe­ren­te, por lo que nues­tro au­dió­lo­go debe desa­rro­llar un pro­gra­ma que va­ria­rá se­gún ca­da per­so­na. Si su pér­di­da de au­di­ción es le­ve o re­cien­te, su pe­río­do de adap­ta­ción se­rá po­si­ble­men­te más cor­to, si, por el con­tra­rio, su pér­di­da de au­di­ción se ha desa­rro­lla­do pro­gre­si­va­men­te a lo lar­go de un am­plio es­pa­cio de tiem­po, la re­duc­ción o au­sen­cia de so­ni­do for- ma­rá ya par­te de su au­di­ción co­ti­dia­na, y su adap­ta­ción se­rá más len­ta. Es muy im­por­tan­te que re­cuer­de que un au­dí­fono por sí so­lo, sin un au­dió­lo­go pro­fe­sio­nal que lo ajus­te a su pér­di­da de au­di­ción, no le valdrá pa­ra na­da y ter­mi­na­rá sus días des­gra­cia­da­men­te en un ca­jón.

«Si no se prac­ti­ca con los au­dí­fo­nos, no se pue­de es­pe­rar que es­tos tra­ba­jen pa­ra no­so­tros. En Oí­dos Di­gi­ta­les, siem­pre he­mos creí­do que una bue­na au­di­ción es lo más im­por­tan­te pa­ra po­der dis­fru­tar al má­xi­mo de la vi­da y, por ello, per­sis­ten­te­men­te, he­mos per­ma­ne­ci­do fie­les a nues­tro ob­je­ti­vo: bus­car las me­jo­res so­lu­cio­nes au­di­ti­vas y más avan­za­das que pue­dan me­jo­rar la vi­da de nues­tros pacientes», con­clu­ye Jo­sé Ca­ba­lle­ro.

FO­TO: MAR­COS MÍ­GUEZ

El es­pe­cia­lis­ta, una pie­za fun­da­men­tal Jo­sé Ca­ba­lle­ro, di­rec­tor del cen­tro Oí­dos Di­gi­ta­les, de A Co­ru­ña, re­cuer­da que pa­ra la co­rrec­ta adap­ta­ción de un au­dí­fono es ne­ce­sa­ria la in­ter­ven­ción de un pro­fe­sio­nal.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.