Echan­do pan a los pa­tos

La Voz de Galicia (A Coruña) - XL Semanal - - Magazine Firmas - Por Arturo Pérez-re­ver­te

aveces al­gún ami­go me pre­gun­ta por qué me man­ten­go ac­ti­vo en Twit­ter, con el tiem­po, di­cen, que eso qui­ta de leer. Y mi res­pues­ta siem­pre es la mis­ma: co­mo ex­pe­ri­men­to, las re­des so­cia­les son fas­ci­nan­tes, siem­pre y cuan­do va­yas a ellas con cui­da­do y con la de­bi­da for­ma­ción. Tie­nen la pe­ga de que no je­rar­qui­zan el cau­dal, y allí ha­ce el mis­mo rui­do una opi­nión de un fi­ló­so­fo, un cien­tí­fi­co o un his­to­ria­dor que el eruc­to de un in­do­cu­men­ta­do im­ber­be al que ja­lean po­pu­lis­tas y anal­fa­be­tos; pe­ro pa­ra eso, co­mo di­go, es­tá el cu­rrí­cu­lum de ca­da cual. Pa­ra di­fe­ren­ciar el oro de la ba­su­ra. El pro­ble­ma es que los sis­te­mas edu­ca­ti­vos ac­tua­les, con su ob­se­sión por aplas­tar la in­te­li­gen­cia crí­ti­ca y fa­bri­car bo­rre­gos en ma­sa, van a li­mi­tar mu­cho ese sano ejer­ci­cio en el fu­tu­ro. Pe­ro bueno. Ni yo voy a es­tar aquí pa­ra ver­lo –o al me­nos no de­ma­sia­do tiem­po– ni ése es el mo­ti­vo de que hoy te­clee es­tas lí­neas. Twit­ter, en par­ti­cu­lar –Fa­ce­book es al­go más so­fis­ti­ca­do, con fil­tros más se­rios–, tie­ne pa­ra un su­je­to co­mo el arri­ba fir­man­te una uti­li­dad prác­ti­ca. Me man­tie­ne en con­tac­to con la irrea­li­dad del mun­do real. Pa­ra ser más cla­ro, con usos, cos­tum­bres y for­mas de ver la vi­da que, de per­ma­ne­cer ais­la­do en mi bi­blio­te­ca, el mar y la es­cri­tu­ra de no­ve­las, me se­rían ca­da vez más aje­nos. Y lo de irrea­li­dad del mun­do real no es una erra­ta. Lo más fas­ci­nan­te de las re­des so­cia­les no es su re­fle­jo de la reali­dad, sino la fa­ce­ta dis­lo­ca­da, ab­sur­da a me­nu­do, que de ella mues­tran. Hay allí opi­nio­nes, pun­tos de vis­ta, ma­te­rial ab­so­lu­ta­men­te do­cu­men­ta­do y res­pe­ta­ble, por su­pues­to. Pe­ro lo más ins­truc­ti­vo ocu­rre cuan­do lo que re­ve­lan es lo con­tra­rio. Cuan­do las re­des se con­vier­ten en re­tra­to dis­pa­ra­ta­do, ca­ri­ca­tu­ra gro­tes­ca del ser hu­mano cons­tru­yen­do o pre­ten­dien­do ha­cer­lo, con la osa­día de su ig­no­ran­cia, la arro­gan­cia de su vanidad o lo tur­bio de su in­fa­mia, un mun­do vir­tual que na­da tie­ne que ver con el real. Un con­jun­to de usos y có­di­gos ar­ti­fi­cia­les que, ade­más, pre­ten­de im­po­ner­se, in­qui­si­to­rial, so­bre el sen­ti­do co­mún y la in­te­li­gen­cia. No en­tra­ré en ejem­plos, pues los te­ne­mos a la vis­ta. Bas­ta aso­mar­se a In­ter­net y ver có­mo allí se de­for­man y ma­ni­pu­lan, sin el me­nor pu­dor ni con­si­de­ra­ción, to­da cla­se de ideas y con­cep­tos, in­clu­so los más no­bles. Y así, asun­tos se­rios y ur­gen­tes co­mo los de­re­chos de los ani­ma­les, la con­vi­ven­cia so­cial, el fe­mi­nis­mo, el res­pe­to a la mu­jer, la lu­cha con­tra el ra­cis­mo, la po­lí­ti­ca, se ven cons­tan­te­men­te en­vi­le­ci­dos por aque­llos que, pa­ra­dó­ji­ca­men­te, a ve­ces con más vo­lun­tad y fa­na­tis­mo que pre­pa­ra­ción real o do­tes in­te­lec­tua­les, los des­acre­di­tan al pro­cla­mar­se, sin otro tí­tu­lo que la pro­pia vo­lun­tad o ca­pri­cho, sus de­fen­so­res a ul­tran­za. La ra­zón es sim­ple y tris­te: las nue­vas tec­no­lo­gías, que de­be­rían ha­cer­nos más pre­pa­ra­dos y más li­bres, tam­bién con­tri­bu­yen a ha­cer­nos más es­tú­pi­dos. No es ajeno a eso el he­cho de que las re­des so­cia­les es­tén en ma­nos de mul­ti­na­cio­na­les que bus­can cli­ca­dos rá­pi­dos y trá­fi­co in­ten­so a to­da cos­ta. Has­ta no ha­ce mu­cho, al­can­zar voz pú­bli­ca re­que­ría pa­sar una se­rie de fil­tros na­tu­ra­les ba­sa­dos en for­ma­ción, edu­ca­ción y, por su­pues­to, ta­len­to per­so­nal o ca­pa­ci­dad ex­pre­si­va. O va­lías, o te­nías al­go que de­cir y sa­bías de­cir­lo, o na­die te pres­ta­ba aten­ción. La voz que lle­ga­ba a ha­cer­se oír es­ta­ba, a me­nu­do, res­pal­da­da por la au­to­ri­dad que esos fil­tros na­tu­ra­les le con­fe­rían. Aho­ra, ese im­por­tan­te te­rri­to­rio se ha de­mo­cra­ti­za­do y cual­quie­ra pue­de ac­ce­der a él. Afor­tu­na­da­men­te, hay más vo­ces pa­ra ele­gir. Más lu­ga­res pa­ra opi­nar. Pe­ro eso, que tie­ne in­nu­me­ra­bles ven­ta­jas cuan­do esas vo­ces tie­nen un pe­so es­pe­cí­fi­co va­lio­so, se vuel­ve des­ven­ta­ja cuan­do el opi­na­dor es una mu­la de va­ras, un de­ma­go­go per­ver­so o un im­bé­cil que gri­ta fuer­te. Es muy in­tere­san­te aso­mar­se a las re­des, co­mo di­go. Arro­jar pie­dras al es­tan­que y ver có­mo se ex­pan­den las on­das. Ob­ser­var, in­clu­so, los efec­tos que es­tos mis­mos ar­tícu­los, que es­cri­bo ha­ce 25 años, tie­nen aho­ra cuan­do re­bo­tan, se re­in­ter­pre­tan y ma­no­sean. O pro­vo­car reac­cio­nes. Echar pan a los pa­tos, co­mo di­je al­gu­na vez, y ob­ser­var có­mo ac­túan. Ser uno mis­mo pa­to de in­fan­te­ría,

Las re­des so­cia­les, que de­be­rían ha­cer­nos más pre­pa­ra­dos y más li­bres, a ve­ces con­tri­bu­yen a ha­cer­nos más es­tú­pi­dos

na­dan­do en­tre to­dos, mien­tras ob­ser­vo a quie­nes man­tie­nen se­re­nos la cor­du­ra y flo­tan in­te­li­gen­tes en­tre el cuac-cuac, y a los que, en­lo­que­ci­dos, se aba­lan­zan so­bre las mi­gas pro­cla­man­do su ham­bre, su ig­no­ran­cia, su me­dio­cri­dad y en oca­sio­nes su puer­ca vi­le­za. De esa for­ma, a mi edad y con mi bio­gra­fía, si­go apren­dien­do co­sas so­bre el mun­do en el que vivo o me ex­pon­go a vi­vir, y mi­ro to­da­vía al ser hu­mano apren­dien­do de él ca­da día. Con la lu­ci­dez su­fi­cien­te pa­ra no amar­lo y con el afec­to ne­ce­sa­rio pa­ra no des­pre­ciar­lo. Y tam­bién con eso es­cri­bo no­ve­las.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.