Se nos rom­pió el amor

La Voz de Galicia (A Coruña) - Yes - - ¡QUÉ CO SAS! - FER­NAN­DA TABARÉS DI­REC­TO­RA DE V TE­LE­VI­SIÓN

Aes­tas al­tu­ras de la se­ma­na aven­tu­ro que se ha­brá pro­du­ci­do una im­plo­sión in­for­ma­ti­va en torno a la gran no­ti­cia de los úl­ti­mos días. El di­vor­cio de An­ge­li­na Jo­lie y Brad Pitt reúne to­dos los in­gre­dien­tes del gran su­flé que des­de siem­pre ne­ce­si­ta la opi­nión pú­bli­ca pa­ra que la gen­te se sien­ta con­tem­po­rá­nea. Ofre­cen com­ple­xión a la red in­vi­si­ble que nos vin­cu­la co­mo so­cie­dad, aun­que unos vi­va­mos en Bou­zas y los otros en Ala­ba­ma. Aun­que ha­ya quien se san­ti­güe por ocu­par lí­neas con una fri­vo­li­dad sen­ti­men­tal de dos ti­ti­ri­te­ros de lu­jo, la rup­tu­ra de Bran­ge­li­na es mu­cho más que un epi­so­dio per­so­nal de unos mul­ti­mi­llo­na­rios a los que el des­tino les re­ga­ló to­do lo que un ser hu­mano pue­de desear. The New York Ti­mes, re­fe­ren­cia to­da­vía en­tre las ca­be­ce­ras de la pren­sa se­ria, re­ser­vó un es­pa­cio de su pri­me­ra pá­gi­na pa­ra la se­pa­ra­ción, que es tan so­lo el úl­ti­mo epi­so­dio de una na­rra­ción en la que se pue­den lo­ca­li­zar los in­gre­dien­tes de los gran­des cuentos que des­de siem­pre ha ne­ce­si­ta­do la hu­ma­ni­dad. Di­rán que les con­ce­do a Pitt y Jo­lie una ca­te­go­ría que no me­re­cen, pe­ro se­ría una tor­pe­za o un ejer­ci­cio de di­vis­mo in­te­lec­tual ne­gar el efec­to que en los úl­ti­mos años ha te­ni­do es­ta cor­po­ra­ción del en­tre­te­ni­mien­to, la so­li­da­ri­dad, el lu­jo, la be­lle­za y la pro­crea­ción mul­ti­cul­tu­ral y mul­ti­ge­né­ti­ca.

Des­ve­lo aquí un men­sa­je de un ami­go ama­do que ana­li­za el mun­do con la so­fis­ti­ca­ción que le con­ce­den su cul­tu­ra y su in­te­li­gen­cia. El miér­co­les sen­ten­ció: «Aquí lo gra­ve es lo de An­ge­li­na y Brad. To­do se aca­ba. La ero­sión del fí­si­co, el abu­rri­mien­to y los nue­vos ali­cien­tes...». Ese es, en efec­to, una de las re­fle­xio­nes que ins­pi­ra una rup­tu­ra que pon­drá a mu­chos an­te el es­pe­jo. Si es­tos chi­cos, que re­vien­tan de gua­pos y de ri­cos no son ca­pa­ces de man­te­ner la em­pre­sa fa­mi­liar, có­mo va a po­der ha­cer­lo el co­mún de los mor­ta­les. Una vez más, el li­bro de instrucciones ela­bo­ra­do por mu­chas re­li­gio­nes, en el que se pres­cri­ben vi­das de fi­de­li­dad eter­na y mo­no­ga­mia cons­tan­te, cho­ca con el ím­pe­tu aven­tu­re­ro de nues­tra hu­ma­ni­dad.

Las cró­ni­cas van con­tan­do que fue ella la que se plan­tó. Que le ago­tó que Pitt con­su­mie­ra ma­rihua­na y que su­cum­bie­ra a una fran­ce­si­ta, la ma­ra­vi­llo­sa Ma­rion Co­ti­llard. An­tes ha­bía si­do ella Co­ti­llard, y aho­ra es Jen­ni­fer Anis­ton.

A Brad, ese ru­bio con co­ra­zón de mo­reno, pue­de que le ha­ya su­pe­ra­do la per­fec­ción con la que vi­vía, esa ma­dre to­tal, esa gua­pa to­tal, esa fi­lán­tro­pa to­tal, esa flaca to­tal. A mu­chos hom­bres les apa­bu­lla la ex­ce­len­cia, co­mo si una com­pa­ñe­ra sin grie­tas les re­cor­da­ra to­do el tiem­po sus imperfecciones en un mun­do que si­gue tan se­cues­tra­do por lo mas­cu­lino.

Millones de per­so­nas per­ma­ne­cen aho­ra aten­tas a sus pan­ta­llas. Con la mis­ma avi­dez con la que si­guie­ron la his­to­ria de Ken­nedy y Jac­kie; de Bur­ton y Tay­lor; de Ava y Si­na­tra; de Igle­sias y Preys­ler de­gus­ta­rán los in­gre­dien­tes de es­te gran ban­que­te con cas­ti­llos en Fran­cia y ni­ños de co­lo­res. Hans Ch­ris­tian An­der­sen re­co­pi­ló his­to­rias de la tra­di­ción oral pa­ra es­cri­bir al­gu­nos de los cuentos más fa­mo­sos de la hu­ma­ni­dad. Hoy los cuentos es­tán en los chíos de Twit­ter y en la su­cu­len­ta quie­bra de una em­pre­sa cu­yo éxi­to ha­bía si­do es­cul­pi­do con la cu­rio­si­dad in­fi­ni­ta que el ser hu­mano sien­te por his­to­rias así.

FO­TO: CARL COURT/AFP

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.