Are­nas mo­ve­di­zas

Es­tu­ve en Ba­bia

La Voz de Galicia (A Coruña) - XL Semanal - - Magazine Firmas - Por

sí, es­tu­ve en Ba­bia. José Ma­ría Fi­dal­go me in­sis­tía co­mo un mar­ti­llo pi­lón en que te­nía que vi­si­tar esa co­mar­ca si­ta en el nor­te de la pro­vin­cia de León. Fi­dal­go, que des­de sus años de se­cre­ta­rio ge­ne­ral de CC.OO. guar­da una in­ne­ga­ble vir­tud para la se­duc­ción ne­go­cia­do­ra, me ase­gu­ra­ba que des­cu­bri­ría un pa­raí­so in­sos­pe­cha­do a po­co más de cua­tro ho­ras de Ma­drid. Ba­bia es una co­mar­ca que ape­nas al­ber­ga a dos mil ha­bi­tan­tes un po­co más allá del em­bal­se de Ba­rrios de Lu­na. El pan­tano, que abri­ga una ca­pa­ci­dad de más de tres­cien­tos hec­tó­me­tros cú­bi­cos, cuen­ta tan so­lo con un 6,49 por cien­to de ocu­pa­ción a la ho­ra de es­cri­bir es­te ar­tícu­lo. El año pa­sa­do, a es­tas al­tu­ras, lle­ga­ba al 32. La se­quía de es­te 2017 em­pie­za a re­sul­tar de­vas­ta­do­ra. Ese em­bal­se fue cons­trui­do en 1956 y su­pu­so, co­mo en otros lu­ga­res –véa­se Ria­ño–, el aban­dono por par­te de al­gu­nas fa­mi­lias de las pe­que­ñas po­bla­cio­nes que ha­bían de ser cu­bier­tas por las aguas. Cuan­do se pro­du­cen se­quías co­mo las de es­te año, o in­clu­so peo­res, al­gu­nos lu­ga­re­ños pue­den ba­jar an­dan­do a lo que fue­ron las ca­sas de sus pa­dres y abue­los, de las que so­lo que­dan pie­dras. La Guar­dia Ci­vil acos­tum­bra a de­cir que cuan­do un pan­tano se va­cía apa­re­cen mu­chas sor­pre­sas en el fon­do, ge­ne­ral­men­te vehícu­los, al­guno de los cua­les pue­de al­ber­gar al­gún que otro mis­te­rio por des­ve­lar. A pe­sar de la ca­res­tía de llu­vias, Ba­bia si­gue sien­do ver­de, apa­sio­na­da­men­te ver­de, sien­do uno de los pa­sos obli­ga­dos en­tre León y As­tu­rias, es­te a tra­vés del al­to de La Fa­rra­po­na, ese en­dia­bla­do fi­nal de eta­pa de al­gu­na Vuel­ta Ci­clis­ta a Es­pa­ña. Des­de ese al­to se pue­de abar­car el ca­mino ha­cia los la­gos de Sa­lien­cia o ha­cia el Par­que Na­tu­ral de So­mie­do; pe­ro vol­ví ha­cia León y des­cen­dí has­ta To­rres­tío, don­de una se­ñal de trá­fi­co con ga­lli­na di­bu­ja­da en su trián­gu­lo de pe­li­gro nos in­di­ca que un par de do­ce­nas del ave más nu­me­ro­sa del pla­ne­ta tran­si­ta de un la­do al otro de la ca­rre­te­ra co­mo Pe­dro por su ca­sa. Ba­bia siem­pre fue, in­dis­tin­ta­men­te, tie­rra de re­yes y de pastores. A unos y a otros se les atri­bu­ye una de las fra­ses que de for­ma más ha­bi­tual uti­li­za el ha­bla de los es­pa­ño­les: «es­tar en Ba­bia». No es el úni­co ca­so: se pue­de ti­rar «por los ce­rros de Úbe­da», es­tar en «Jau­ja» o «en­tre Pin­to y Val­de­mo­ro» o a «la lu­na de Va­len­cia». Al igual que Pa­rís, que bien va­le una mi­sa, Ba­bia com­bi­na por igual aguas y ver­des pra­de­ras que fo­men­ta­ron des­de siem­pre la ga­na­de­ría y la tras­hu­man­cia. De Ba­bia a Ex­tre­ma­du­ra y al re­vés. Los pastores que sa­lían an­ta­ño con sus re­ba­ños y sus mas­ti­nes dor­mi­ta­ban en los ca­mi­nos y so­ña­ban con sus ho­ga­res y sus pi­tan­zas. De ahí que les di­je­ran que des­per­ta­ran, que pa­re­cían es­tar en Ba­bia. Los re­yes de León, allá por el año mil y po­co, los que crea­ron el Fue­ro de León que aca­ba de cum­plir mil años, va­ca­cio­na­ban en el pa­la­cio de Qui­ño­nes de Rio­la­go, vi­si­ta­ble des­de que la Junta lo com­pró y lo con­vir­tió en un cen­tro in­ter­pre­ta­ti­vo de la co­mar­ca. La can­ti­na del pa­la­cio es, por de­más, el bar del pue­blo, con lo que siem­pre hay un va­so de vino dis­pues­to para el vi­si­tan­te. Re­co­rrían sus ma­jes­ta­des ochen­ta ki­ló­me­tros des­de León y no es­ta­ban para na­die cuan­do ca­za­ban o des­can­sa­ban. Si al­guien pe­día una au­dien­cia, se le de­cía que era im­po­si­ble, los re­yes «es­tán en Ba­bia». Pue­de que am­bas fór­mu­las sean co­rrec­tas y com­pa­ti­bles. Lo úni­co cier­to es que mil años des­pués lo se­gui­mos di­cien­do. Es un de­li­cio­so Par­que Na­tu­ral con un par de mu­ni­ci­pios y mu­chos ac­ci­den­tes geo­grá­fi­cos dig­nos de vi­si­ta. San Emi­li­ano es la po­bla­ción, jun­to con Ca­bri­lla­nes, me­re­ce­do­ra de una pa­ra­da. Su hos­tal Va­lle de San Emi­li­ano per­mi­te re­pos­tar con su co­mi­da sen­ci­lla pe­ro con­tun­den­te y una bue­na ca­ma. Di­rán que ca­da año por es­tas fe­chas le de­di­co al­gún pa­seo a la pro­vin­cia de León, y es cier­to. Bien sea la Ru­ta del Ca­res, las cue­vas de Val­por­que­ro o un pa­seo por Ba­bia. To­do es de­bi­do a que Ja­vi Ca­ma­ro­te (Ca­ma­ro­te Ma­drid),

Si al­guien pe­día una au­dien­cia, se le de­cía que era im­po­si­ble, los re­yes "es­tán en Ba­bia"

Qleo­nés de pro, de­ci­de en­se­ñar­nos a un nu­tri­do gru­po de ami­gos pedazos de su pro­vin­cia con mo­ti­vo de su cumpleaños a pri­me­ros de septiembre. Nun­ca di­go que no: siem­pre des­cu­bro un frag­men­to de es­ta apa­sio­nan­te Es­pa­ña de las co­sas. Esa que no es tan fá­cil car­gar­se co­mo al­gu­nos creen.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.