Edu­ca­ción.

La ho­ra de acos­tar­se, re­co­ger el cuar­to, ha­cer los de­be­res... La ma­yo­ría de las tri­ful­cas con los hi­jos se po­dría so­lu­cio­nar con una bue­na ne­go­cia­ción. Pe­ro, cui­da­do, los ni­ños son un con­trin­can­te du­ro y co­rreo­so. Des­cu­bra có­mo apli­car teo­rías eco­nó­mi­cas

La Voz de Galicia (A Coruña) - XL Semanal - - Sumario - POR FARRAH STORR / ILUS­TRA­CIÓN: MEKAKUSHI

¿Se pue­den apli­car en ca­sa las prin­ci­pa­les teo­rías eco­nó­mi­cas pa­ra re­sol­ver con­flic­tos con los ni­ños? Mu­chos eco­no­mis­tas creen que sí...

Sus ar­gu­men­tos pue­den ser muy bá­si­cos, pe­ro pro­fe­ri­dos a un ni­vel po­ten­te de de­ci­be­lios re­sul­tan efec­ti­vos. Con fre­cuen­cia, ina­mo­vi­bles. No hay ma­ne­ra de acer­car pos­tu­ras, de con­ven­cer­los; en de­fi­ni­ti­va, de lle­gar a un acuer­do. La ma­yo­ría de las tri­ful­cas con los ni­ños nace de es­ta in­ca­pa­ci­dad pa­ra ne­go­ciar en­tre pa­dres e hi­jos, o en­tre her­ma­nos ma­yo­res y me­no­res. Y es­tán fun­da­men­ta­das en un asun­to es­pi­no­so: la jus­ti­cia. Que va de la mano de dos sen­ti­mien­tos muy co­rro­si­vos: los ce­los y la en­vi­dia. Pue­de que na­die —apar­te de los su­fri­dos pa­dres— se­pa de es­te asun­to me­jor que los eco­no­mis­tas. Una de las ra­mas de las cien­cias eco­nó­mi­cas se de­di­ca, pre­ci­sa­men­te, a es­tu­diar las ne­go­cia­cio­nes. Es la teo­ría de jue­gos. [En­tién­da­se jue­go co­mo un modelo ma­te­má­ti­co que per­mi­te es­tu­diar las re­la­cio­nes en­tre los in­di­vi­duos que par­ti­ci­pan en un tra­to]. Es­ta dis­ci­pli­na em­pe­zó a me­dia­dos del pa­sa­do si­glo y en­se­gui­da se apli­có al ám­bi­to mi­li­tar. Con­tri­bu­yó a sal­var la hu­ma­ni­dad de un apo­ca­lip­sis nu­clear du­ran­te la Gue­rra Fría. La ca­rre­ra ar­ma­men­tís­ti­ca en­tre Es­ta­dos Uni­dos y la Unión So­vié­ti­ca era un jue­go de su­ma ce­ro, en el que to­dos per­dían. Hoy, sus apli­ca­cio­nes son múl­ti­ples. No so­lo en la ges­tión de las em­pre­sas, tam­bién en bio­lo­gía, psi­co­lo­gía, di­plo­ma­cia, in­te­rro­ga­to­rios po­li­cia­les, con­ve­nios co­lec­ti­vos... Los in­ves­ti­ga­do­res es­tu­dian las es­tra­te­gias óp­ti­mas cuan­do dos o más in­di­vi­duos com­pi­ten por un mis­mo re­cur­so; in­di­vi­duos que des­con­fían unos de otros y que mu­chas ve­ces mien­ten, o por lo me­nos ocul­tan sus car­tas... Los eco­no­mis­tas sos­tie­nen que siem­pre hay una ma­ne­ra óp­ti­ma de 'ju­gar'; y que es­ta ma­ne­ra no siem­pre con­sis­te en apro­ve­char­se de la de­bi­li­dad del pró­ji­mo, aun­que con fre­cuen­cia sea así.

¡NO ME PUE­DES OBLI­GAR A CO­MER EN­SA­LA­DA! ¡ME HAS DE­JA­DO JU­GAR MUY PO­CO TIEM­PO, NO PIEN­SO RE­CO­GER LOS JU­GUE­TES!

¡NO ME VOY A LA CA­MA, ES MUY TEM­PRANO! ¡QUIE­RES MÁS A MI HER­MANO QUE A MÍ!

¿Por qué no apli­car es­ta ra­ma de la eco­no­mía a la edu­ca­ción? Es lo que ha he­cho Ke­vin Zoll­man, pro­fe­sor de la Uni­ver­si­dad Car­ne­gie Me­llon (Pittsburgh), que ha es­cri­to con el pe­rio­dis­ta Paul Rae­burn una guía ti­tu­la­da The ga­me theo­rist's gui­de to pa­ren­ting. Al fin y al ca­bo, nues­tros hi­jos son ne­go­cian­tes muy du­ros. Y ex­per­tos en el ar­te de la ma­ni­pu­la­ción. Des­plie­gan sus en­can­tos, en­fren­tan a los adul­tos unos con otros, mon­tan be­rrin­ches de ór­da­go, chan­ta­jean... El ob­je­ti­vo del li­bro: dar­les a los pa­dres una pe­que­ña ven­ta­ja com­pe­ti­ti­va. Los psi­có­lo­gos han de­mos­tra­do que los críos de dos años ya tie­nen con­cien­cia de lo que es jus­to y, so­bre to­do, de lo que es in­jus­to. Cual­quier mues­tra de fa­vo­ri­tis­mo los so­li­vian­ta. Cla­ro que su sen­ti­do de la jus­ti­cia, al prin­ci­pio, es muy pri­mi­ti­vo y egoís­ta. Si yo me lle­vo to­dos los ca­ra­me­los y tú no te lle­vas nin­guno, es­tá bien. Si su­ce­de al re­vés, ¡¡¡ahhhhh!!! Pe­ro ese sen­ti­do de la jus­ti­cia va ma­du­ran­do. Aun­que a ve­ces ne­ce­si­ta una ayu­di­ta de los pa­dres. Se­gún Zoll­man, mien­tras no se con­si­ga ar­mo­ni­zar el sen­ti­do de la jus­ti­cia en­tre to­dos los miem­bros del ho­gar, es de­cir, mien­tras no com­par­tan, di­ga­mos, un mis­mo có­di­go ci­vil, la con­vi­ven­cia se re­sen­ti­rá. Pa­ra que ha­ya una ne­go­cia­ción, ha­ce fal­ta que los que se sien­tan a la me­sa se pon­gan pri­me­ro de acuer­do en cuá­les son las re­glas del jue­go. Pa­re­ce al­go ob­vio, pe­ro no tan­to pa­ra la men­te de un ni­ño.

CON­VIE­NE ACLA­RAR QUE PA­RA LOS ECO­NO­MIS­TAS TO­DO ES UN MER­CA­DO

y los hu­ma­nos siem­pre es­ta­mos lle­gan­do a acuer­dos. «Si un ex­tra­te­rres­tre vi­nie­se a la Tie­rra a es­tu­diar a los hu­ma­nos, su pri­me­ra con­clu­sión se­ría que siem­pre es­ta­mos ha­cien­do tra­tos: com­pra­mos, ven­de­mos, pres­ta­mos, pla­ni­fi­ca­mos, nos reuni­mos... Ne­go­cia­mos to­do el tiem­po», ex­pli­ca el pre­mio No­bel Al­vin Roth.

LOS ECO­NO­MIS­TAS ES­TU­DIAN LAS ES­TRA­TE­GIAS ÓP­TI­MAS EN UNA NE­GO­CIA­CIÓN. CO­NO­CER­LAS DA A LOS PA­DRES UNA VEN­TA­JA COM­PE­TI­TI­VA

LOS NI­ÑOS DE DOS AÑOS YA TIE­NEN CLA­RO EL CON­CEP­TO DE LO QUE ES JUS­TO Y, SO­BRE TO­DO, DE LO QUE ES IN­JUS­TO

El sen­ti­do de la jus­ti­cia ya es muy ma­du­ro en­tre los sie­te y los nue­ve años. A esa edad de­be­rían pre­fe­rir un tra­to igua­li­ta­rio a un tra­to de fa­vor. No quie­ren que sus pa­dres les den más ca­ra­me­los que a su her­mano, pe­ro se re­be­la­rán si les dan me­nos. El de­seo de no te­ner más que los de­más es­tá fun­da­men­ta­do por la an­tro­po­lo­gía. «Los pri­me­ros hu­ma­nos vi­vían en so­cie­da­des de ca­za­do­res-re­co­lec­to­res, don­de la es­ca­sez era ram­pan­te, y com­par­tir co­mi­da in­cre­men­ta­ba las po­si­bi­li­da­des de so­bre­vi­vir pa­ra el gru­po. Com­par­tir dio a nues­tros an­ces­tros una ven­ta­ja com­pe­ti­ti­va», ex­pli­ca Rae­burn, coau­tor del li­bro.

LA LIS­TA DE LO QUE LOS NI­ÑOS CON­SI­DE­RAN IN­JUS­TO PUE­DE SER IN­TER­MI­NA­BLE,

des­de quién se lle­va el pri­mer be­so de bue­nas no­ches a quién pul­sa el bo­tón del as­cen­sor... Y el asun­to se com­pli­ca por­que hay re­cur­sos di­vi­si­bles, don­de el re­par­to jus­to es sen­ci­llo (por ejem­plo, un pas­tel). Pe­ro otros son in­di­vi­si­bles. ¿Có­mo se de­ci­de quién jue­ga pri­me­ro a un nue­vo vi­deo­jue­go, quién eli­ge la pe­lí­cu­la, quién le po­ne nom­bre a la mas­co­ta? Siem­pre que­da el re­cur­so de ins­tau­rar tur­nos. Y pa­ra de­ci­dir el pri­mer turno ju­gar a pie­dra, pa­pel y ti­je­ra... Por cier­to, un jue­go que los eco­no­mis­tas han es­tu­dia­do en pro­fun­di­dad. Pe­ro es­tos pro­po­nen una al­ter­na­ti­va me­jor: la subas­ta. Hay mu­chas cla­ses de subas­tas, pe­ro to­das tie­nen en co­mún un prin­ci­pio ma­te­má­ti­co de­mos­tra­do: el que más desea al­go sue­le ser el que es­tá dis­pues­to a pa­gar el ma­yor pre­cio, a ha­cer el ma­yor sa­cri­fi­cio. El pre­cio pue­de ser co­la­bo­rar en las ta­reas do­més­ti­cas.

EL SER HU­MANO ES­TÁ DI­SE­ÑA­DO PA­RA COOPE­RAR.

Y las ne­go­cia­cio­nes nos en­se­ñan a ha­cer­lo. «Si nos lle­va­ran a un chim­pan­cé y a mí jun­tos a una is­la de­sier­ta y tu­vié­se­mos que lu­char pa­ra so­bre­vi­vir, yo apos­ta­ría por el chim­pan­cé. La ver­da­de­ra di­fe­ren­cia en­tre los hu­ma­nos y el res­to de los ani­ma­les no es­tá en el plano in­di­vi­dual, sino en el colectivo. Los hu­ma­nos con­tro­lan el pla­ne­ta por­que son los úni­cos ani­ma­les que pue­den coope­rar fle­xi­ble­men­te y en ma­sa», ex­pli­ca el his­to­ria­dor Yu­val Noah Ha­ra­ri. Pa­ra los eco­no­mis­tas, las pe­leas en­tre her­ma­nos son con­flic­tos de mer­ca­do. Lle­gar a un acuer­do jus­to, a un pre­cio jus­to, es la cla­ve. Y es un fun­da­men­to del com­por­ta­mien­to que los ni­ños de­ben in­terio­ri­zar pa­ra vi­vir en so­cie­dad. Nor­mal­men­te lo ha­cen in­ter­ac­tuan­do en­tre ellos y sin ne­ce­si­dad de una au­to­ri­dad ex­ter­na. Pe­ro a ve­ces es ne­ce­sa­rio ese ár­bi­tro. Lo de «sé ama­ble con tu her­mano, no le pe­gues, pór­ta­te bien» no fun­cio­na del to­do, a no ser que se den al me­nos una de es­tas dos con­di­cio­nes: un in­cen­ti­vo pa­ra por­tar­se bien o una ame­na­za creí­ble si no lo ha­ce.

PA­RA LOS ECO­NO­MIS­TAS, LAS PE­LEAS EN­TRE HER­MA­NOS SON EN REALI­DAD CON­FLIC­TOS DE MER­CA­DO

¿Pue­den los eco­no­mis­tas ayu­dar­nos a edu­car me­jor a nues­tros hi­jos?

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.