LO­QUI­LLO CO­ME AQUÍ

DE RU­TA POR LOS LO­CA­LES DON­DE PA­RAN LOS FA­MO­SOS

La Voz de Galicia (A Coruña) - Yes - - PORTADA - TEX­TO: YO­LAN­DA GAR­CÍA / JUAN CAPEÁNS / ANA ABELENDA

Una de fa­mo­sos, por fa­vor. Sa­be­mos que es­tán en la so­pa y aho­ra con las re­des so­cia­les en el mó­vil y la ta­blet, pe­ro in­clu­so an­tes de la era «sel­fie» ya se es­ti­la­ba que un lo­cal lu­cie­ra en sus pa­re­des fo­tos con ce­le­bri­da­des que tam­bién ca­ta­ran allí pro­duc­tos y ri­ca co­ci­na ga­lle­ga. Co­mo la fa­mo­sa Tar­ta de Mon­do­ñe­do que pro­mo­cio­nó O Rei das Tar­tas y hoy su hi­jo, Car­los Fol­guei­ra, con tres es­ta­ble­ci­mien­tos pro­pios y cin­co fran­qui­cias. Vien­do las fo­tos (co­lec­cio­na más de me­dio cen­te­nar) di­ría que me causa más sen­sa­ción el bigote de su pa­dre que al­gún fa­mo­so que tie­ne al la­do. La lis­ta es am­plí­si­ma: Sa­bri­na la del Boy, boy, boy, que re­bau­ti­za­ría boing, boing, boing, ¡hey... Ju­lio Igle­sias!, Ca­mi­lo Jo­sé Ce­la, Se­ve­ro Ochoa, el can­tan­te Fran­cis­co, Li­na Mor­gan, Ra­fae­la Ca­rrá, Mar­tes y Tre­ce, Fer­nan­do Rey, Miguel Ríos, la Pan­to­ja, Ma­rio Soa­res, Gu­ni­lla Von Bis­marck, Carmina Or­dó­ñez... ¡Un res­pi­ro, plea­se! En otra, Ro­cío Ju­ra­do y su hi­ja Ro­cii­to cuan­do se ca­só con Da­vid Flo­res, en un ban­que­te con el pos­tre min­do­nien­se de bro­che cu­li­na­rio. En tono bro­ma, Fol­guei­ra di­ce: «O matrimonio non saíu moi ben pe­ro non creo que fo­ra por cul­pa da tar­ta».

Pe­ro una de las más «es­pe­cia­les», se­ña­la, coin­ci­de con la más al­ta so­cie­dad, la realeza mis­ma: «É un­ha á que máis ca­ri­ño lle te­ño. Un mes an­tes de fa­le­cer meu pai dé­ran­lle a Me­da­lla de Ga­li­cia e non pui­do ir re­co­lle­la por­que se pu­xo en­fer­mo. Ti­ven que ir eu a San Cae­tano e foi emo­cio­nan­te. O da­que­la Rei Juan Car­los pre­gun­tou­me co­mo es­ta­ba de saú­de meu pai. Te­ño a fo­to con el».

Re­cuer­da al Rei das Tar­tas con una enor­me sim­pa­tía: «En­tra­ba ben á xen­te». Es­tu­vo en pro­gra­mas de te­le­vi­sión co­mo aquel de Pe­pe Na­va­rro, por ejem­plo, pa­ra pro­mo­cio­nar su pro­duc­to es­tre­lla. «Sem­pre di­rei que o Rei das Tar­tas era o Rei, eu si­go de prín­ci­pe por­que queda moi­to que tra­ba­llar. Pa­ra min é un or­gu­llo ca­da cou­sa que in­ten­to fa­cer, co­mo un­ha ho­me­na­xe que lle fa­go». To­do ese ma­te­rial quie­re pa­sar­lo a deu­ve­dé y que se vea en su fu­tu­ra área de ser­vi­cio de la A-8. Nue­vos tiem­pos, nue­vos for­ma­tos.

CO­CI­DO PA­RA FI­DEL CAS­TRO

Miguel Gon­zá­lez Aguiar en­se­ña en el res­tau­ran­te San Mar­ti­ño (Teo) una pe­que­ña par­te del te­so­ro fotográfico que reunió a lo lar­go de una ca­rre­ra que le lle­vó a tra­ba­jar, di­ri­gir la co­ci­na o el ne­go­cio en re­fe­ren­tes hos­te­le­ros de San­tia­go co­mo el Vilas, el Sex­to o el Al­guei­ra­da. En­tre mu­dan­za y mu­dan­za se fue de­jan­do en ca­sa al­gu­nas ins­tan­tá­neas, pe­ro en la en­tra­da de su ac­tual es­ta­ble­ci­mien­to es­tán al­gu­nas de las más des­ta­ca­das. En cues­tio­nes mu­si­ca­les, lo ad­mi­te, ha te­ni­do mu­cha clien­te­la de la fa­rán­du­la es­pa­ño­la más clá­si­ca. Lo­la Flo­res, Ro­sa­rio y Lo­li­ta,

Mas­siel, Nor­ma Du­val, Ma­no­lo Es­co­bar, El Fary, Dyan­go, Se­rrat, Enrique Igle­sias Pu­ga o Al­mo­dó­var po­sa­ron jun­to al chef, «e nin­gún de­les se ne­gou», ase­gu­ra. Es más, al­guno has­ta le so­li­ci­tó for­mar par­te de la ga­le­ría, aun­que na­die le hi­zo una pe­ti­ción tan ex­tra­ña co­mo el pin­tor La­xei­ro, que des­pués de ani­mar­se en una lar­ga so­bre­me­sa «dí­xo­me que só fa­cía a fo­to se saia­mos sen rou­pa». Al fi­nal le hi­zo un di­bu­jo en el li­bro de ho­nor de su lo­cal, así que to­dos sa­lie­ron ga­nan­do.

Mu­chos po­lí­ti­cos tam­bién pro­ba­ron la co­ci­na tra­di­cio­nal de Gon­zá­lez Aguiar, que a pun­to es­tu­vo de de­jar Ga­li­cia pa­ra asen­tar­se en Cu­ba. Po­ca bro­ma: el mis­mí­si­mo Fi­del Cas­tro es­ta­ba dis­pues­to a ava­lar­lo con tal de ca­tar de vez en cuan­do el co­ci­do y las fi­lloas que le pre­pa­ró tras la in­ter­ven­ción de un ami­go co­mún. En una de sus re­si­den­cias ofi­cia­les, Cas­tro y su cú­pu­la com­par­tie­ron con­fi­den­cias so­bre Ma­nuel Fra­ga, pre­su­mie­ron de ga­lle­gos y Miguel ob­tu­vo el sal­vo­con­duc­to pre­si­den­cial pa­ra traer­se los pu­ros que qui­so. To­do que­dó re­fle­ja­do fo­to­grá­fi­ca­men­te, y al­gu­nas de las es­ce­nas tam­bién se pue­den ver hoy en el San Mar­ti­ño, don­de tam­bién hay al­gu­nas del político de Vilalba. Unas y otras son las que despiertan ma­yor cu­rio­si­dad en­tre los clien­tes, que se en­tre­tie­nen con se­me­jan­te ga­le­ría de ilus­tres.

CON LO­QUI­LLO EN A CO­RU­ÑA

El es­ca­pa­ra­te de la fa­ma cre­ce en A Co­ru­ña, en un clá­si­co de la ca­lle de la Fran­ja que ha da­do de co­mer pro­duc­to de ca­li­dad —es­te y el buen tra­to es su se­cre­to— a Car­los Nú­ñez, Ber­tín Os­bor­ne, Ana Obre­gón o el dúo Pim­pi­ne­la, que pe­ga­rá la vuel­ta. Al fren­te del lo­cal, To­ne­cho, con mu­chas fo­tos y anéc­do­tas que con­tar. Hay un ilus­tre del que no tie­ne fo­to, por­que no se atre­vió a pe­dír­se­la en un ges­to de con­si­de­ra­ción al mo­men­to per­so­nal que atra­ve­sa­ba. Se re­fie­re a Jo­sé Só­cra­tes, el que fue pri­mer mi­nis­tro de Por­tu­gal. «De­bió de ser en el 2011 o el 2012. Só­cra­tes te­nía a su her­mano in­gre­sa­do en el Chuac, y vino a co­mer tres o cua­tro días, al co­me­dor de arri­ba. So­lo que­ría silencio y tran­qui­li­dad». ¿Qué co­mió Só­cra­tes en el Ce­lei­ro? «Le gus­ta­ban las chu­le­ti­llas de cor­de­ro le­chal, y to­ma­ba un po­qui­to de pul­po», cuen­ta To­ne­cho, que re­cuer­da «el error» de Ber­tín Os­bor­ne ha­ce dos ve­ra­nos. «Por aquí pa­sa mu­chí­si­ma gen­te, ya sa­bes. Yo le qui­se po­ner en el co­me­dor de arri­ba pa­ra que no tu­vie­se que an­dar con autógrafos. Pe­ro él se en­ca­pri­chó con la te­rra­za y al fi-

nal se can­só de ha­cer­se fo­tos con la gen­te». Hay fa­mo­sos que tie­nen en el Ce­lei­ro su de­bi­li­dad, co­mo Lo­qui­llo. ¿Tan es­tric­to a la me­sa co­mo con la pren­sa? «Es muy agra­da­ble, bue­na per­so­na. Le tra­jo a co­mer Fer­nan­do Pereira, que re­gen­ta­ba el Clan­gor en San­tia­go. Lo­qui­llo de­bió de co­mer aquí unas vein­te ve­ces. Una de las co­sas que le pri­van son la al­me­ja fi­na de Ca­rril, las os­tras en cru­do tam­bién, y las ci­ga­las a la plan­cha. Siem­pre aca­ba con una car­ne o un pes­ca­do». Buen ami­go del Ce­lei­ro es el pro­duc­tor de ci­ne Jo­sé Ma­nuel Bran­da­riz. «Él tra­jo a co­mer aquí a Ana Obre­gón. Ana es muy ale­gre, vino en un gru­po de unas diez per­so­nas». En pie des­de el 96, en el 2011 el Ce­lei­ro se am­plió tam­bién al lo­cal de al la­do y pa­só de ser «un me­son­ci­to», por el que ya ha­bían pa­sa­do Alfonso Abelenda o Ra­mon­cín, a con­ver­tir­se en un res­tau­ran­te con ti­rón en­tre los fa­mo­sos. «Pim­pi­ne­la se vino con un equi­po es­te ve­rano», re­cuer­da To­ne­cho. De la his­to­ria del Ce­lei­ro tam­bién son par­te el mú­si­co Car­los Nú­ñez o el «Cris­tiano Ro­nal­do de los DJ», Carl Cox, «que co­mió un bo­ga­van­te de ki­lo y me­dio, una lan­gos­ta de un ki­lo 300 y un chu­le­tón de ki­lo y pi­co. Co­mo un se­ñor».

AL CA­LOR DE LA QUEI­MA­DA

En Cer­vo es­tá el ve­te­rano O Al­ma­cén y allí el Quei­ma­dor Maior de Ga­li­cia, Nando Blas, con un buen pu­ña­do de fa­mo­sos a su al­re­de­dor... en fo­to. Ant­hony Bla­ke ha si­do la úl­ti­ma in­cor­po­ra­ción a una lar­ga lis­ta de co­no­ci­dos co­mo Isaac Díaz Par­do, Alfonso Guerra, Jo­sé Blan­co, Fe­de­ri­co Tri­llo, Car­los Nú­ñez, Be­lin­da Was­hing­ton, Án­ge­la Ca­rras­co, et­cé­te­ra. Aun­que la que más apre­cia es la de Pe­lé de 1985, en Río y en el trans­cur­so de unas jor­na­das de Ami­gos da Co­ci­ña Ga­le­ga con los que tra­ba­jó cin­co años. “O rei do fút­bol, e sé­gueo sen­do”, se­ña­la, a la vez que re­cuer­da una anéc­do­ta fut­bo­lís­ti­ca, pues las tres ve­ces que Mon­cho Vilas le lla­mó pa­ra ha­cer­le una quei­ma­da al Atlé­ti­co de Ma­drid, es­te equi­po ga­nó, por eso tam­bién Blas apa­re­ce flan­quea­do por Fu­tre o Luis Ara­go­nés. A la cuar­ta pe­ti­ción y pen­san­do que sus quei­ma­das eran las que traían los go­les, le es­pe­tó a Vilas: “Es­tá ben que o crean eles pe­ro se o cre­mos nós...” Fra­ga in­clu­so le man­dó en re­pre­sen­ta­ción su­ya a un even­to de cua­tro mil per­so­nas y no es la pri­me­ra vez que ha­ce quei­ma­das pa­ra Ra­joy. “¿Sa­bes que es­ti­vo aquí Ni­co­lás can­do o re­bum­bio de Ri­ba­deo? De­cla­rouno nun xuí­zo”, aña­de. ¿Y la fo­to?

FO­TO: PEPA LOSADA

FO­TO: PA­CO RO­DRÍ­GUEZ

FO­TO: XOÁN A. SOLER

FO­TO: PEPA LOSADA

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.