Los otros Cen­tral Park

SI VER­DE, DOS VE­CES BUENO ¿Có­mo que oto­ño en Nue­va York? Ga­li­cia tie­ne pul­món pa­ra rato. YES te lle­va de la mano más allá de las Fra­gas do Eu­me. Te des­cu­bri­mos los se­cre­tos na­tu­ra­les me­jor guar­da­dos.

La Voz de Galicia (A Coruña) - Yes - - PORTADA - TEX­TO: NOELIA SILVOSA, ANA ABELENDA, MA­RÍA VIDAL, CÁN­DI­DA AN­DA­LUZ

El oto­ño es un es­pec­tácu­lo. Y los bos­ques, esos pe­da­zo de pul­mo­nes que te­ne­mos re­par­ti­dos por to­da Ga­li­cia, tam­bién. Qué me­jor plan pa­ra es­ta épo­ca que de­jar­nos ir por los sen­de­ros, por el ver­de y la al­fom­bra cru­jien­te de las ho­jas se­cas. Pa­sa las pá­gi­nas pa­ra zam­bu­llir­te en los me­jo­res se­cre­tos na­tu­ra­les. Esos que tam­bién apa­re­cen en el ma­pa, aun­que se es­con­dan un po­qui­to. En el sur, y más con­cre­ta­men­te en Bar­ban­za, nos en­con­tra­mos con un rin­cón muy pe­que­ñi­to, pe­ro de cuen­to. Nos guían has­ta allí Ma­no­li y sus acom­pa­ñan­tes, to­dos ellos de la aso­cia­ción Sen­da XXI . Se co­no­cen los mon­tes de su co­mar­ca co­mo la pal­ma de la mano, pe­ro de to­dos los que po­dían ele­gir, se que­da­ron con es­ta pe­que­ña jo­ya de la na­tu­ra­le­za. Re­go das Cun­chas tie­ne un mi­núscu­lo re­ga­to, pe­ro ya le gus­ta­ría a mu­chos ríos.

UN PA­SEO DE CUEN­TO Ese re­ga­to dis­cu­rre por una pe­que­ña fra­ga si­tua­da en la pa­rro­quia de San­ta Ma­ría de Roo, en Noia. Su bos­que es el tí­pi­co de ri­be­ra, con mu­chos pi­nos, pe­ro tam­bién es­pe­cies au­tóc­to­nas y la clá­si­ca fau­na de es­te ti­po de oa­sis cer­ca­nos a nú­cleos ur­ba­nos. Ar­di­llas, eri­zos, mu­sa­ra­ñas, sa­la­man­dras y sa­pos son al­gu­nos de los ani­ma­les que nos pue­den ale­grar la vis­ta en una tar­de de pa­seo. Pe­ro si hay al­go ver­da­de­ra­men­te pe­cu­liar, son los on­ce mo­li­nos que sal­pi­can el ca­mino. Por­que es­te re­ga­to es mucho re­ga­to. «Por su si­tua­ción, aquí na­ce mu­cha agua. De he­cho, los ve­ci­nos de la zo­na nos con­ta­ron que en­tre los años 40 y 60 los mo­li­nos tra­ba­ja­ban a pleno ren­di­mien­to. Aho­ra se es­tá ha­cien­do una re­cu­pe­ra­ción del en­torno y de los sen­de­ros, y des­pués se acon­di­cio­na­rán los mo­li­nos», nos di­ce Ma­no­li en una tar­de de do­min­go que de­ci­dió

pa­sar allí, en­tre ami­gos y ro­dea­da de na­tu­ra­le­za. «Voy a ha­cer 48 años. Na­cí y cre­cí en la al­dea, y mi abue­lo me in­cul­có el ru­ral. Cuan­do me con­ver­tí en una mu­jer, to­do eso bro­tó y aho­ra mis hob­bies son al ai­re li­bre», ase­gu­ra. El sen­de­ris­mo y las ru­tas son su pa­sión, y a pe­sar de que se co­no­ce al de­di­llo el po­ten­cial na­tu­ral de su co­mar­ca, lo tie­ne muy cla­ro: «Re­go das Cun­chas es muy bo­ni­to, y el si­tio ideal pa­ra un pa­seo en fa­mi­lia con un en­torno na­tu­ral. Eli­jo es­te lu­gar an­tes que nin­guno, y mi­ra que me co­noz­co el mon­te de Bar­ban­za». Ha­brá que ha­cer­le ca­so. Y se­guir la ru­ta.

MÁS ALLÁ DE LA COS­TA

La Cos­ta da Mor­te es mucho más que una cos­ta. Y, pa­ra de­mos­trar­lo, nos lle­va un gru­po de ami­gos has­ta la car­ba­llei­ra de Ber­deo­gas, en Dum­bría, tam­bién co­no­ci­da co­mo De­ve­sa da Lúa. No hay más que ver es­ta pa­sa­re­la de ma­de­ra de la foto pa­ra mo­rir­se de ga­nas de te­le­trans­por­tar­se has­ta ella. Uno de esos chi­cos, Ser­gio, nos cuen­ta que se que­dó im­pre­sio­na­do des­pués de co­no­cer­la. Es se­vi­llano, aun­que no era ni mucho me­nos su pri­me­ra vez en Ga­li­cia. Aun así, la Cos­ta da Mor­te es ya su zo­na pre­fe­ri­da. «Me en­can­tó ve­nir, por­que es un si­tio de na­tu­ra­le­za pu­ra y se pue­den ha­cer mu­chas co­sas. Ya co­no­cía otras zo­nas, co­mo las Rías Bai­xas, San­xen­xo, Vi­go... Pe­ro en la Cos­ta da Mor­te no ha­bía es­ta­do y me que­do con ella», ase­gu­ra el chi­co, que vino a pa­rar a Dum­bría por­que es don­de jue­ga al voleibol. Fue­ron sus com­pa­ñe­ros de equi­po, Nés­tor, Cé­sar y Emi, los que lo guia­ron has­ta aquí. «Yo soy de Se­vi­lla, y aque­llo es muy dis­tin­to, pe­ro es­to tam­bién me en­can­ta. Es pre­cio­so», di­ce con­ven­ci­do. Di­plo­ma­cia an­te to­do. Y bos­que, que nos que­dan más pla­nes pa­ra es­te oto­ño.

Qui­zá es­tés descubriendo «de gran­de» es­te sou­to con arte y me­sa de pie­dra in­ter­mi­na­ble (na­da me­nos que 33 de lar­go) que Ana co­no­ce des­de que era ni­ña. «Yo me crie aquí. De pe­que­ña vi­vía a la en­tra­da de la ca­lle. El sou­to es­ta­ba en la ci­ma y era el par­que al que íba­mos los do­min­gos de ex­cur­sión ma­yo­res y pe­que­ños. Ellos con­du­cien­do las bi­cis y no­so­tros de pa­que­te. Una aven­tu­ra», cuen­ta es­ta ma­dre de dos ni­ños que hoy, 11 del 11, ce­le­bran el cum­ple de pa­pá. ¡Fe­li­ci­da­des, Jo­se! Él, su mu­jer, Ana, y sus hi­jos Joel y Xurxo son asi­duos de uno de los rin­co­nes con ma­yor en­can­to poé­ti­co de Ga­li­cia, una con­ti­nua­ción na­tu­ral de la fra­ga de Ro­do ca­si se­cre­ta pa­ra la ma­yo­ría. «Es buen lu­gar pa­ra co­mer o me­ren­dar al ai­re li­bre; tie­ne mucho es­pa­cio pa­ra co­rrer y ju­gar —cuen­ta Ana—, y are­ne­ro y zo­na de co­lum­pios pa­ra los más pe­que­ños».

TES­TI­GOS DE BRON­CE

Ana y Jo­se ce­le­bra­ron aquí la des­pe­di­da de in­fan­til de su hi­jo ma­yor. «Nos vi­ni­mos to­dos los de la cla­se a me­ren­dar, con bo­ca­tas, em­pa­na­das y fru­ta. Y yo vine aquí a más de un cum­plea­ños. Es una zo­na tran­qui­la y segura pa­ra es­tar con los ni­ños», com­par­te. Es­te bos­que con hi­le­ras de cas­ta­ños al que da nom­bre la fa­mi­lia a la que per­te­ne­ció, es hoy una gran área ver­de abier­ta a to­dos con unos guar­dia­nes con mucho arte, las es­cul­tu­ras de Ser­gio Por­te­la. La me­sa pa­rro­quial, que bien se pres­ta al xan­tar, es de Cé­sar Por­te­la, y fue ha­ce unos años tras­la­da­da al sou­to des­de la car­ba­llei­ra de A Cres­pa.

Ya que es­ta­mos por La­lín, nos que­da­mos. Que otra vi­si­ta obli­ga­da pa­ra los aman­tes del ai­re li­bre es Mou­ris­ca­de, a ori­llas del As­nei­ro. Que el río no de­je de fluir.

Se­gui­mos en ru­ta con las bo­tas pues­tas co­gien­do ai­re y sin per­der na­tu­ra­li­dad. Nos va­mos a Ferrol, tras los chi­cos de la foto su­pe­rior, que dan la ca­ra en por­ta­da: Clau­dia, Nay­la, Juan Pa­blo, Die­go, An­tía, Xia­na, Luis y Ja­vi se han ve­ni­do con su pro­fe Va­nes­sa a dis­fru­tar de un día de oto­ño en el área re­crea­ti­va del Xu­via, en Pedroso. Vie­nen del CEIP Pi­ñei­ros de Na­rón, que sue­le or­ga­ni­zar vi­si­tas ca­da cur­so, tan­to en in­fan­til co­mo en pri­ma­ria, a es­te pul­món ver­de con au­la pa­ra ac­ti­vi­da­des (ta­lle­res de pan o de ro­bó­ti­ca), cám­ping, zo­na de par­que in­fan­til y ru­ta de mo­li­nos. «¡El en­torno es es­pec­ta­cu­lar!», re­su­me Va­nes­sa, que va­lo­ra que el es­pa­cio cuen­te con me­sas pa­ra ha­cer píc­nic. El lu­gar don­de se unen los ríos Cas­tro y Xu­via ofre­ce ade­más ru­tas es­tu­pen­das pa­ra pa­tear con ni­ños, que tie­nen en la zo­na otros dos des­ti­nos per­fec­tos pa­ra lle­nar­se de vi­ta­mi­na N (de Na­tu­ra­le­za, vi­tal en el cre­ci­mien­to, se­gún los ex­per­tos): el par­que te­má­ti­co Al­dea No­va y la fer­ven­za del río Be­le­lle, en Ne­da.

A ILLA DAS ES­CUL­TU­RAS

Con los ojos bien abier­tos hay que pa­sear por A Illa das Es­cul­tu­ras, tam­bién co­no­ci­da co­mo el ma­yor mu­seo al ai­re li­bre de Ga­li­cia. A ori­llas del Lé­rez se en­cuen­tra es­te es­pa­cio na­tu­ral, ac­ce­si­ble des­de el cen­tro de Pon­te­ve­dra, don­de uno pue­de des­de vi­si­tar las es­cul­tu­ras de la ex­po­si­ción per­ma­nen­te que es­tán re­par­ti­das por el par­que, pa­sear en­tre eu­ca­lip­tos, prac­ti­car di­fe­ren­tes de­por­tes o dis­fru­tar co­mo un enano de los jue­gos in­fan­ti­les si es que to­da­vía es­tás en edad de su­bir­te al co­lum­pio. Su­bi­dos en las bi­cis nos en­con­tra­mos a Ca­ro­li­na, Ma­nuel y al pe­que­ño Lois, que des­de la po­le po­si­tion que se bus­có so­bre la bi­ci de su pa­dre re­co­rrió es­te oa­sis ver­de pon­te­ve­drés. «Non vivimos aquí, pe­ro can­do vi­mos a ver á mi­ña so­gra gús­ta­nos vir en bi­ci ou a pé. É moi có­mo­do, ten ár­bo­res, po­des ir to­do ao lon­go do río, un­ha ma­ra­bi­lla», ex­pli­ca Ca­ro­li­na Pardo. Es­ta fa­mi­lia de ci­clis­tas no es una ex­cep­ción por­que en es­te par­que se prac­ti­ca de to­do, has­ta a des­co­nec­tar de la ci­vi­li­za­ción.

UN BO­TÁ­NI­CO EN CIER­NES

Es el pul­món de la ca­pi­tal ou­ren­sa­na y, ade­más, un bo­tá­ni­co en cier­nes des­de el que se pue­de ver to­da la ciu­dad. Mon­tea­le­gre es un gran par­que fo­res­tal, con más de 240 es­pe­cies flo­ra­les, por el que el ve­cino y vi­si­tan­te pue­de pa­sear, gra­cias a los sen­de­ros que se han cons­trui­do a lo lar­go y an­cho de es­te es­pa­cio, que ocu­pa más de 15 hec­tá­reas. Mon­tea­le­gre cuen­ta con un cen­tro de re­cep­ción e in­ves­ti­ga­ción, un au­di­to­rio al ai­re li­bre, ex­ca­va­do en la ro­ca, en don­de al­gu­nos fi­nes de se­ma­na se ce­le­bran con­cier­tos y di­ver­sas ac­ti­vi­da­des, mu­chas de ellas re­la­cio­na­das con el es­pa­cio na­tu­ral del par­que y un gran mi­ra­dor. En Mon­tea­le­gre hay ade­más ex­po­si­cio­nes te­má­ti­cas, co­mo las de las ca­me­lias o plan­tas car­ní­vo­ras. Se­gui­mos de flor en flor... ¡na­tu­ral­men­te!

FOTO: ÁNGEL MAN­SO

FOTO: ÁNGELMANSO

FOTO:EMI­LIO MOL­DES

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.