PA­GA CON EL MÓ­VIL

La Voz de Galicia (A Coruña) - Yes - - PORTADA - TEX­TO: MA­RÍA VIDAL

ES FÁ­CIL Y EVI­TAS LLE­VAR EL DI­NE­RO EN EFEC­TI­VO

TU EFEC­TI­VO CO­RRE PE­LI­GRO no por­que te lo va­yan a ro­bar, sino por­que va a lle­gar un día que no ha­ya don­de ras­car. El Ban­co de Es­pa­ña di­ce que ca­da vez lle­va­mos me­nos di­ne­ro en el bol­si­llo, y que en cam­bio le da­mos mu­cho uso a la tar­je­ta y al mó­vil, por­que, ¿realmente sa­bes todo lo que pue­des ha­cer con tu te­lé­fono?

vez le te­ne­mos me­nos ape­go al di­ne­ro. Lo di­ce el Ban­co de Es­pa­ña, que de bi­lle­tes y mo­ne­das al­go sa­be. Las es­ta­dís­ti­cas que pu­bli­có la se­ma­na pa­sa­da re­fle­jan que a fi­na­les del 2017 los es­pa­ño­les ma­ne­já­ba­mos 30.000 mi­llo­nes de eu­ros me­nos que ha­ce diez años. No hay don­de ras­car en nues­tros bol­si­llos, y en vez de ti­rar mano del mo­ne­de­ro pa­ra pa­gar aga­rra­mos la tar­je­ta o el mó­vil, que ha­cen las mis­mas fun­cio­nes. El Ban­co de Es­pa­ña lo co­rro­bo­ra. A fal­ta de los da­tos del año pa­sa­do, en el 2016 las ope­ra­cio­nes de com­pra en ter­mi­na­les en pun­to de ven­ta su­pe­raron en 33.000 mi­llo­nes de eu­ros a las de ha­ce sie­te años. Es de­cir, que lo que gas­ta­mos aho­ra con tar­je­ta en un tri­mes­tre es prác­ti­ca­men­te lo mis­mo que lo que pu­di­mos gas­tar en todo el 2002. Tam­bién in­flu­ye que ca­da vez nos po­nen más di­fí­cil en­con­trar un ca­je­ro en el que no nos co­bren co­mi­sión, que ha­ya si­tios en los que te obli­guen a ha­cer cier­tas ope­ra­cio­nes con tar­je­ta o que Ha­cien­da ha­ya li­mi­ta­do los pa­gos en efec­ti­vo a par­tir de 2.500 eu­ros, aun­que no sé tú, pe­ro pa­ra mí es­to no es un pro­ble­ma.

Pe­ro, pa­ra in­ver­sión, la que he­mos he­cho en nues­tro úl­ti­mo mó­vil, así que por qué no sa­car­le par­ti­do sí po­de­mos ha­cer de todo con él pa­ra asom­bro de nues­tros pa­dres.

UNA MÁ­QUI­NA PO­LI­VA­LEN­TE

Cuan­do aún nos es­tá­ba­mos acos­tum­bran­do a com­prar a tra­vés de las apli­ca­cio­nes, nos di­cen que tam­bién po­de­mos re­ti­rar di­ne­ro en una tien­da. Sí, al­gu­nos ban­cos, entre ellos ING Di­rect, ofre­cen a sus clien­tes la posibilidad de ha­cer­se con efec­ti­vo en dis­tin­tos es­ta­ble­ci­mien­tos sin nin­gún ti­po de co­mi­sión siem­pre que reali­cen al­gu­na com­pra. Bas­ta con en­trar, por ejem­plo, en un sú­per y de­cir en ca­ja: «Me co­bras es­to y me das 20 eu­ros de

cash». So­lo tie­nes que pin­char en «pa­gar y re­ti­rar efec­ti­vo» y se­lec­cio­nar el im­por­te que quie­ras re­ti­rar, de 20 a 150 eu­ros. A la su­ma to­tal de tu com­pra le in­cre­men­ta­rán 20 eu­ros que te en­tre­ga­rán en efec­ti­vo. Aun­que tam­bién pue­des pa­gar so­la­men­te.

Un sim­ple ges­to que su­po­ne la vi­da pa­ra los que nun­ca en­con­tra­mos el mo­men­to pa­ra ha­cer pit stop en el ca­je­ro. Los mis­mos pa­ra los que las apli­ca­cio­nes que per­mi­ten com­prar so­lo con acer­car el mó­vil al mos­tra­dor han si­do me­jor, que el me­jor re­ga­lo que Melchor ha­ya pues­to al­gu­na vez de­ba­jo del ár­bol. Si pa­gas con el mó­vil en Za­ra, por ejem­plo, no acu­mu­las ti­ques ni co­rres el ries­go de per­der­los. Wa­llet, que así se lla­ma es­te no­ve­do­so sis­te­ma de pa­go, apa­re­ce por de­fec­to en la par­te in­fe­rior de la App de Za­ra. Pa­ra pa­gar so­lo tie­nes que com­ple­tar el for­mu­la­rio del mé­to­do de pa­go e in­tro­du­cir el nú­me­ro de la tar­je­ta que va­yas a uti­li­zar en tus fu­tu­ras com­pras. Una o más. Y lis­to. Ade­más de archivar las com­pras que ha­gas a tra­vés de es­te sis­te­ma o bien on­li­ne, con Wa­llet pue­des ase­gu­rar­te con un sim­ple vis­ta­zo a la pan­ta­lla del mó­vil de los días que te que­dan por si quie­res ha­cer una de­vo­lu­ción, sin te­ner que per­der tiem­po re­bus­can­do ese tro­zo de pa­pel que no sa­bes ni don­de pu­sis­te. Pe­ro es que es­to no es todo. Por­que tam­bién pue­des uti­li­zar tar­je­tas re­ga­lo o es­ca­near los ti­ques, —si es que aún no te has con­ven­ci­do de pa­gar sin en­se­ñar la tar­je­ta—, pa­ra no ex­tra­viar­los. Y no so­lo las com­pras son más sen­ci­llas, las de­vo­lu­cio­nes tam­po­co tie­nen mu­cho aquel. Si lle­vas el ar­tícu­lo a la tien­da en sus con­di­cio­nes ori­gi­na­les y les mues­tras en tu pan­ta­lla el ti­que, unos días des­pués el im­por­te apa­re­ce­rá en tu cuen­ta.

Se­gu­ro que tam­bién te ha pa­sa­do de es­tar por la ca­lle y de­ber­le pas­ta a un ami­go, en ese ca­so, dá­se­la ya, sa­bes tan bien co­mo yo, que pa­sa­do el día pa­só la ro­me­ría. La ban­ca es­pa­ño­la ha pues­to en mar­cha un sis­te­ma con el que so­lo ne­ce­si­tas el nú­me­ro de te­lé­fono del otro pa­ra ha­cer efec­ti­va la trans­fe­ren­cia sin ne­ce­si­dad de sa­ber su cuen­ta o el DNI. Bi­zum, el nue­vo mé­to­do pa­ra pa­gar entre par­ti­cu­la­res, per­mi­te ha­cer pe­que­ñas y me­dia­nas trans­fe­ren­cias, aun­que re­vi­sa las con­di­cio­nes, ca­da en­ti­dad po­ne las su­yas. Si tu ami­go tam­bién la tie­ne es muy sen­ci­llo, y si no, tam­bién por­que le lle­ga­rá una in­vi­ta­ción, que de­be­rá acep­tar si quie­re co­brar su deu­da.

A los es­cép­ti­cos de es­tas nue­vas tec­no­lo­gías, os di­ré que en ca­so de pér­di­da na­die va a ha­cer un cam­bio de ar­ma­rio a tu cos­ta. En ca­so de que ex­tra­víes o te ro­ben el ter­mi­nal los pa­sos a se­guir se­rían los mis­mos que con una tar­je­ta de cré­di­to. Anu­la­da la tar­je­ta, anu­la­do el ries­go de que te des­plu­men. Más va­le que te acos­tum­bres por­que a es­te pa­so vas a per­der el tren.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.