AMOR POR SE­PA­RA­DO

KI­LÓ­ME­TROS DE AMOR Es­tas pa­re­jas de­mues­tran que la dis­tan­cia, por gran­de que sea, no tie­ne por qué aca­bar con una re­la­ción. Re­co­no­cen que no es ta­rea fá­cil, pe­ro los avio­nes, los tre­nes o el What­sApp lo ha­cen un po­co más sen­ci­llo. ¿Se­rá que el amor to­do l

La Voz de Galicia (A Coruña) - Yes - - PORTADA - TEX­TO: CLÁUDIA MO­RÁN

ES­TAS PA­RE­JAS NOS CUEN­TAN

CÓ­MO ES VI­VIR A DIS­TAN­CIA

Cla­raLos ki­ló­me­tros dan igual te­nien­do las co­sas claras y las ideas fir­mes”

y Ja­vi es­ta­ban des­ti­na­dos a es­tar jun­tos. To­da­vía no se co­no­cían, pe­ro una ami­ga de él y com­pa­ñe­ra de tra­ba­jo de ella es­ta­ba con­ven­ci­da de que eran la pa­re­ja ideal. No se equi­vo­ca­ba. Gra­cias a ella se co­no­cie­ron y en­se­gui­da sur­gió la chis­pa. So­lo ha­bía un obs­tácu­lo: Cla­ra, pe­rio­dis­ta y co­ru­ñe­sa, vi­ve en Ma­drid; Ja­vi, me­cá­ni­co de elec­tró­ni­ca de la Pa­tru­lla Águi­la y gi­jo­nés, en Mur­cia. Aho­ra, más de un año des­pués, si­guen fí­si­ca­men­te se­pa­ra­dos y ca­da vez más enamo­ra­dos.

«Al po­co tiem­po, yo es­ta­ba en un tren ca­mino de Mur­cia y pen­san­do que a ver có­mo me qui­ta­ba yo a ese chi­co de la ca­be­za, por­que una re­la­ción a dis­tan­cia rom­pía to­dos mis es­que­mas», cuen­ta Cla­ra, que siem­pre te­nía a su com­pa­ñe­ra «lo­ca» con sus «aven­tu­ras y des­ven­tu­ras amo­ro­sas».

«A par­tir de ahí, des­pués de va­rias, bue­nas y lar­gas con­ver­sa­cio­nes, de­ja­mos las co­sas claras pa­ra po­der te­ner un buen co­mien­zo», re­cuer­da Ja­vi, aun­que ma­ti­za que ha­cen es­fuer­zos por ver­se to­das las se­ma­nas: «Al fi­nal el amor es una apues­ta, yo apues­to por Cla­ra y ella por mí. Los ki­ló­me­tros dan igual te­nien­do las co­sas claras y las ideas fir­mes».

TIE­NE SUS VEN­TA­JAS «Mis ami­gas me de­cían: ‘Tie­nes lo me­jor de la sol­te­ría y lo me­jor de es­tar en pa­re­ja: la li­ber­tad por la se­ma­na pa­ra es­tar a tu ai­re y los do­min­gos de pe­li y man­ta con tu no­vio’», re­cuer­da Cla­ra, pe­ro aun­que son­ríe al con­tar­lo, dis­cre­pa en par­te. «Ca­da vez se ha­ce más di­fí­cil por­que aho­ra ya lo quie­ro más (ríe), y si pa­so más de diez días sin ver­lo, los su­fro». Sin em­bar­go, ad­mi­te que es­tán en con­tac­to «to­dos los días», ya sea por What­sApp o vía te­le­fó­ni­ca.

Pa­ra ellos, la dis­tan­cia se acor­ta sa­can­do tiem­po de de­ba­jo de las pie­dras pa­ra po­der ver­se. «Los fi­nes de se­ma­na o uno u otro via­ja se­gu­ro al en­cuen­tro del con­tra­rio», afir­ma Ja­vi, y aña­de: «Si ella no me ani­ma soy yo el que la ani­mo a ella».

Pe­ro sus des­ti­nos no son so­lo Ma­drid y Mur­cia. De he­cho, una de las ven­ta­jas de te­ner una re­la­ción a dis­tan­cia es que les da pie a ha­cer nu­me­ro­sas es­ca­pa­das. «Nos he­mos ido de ca­sa ru­ral a la sie­rra de Ma­drid, a To­le­do, a Cuen­ca, a Za­ra­go­za, a los pue­blos de Mur­cia... He­mos ido jun­tos a A Co­ru­ña a ver a mi fa­mi­lia y tam­bién a Gi­jón a ver a la su­ya, y ya te­ne­mos to­do pa­ra ir­nos pron­to a Ma­rrue­cos», cuen­ta ella. En es­te sen­ti­do, tie­nen a fa­vor sus afi­cio­nes co­mu­nes, «y eso ayu­da, no so­lo a la ho­ra de via­jar, sino tam­bién pa­ra pla­ni­fi­car­las y so­bre to­do dis­fru­tar­las», afir­ma Ja­vi.

Pa­ra Cla­ra, es­tar se­pa­ra­da fí­si­ca­men­te de él tie­ne tam­bién otras ven­ta­jas: «Nos he­mos sal­ta­do la eta­pa de sa­lir a ce­nar y otro día nos ve­mos. He­mos pa­sa­do di­rec­ta­men­te a es­tar va­rios días uno en ca­sa del otro, to­do el día jun­tos. Es di­fe­ren­te, pe­ro más in­ten­so y, si no va a fun­cio­nar, te vas a dar cuen­ta en­se­gui­da por­que el co­no­cer­se con­vi­vien­do tan pron­to te ayu­da a ver mu­cho más allá de la ci­ta en un res­tau­ran­te», ase­gu­ra. Ja­vi, por su par­te, re­co­no­ce que no lle­va tan bien vi­vir se­pa­ra­do de su no­via. «Es ver­dad que tie­nes es­pa­cio y tiem­po pa­ra ha­cer otras co­sas, pe­ro yo pre­fie­ro ha­cer­las jun­to a ella por­que, al fi­nal, es la apues­ta a la que voy», di­ce con­ven­ci­do. A la pre­gun­ta de si creen que po­drán es­tar jun­tos fí­si­ca­men­te a cor­to pla­zo, am­bos ase­gu­ran es­tar es­pe­ran­za­dos. «Pla­nes te­ne­mos mu­chos y la es­pe­ran­za es lo úl­ti­mo que se pier­de, así que es­pe­ra­mos cum­plir­los pron­to», di­ce Cla­ra.

Aun­que Ja­vi ob­ser­va que «la si­tua­ción la­bo­ral en es­te país aún es com­pli­ca­da», se afe­rra a sus pro­yec­tos co­mu­nes y las ga­nas que tie­nen de ver­se. «La es­pe­ran­za y la ilu­sión jue­gan en nues­tro equi­po ha­cien­do que sea mu­cho más fá­cil la par­ti­da». ¡Que seáis fe­li­ces, pa­re­ja!

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.