ELLOS TIE­NEN PUN­TO G

TE EXPLICAMOS CÓ­MO LLE­GAR A ÉL, HOM­BRE

La Voz de Galicia (A Coruña) - Yes - - PORTADA - TEX­TO: A. ABELENDA

El­pun­to G no es ex­clu­si­vo de las mu­je­res. Ellos tam­bién tie­nen su pun­to; pun­to G co­mo con­cep­to, por­que su nom­bre no se de­be al doc­tor Grä­fen­berg (el des­cu­bri­dor del pi­co eró­geno más al­to del ma­pa ge­ni­tal femenino), sino al lu­gar don­de se en­cuen­tra en un hom­bre el vol­cán de la ex­ci­ta­ción. Pun­to P vie­ne de Prós­ta­ta. Ahí el pla­cer mas­cu­lino tie­ne un pun­to de no re­torno, «y la ma­yo­ría no se han atre­vi­do a des­cu­brir­lo», ad­vier­te la psi­có­lo­ga y sex coach Na­ya­ra Mal­ne­ro, que apun­ta que ta­búes y pre­jui­cios con­for­man un mun­do im­pe­ne­tra­ble pa­ra los de­seos del se­ñor P.

Así que una de las pri­me­ras ins­truc­cio­nes pa­ra su lo­ca­li­za­ción, si es que ape­te­ce em­pren­der el ero­via­je, es sol­tar el las­tre de los cli­chés ran­cios. Con el vien­to a fa­vor de la na­tu­ra­li­dad. «¿Es­tás dis­pues­to a co­no­cer tu pun­to P?», lan­zó al ai­re en su ca­nal de You­tu­be Na­ya­ra Mal­ne­ro, au­to­ra del blog de re­fe­ren­cia Sex­pe­ri­men­tan­do. No crean que fue­ron mu­chos los que le echa­ron va­lor. «Un 65 % de las per­so­nas que res­pon­die­ron a es­ta sex­pre­gun­ta di­je­ron que no, que no es­ta­rían dis­pues­tos a co­no­cer su pun­to P», re­ve­la la se­xó­lo­ga a YES. «La ma­yo­ría creen que pon­dría en en­tre­di­cho su vi­ri­li­dad o su mas­cu­li­ni­dad, co­mo si to­car­se el cu­lo tu­vie­se al­go que ver con ser más o me­nos ma­cho, va­mos», ex­pli­ca lla­na­men­te, con hu­mor trans­ver­sal.

A unos cua­tro cen­tí­me­tros de la en­tra­da del ano, aguar­da re­tre­pa­do en el ano­ni­ma­to es­te pun­to car­di­nal del pla­cer mas­cu­lino. Hay mu­cha ig­no­ran­cia y des­in­for­ma­ción en es­to. «Y hom­bres que se asus­tan in­clu­so cuan­do van al uró­lo­go y tie­nen una erec­ción al ha­cer­les la prue­ba. Es co­mo si eso pu­sie­se en du­da su ten­den­cia se­xual, su hom­bría, o les con­vir­tie­se de pron­to en ho­mo­se­xua­les, cuan­do esa erec­ción es una res­pues­ta au­to­má­ti­ca; de he­cho, cuan­do hay que preo­cu­par­se es si no se pro­du­ce, por­que pue­de in­di­car que al­go va mal», sos­tie­ne Mal­ne­ro.

He­mos vis­to de to­do, mil y una som­bras de Grey, vi­bra­do­res de 700.000 eu­ros, dil­dos de cris­tal de dia­man­te cual pie­zas de mu­seo, en­cues­tas que de­ter­mi­nan cuán­to du­ra el ac­to, qué día de la se­ma­na es más pro­pen­so a la in­fi­de­li­dad, qué sig­nos del horóscopo son me­nos fie­les (¿es­ta­re­mos a pun­to de des­cu­brir que el fu­tu­ro de nues­tro ma­tri­mo­nio de­pen­de de la con­jun­ción de los as­tros?), ¡y has­ta hay una ra­zón ‘cien­tí­fi­ca’ que, suel­tan, ex­pli­ca la pro­mis­cui­dad de la mu­jer! Y sin em­bar­go... «Re­sul­ta cu­rio­so que si pre­gun­tas a mu­je­res so­bre se­xo anal te en­cuen­tres con el mie­do al do­lor y, si pre­gun­tas a hom­bres he­te­ro­se­xua­les, el mie­do sea ‘¿Y si me gus­ta?’. Co­mo si esa prác­ti­ca pu­sie­se en en­tre­di­cho su he­te­ro­se­xua­li­dad. La es­ti­mu­la­ción de la prós­ta­ta no tie­ne na­da que ver con tu orien­ta­ción se­xoa­fec­ti­va», ex­pli­ca la psi­có­lo­ga y se­xó­lo­ga Mar­ti­na Gon­zá­lez Vei­ga, di­rec­to­ra de la clí­ni­ca Con Mu­cho Gus­to, de San­tia­go, que ad­vier­te que «si nos li­brá­se­mos de la ho­mo­fo­bia y la bi­fo­bia [re­cha­zo a bi­xe­sua­les] vi­vi­ría­mos más fe­li­ces». La ca­ma pue­de ser un ring con­tra los mie­dos de uno mis­mo.

ES­TI­LO SPIDERMAN

Si les re­sul­ta es­ti­mu­lan­te, aun­que so­lo sea por el pla­cer de la cu­rio­si­dad, de­ben sa­ber que el pun­to P pue­de es­ti­mu­lar­se con uno o va­rios de­dos, «al es­ti­lo Spiderman», apun­ta Mal­ne­ro, «igual que el pun­to G en ellas». O bien, si se ven fal­tos de su­per­po­de­res, con ayu­da de dil­dos o ju­gue­tes eró­ti­cos que ejer­zan pre­sio­nes so­bre la zo­na. «Exis­ten múl­ti­ples ju­gue­tes eró­ti­cos pen­sa­dos pa­ra la es­ti­mu­la­ción de la prós­ta­ta, des­de las bo­las tai­lan­de­sas, los plugs o los vi­bra­do­res, con di­fe­ren­tes modos de ro­ta­ción e in­clu­so pa­ra ma­ne­jar con con­trol re­mo­to y con el blue­tooth des­de el móvil», des­cu­bre Mar­ti­na Gon­zá­lez. Así que la es­ti­mu­la­ción tie­ne un pun­to di­gi­tal... En cual­quier ca­so, di­ce la experta, de­be­mos «pre­gun­tar por ju­gue­tes se­gu­ros, ya que por des­co­no­ci­mien­to o ver­güen­za hay per­so­nas que uti­li­zan ob­je­tos de uso do­més­ti­co, y los ju­gue­tes de­ben te­ner un to­pe». Ya se ima­gi­nan, pa­ra no te­ner que acu­dir a ur­gen­cias a ex­traer el ob­je­to en cues­tión.

Si ellos de­be­rían plan­tear­se re­ba­sar el um­bral de los cli­chés, ellas po­drían con­si­de­rar un pa­so atrás. «Una re­vi­sión re­cien­te cen­tra­da en la anato­mía clí­ni­ca del pun­to G de­mues­tra que, aun­que la zo­na dis­tal de la pa­red va­gi­nal an­te­rior pa­re­ce ser la re­gión más sen­si­ble de la va­gi­na, la exis­ten­cia de un pun­to G ana­tó­mi­co es­tá por de­mos­trar», ma­ni­fies­ta Mar­ti­na Gon­zá­lez ci­tan­do a los in­ves­ti­ga­do­res Cynt­hia Leung y Shu Pan. «Y no se tra­ta de un pun­to, sino de una zo­na a tra­vés de la cual se es­ti­mu­la la co­no­ci­da co­mo prós­ta­ta fe­me­ni­na, la ure­tra y la zo­na de unión de los bul­bos con el tron­co del clí­to­ris», di­ce.

No to­dos los ca­mi­nos lle­van al or­gas­mo pe­ro hay di­ver­sas for­mas de al­can­zar­lo, y un re­per­to­rio or­to­grá­fi­co del pla­cer que tie­ne sus pun­tos sus­pen­si­vos, sus acen­tos, sus co­mas, y no es­ca­ti­ma, co­mo el What­sApp, en sig­nos de ex­cla­ma­ción. En él hay un pun­to y apar­te pa­ra el pun­to P, «una zo­na sen­si­ble —di­cen las ex­per­tas— que pue­de lle­var a la per­so­na al or­gas­mo, pe­ro ya sa­be­mos que pa­ra gustos co­lo­res y que hay tan­tas for­mas de vi­vir la se­xua­li­dad co­mo per­so­nas. El ór­gano se­xual más im­por­tan­te es­tá en­tre las dos ore­jas». Pien­sen... y dis­fru­ten.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.