His­to­ria.

En 1938, una ex­pe­di­ción de las SS se aden­tró en el Himalaya, su­pues­ta­men­te en bus­ca de una ra­za aria pri­mi­ge­nia. Aho­ra dis­po­ne­mos de nue­vos de­ta­lles so­bre es­ta aven­tu­ra. Se lo con­ta­mos.

La Voz de Galicia (A Coruña) - XL Semanal - - Sumario - POR MATT­HIAS SCHULZ

En 1938, una ex­pe­di­ción de las SS se aden­tró en el Himalaya. ¿Qué bus­ca­ba Hitler en el Tí­bet?

En 1938 co­men­zó una de las ex­pe­di­cio­nes cien­tí­fi­cas más con­tro­ver­ti­das de la His­to­ria. El zoó­lo­go Ernst Schä­fer se di­ri­gó al Tí­bet con el té­tri­co em­ble­ma de las SS co­si­do en su mo­chi­la.

LOS EX­PE­DI­CIO­NA­RIOS ALE­MA­NES

mi­die­ron crá­neos de na­ti­vos y re­co­gie­ron unas 7000 se­mi­llas. Tam­bién vol­vie­ron con 17.500 me­tros de fil­ma­cio­nes y una car­ta del je­fe del Go­bierno ti­be­tano di­ri­gi­da al «su­bli­me se­ñor Hitler». El por­qué de que la mi­si­va, que hoy se en­cuen­tra en la Bi­blio­te­ca Es­ta­tal de Ba­vie­ra, nun­ca lle­ga­ra a su des­ti­na­ta­rio es tan mis­te­rio­so co­mo ca­si to­do lo que ro­dea a aque­lla ex­pe­di­ción. La ver­sión 'ofi­cial' es que el gru­po de cien­tí­fi­cos em­pren­dió su via­je por en­car­go de Heinrich Himm­ler, lí­der de las SS, con la mi­sión de en­con­trar «una ra­za pri­mi­ge­nia» de hom­bres de ca­be­llos ru­bios, an­te­pa­sa­dos co­mu­nes de los pue­blos arios. Tam­bién de­bían bus­car va­rie­da­des de ca­ba­llos re­sis­ten­tes al frío, de ca­ra a la in­mi­nen­te gue­rra que se ave­ci­na­ba. Sin em­bar­go, los ser­vi­cios se­cre­tos del Reino Uni­do, que ob­ser­va­ban con gran re­ce­lo es­ta avan­za­di­lla ale­ma­na a tra­vés de la In­dia bri­tá­ni­ca, sos­pe­cha­ban otro ob­je­ti­vo: el es­pio­na­je. In­clu­so al­gu­nos his­to­ria­do­res han apun­ta­do que la in­ten­ción real de los na­zis era ex­plo­rar unas re­gio­nes que iban a ser de gran in­te­rés pa­ra el Ter­cer Reich y Ja­pón una vez ga­na­da la gue­rra. En Ale­ma­nia se aca­ba de pu­bli­car el li­bro Na­zis en el Tí­bet, el enig­ma de la ex­pe­di­ción de las SS de Ernst Schä­fer, con nue­vas con­clu­sio­nes so­bre el ver­da­de­ro tras­fon­do de la mi­sión. Su au­tor, Peter Meier-hü­sing, cree que la in­cur­sión en el reino de las nie­ves no fue una ac­ción en­cu­bier­ta pla­nea­da al de­ta­lle y eje­cu­ta­da por miem­bros se­lec­tos de las SS, sino una ca­za de tro­feos im­pro­vi­sa­da y en­ca­be­za­da por un po­lé­mi­co cien­tí­fi­co y aven­tu­re­ro. El au­tor del li­bro ha bu­cea­do en ar­chi­vos y do­cu­men­tos que des­cri­ben a Ernst Schä­fer co­mo un «ex­ce­len­te ti­ra­dor y tram­pe­ro, fas­ci­na­do por la na­tu­ra­le­za sal­va­je». Los agen­tes co­lo­nia­les bri­tá­ni­cos no te­nían tan bue­na opi­nión de él, lo con­si­de­ra­ban «enér­gi­co e ins­trui­do», pe­ro tam­bién «va­ni­do­so has­ta el in­fan­ti­lis­mo».

Himm­ler creía en una su­per­ra­za pri­mi­ge­nia 'nór­di­caatlan­te' cu­yos ves­ti­gios ha­brían so­bre­vi­vi­do en el Himalaya

Hi­jo de un prós­pe­ro em­pre­sa­rio, Schä­fer em­pe­zó sus es­tu­dios de zoo­lo­gía a los 19 años. Po­co des­pués, un per­so­na­je cam­bió su vi­da. Se tra­ta­ba de Broo­ke Do­lan II, un ex­cén­tri­co mi­llo­na­rio es­ta­dou­ni­den­se de­seo­so de co­no­cer las po­co ex­plo­ra­das re­gio­nes oc­ci­den­ta­les de Chi­na y que lo con­tra­tó co­mo acom­pa­ñan­te cua­li­fi­ca­do. La Aca­de­mia de Cien­cias Na­tu­ra­les de Fi­la­del­fia que­dó tan fas­ci­na­da por el bo­tín zoo­ló­gi­co que tra­je­ron que nom­bró a Schä­fer miem­bro de la ins­ti­tu­ción. De vuel­ta a ca­sa, el jo­ven es­tu­dian­te na­rró su in­creí­ble aven­tu­ra en un li­bro que rá­pi­da­men­te se con­vir­tió en un éxi­to de ven­tas y que le abrió las puer­tas de las SS. El jo­ven zoó­lo­go se in­te­gró en el círcu­lo de la Ah­ne­ner­be, una co­mu­ni­dad pseu­do­cien­tí­fi­ca crea­da por Himm­ler, cu­yos miem­bros de­fen­dían la cos­mo­go­nía gla­cial. Se­gún es­ta teo­ría, exis­tió una cul­tu­ra pri­mi­ge­nia 'nór­di­ca-atlan­te' que re­sul­tó ani­qui­la­da por un ca­ta­clis­mo lu­nar. Los úni­cos ves­ti­gios de aque­lla su­per­ra­za per­di­da ha­brían so­bre­vi­vi­do en el Himalaya. Es es­ta fa­ce­ta so­bre­na­tu­ral de la mi­sión al Tí­bet la que más tar­de ex­plo­ta­ron los afi­cio­na­dos a cier­to eso­te­ris­mo de tin­tes ul­tra­de­re­chis­tas. En la ac­tua­li­dad, mul­ti­tud de obras pseu­do­mi­to­ló­gi­cas y pá­gi­nas web na­zis si­guen pre­sen­tan­do al zoó­lo­go Ernst Schä­fer co­mo un bus­ca­dor del San­to Grial ves­ti­do con el uni­for­me de las SS. Se­gún Meier-hü­sing, en cam­bio, Schä­fer no le veía mu­cho sen­ti­do a la des­ca­be­lla­da teo­ría de Himm­ler so­bre la ra­za aria an­ces­tral.

EL MAES­TRO DE LAS CIEN AR­TES Cuan­do Himm­ler asu­mió el pa­tro­ci­nio de la mi­sión, con­vir­tió a to­dos los in­te­gran­tes del equi­po en ofi­cia­les de las SS. No fue fá­cil aden­trar­se en el Tí­bet. En aque­lla épo­ca, el reino del da­lái lama pa­re­cía una for­ta­le­za ce­rra­da al mun­do. Los bri­tá­ni­cos ha­bían for­za­do una cier­ta aper­tu­ra: en 1903 en­tra­ron en el país con un ejér­ci­to, pe­ro el te­rri­to­rio con­si­guió man­te­ner un es­ta­tus se­mi­au­tó­no­mo y prohi­bió el ac­ce­so a ex­tran­je­ros. Schä­fer lo­gró en­trar en­ga­tu­san­do a un fun­cio­na­rio con re­ga­los y bue­nas pa­la­bras. Era muy per­sua­si­vo. El Con­se­jo de Mi­nis­tros del Tí­bet au­to­ri­zó al «maes­tro de las cien ar­tes» y a sus hom­bres a vi­si­tar du­ran­te 14 días la ciu­dad prohi­bi­da de Lha­sa. Re­co­rrie­ron 400 ki­ló­me­tros a tra­vés de es­te­pas ne­va­das y tor­men­tas de nie­ve. En la ca­pi­tal vi­vían unas 25.000 per­so­nas. Ca­si el mis­mo nú­me­ro de mon­jes ha­bi­ta­ban los tres enor­mes mo­nas­te­rios que ro­dea­ban la ciu­dad. Uno tras otro, los no­ta­bles del país acu­die­ron co­mo in­vi­ta­dos a sus fies­tas. Los ex­pe­di­cio­na­rios no ac­tua­ban pre­ci­sa­men­te «co­mo emi­sa­rios de la su­pe­rior ra­za aria en bus­ca de sus pri­mos per­di­dos en el Orien­te». Lo que ofi­cial­men­te se des­cri­bió co­mo el en­cuen­tro en­tre «las cru­ces ga­ma­das de Orien­te y Oc­ci­den­te» fue más bien una se­rie de «fran­ca­che­las pre­si­di­das por el al­cohol». A pe­sar de es­te am­bien­te fes­ti­vo, los ale­ma­nes cap­tu­ra­ron gran can­ti­dad de ma­mí­fe­ros y aves, rea­li­za­ron me­di­cio­nes geo­mag­né­ti­cas y es­tu­dios et­no­ló­gi­cos. Tam­bién fil­ma­ron a mon­jes bo­rra­chos, mi­die­ron crá­neos, man­dí­bu­las y ras­gos anató­mi­cos de los na­ti­vos y ver­tie­ron ne­go­coll en los ros­tros de los vo­lun­ta­rios ti­be­ta­nos pa­ra ob­te­ner mol­des cra­nea­les. Tres se­ma­nas an­tes del es­ta­lli­do de la gue­rra lle­gó a su fin aque­lla ex­tra­ña mi­sión en la que se com­bi­na­ron es­pio­na­je, ba­ca­na­les y unas ra­zias zoo­ló­gi­cas de pri­me­ra ca­te­go­ría. Jun­to a los ejem­pla­res di­se­ca­dos de más de 3000 aves, los ex­pe­di­cio­na­rios vol­vie­ron a su país con 400 crá­neos y pie­les de ma­mí­fe­ros, así co­mo rep­ti­les, an­fi­bios, va­rios mi­les de ma­ri­po­sas, lan­gos­tas, di­ver­sas mues­tras de mi­ne­ra­les, ma­pas to­po­grá­fi­cos y 40.000 fo­tos en blan­co y ne­gro. Mu­chos de es­tos te­so­ros dor­mi­tan hoy en los ar­chi­vos ale­ma­nes. No es­tán bien vis­tos de­bi­do a sus orí­ge­nes na­zis. Des­pués de la gue­rra, Ernst Schä­fer tu­vo que pa­sar por los pro­ce­sos de des­na­zi­fi­ca­ción y aca­bó es­cri­bien­do pa­ra una re­vis­ta ale­ma­na de­di­ca­da a la ca­za.

PA­RA SA­BER MÁS

Na­zis en el Tí­bet, el enig­ma de la ex­pe­di­ción de las SS de Ernst Schä­fer. De Peter Meier-hü­sing (pu­bli­ca­do en ale­mán).

El en­cuen­tro cul­tu­ral en­tre los mon­jes y los ale­ma­nes fue más bien una se­rie de juer­gas 're­ga­das' de al­cohol

¿Qué bus­ca­ba Hitler en el Tí­bet?

EL PA­LA­CIO DE POTALA El pa­la­cio de Potala, en Lha­sa, en 1939. Los ex­pe­di­cio­na­rios na­zis rea­li­za­ron más de 40.000 fo­tos de su aven­tu­ra.

EL EQUI­PO DE LAS SS EN EL TÍ­BET La ex­pe­di­ción ale­ma­na al com­ple­to en su cam­pa­men­to, con vi­si­tan­tes ti­be­ta­nos, en 1938. Ernst Schä­fer, zoó­lo­go Bruno Be­ger, an­tro­pó­lo­go Ernst Krau­se, fo­tó­gra­fo de ani­ma­les

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.