D

La Voz de Galicia (A Coruña) - Yes - - RESPONDE -

etrás de esos ojos azu­les se es­con­de un jo­ven di­ver­ti­do en las dis­tan­cias cor­tas y tí­mi­do cuan­do no lo son tan­to. Joel Bos­qued (Za­ra­go­za, 1990) es una de las pro­me­sas del ci­ne es­pa­ñol. Lle­va des­de los 14 años in­ten­tan­do ha­cer­se un hue­co en el mun­do de la in­ter­pre­ta­ción, aun­que co­mo él mis­mo di­ce, por el me­dio ha­ya te­ni­do que tra­ba­jar de to­do «me­nos de lo que quería tra­ba­jar». En el 2017 sí lo hi­zo. Fue un buen año y no le im­por­ta­ría que se re­pi­tie­ra. De mo­men­to em­pie­za bien. Es­tre­nan­do pe­li y ha­cién­do­nos reír.

—Tie­ne mu­cho pe­ro tam­bién tie­ne mu­chos va­lo­res y hay mo­men­tos en los que se te po­nen los pe­los de pun­ta. Va un po­co más allá de una co­me­dia.

—Hay mu­chos. El per­so­na­je que in­ter­pre­ta Ka­rra Ele­jal­de es un mon­je, un cu­ra de to­da la vi­da, tra­di­cio­nal, rec­to, que ve­mos có­mo evo­lu­cio­na. Es un men­sa­je tam­bién al día a día, a la so­cie­dad que es­ta­mos vi­vien­do. Ha­ce mu­chos años las co­sas se ha­cían de una ma­ne­ra y aho­ra se ha­cen de otra. No hay que que­dar­se es­tan­ca­do, hay que evo­lu­cio­nar, si­guien­do el ca­mino que tú quie­ras se­guir, pe­ro acom­pa­ñan­do a la so­cie­dad. Mi per­so­na­je tam­bién tie­ne du­das con su vi­da, no sa­be qué ca­mino es­co­ger, y es­to tam­bién pa­sa. A ve­ces du­da­mos si ir por un la­do o por otro, des­de co­ger una ca­sa u otra, y mu­chas si­tua­cio­nes co­ti­dia­nas que te ha­cen sen­tar a es­cu­char­te. En el ca­so de mi per­so­na­je, es- —No sé si son com­pa­ti­bles, pe­ro sé que tú pue­des ha­cer el bien o ayu­dar a los de­más y te­ner amor tam­bién. Creo que es­to es evo­lu­ción. El «si eres cu­ra no pue­des te­ner pa­re­ja, ni man­te­ner re­la­cio­nes se­xua­les...», ¿y por qué no? No es com­pa­ti­ble mo­ral­men­te ni éti­ca­men­te por­que es lo que he­mos es­tu­dia­do o lo que nos han en­se­ña­do, pe­ro por qué no.

—Se me da bien, a mí me de­cían: «¿Has te­ni­do que apren­der?». Y yo: «Al re­vés, he te­ni­do que des­apren­der». Por­que los per­so­na­jes no jugaban na­da al fút­bol y he in­ten­ta­do que pa­rez­ca que no he to­ca­do un balón en la vi­da, pe­ro es com­pli­ca­do. Al fi­nal ha que­da­do muy bien, uno nun­ca se gus­ta, pe­ro cuan­do veo a mis com­pa­ñe­ros veo que se ha con­se­gui­do. —Una ami­ga de mis pa­dres era mo­de­lo, y lo tí­pi­co: «Qué ni­ño tan ma­jo, da­me unas fotos y a ver si ha­ce al­go». A tra­vés

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.