DUÉRMETE YA

LAS CLA­VES PA­RA QUE LA HO­RA DE DOR­MIR NO SEA UNA PE­SA­DI­LLA

La Voz de Galicia (A Coruña) - Yes - - PORTADA - TEX­TO: SAN­DRA FA­GI­NAS

NI HAM­BRE NI BE­BER DE­MA­SIA­DO

Se acon­se­ja que los ni­ños no se acues­ten con ga­nas de co­mer ni tam­po­co des­pués de ha­ber be­bi­do mu­cho pa­ra que no ten­gan ga­nas de le­van­tar­se al ba­ño. Con­vie­ne tam­bién no to­mar be­bi­das que los pue­dan ex­ci­tar ni lle­nar­los, que no se junte la me­rien­da con la ce­na. A par­tir de los dos años hay que va­lo­rar si ya no es re­co­men­da­ble la sies­ta.

8 DOR­MIR NO ES UN CAS­TI­GO

Es me­jor que los ni­ños en­tien­dan que ir­se a la ca­ma no es un cas­ti­go. Me­jor ofre­cer­les un cuen­to y acom­pa­ñar­los con tran­qui­li­dad. Ta­ma­ra Pa­blos apun­ta que dor­mir con un pe­lu­che no es un pro­ble­ma, pe­ro es me­jor que no ten­gan de­pen­den­cia. Cuan­to más au­tó­no­mos sean, me­jor, pa­ra po­der dor­mir en otras ca­sas sin que se re­pi­ta un con­tex­to. No ago­biar­los tam­po­co con fra­ses del ti­po: «Duérmete que si no ma­ña­na es­ta­rás can­sa­do». Es me­jor no obli­gar.

1 A LA MIS­MA HO­RA

Cuan­to más re­gu­la­res sea­mos en ho­ra­rios más acos­tum­bra­mos al ce­re­bro a que si­ga un ci­clo de sue­ño nor­mal, que coin­ci­da con ho­ra­rios de luz. Tam­bién en fi­nes de se­ma­na. Los re­cién na­ci­dos de­ben dor­mir al día 16-18 ho­ras. Los de 2 años so­bre 13 ho­ras a lo lar­go del día. Hay que ge­ne­rar ru­ti­nas: el ba­ño, la ce­na, el cuen­to... Siem­pre de la mis­ma ma­ne­ra.

3 ¿CUÁN­TO DE­BEN DOR­MIR?

Un ni­ño de 2 años de­be­ría dor­mir por la no­che en­tre 10 y 12 ho­ras se­gui­das. Lo nor­mal a los 12 años es que al me­nos el sue­ño sea de 9 ho­ras. Dor­mir me­nos de 9 pue­de afec­tar a su de­sa­rro­llo y ge­ne­rar­les mu­cha irri­ta­bi­li­dad. El sue­ño es re­pa­ra­dor y lo ne­ce­si­tan.

5 LÍ­MI­TES Y CAL­MA

Si un ni­ño se des­pier­ta y re­cla­ma aten­ción hay que man­te­ner la cal­ma an­te to­do. Siem­pre y cuan­do, cla­ro, des­car­te­mos que el llan­to no es por na­da gra­ve. Hay que de­mos­trar­les que por que llo­ren o gri­ten no van a con­se­guir na­da especial, no se les va a leer un cuen­to, ni dar­les un va­so de le­che ni por su­pues­to ha­cer una fies­ta. In­ten­tar ha­blar, ba­jar­le el rit­mo y no en­trar en con­fron­ta­ción, por­que se dis­pa­ran. Que no vean un en­fa­do di­rec­to, sí cal­mar­los pa­ra que no se crez­can y las concesiones han de ser mí­ni­mas. Tran­qui­li­zar­los si al­go ha po­di­do asus­tar­los, pe­ro se de­be po­ner lí­mi­tes.

9 ¿LA LUZ EN­CEN­DI­DA?

No pa­sa na­da si duer­men con una luz pe­que­ñi­ta, lu­ces am­bien­ta­les, en ca­so de que ten­gan mie­do a la os­cu­ri­dad. Tam­po­co pa­sa na­da si duer­men con la puer­ta abier­ta. No es re­co­men­da­ble sen­tar­se a su la­do, ni dar­les la mano cons­tan­te­men­te. Lo ideal es que apren­dan a dor­mir so­los, po­de­mos en­trar y sa­lir. Si se le­van­tan, me­jor re­con­du­cir­los con tran­qui­li­dad a su ha­bi­ta­ción.

2 PO­CA AC­TIVI­DAD

Es con­ve­nien­te que dos ho­ras an­tes de me­ter­se en la ca­ma los ni­ños ba­jen el rit­mo. Hay que evi­tar la ac­tivi­dad fí­si­ca fuer­te, aun­que sí pue­den es­tar ju­gan­do, pe­ro más tran­qui­la­men­te. La doc­to­ra pro­po­ne evi­tar las con­so­las con ví­deos vio­len­tos, ca­rre­ras de co­ches o si­mi­la­res. Se tra­ta de es­ta­ble­cer una ru­ti­na de rit­mo más ba­jo.

4 IPADS, MÓ­VI­LES Y TE­LE

Evi­tar pan­ta­llas tác­ti­les, lu­ces azu­les lo má­xi­mo po­si­ble, por­que es co­mo se­ña­lar­le al ce­re­bro que es la luz del día. Fue­ra mó­vi­les, ta­ble­tas y cual­quier ti­po de pan­ta­lla si­mi­lar. Dos ho­ras an­tes de dor­mir no de­be­rían es­tar en con­tac­to con ellos. La te­le en la ha­bi­ta­ción no es con­ve­nien­te.

6 ¿LO ME­TE­MOS EN LA CA­MA?

Si es una no­che no pa­sa na­da, co­mo cos­tum­bre es un pro­ble­ma. Igual que la to­ma noc­tur­na de los be­bés la apro­ve­chan pa­ra el con­tac­to fí­si­co, ese be­ne­fi­cio hay que con­tro­lar­lo. No se tra­ta de de­jar­los so­los, sí aca­ri­ciar­los, ha­cer­les ver que es­tás ahí, que no­ten que si les pa­sa al­go acu­des, pe­ro hay que in­ten­tar man­te­ner­los en su ca­ma. La doc­to­ra con­vie­ne que an­tes de que cum­pla el año es me­jor que el ni­ño duer­ma en su ha­bi­ta­ción.

10 ¿Y SI SE DES­PIER­TA SIEM­PRE?

La doc­to­ra re­co­mien­da apli­car téc­ni­cas es­pe­cia­les de re­la­ja­ción con al­gún psicólogo o ir co­rri­gien­do há­bi­tos que son par­ti­cu­la­res de ca­da fa­mi­lia con ayu­da de un ex­per­to si se per­tur­ba la ru­ti­na de los pa­dres y los ni­ños. Cuan­to an­tes se ini­cie, me­jor. Hay que dar­se un pla­zo, unos me­ses pa­ra ver dón­de es­tá el error. En otras oca­sio­nes, son ne­ce­sa­rios los fár­ma­cos. Se sue­le dar me­la­to­ni­na, la hor­mo­na na­tu­ral que se­gre­ga­mos pa­ra re­gu­lar ar­ti­fi­cial­men­te el sis­te­ma del sue­ño. No tie­ne efec­tos se­cun­da­rios.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.