En com­pa­ñía de ton­tos

La Voz de Galicia (A Coruña) - XL Semanal - - Magazine Firmas - Por Ar­tu­ro Pé­rez-re­ver­te

pues­tos a ser jus­tos, no só­lo es Es­pa­ña. Gra­cias a Dios. Las ha­bas de la es­tu­pi­dez y la ma­la fe se cue­cen en to­das par­tes; y si eso no con­sue­la de­ma­sia­do, al me­nos lo ha­ce más lle­va­de­ro. Sa­ber, por ejem­plo, que la es­ta­tua de Co­lón en Barcelona no es la úni­ca que tie­ne la pi­que­ta de de­mo­li­ción en el co­go­te, con­sue­la un po­co. Na­da hay más tran­qui­li­za­dor que la es­tu­pi­dez com­par­ti­da, glo­bal, en un mun­do don­de, ya des­de la más re­mo­ta an­ti­güe­dad –y ahí se­gui­mos–, jun­tas a un fa­ná­ti­co o un mal­va­do con 1.000 ton­tos y, ma­te­má­ti­ca­men­te, ob­tie­nes 1.001 hi­jos de la gran pu­ta. La ten­den­cia ac­tual de bo­rrar la par­te os­cu­ra del pa­sa­do y rein­ven­tar és­te con la par­te bue­na, o la que ca­da uno con­si­de­ra co­mo tal, es­tá su­mien­do el mun­do en un caos cul­tu­ral ajeno a los he­chos y ra­zo­nes que lo de­fi­nen. Ig­no­ra­mos que la his­to­ria no es bue­na ni ma­la, sino só­lo his­to­ria, y bo­rrán­do­la cree­mos co­rre­gir­la o li­brar­nos de ella, cuan­do el re­sul­ta­do es jus­to lo con­tra­rio. Sin me­mo­ria, sin las cla­ves que nos ex­pli­can, so­mos mo­ni­go­tes en ma­nos de opor­tu­nis­tas y sin­ver­güen­zas, o rehenes de los es­tú­pi­dos após­to­les de lo po­lí­ti­ca­men­te co­rrec­to. Y más cuan­do és­tos se em­pe­ñan en que mi­re­mos el pa­sa­do, tan di­fe­ren­te en es­pí­ri­tu y ma­ne­ras, con ojos del pre­sen­te. Exi­gién­do­le, por ejem­plo, a una ban­da de aven­tu­re­ros ham­brien­tos, du­ros, am­bi­cio­sos y de­ses­pe­ra­dos que se com­por­ta­ran en el si­glo XV con los cri­te­rios mo­ra­les de una oe­ne­gé del si­glo XXI. Así nun­ca pue­den sa­lir las cuen­tas. To­dos tu­vi­mos bi­sa­bue­los que lu­cha­ron en gue­rras, in­va­sio­nes, con­quis­tas y re­con­quis­tas. Que ma­ta­ron y mu­rie­ron por un pla­to de co­mi­da, por una am­bi­ción, por una ma­la suer­te, por una idea. Ocul­tar­los es ampu­tar­nos a no­so­tros mis­mos. Ol­vi­dar que so­mos lo que so­mos por­que fui­mos lo que fui­mos. Al po­bre Co­lón, co­mo di­go, lle­va tiem­po ca­yén­do­le la del pul­po. Él só­lo que­ría des­cu­brir un mun­do nue­vo al otro la­do del Atlán­ti­co, y se ju­gó el ti­po pa­ra con­se­guir­lo, gra­cias al apoyo que le die­ron los re­yes de Es­pa­ña –ese país aho­ra de pron­to inexis­ten­te– allá por el año 1492. Pe­ro ya ven. Ha aca­ba­do co­mién­do­se un ma­rrón ge­no­ci­da co­mo el som­bre­ro de un pi­ca­dor: Cris­ti­na Kirch­ner le de­mo­lió la es­ta­tua en Bue­nos Aires, Ada Co­lau y la CUP quie­ren de­mo­lér­se­la en Barcelona, e in­nu­me­ra­bles can­ta­ma­ña­nas de to­da con­di­ción y pe­la­je an­dan bus­cán­do­le las vuel­tas a don Cris­tó­bal. Ju­gán­do­le la del chino. La úl­ti­ma que yo se­pa, se la han mon­ta­do en Los Án­ge­les, Ca­li­for­nia, ciu­dad his­pa­na por ex­ce­len­cia em­pe­zan­do por el nom­bre (Nues­tra Se­ño­ra Rei­na de los Án­ge­les) y por quie­nes la fun­da­ron. Pues bueno. Allí, con el si­len­cio cuan­do no el aplau­so de la abru­ma­do­ra­men­te ma­yo­ri­ta­ria co­mu­ni­dad his­pa­na, o sea, gen­te que se ape­lli­da Sán­chez y Mar­tí­nez, han su­pri­mi­do el Co­lum­bus Day o Día de Co­lón –con el úni­co vo­to en con­tra de un con­ce­jal de ori­gen ita­liano, pa­ra más gua­sa–, y co­lo­ca­do en su lu­gar el Día de los Pue­blos In­dí­ge­nas. Lo cual es­ta­ría muy bien en mu­chos si­tios, so­bre to­do de Mé­xi­co pa­ra aba­jo; pe­ro en Es­ta­dos Uni­dos sue­na a sar­cas­mo gua­rro, por­que allí pre­ci­sa­men­te, en la pul­cra Amé­ri­ca an­glo­sa­jo­na, y a di­fe­ren­cia de la su­cia y gra­sien­ta Amé­ri­ca his­pa­na, los pue­blos in­dí­ge­nas fue­ron sis­te­má­ti­ca­men­te ex­ter­mi­na­dos, y los es­ca­sos su­per­vi­vien­tes con­fi­na­dos en in­fa­mes re­ser­vas. Y así, el gran John Ford pu­do de­cir­le a Pe­ter Bog­da­no­vich en una en­tre­vis­ta: «Los in­dios son un pue­blo digno in­clu­so en la de­rro­ta, pe­ro eso no es­tá bien vis­to en los Es­ta­dos Uni­dos. Al pú­bli­co le gus­ta ver có­mo ma­tan a los in­dios. No los con­si­de­ran se­res hu­ma­nos». Así que, en fin. Qué quie­ren que les di­ga. Es­tos días va a es­tre­nar­se una pe­lí­cu­la di­ri­gi­da por Agus­tín Díaz Ya­nes, Oro, ba­sa­da en un re­la­to del arri­ba fir­man­te, don­de se cuen­ta mi ma­ne­ra de ver lo que fue la con­quis­ta de Amé­ri­ca: una su­ce­sión de epi­so­dios fas­ci­nan­tes, te­rri­bles, épi­cos a ve­ces y, des­de lue­go, crue­les y po­co sim­pá­ti­cos. Pe­ro asu­mien­do cuan­to de te­rri­ble ha­ya que asu­mir de la His­to­ria, del ho­rror y de la vida, que en el ca­so de la Con­quis­ta es mucho, el he­cho cier­to es que los in­dios de la Amé­ri­ca his­pa­na si­guen ahí, vi­vi­tos y co­lean­do, com­par­tien­do una len­gua for­mi­da­ble en­tre qui­nien­tos mi­llo­nes de per­so­nas.

To­dos tu­vi­mos bi­sa­bue­los que ma­ta­ron y mu­rie­ron. Ocul­tar­los es ol­vi­dar que so­mos lo que so­mos por­que fui­mos lo que fui­mos

Y mu­chos, por sim­ple jus­ti­cia his­tó­ri­ca, han ve­ni­do a vi­vir a Es­pa­ña; mien­tras en los Es­ta­dos Uni­dos ni es­tán ni se les es­pe­ra, en­tre otras co­sas por­que allí, con la Bi­blia y la co­chi­na su­pre­ma­cía blan­ca por de­lan­te, se los car­ga­ron a to­dos. Así que, por mí, co­mo his­pano que soy, co­mo es­pa­ñol que asu­me sin com­ple­jos su pa­sa­do en lo bueno y lo ma­lo, la mu­ni­ci­pa­li­dad de Los Án­ge­les pue­de ir­se a ha­cer pu­ñe­tas. A ex­cep­ción del con­ce­jal de ori­gen ita­liano, cla­ro. Ese tío ca­chon­do.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.