¿Na­ció de es­te volcán el Ro­man­ti­cis­mo?

La Voz de Galicia (A Coruña) - XL Semanal - - Sumario - POR WOLF­GANG HÖBEL

La erup­ción del volcán Tam­bo­ra en Indonesia pro­vo­có ha­ce dos­cien­tos años un caos cli­má­ti­co en to­do el planeta. Se su­ce­die­ron he­la­das te­rri­bles y ne­vó in­clu­so en ju­lio y agos­to. Ese in­vierno per­pe­tuo arrui­nó co­se­chas, ex­pan­dió en­fer­me­da­des, con­ta­gió el te­mor por el fin del mun­do y dio alas a un ro­man­ti­cis­mo te­ne­bro­so que si­gue mar­can­do el ci­ne, el pop y la li­te­ra­tu­ra.

1816fue el año sin ve­rano. Fal­tó en el he­mis­fe­rio nor­te. En Ita­lia, Suiza y la cos­ta es­te de Es­ta­dos Uni­dos ne­vó du­ran­te los me­ses de ju­lio y agos­to. En Ale­ma­nia llo­vió du­ran­te se­ma­nas: el Rin inun­dó ex­ten­sos te­rri­to­rios. En la In­dia no hu­bo mon­zón. Los arro­za­les de Chi­na eran ce­na­ga­les.

LAS CO­SE­CHAS, ARRUINADAS, PRO­VO­CA­RON EL HAM­BRE. En la ciu­dad ita­lia­na de Bo­lo­nia, un pro­fe­ta pro­cla­ma­ba que ese tiem­po mons­truo­so era un cas­ti­go de Dios y si­tuó la des­truc­ción del mun­do en el 18 de ju­lio de 1816. La ma­la nue­va cir­cu­ló por to­da Eu­ro­pa. Mi­les de per­so­nas ca­ye­ron en la his­te­ria. Sin em­bar­go, lo úni­co que ocu­rrió aquel 18 de ju­lio en ca­si to­dos los rin­co­nes del con­ti­nen­te es que si­guió llo­vien­do sin pa­rar. Tu­vo que pa­sar un si­glo pa­ra que los cli­ma­tó­lo­gos des­cu­brie­ran, ya en 1920, cuál ha­bía si­do la ver­da­de­ra cau­sa de aquel te­rri­ble ve­rano: la nu­be de ce­ni­zas arro­ja­da a la at­mós­fe­ra el 5 de abril de 1815 por la erup­ción del volcán Tam­bo­ra, en la is­la indonesia de Sum­ba­wa, nu­be que se ex­ten­dió pri­me­ro por el he­mis­fe­rio nor­te y des­pués por to­do el glo­bo. La erup­ción fue tan vio­len­ta que el Tam­bo­ra pa­só de te­ner 4000 me­tros de al­tu­ra a so­lo 2850. Mu­rie­ron mi­les de is­le­ños. La cer­ca­nía del lu­gar con el ecua­dor fa­vo­re­ció la ex­pan­sión del pol­vo vol­cá­ni­co por las co­rrien­tes de ai­re de la at­mós­fe­ra e hi­zo que aquel 1816 fue­se un año de vio­len­tas tor­men­tas y de un des­cen­so tér­mi­co de va­rios gra­dos en el he­mis­fe­rio nor­te.

HIS­TO­RIA­DO­RES ANA­LI­ZAN LAS CON­SE­CUEN­CIAS Pa­ra los his­to­ria­do­res y los me­teo­ró­lo­gos, la cri­sis de 1816 es el ejem­plo per­fec­to de una ca­tás­tro­fe cli­má­ti­ca glo­bal. Sin em­bar­go, las con­se­cuen­cias his­tó­ri­cas y cul­tu­ra­les aso­cia­das a los fe­nó­me­nos na­tu­ra­les pro­vo­ca­dos por la erup­ción del Tam­bo­ra se es­tán em­pe­zan­do a es­tu­diar aho­ra. La ca­tás­tro­fe cli­má­ti­ca no so­lo lle­vó a los ar­tis­tas y li­te­ra­tos de la épo­ca a un es­ta­do de áni­mo es­pe­cial, sino que les in­su­fló nue­vas fuer­zas: en par­te, lú­gu­bres e

Las co­rrien­tes de ai­re es­par­cie­ron una nu­be de ce­ni­zas por to­da la Tie­rra. En Eu­ro­pa mu­rie­ron más de 70.000 per­so­nas

in­quie­tan­tes, de una fan­ta­sía oscura y, en par­te, de un es­ca­pis­mo in­ge­nuo y jo­vial. Aquel ve­rano de ha­ce 200 años alen­tó tan­to las te­rri­bles imá­ge­nes de las pri­me­ras no­ve­las eu­ro­peas de te­rror co­mo las en­so­ña­cio­nes idí­li­cas del re­car­ga­do es­ti­lo Bie­der­meier que se im­pu­so en Eu­ro­pa Cen­tral. Se­sen­ta y un años an­tes ya se ha­bía pro­du­ci­do una ca­tás­tro­fe na­tu­ral con con­se­cuen­cias his­tó­ri­co-cul­tu­ra­les. El te­rre­mo­to de Lis­boa de 1755 pro­vo­có la muer­te de cien mil per­so­nas. El seís­mo, el tsu­na­mi que lo si­guió y el pa­vo­ro­so in­cen­dio que de­vo­ró du­ran­te días lo que que­da­ba de la ciu­dad afec­ta­ron ne­ga­ti­va­men­te al op­ti­mis­mo pro­pio de la Ilustración, así co­mo la con­fian­za de la cris­tian­dad en su

Crea­dor. En 1816, la re­la­ción de las per­so­nas con su en­torno tam­bién cam­bió. La re­pre­sen­ta­ción de la na­tu­ra­le­za desata­da y de la vio­len­cia de los ele­men­tos se con­vir­tió en un mo­ti­vo re­cu­rren­te pa­ra pin­to­res, es­cri­to­res y com­po­si­to­res. La plas­ma­ción de nau­fra­gios, cie­los tor­men­to­sos y erup­cio­nes vol­cá­ni­cas pa­só a ser el te­ma pre­di­lec­to.

RE­SUR­GE EL MIE­DO AL FIN DEL MUN­DO Las ca­tás­tro­fes na­tu­ra­les del año 1816 afec­ta­ron a una so­cie­dad en trans­for­ma­ción. Las re­vo­lu­cio­nes de Es­ta­dos Uni­dos en 1776 y de Fran­cia en 1789 ha­bían sa­cu­di­do el vie­jo or­den. Se es­ta­ba pro­du­cien­do un cam­bio de era. Me­dia Eu­ro­pa ha­bía que­da­do de­vas­ta­da por las gue­rras na­po­leó­ni­cas. El ma­pa de Eu­ro­pa aca­ba­ba de ser reor­de­na­do en el Con­gre­so de Vie­na cuan­do me­ses y me­ses de llu­via y hie­lo pro­vo­ca­ron la muer­te de al me­nos 70.000 per­so­nas en­tre 1816 y 1817. En mu­chos de los cua­dros y es­cri­tos que sur­gie­ron co­mo con­se­cuen­cia de tan­ta ca­tás­tro­fe se pue­de apre­ciar la exis­ten­cia de un mie­do al fin del mun­do y un su­fri­mien­to que se trans­for­ma­ron en fan­ta­sías es­ca­pis­tas a la par que en un ro­man­ti­cis­mo te­ne­bro­so. «La in­ven­ción del re­la­to de te­rror mo­derno hun­de sus raí­ces en el ve­rano te­ne­bro­so de 1816», es­cri­be el his­to­ria­dor ale­mán Wolf­gang Beh­rin­ger en su re­cien­te y ala­ba­da obra, pu­bli­ca­da en Ale­ma­nia con el tí­tu­lo Tam­bo­ra y el año sin ve­rano: có­mo un volcán su­mió al mun­do en la cri­sis. Sin em­bar­go, las manifestaciones más vi­si­bles del cli­ma vol­cá­ni­co que do­mi­nó so­bre Eu­ro­pa son los atar­de­ce­res vio­len­tos, con ex­tra­ños to­nos ama­ri­llos y ro­jos, que el pin­tor Cas­par Da­vid Frie­drich pin­tó en 1816. Los fa­mo­sos y gran­dio­sa­men­te te­rri­bles cua­dros La bal­sa de la Me­du­sa y El di­lu­vio uni­ver­sal, que el ar­tis­ta fran­cés de 24 años Théo­do­re Gé­ri­cault pin­tó en el ve­rano de 1816 y en los que nu­bes de un ne­gro ver­do­so se acu­mu­lan co­mo mon­ta­ñas, pro­ba­ble­men­te tam­bién ha­blen de un mie­do al apo­ca­lip­sis vi­vi­do en pri­me­ra per­so­na. Y es más que se­gu­ro que el caos me­teo­ro­ló­gi­co que rei­na­ba en Eu­ro­pa le ins­pi­ra­ra al pin­tor in­glés Tur­ner los más sal­va­jes de sus dra­má­ti­cos pai­sa­jes, en los que nu­bes de tor­men­ta ocres y ro­ji­zas cre­cen con vio­len­cia a la caí­da de la tar­de.

LAS TRO­PAS BRI­TÁ­NI­CAS EX­TEN­DIE­RON EL CÓ­LE­RA En Ale­ma­nia, el poe­ta Ernst T. A. Hoff­mann pu­bli­có en 1816 una co­lec­ción de re­la­tos mar­ca­dos por la llu­via ti­tu­la­da Pie­zas noc­tur­nas. En Suiza, el aris­tó­cra­ta in­glés de 28 años Geor­ge Gor­don By­ron, que en el ve­rano de 1816 aco­gía en su Vi­lla Dio­da­ti, a ori­llas del la­go de Gi­ne­bra, a un gru­po de jó­ve­nes que pron­to se ha­rían cé­le­bres, des­cri­bió «un día tan os­cu­ro que las ga­lli­nas subie­ron a dor­mir a sus pa­los a me­dio­día». Os­cu­ri­dad es el tí­tu­lo de la poe­sía que Lord By­ron es­cri­bió ese mis­mo día. Cien­tí­fi­cos e his­to­ria­do­res es­tán ana­li­zan­do dos­cien­tos años des­pués có­mo la erup­ción del Tam­bo­ra trans­for­mó la con­cien­cia cul­tu­ral de la épo­ca y han plas­ma­do sus con­clu­sio­nes en nu­me­ro­sos li­bros. Los his­to­ria­do­res del cli­ma Wi­lliam y Ni­cho­las Klin­ga­man ase­gu­ran en su tra­ba­jo El año sin ve­rano: 1816 y el volcán que os­cu­re­ció el mun­do y cam­bió la his­to­ria (dis­po­ni­ble por aho­ra so­lo en in­glés) que aquel fe­nó­meno y sus con­se­cuen­cias cau­sa­ron una «gran agi­ta­ción» en el es­ta­do de áni­mo de mu­chas per­so­nas tan­to en Es­ta­dos Uni­dos co­mo en Eu­ro­pa. Cuen­tan tam­bién que de­bi­do al caos cli­má­ti­co que si­guió a la erup­ción del Tam­bo­ra se desató una epi­de­mia de có­le­ra que las tro­pas co­lo­nia­les bri­tá­ni­cas ex­ten­die­ron por nu­me­ro­sos paí­ses y que se­gó la vi­da de cien­tos de mi­les de per­so­nas en Ara­bia, Per­sia y Asia Orien­tal. En Ir­lan­da y Suiza, en la Ale­ma­nia me­ri­dio­nal y en la cos­ta es­te de Es­ta­dos Uni­dos des­en­ca­de­nó un mo­vi­mien­to mi­gra­to­rio que hi­zo que

La in­ven­ción del re­la­to de te­rror mo­derno hun­de sus raí­ces en aquel ve­rano he­la­do de ha­ce 200 años

mi­les de co­lo­nos em­pren­die­ran via­je, en la con­fian­za de en­con­trar me­jo­res con­di­cio­nes de vi­da en Ru­sia o en el Me­dio Oes­te de Es­ta­dos Uni­dos.

SUR­GE UN NUE­VO LEN­GUA­JE APO­CA­LÍP­TI­CO En su li­bro so­bre las con­se­cuen­cias de aquel tiem­po tor­men­to­so que reinó so­bre el con­ti­nen­te, el his­to­ria­dor Wolf­gang Beh­rin­ger ha­bla in­clu­so de un 'pla­cer por ma­tar', que se ma­ni­fes­tó por ejem­plo en po­gro­mos an­ti­se­mi­tas o en el apu­ña­la­mien­to del po­pu­lar dra­ma­tur­go Au­gust von Kot­ze­bue a ma­nos del es­tu­dian­te Karl Lud­wig Sand en mar­zo de 1819. El he­cho fue mo­ti­vo pa­ra la pro­mul­ga­ción de los De­cre­tos de Karls­bad, que so­me­tían a cen­su­ra el tra­ba­jo de pe­rio­dis­tas y ar­tis­tas en me­dia Eu­ro­pa. Aquel «am­bien­te fe­bril de fin de los tiem­pos» en el con­ti­nen­te eu­ro­peo tam­bién dio pie a un nue­vo «len­gua­je sim­bó­li­co apo­ca­líp­ti­co» en la li­te­ra­tu­ra co­mo reac­ción di­rec­ta al trau­ma del ve­rano ca­tas­tró­fi­co, se­gún ase­gu­ra el cien­tí­fi­co aus­tra­liano Gi­llen D’arcy Wood en su li­bro El in­vierno vol­cá­ni­co de 1816; el mun­do a la som­bra del Tam­bo­ra. En su opi­nión, mu­chos pin­to­res y es­cri­to­res vi­vie­ron el am­bien­te trá­gi­co y la «at­mós­fe­ra li­te­ral­men­te eléc­tri­ca» co­mo un «es­tí­mu­lo ex­cep­cio­nal». Es lo que ocu­rrió en la ca­sa de Lord By­ron a ori­llas del la­go de Gi­ne­bra. En­tre los acom­pa­ñan­tes del poe­ta se en­con­tra­ban, ade­más de John Po­li­do­ri, su mé­di­co per­so­nal, el es­cri­tor Percy She­lley, su pro­me­ti­da de 18 años Mary God­win (quien, tras su bo­da ese mis­mo año, se con­ver­ti­ría en Mary She­lley) y una her­ma­nas­tra de es­ta, Clai­re Clair­mont (em­ba­ra­za­da de By­ron). Mary God­win di­jo de los Al­pes que eran «el lu­gar más som­brío del mun­do» y, al igual que sus com­pa­ñe­ros, se la­men­ta­ba del tiem­po ho­rri­ble. Aque­llos días de en­cie­rro se con­su­mió mu­cho vino, aguar­dien­te y opio. La tar­de del 18 de ju­nio de 1816, los abu­rri­dos ve­ra­nean­tes se in­ven­ta­ron un con­cur­so: el ga­na­dor se­ría el que es­cri­bie­ra la me­jor his­to­ria de te­rror. La fu­tu­ra Mary She­lley ti­tu­ló su obra Fran­kens­tein o el mo­derno Pro­me­teo, y John Po­li­do­ri lla­mó El vam­pi­ro a la

su­ya. Es­ta se­gun­da, una no­ve­li­lla no muy des­ta­ca­ble en lo li­te­ra­rio, aca­bó con­vir­tién­do­se en mo­de­lo pa­ra el Drácula de Bram Sto­ker, mien­tras que la ele­gan­te no­ve­la de Mary She­lley al­can­zó fa­ma mun­dial co­mo pio­ne­ra del gé­ne­ro de te­rror.

UNA CA­TÁS­TRO­FE OL­VI­DA­DA POR LA CIEN­CIA Pa­ra los his­to­ria­do­res e in­ves­ti­ga­do­res, las al­te­ra­cio­nes cli­má­ti­cas, ham­bru­nas y re­vuel­tas cau­sa­das por la erup­ción del Tam­bo­ra con­for­man una cri­sis que ha si­do im­per­do­na­ble­men­te ol­vi­da­da por la his­to­rio­gra­fía. «Has­ta ha­ce bien po­co no te­nía­mos ni una so­la mo­no­gra­fía so­bre el te­ma», se la­men­ta el his­to­ria­dor Wolf­gang Beh­rin­ger. En cuan­to al mun­do de la cul­tu­ra, y con la vis­ta pues­ta en las nu­bes os­cu­ras del más som­brío ro­man­ti­cis­mo y en el sol ar­ti­fi­cial del es­ti­lo Bie­der­meier, se pue­de de­cir que gra­cias al ve­rano del Tam­bo­ra sa­be­mos que el cli­ma tam­bién pue­de con­tri­buir a de­fi­nir el am­bien­te in­te­lec­tual y es­pi­ri­tual de to­da una épo­ca.

El caos cli­má­ti­co desató el có­le­ra, pro­vo­có emi­gra­cio­nes y alen­tó vio­len­tos po­gro­mos an­ti­se­mi­tas

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.