La puer­ta del pa­raí­so es­tá aquí

Fa­mi­lias en bus­ca de sol y pla­yas idí­li­cas con­vi­ven con mo­chi­le­ros en via­jes des­de una se­ma­na a me­ses: es la más ver­sá­til

La Voz de Galicia (A Coruña) - Yes - - VIAJES OUT - TEX­TO Y FO­TOS: CAR­MEN GAR­CÍA DE BUR­GOS

El nor­te es una es­ca­la ideal an­tes de su au­tén­ti­co te­so­ro: sus is­las”

Si­su plan de va­ca­cio­nes so­ña­do es una is­la de aguas cá­li­das es­me­ral­da, y ade­más tie­ne fa­mi­lia y quie­re in­cluir a los ni­ños, Tai­lan­dia es su des­tino. Si la ur­gen­cia in­me­dia­ta es ir en pa­re­ja, tam­bién lo es. Y, si se tra­ta de una ex­cur­sión pla­ni­fi­ca­da en­tre ami­gos, apún­te­se­lo. Su fi­lo­so­fía pue­de pa­sar por una mo­chi­la y uno o dos me­ses sal­tan­do de al­ber­gue en al­ber­gue, o por ho­te­les a pie de pla­ya y las co­sas fá­ci­les: em­pie­ce a mi­rar vue­los a Bang­kok. Y to­do, por un pre­cio que ca­si se­gu­ro que se pue­de per­mi­tir. Sea lo que sea, há­ga­lo mien­tras du­re la es­ta­ción se­ca por­que gran par­te de la belleza de es­te país del sud­es­te asiá­ti­co, abri­ga­do por Myan­mar, Laos, Viet­nam y Cam­bo­ya, sus pri­mos me­nos con­quis­ta­dos por el tu­ris­mo, se cen­tra en sus pai­sa­jes.

Tai­lan­dia se pue­de des­cu­brir en diez días o en dos me­ses por­que se tra­ta de, po­si­ble­men­te, el des­tino más ver­sá­til de to­do el sud­es­te asiá­ti­co, una de las re­gio­nes más se­gu­ras del mun­do pa­ra el tu­ris­ta. Su es­pe­cia­li­za­ción en el sec­tor ha he­cho de él un des­tino en el que has­ta sus en­can­tos más ocul­tos tie­nen en­tra­da. Tri­bus de mu­je­res ji­ra­fa (Pa­daung), es­pec­tácu­los con ele­fan­tes y otras atrac­cio­nes exó­ti­cas son ac­ce­si­bles pa­ra to­do el mun­do.

El re­ga­teo es una for­ma de vi­da, pe­ro de la que intentan des­pren­der­se a mar­chas for­za­das. Si, pa­ra con­se­guir que un ta­xis­ta de Bang­kok ac­ce­da a po­ner el ta­xí­me­tro en lu­gar de ce­rrar un pre­cio (que tri­pli­ca el le­gal), se ve ex­pul­sa­do de has­ta ocho vehícu­los di­fe­ren­tes, no se ex­tra­ñe. Pue­de que mu­chos de ellos no sean cons­cien­tes del to­do del va­lor del di­ne­ro, pe­ro lo in­tu­yen, y saben que los gui­ris es­tán dis­pues­tos a pa­gar mu­cho más. Aun así, Bang­kok es una ma­cro­ca­pi­tal asiá­ti­ca ama­ble. Su trá­fi­co no de­vo­ra a los vi­si­tan­tes, y es­con­de al­gu­nas zo­nas agra­da­bles, co­mo Khao­san Area, de pe­que­ñas ca­lles pea­to­na­les y la co­mer­cial Pat­hum­wan, en la que po­drá en­con­trar ropa y com­ple­men­tos de cual­quier mar­ca de lu­jo. Aun­que, pa­ra mer­ca­do, el de Cha­put­chak, el más gran­de del mun­do, con 15.000 pues­tos en los que en­con­tra­rá lo que sea que bus­que, si se ha fa­bri­ca­do en es­te mun­do.

Eso sí, no es­pe­re ori­gi­na­les.

LAS PHI PHI La zo­na nor­te de Tai­lan­dia y el trián­gu­lo de oro de Chiang Mai y Chiang Rai son una bue­na es­ca­la de sel­va y tem­plos an­tes de su­mer­gir­se en el au­tén­ti­co te­so­ro de Tai­lan­dia: sus is­las. Las pla­yas pa­ra­di­sía­cas de las pro­vin­cias de Kra­bi y Phu­ket en­cuen­tran su re­fle­jo en­tre ro­cas de va­rias de­ce­nas de me­tros con su ba­se ero­sio­na­da. Que no le due­la mu­cho al­qui­lar un long tail (barca tí­pi­ca) pri­va­do pa­ra re­co­rrer las Phi Phi, o un bar­co rá­pi­do pa­ra ha­cer el tour de las sie­te is­las (en­tre ellas, la de Ja­mes Bond): se­gu­ro que ha­brá me­re­ci­do la pe­na.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.