Are­nas mo­ve­di­zas

Don Eu­ge­nio y don Fran­cis­co de Bui­tra­go

La Voz de Galicia (A Coruña) - XL Semanal - - Magazine Firmas - Por

quien se acer­que a Bui­tra­go del Lo­zo­ya tie­ne va­rias op­cio­nes pa­ra en­tre­te­ner­se. A esa sie­rra la lla­ma­ban en tiem­pos la ‘sie­rra po­bre’ de Madrid. Pue­de que aún ha­ya al­gún in­di­vi­duo que se aco­mo­de al uso fá­cil de la cos­tum­bre, pe­ro un pa­seo por Hor­ca­chue­lo, Mon­te­jo, La Hi­rue­la, Prá­de­na y otros lu­ga­res más des­acon­se­ja la ter­mi­no­lo­gía tra­di­cio­nal. Vi­si­tar Bui­tra­go es un re­ga­lo de la his­to­ria, en­tre­mez­cla­do de mu­ra­llas, to­rreo­nes, em­bal­ses, cas­ti­llos y mu­seos. Eu­ge­nio Arias, se­rrano lu­ga­re­ño exi­lia­do en Fran­cia por sus que­ren­cias re­pu­bli­ca­nas, re­sul­tó ser el bar­be­ro de Pi­cas­so. El ma­la­gue­ño le ob­se­quió con no po­cas obras a lo lar­go de su amis­tad in­que­bran­ta­ble (am­bos de­di­ca­ban va­rias tar­des a los to­ros en pla­zas fran­ce­sas y a aso­mar­se a al­gu­na mon­ta­ña pi­re­nai­ca pa­ra, de vez en cuan­do, ver Es­pa­ña), y es­te, a la muer­te de Fran­co, una vez vuel­to a su pue­blo, op­tó por ce­der to­do su te­so­ro pa­ra la crea­ción de un pe­que­ño y de­li­cio­so mu­seo en su lo­ca­li­dad na­tal. Pu­do ha­ber­lo ven­di­do y ha­cer­se ri­co, pe­ro se lo ce­dió a los su­yos y fue fe­liz con eso. Hoy unas 17.000 per­so­nas pa­san por sus de­pen­den­cias. Al igual que don Fran­cis­co, el otro gran pro­ta­go­nis­ta de es­te re­la­to, vi­vió has­ta ha­ce al­gu­nos años vien­do có­mo sus pe­sa­res y ava­ta­res ha­bían re­dun­da­do en un pe­que­ño gran bien pa­ra su lo­ca­li­dad, ese que se gas­ta cer­ca de 800 me­tros de mu­ra­lla aso­ma­da al río Lo­zo­ya y que ve pa­sear por su re­cin­to his­tó­ri­co a unos cuan­tos aman­tes de la pie­dra y la me­mo­ria. Al Bui­tra­go de los pri­me­ros años cin­cuen­ta, un pue­blo ás­pe­ro, ru­do, no ex­ce­si­va­men­te po­si­ti­vo y en el que la crea­ción so­cial no era fruc­tí­fe­ra, lle­gó un jo­ven cu­ra de vein­ti­po­cos años lla­ma­do Fran­cis­co Ruiz Re­don­do. De aquel lu­gar la gen­te mar­cha­ba a Madrid, Bar­ce­lo­na, Fran­cia o Ale­ma­nia, bus­can­do una vi­da con po­si­bles. Al jo­ven cu­ra vi­sio­na­rio que aca­ba­ba de lle­gar y que ha­bría de que­dar­se más de cin­cuen­ta años se le ocu­rrió que su la­bor no ha­bía de con­sis­tir so­lo en dar con­sue­lo es­pi­ri­tual a quie­nes así lo so­li­ci­ta­ran. Co­mo buen vi­sio­na­rio, don Fran­cis­co bus­có so­lu­cio­nes pa­ra en­ca­rri­lar­lo to­do: en­ten­dió que so­lo a tra­vés de la edu­ca­ción se cons­trui­ría una so­cie­dad au­to­su­fi­cien­te y fun­dó va­rias es­cue­las pro­fe­sio­na­les pa­ra for­mar a los jó­ve­nes de la lo­ca­li­dad en di­ver­sos ofi­cios im­pres­cin­di­bles pa­ra el tiem­po del desa­rro­llo que es­ta­ba al lle­gar. Se tra­jo a las mon­jas de María In­ma­cu­la­da pa­ra crear un par­vu­la­rio y una aca­de­mia de cor­te y con­fec­ción. Se hi­zo con te­rre­nos pa­ra cons­truir vi­vien­das que, al fin, con­si­guió que al­ber­ga­ra Ca­ja Madrid. Fun­dó una re­si­den­cia de an­cia­nos, creó una co­ral y, co­mo obra so­cial­men­te com­pro­me­ti­da, ideó una es­cue­la de ofi­cios ma­nua­les en la que em­plear a los cha­va­les teó­ri­ca­men­te ‘di­fí­ci­les’ de la sie­rra. Les ha­bi­li­tó una vi­da en fa­mi­lia y los pu­so a re­cons­truir la igle­sia de San­ta María del Cas­ti­llo, des­trui­da en la gue­rra (las tres na­ves se que­da­ron en una), pa­ra ha­cer de ella lo que hoy pue­de vi­si­tar­se, una sor­pren­den­te igle­sia con ar­te­so­na­do neo­mu­dé­jar y con una lla­ma­ti­va in­ten­ción de sin­cre­tis­mo e in­te­gra­ción. Una ca­pi­lla cuen­ta con can­de­la­bros de sie­te bra­zos y otra, con azu­le­jos con la pa­la­bra ‘Alá’ que mu­cha­chos mu­sul­ma­nes tra­ba­ja­ron en el ba­rro. En otra de las la­te­ra­les, don Fran­cis­co ayu­dó a la ar­tis­ta búl­ga­ra Sil­via Bo­ri­so­va y es­ta le pin­tó unas fi­gu­ras or­to­do­xas ab­so­lu­ta­men­te sor­pren­den­tes y her­mo­sas. Y to­do así. Con­si­guió te­rre­nos, cré­di­tos, ayu­das, y to­do lo ver­tió en Bui­tra­go. Don Fran­cis­co, en po­cas pa­la­bras, no te­nía na­da y lo cam­bió to­do. Al igual que Eu­ge­nio Arias, que pu­do te­ner­lo to­do pa­ra él y se con­for­mó con vi­vir en una pe­que­ña ca­sa fren­te a su mu­seo y dis­fru­tar con la pros­pe­ri­dad que esa do­na­ción po­día su­po­ner pa­ra su pue­blo. Don Fran­cis­co no te­nía na­da ni si­quie­ra co­che: iba y ve­nía de Madrid en au­tos­top o en au­to­bús (en una oca­sión, un jo­ven que re­sul­tó ser Lu­ca de Te­na, lo re­co­gió en co­che y le hi­zo una im­por­tan­te do­na­ción en nom­bre de ABC pa­ra su re­si­den­cia de jó­ve­nes) y vi­vía con la

QF­ran­cis­co no te­nía na­da y lo cam­bió to­do. Co­mo Eu­ge­nio, que pu­do te­ner­lo to­do y se con­for­mó con vi­vir en una pe­que­ña ca­sa fren­te a su mu­seo

sen­ci­llez que se le su­po­ne a un hom­bre que, ade­más, ofre­cía la­bo­ral pas­to­ral a sus con­ve­ci­nos, ya que pa­ra eso era cu­ra. Pue­de de­cir­se que don Fran­cis­co cam­bió Bui­tra­go y la vi­da de sus ve­ci­nos. Y pue­de de­cir­se que Eu­ge­nio el bar­be­ro si­tuó su lu­gar de na­ci­mien­to, me­dian­te su do­na­ción, en las ru­tas de la cu­rio­si­dad cul­tu­ral. Me­re­cen am­bos un re­cuer­do mien­tras nos de­mos un pa­seo por el mon­te de las Ga­ri­ñas ori­llan­do el em­bal­se de Puen­tes Vie­jas.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.