¿Black qué?

La Voz de Galicia (A Coruña) - Yes - - ¡QUÉCOSAS! -

El 14 de fe­bre­ro de 1948 la pren­sa es­pa­ño­la pu­bli­ca­ba un anun­cio or­de­na­do por Ga­le­rías Pre­cia­dos en el que se po­día leer: «¿Có­mo no au­gu­rar en Es­pa­ña el más bri­llan­te éxi­to en el día de los enamo­ra­dos? ¡Sá­ba­do, 14 de fe­bre­ro!». El avis­pa­do Pe­pín Fer­nán­dez, fun­da­dor de los gran­des al­ma­ce­nes ma­dri­le­ños que du­ran­te años man­tu­vie­ron un due­lo a muer­te con El Cor­te Inglés, com­pren­dió an­tes que na­die que el con­su­mi­dor es­pa­ñol po­día res­pon­der al mis­mo es­tí­mu­lo de com­pra que los an­glo­sa­jo­nes y en­con­trar en el 14 de fe­bre­ro una ex­cu­sa ar­gu­men­tal pa­ra gas­tar. En Es­ta­dos Uni­dos lle­va­ban des­de 1840 in­ter­cam­bian­do com­pras en­tre enamo­ra­dos. Ese año, Est­her A. How­land, hi­ja de un li­bre­ro de Mas­sa­chu­setts, in­ven­tó los «va­len­ti­nes», unas pos­ta­les ro­mán­ti­cas ba­ra­tas que en­se­gui­da se con­vir­tie­ron en un éxi­to de ven­tas y abrie­ron la puer­ta a un ne­go­cio mul­ti­mi­llo­na­rio sus­ten­ta­do en la su­pues­ta ce­le­bra­ción del amor.

El día de los enamo­ra­dos en­se­gui­da se co­lo­có en el ca­len­da­rio de excusas con­su­mis­tas, co­mo an­tes lo ha­bía he­cho, por ejem­plo, el día de la ma­dre, que en Es­pa­ña también se ce­le­bra el pri­mer do­min­go de ma­yo pa­ra imi­tar una cos­tum­bre nor­te­ame­ri­ca­na. La tra­di­ción es­pa­ño­la lo si­tua­ba el 8 de diciembre has­ta que en 1914 el pre­si­den­te es­ta­dou­ni­den­se Wil­son le da ca­rác­ter ofi­cial a una fies­ta per­fec­ta pa­ra se­guir en­gra­san­do las rue­das de un ca­pi­ta­lis­mo siem­pre ávi­do de excusas.

Con los años, los 365 días del año se ha he­cho es­ca­sos pa­ra en­ca­jar to­dos los pre­tex­tos que el sistema ne­ce­si­ta pa­ra que sa­que­mos la tar­je­ta de crédito a pa­sear. La glo­ba­li­za­ción es­tá con­tri­bu­yen­do a ello de una for­ma per­fec­ta, por­que a las ce­le­bra­cio­nes lo­ca­les se van su­man­do otras más ex­tra­va­gan­tes que abren nue­vas vías pa­ra lle­nar nues­tra vi­da de ca­chi­va­ches.

Si a mi abue­la le hu­bie­se con­ta­do que ayer se ce­le­bró el Black Fri­day ha­bría es­bo­za­do ese ges­to de des­dén con el que su ge­ne­ra­ción ce­le­bra­ba al­gu­nos de nues­tros in­ven­tos. La fies­ta es una nue­va im­por­ta­ción an­glo­sa­jo­na in­ven­ta­da pa­ra com­ple­tar el úni­co fin de se­ma­na en el que ese país mul­ti­rre­li­gio­so y mul­ti­cul­tu­ral que es Es­ta­dos Uni­dos se pa­ra­li­za: Thanksgiving (que se ce­le­bró el jue­ves pa­sa­do y que también lle­ga­rá, lo ve­rán). Lo de ne­gro tie­ne que ver más con la con­ta­bi­li­dad de los es­ta­ble­ci­mien­tos co­mer­cia­les que con una con­si­de­ra­ción ha­cia el la­do os­cu­ro, pues el arran­que de las ven­tas pre­na­vi­de­ñas bo­rra­ba los nú­me­ros rojos de los ba­lan­ces. Por cier­to, si no su­cum­bie­ron ayer, to­da­vía po­drán ha­cer­lo el lu­nes, a es­tos efec­tos el ci­ber­mon­day, pen­sa­do pa­ra las com­pras on-li­ne.

La lis­ta de opor­tu­ni­da­des es ca­si in­fi­ni­ta. Tran­si­ta en­tre el Fin de año y el día de Re­yes, los car­na­va­les y la Se­ma­na San­ta, el día de la ma­dre y el del pa­dre, San Va­len­tín y Ha­llo­ween, los Santos Inocen­tes y las fies­tas del pue­blo, la se­ma­na blan­ca, la Navidad, el puen­te de diciembre, la se­ma­na de la In­dia en el Cor­te Inglés, los des­cuen­tos de mid-sea­son y es­te black fri­day al que aho­ra to­do el mundo se lanza co­mo si siem­pre hu­bie­se for­ma­do par­te de nues­tras vi­das.

FOTO: PEDRO PAR­DO

FER­NAN­DA TA­BA­RÉS DI­REC­TO­RA DE V TE­LE­VI­SIÓN

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.