La con­ta­mi­na­ción lu­mí­ni­ca cre­ce a un rit­mo im­pa­ra­ble. Y la luz led blan­ca es­tá agra­van­do el pro­ble­ma. El au­men­to del in­som­nio es una de as con­se­cuen­cias, pe­ro hay mu­chas más.

La con­ta­mi­na­ción lu­mí­ni­ca cre­ce a un rit­mo im­pa­ra­ble. Y la luz 'led' blan­ca es­tá agra­van­do aún más el pro­ble­ma. El au­men­to del in­som­nio es una de las con­se­cuen­cias, pe­ro hay mu­chas más. Y aún más gra­ves. Se lo con­ta­mos.

La Voz de Galicia (A Coruña) - XL Semanal - - Sumario - POR CAR­LOS MA­NUEL SÁN­CHEZ

El mun­do se que­da sin no­ches.

La ilu­mi­na­ción ar­ti­fi­cial, que tan­to fas­ti­dia a los as­tró­no­mos –un ter­cio de la po­bla­ción mun­dial ni si­quie­ra pue­de ver ya la Vía Lác­tea–, afec­ta a la sa­lud y a los rit­mos cir­ca­dia­nos de los se­res hu­ma­nos, dis­pa­ran­do los ca­sos de in­som­nio en to­do el pla­ne­ta, pe­ro tam­bién des­con­cier­ta a mi­les de es­pe­cies ani­ma­les y ve­ge­ta­les. La ma­yo­ría de los or­ga­nis­mos es­tán acos­tum­bra­dos a la al­ter­nan­cia de luz y os­cu­ri­dad. Han ne­ce­si­ta­do mi­llo­nes de años de evo­lu­ción pa­ra sin­cro­ni­zar­se con el ré­gi­men de cla­ros­cu­ros im­pues­to por la ro­ta­ción y la ór­bi­ta de la Tie­rra. Ese equi­li­brio em­pe­zó a per­der­se ha­ce 150 años en los paí­ses in­dus­tria­li­za­dos con la im­plan­ta­ción de la luz ar­ti­fi­cial en las ciu­da­des. Y la re­vo­lu­ción led de los úl­ti­mos cin­co años, le­jos de vol­ver a es­ta­bi­li­zar la es­ti­mu­la­ción lu­mí­ni­ca a la que es­ta­mos so­me­ti­dos, la es­tá au­men­ta­do. Un es­tu­dio pu­bli­ca­do en Scien­ce Ad­van­ces aler­ta de que el pla­ne­ta se vuel­ve más bri­llan­te. La in­ves­ti­ga­ción, di­ri­gi­da por Christopher Ky­ba, del Cen­tro de Es­tu­dios Geo­ló­gi­cos de Pots­dam (Ale­ma­nia) y con par­ti­ci­pa­ción del Ins­ti­tu­to de As­tro­fí­si­ca de An­da­lu­cía, ana­li­za có­mo ha evo­lu­cio­na­do la con­ta­mi­na­ción lu­mí­ni­ca en­tre 2012 y 2016, ba­sán­do­se en los da­tos re­co­gi­dos por el sa­té­li­te VIIRS (Ra­dió­me­tro de Imágenes por In­fra­rro­jos Vi­si­bles), de la NASA. Con­clu­sión: la con­ta­mi­na­ción lu­mí­ni­ca cre­ce de me­dia un 2,2 por ciento anual, in­clu­so más rá­pi­do en los paí­ses en de­sa­rro­llo de Amé­ri­ca del Sur, Asia y Áfri­ca. El bri­llo noc­turno so­lo ha des­cen­di­do en paí­ses en gue­rra co­mo el Ye­men y Si­ria.

LOS POLÉMICOS 'LEDS'. En paí­ses con no­ches ya de por sí exa­ge­ra­da­men­te ilu­mi­na­das, co­mo Ita­lia o Es­pa­ña, el cam­bio de las tra­di­cio­na­les fa­ro­las de va­por de so­dio –que dan una luz anaran­ja­da– por el alum­bra­do led, que se su­po­ne más ba­ra­to y efi­cien­te, so­lo di­si­mu­la el pro­ble­ma. En apa­rien­cia, el ni­vel ha per­ma­ne­ci­do es­ta­ble, pe­ro so­lo por­que el sa­té­li­te no es ca­paz de­tec­tar las lon­gi­tu­des de on­da in­fe­rio­res a 500 na­nó­me­tros, co­rres­pon­dien­tes a la luz azul; si se cru­zan los da­tos con las fo­to­gra­fías to­ma­das des­de la Es­ta­ción Es­pa­cial In­ter­na­cio­nal, se de­tec­ta un au­men­to de la po­lu­ción lu­mí­ni­ca. Los cien­tí­fi­cos pro­po­nen que la sus­ti­tu­ción de las fa­ro­las, si es que se con­si­de­ra ne­ce­sa­ria, so­lo se ha­ga con luces leds ama­ri­llas de ba­ja po­ten­cia, que no per­tur­ban los ci­clos vi­ta­les. De he­cho, pro­po­nen un ve­to glo­bal al es­pec­tro de emi­sión azul, que se su­ma al de la Aso­cia­ción Mé­di­ca Ame­ri­ca­na, pues la con­si­de­ran res­pon­sa­ble del de­te­rio­ro de la ca­li­dad de sue­ño y el au­men­to de los ca­sos de dia­be­tes, obe­si­dad, de­pre­sión y cán­cer aso­cia­dos a él. Pe­ro es­to cho­ca con los in­tere­ses de la in­dus­tria. Hay un gran ex­ce­den­te de lám­pa­ras leds azu­les. En es­te sen­ti­do, la Dipu­tación de Gra­na­da tam­bién re­co­mien­da luces cá­li­das, pe­ro re­co­no­ce que «el mer­ca­do de las em­pre­sas de alum­bra­do pú­bli­co sue­le pro­po­ner el uso de fuen­tes de luz muy blan­ca fría, por su efi­cien­cia ener­gé­ti­ca y por­que los ciu­da­da­nos sue­len ver la luz blan­ca (que en reali­dad es una mez­cla de colores, co­mo el ar­coí­ris, y a ma­yor can­ti­dad de azul, más fría) más con­for­ta­ble y me­nos tris­te». «Los se­res hu­ma­nos nos es­ta­mos so­me­tien­do a re­gí­me­nes de luz anor­ma­les», ad­vier­te a la BBC el pro­fe­sor Ke­vin Gas­ton, de la Uni­ver­si­dad

No so­lo el ser hu­mano se ve afec­ta­do por el ex­ce­so de luz ar­ti­fi­cial, des­de la ex­te­rior has­ta la de nues­tros mó­vi­les. El pro­ble­ma es más evi­den­te cuan­do de tra­ta de ani­ma­les noc­tur­nos, que son un 30 por

Los se­res hu­ma­nos nos es­ta­mos so­me­tien­do a re­gí­me­nes de luz anor­ma­les. Y lo es­ta­mos pa­gan­do. Por­que la bio­lo­gía que re­gu­la el sue­ño y la vi­gi­lia es muy de­li­ca­da

ciento de los ver­te­bra­dos y un 60 por ciento de los in­ver­te­bra­dos y los cua­les de­pen­den de la os­cu­ri­dad pa­ra ca­zar y ali­men­tar­se. Los ri­tua­les de apa­rea­mien­to tam­bién se ven afec­ta­dos. Los in­sec­tos po­li­ni­za­do­res dis­mi­nu­yen su ac­ti­vi­dad, se­gún un es­tu­dio pu­bli­ca­do por Na­tu­re. Las aves mi­gra­to­rias no sa­ben cuán­do em­pren­der el vue­lo. Los an­fi­bios y ser­pien­tes tie­nen di­fi­cul­ta­des pa­ra re­gu­lar los pe­rio­dos de le­tar­go con los que man­tie­nen su temperatura cor­po­ral. Has­ta los ár­bo­les y las plan­tas no sa­ben a qué ate­ner­se y flo­re­cen a des­tiem­po, lo que a su vez pue­de ser ca­tas­tró­fi­co pa­ra los her­bí­vo­ros que de­pen­den de ellos.

de Exe­ter. No so­lo por el alum­bra­do de ca­lles y ho­ga­res, tam­bién por el ful­gor de las pan­ta­llas de or­de­na­dor y del mó­vil. Y es­ta­mos pa­gan­do las con­se­cuen­cias. Por­que la bio­lo­gía que re­gu­la el sue­ño y la vi­gi­lia es muy de­li­ca­da e in­vo­lu­cra a nu­me­ro­sos cir­cui­tos quí­mi­cos y neu­ro­na­les.

EL LU­JO DE DOR­MIR. Meir Krie­ger, ex­per­to de la Es­cue­la Mé­di­ca de Ya­le, ex­pli­ca que nues­tro ce­re­bro tie­ne di­fe­ren­tes re­gu­la­do­res del sue­ño; en­tre ellos, la ade­no­si­na. Cuan­to ma­yor es la acu­mu­la­ción de es­ta sus­tan­cia, más so­ño­lien­tos nos sen­ti­mos. Cuan­do lle­va­mos des­pier­tos unas 14 ho­ras se­gui­das, los ni­ve­les de ade­no­si­na nos se­ña­lan que es ho­ra de ir­nos a la ca­ma. Es­to es así por­que nues­tro re­loj cor­po­ral es­tá sin­cro­ni­za­do con los rit­mos del mun­do que nos ro­dea. Y el prin­ci­pal re­gu­la­dor es la luz diur­na. Al ano­che­cer, cuan­do la luz dis­mi­nu­ye, la glán­du­la pi­neal nos inun­da con otra sus­tan­cia quí­mi­ca ador­me­ce­do­ra, la me­la­to­ni­na, que re­gu­la los rit­mos cir­ca­dia­nos. Las imágenes por re­so­nan­cia mag­né­ti­ca del ce­re­bro y el re­gis­tro de los mo­vi­mien­tos ocu­la­res ba­jo los pár­pa­dos con­fir­man la exis­ten­cia de tres o cua­tro ti­pos de sue­ño. Pro­gre­san en ci­clos de unos 90 mi­nu­tos. Las dos pri­me­ras fa­ses se co­rres­pon­den con sue­ños de on­da len­ta. Se pro­du­ce un apa­gón en el neo­cór­tex. Y son los res­pon­sa­bles de que nos sin­ta­mos des­can­sa­dos al des­per­tar. Lue­go se en­tra en la fa­se de mo­vi­mien­tos ocu­la­res rápidos –co­no­ci­da co­mo REM–, que es un es­ta­do enig­má­ti­co de la con­cien­cia. Ca­si to­dos los múscu­los es­tán pa­ra­li­za­dos, me­nos el dia­frag­ma (pa­ra se­guir res­pi­ran­do), y al­gu­nos es­fín­te­res. Se desatan tor­men­tas eléc­tri­cas en el ce­re­bro y te­ne­mos sue­ños muy ví­vi­dos. Ca­da ho­ra, el sue­ño es in­te­rrum­pi­do con cua­tro o cin­co 'mi­cro­des­per­ta­res' de unos se­gun­dos. Los cien­tí­fi­cos creen que fue­ron di­se­ña­dos por la evo­lu­ción pa­ra com­pro­bar que no es­ta­mos en pe­li­gro ante un de­pre­da­dor, la hi­po­ter­mia, as­fi­xia... En el cen­tro del de­ba­te so­bre nues­tros pro­ble­mas de in­som­nio, ar­gu­men­ta Je­ro­me Groop­man, de la Es­cue­la Mé­di­ca de Har­vard, es­tá la ten­sión en­tre la es­ti­mu­la­ción que la so­cie­dad nos im­po­ne pa­ra ser pro­duc­ti­vos y el an­he­lo de re­la­ja­ción. En el si­glo XIX se cul­pa­ba al fe­rro­ca­rril; hoy, al bri­llo de las pan­ta­llas y fa­ro­las. No es ex­tra­ño que una bue­na ca­be­za­da se ha­ya con­ver­ti­do en un ar­tícu­lo de lu­jo. «Dor­mir bien es un nue­vo sím­bo­lo de es­ta­tus».

Los cien­tí­fi­cos de­fien­den usar en las fa­ro­las 'leds' ama­ri­llos, en lu­gar de blan­cos, que al­te­ran más los ci­clos vi­ta­les. Pe­ro la in­dus­tria dis­cre­pa

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.