¿EL ANI­LLO PA’ CUAN­DO?

TO­DA LA VI­DA JUN­TOS SIN PA­SAR POR EL AL­TAR

La Voz de Galicia (A Coruña) - Yes - - PORTADA - TEX­TO: ME­LIS­SA RODRÍGUEZ

ÁL­VA­RO Y CRIS­TI­NA 15 AÑOS JUN­TOS

Por cir­cuns­tan­cias, nun­ca che­ga­mos a ca­sar. Si que o pen­sa­mos nal­gún mo­men­to, pe­ro non o fi­xe­mos”

Lo de ca­sar­se pa­ra lue­go ir­se a vi­vir jun­tos y te­ner hijos ya no tie­ne por qué ir acom­pa­sa­do. Aho­ra mu­chas ve­ces ocu­rre jus­to lo con­tra­rio: las pa­re­jas cam­bian el or­den de las co­sas que fi­nal­men­te no al­te­ra el pro­duc­to. Y la bo­da, cla­ro, que­da pa­ra el fi­nal, pa­ra el me­dio, o un día sin más se fir­ma un pa­pel y pis­ta. Pe­ro hay ve­ces, in­clu­so, que no ha­ce fal­ta se­llar más. El amor es lo úni­co que une y lo más im­por­tan­te. Mien­tras ha­ya eso, el res­to es in­di­fe­ren­te. Cris­ti­na Gómez y Ál­va­ro Ber­mú­dez son de esa opi­nión. Am­bos pro­ce­den de Pon­te­ce­so, tie­nen 30 y 31 años, y co­mo tan­tos jó­ve­nes, lle­van to­da una vi­da re­co­rri­da jun­tos de la mano, pe­ro sin pa­sar por el al­tar. No lo tie­nen en su ho­ri­zon­te.

MÁS DE 15 AÑOS DE FE­LI­CI­DAD

Se co­no­cie­ron en el ins­ti­tu­to cuan­do ella te­nía 14 años y él 15. Y tras un año «así así», fue cuan­do ya co­men­za­ron «en se­rio», pun­tua­li­zan. Y des­de en­ton­ces has­ta hoy. Ya lle­van 15 años de ple­na fe­li­ci­dad, que se di­ce pron­to, pe­ro los úl­ti­mos ocho han vi­vi­do ba­jo el mis­mo te­cho. Em­pe­za­ron en un pi­so de al­qui­ler, co­mo es ha­bi­tual, y lue­go, ha­ce tres, se lan­za­ron a com­prar una ca­sa. «No pi­so sen­tiá­mo­nos en­ce­rra­dos», apun­tan. Los dos com­par­ten su día a día con un ga­to y un pe­rro, se le­van­tan muy tem­prano pa­ra ir a tra­ba­jar, él es sol­da­dor y ella pe­lu­que­ra, y no es has­ta el fi­nal de la tar­de cuan­do se vuel­ven a re­en­con­trar. Por eso pa­ra ellos el do­min­go es su gran día; una jor­na­da que apro­ve­chan de prin­ci­pio a fin pa­ra pa­sear, es­tar con la fa­mi­lia y jun­tar­se con los ami­gos.

¿Y EL ANI­LLO PA´CUAN­DO?

Pe­ro ¿y el ani­llo pa´ cuan­do? «Por cir­cuns­tan­cias, nun­ca che­ga­mos a iso. Si que o pen­sa­mos nal­gún mo­men­to, pe­ro non o fi­xe­mos», di­ce Cris­ti­na. Ca­da uno tie­ne sus mo­ti­vos. Ella lo tie­ne cla­ro: «Non fa­ría un­ha fes­ta por­que me fal­tan fa­mi­lia­res im­por­tan­tes e en­tón non me ape­te­ce; non o pa­sa­ría ben ese día». Y a Ál­va­ro tam­po­co se le ve muy por la la­bor: «Non me gus­tan as mul­ti­tu­des nin tam­pou­co ve­xo ne­ce­sa­rio que ha­xa que in­vi­tar a 200 per­soas e gas­tar tan­tos car­tos pa­ra ce­le­brar un fei­to que xa é a dia­rio. An­tes, aín­da si, por­que era dis­tin­to e su­po­ñía o ini­cio de to­do; pe­ro ago­ra xa non é así. Nós que­ré­mo­nos e es­ta­mos fe­li­ces des­te xei­to».

No tie­nen pla­nes por el mo­men­to de pa­sar por el al­tar, y tal vez, el úni­co mo­ti­vo si lle­ga­se al­gún día se­ría si tu­vie­sen hijos: «To­do o mun­do di que sem­pre é me­llor». «Res­pec­to ás pro­pie­da­des, na no­ta­ría di­xé­ron­nos que es­tar ca­sa­dos non im­pli­ca que vaias ter máis se­gu­ro na­da. Hai que fa­cer un pa­pel, que foi o que fi­xe­mos nós, pa­ra que se al­gún día che pa­sa al­go, a túa fa­mi­lia co­lla a túa par­te, pe­ro na­da máis». Tam­bién se in­for­ma­ron so­bre for­ma­li­zar su unión co­mo pa­re­ja de he­cho, pe­ro se­gún ade­lan­tan, en su con­ce­llo so­lo es vá­li­do du­ran­te dos años, por lo que no le en­cuen­tran tam­po­co mu­cho sen­ti­do.

No po­ner­se el ves­ti­do blan­co y sen­tir­se ese día co­mo una prin­ce­sa no le qui­ta el sue­ño a Cris. Al me­nos por el mo­men­to: «Al­gún día si que me fi­xo ilu­sión, ago­ra xa che di­go que non tan­ta. Pe­ro nun­ca se sa­be. Igual cam­bia a opi­nión co tem­po», apun­ta sin mu­cho afán. Sea co­mo sea, lle­ga­do el día de con­ver­tir­se en ma­ri­do y mu­jer por es­cri­to, an­tes ten­drán que po­ner­se de acuer­do, por­que ca­da uno se ima­gi­na la bo­da de una ma­ne­ra to­tal­men­te dis­tin­ta.

«Eu in­vi­ta­ría aos no­sos pais e aos máis ache­ga­dos e iria­mos co­mer xun­tos, pe­ro un­ha cou­sa nor­ma­li­ña. E en can­to á ves­ti­men­ta, co­mo un do­min­go cal­que­ra: con ca­mi­sa, pe­ro sen tra­xe», di­ce Ál­va­ro tan cam­pe­chano. Cris op­ta por una ce­le­bra­ción más sen­ci­lla to­da­vía: «Eu pre­fe­ri­ría fir­mar e cear nós os dous». Mien­tras tan­to, a las bo­das que no se pue­den resistir son a las de sus ami­gos: «Que re­me­dio!», res­pon­den en­tre ri­sas.

FO­TO: ANA GAR­CÍA

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.