¿HA­CES COASTERING?

TE CON­TA­MOS LOS NUE­VOS DE­POR­TES DEL VE­RANO

La Voz de Galicia (A Coruña) - Yes - - PORTADA - TEX­TO: CAROLINA D. GON­ZÁ­LEZ-BE­SA­DA/ S.F.

¿Quie­res de­jar la pis­ci­na a un la­do es­te ve­rano y su­mer­gir­te en el mun­do de la mul­ti­aven­tu­ra con los de­por­tes más des­co­no­ci­dos? Se­gu­ro que sí. Pues por to­da Ga­li­cia po­drás en­con­trar ac­ti­vi­da­des más que di­ver­ti­das pa­ra prac­ti­car tú so­lo o con ami­gos, que pue­den ha­cer mu­cho más ame­nas las va­ca­cio­nes que lle­vas pla­nean­do to­do el in­vierno.

¿Te gus­ta­ría des­cu­brir lu­ga­res de Ga­li­cia que muy po­cos han con­se­gui­do ver? Pues pa­ra to­dos los aven­tu­re­ros que quie­ran vi­vir una ex­pe­rien­cia úni­ca ha lle­ga­do el coastering. Borja, téc­ni­co de­por­ti­vo en ba­rran­cos en la em­pre­sa Vér­ti­go Aven­tu­ra y Aventuras en Ga­li­cia, co­men­zó ha­ce años a prac­ti­car y en­se­ñar es­ta ac­ti­vi­dad que muy po­cos co­no­cen. El coastering con­sis­te en avan­zar por las pie­dras de los acan­ti­la­dos cos­te­ros sal­van­do las di­fi­cul­ta­des que se pue­den en­con­trar. Po­drás ca­mi­nar, na­dar y sal­tar por to­das las ro­cas que en­cuen­tres co­mo cuan­do eras un ni­ño. «Es la for­ma más ín­ti­ma de co­no­cer real­men­te la cos­ta de Ga­li­cia por­que des­cu­bres los si­tios más es­con­di­dos, los que no se ven a sim­ple vis­ta. La ma­yo­ría de la gen­te ob­ser­va los acan­ti­la­dos des­de arri­ba, pe­ro vi­vir­los des­de las ro­cas es to­tal­men­te dis­tin­to», ex­pli­ca Borja.

Otra de las co­sas que di­fe­ren­cian al coastering es que lle­ga­rás a ver cas­ca­das, po­zas o to­bo­ga­nes inol­vi­da­bles a los que no se pue­de ac­ce­der fá­cil­men­te. Ade­más, pue­des lle­gar a sor­pren­der­te re­co­rrien­do un tra­mo de ro­cas en­tre una pla­ya y otra, que ya co­no­cías per­fec­ta­men­te, y en­con­trar que en el me­dio de am­bas ha­bía un fur­nas o pis­ci­nas na­tu­ra­les al al­can­ce de tú mano que tú ni sa­bías que exis­tían. «Es ver­da­de­ra­men­te un mun­do sin ex­plo­rar que me­re­ce la pe­na», afir­ma el téc­ni­co de­por­ti­vo.

Gra­cias al coastering se­rás ca­paz de sa­ber, co­no­cer y en­ten­der la Cos­ta da Mor­te, el por­qué de su nom­bre o, por un ra­to, ser ca­paz de po­ner­te en el lu­gar de los per­ce­bei­ros y en­ten­der en cier­to mo­do las ex­pe­rien­cias que vi­ven día a día des­de las ro­cas, aun­que con más seguridad, ar­ne­ses y con­tro­la­do por un pro­fe­sio­nal es­pe­cia­li­za­do.

PE­DA­LEAR SO­BRE EL AGUA

Y de las ro­cas y sus sal­tos pa­sa­mos a pe­da­lear so­bre el agua. Sí, leís­te bien. El sea bi­ke es una nueva for­ma de di­ver­tir­te co­mo un enano es­te ve­rano.

Una ac­ti­vi­dad que ofre­ce Pi­ra­güi­lla Ocio y Aven­tu­ra y que per­mi­te des­pla­zar­se por el agua, en­ci­ma de una bi­ci­cle­ta, mien­tras re­co­rres el li­to­ral y ac­ce­des a to­das las pla­yas de la zo­na de la Illa de Arou­sa.

Nu­ria es una de las per­so­nas que ya ha vi­vi­do to­do lo que te pue­de ofre­cer es­te de­por­te y re­pe­ti­rá sin du­da. «Es una sen­sa­ción nueva por­que ver que estás mon­tan­do en bi­ci­cle­ta pe­ro por el mar, se ha­ce muy ex­tra­ño. Re­sul­tó muy di­ver­ti­do por­que iba con to­das mis ami­gas, nos reí­mos un mon­tón y pu­di­mos ver pai­sa­jes pre­cio­sos. Fue un día que dis­fru­ta­mos al má­xi­mo», cuen­ta. Ade­más es una ma­ne­ra de prac­ti­car de­por­te de for­ma se­gu­ra y, co­mo co­men­ta Nu­ria, sin ries­go al­guno. «Al prin­ci­pio una de mis ami­gas es­ta­ba un po­co asus­ta­da por si se caía, pe­ro to­do lo con­tra­rio, por­que cuan­do subí la sen­tí muy es­ta­ble y se­gu­ra. Los flo­ta­do­res que tie­ne son muy gran­des y dan mu­cha es­ta­bi­li­dad».

Y si lo que te gus­ta son emo­cio­nes más fuer­tes, no de­jes de leer, por­que aquí lle­ga más adre­na­li­na. Si quie­res vo­lar por unos mo­men­tos no te pue­des per­der el kite surf, un de­por­te muy ade­cua­do pa­ra la cos­ta ga­lle­ga, ya que el vien­to es uno más en nues­tros días de ve­ra­neo. Es­ta ac­ti­vi­dad con­sis­te en el uso de una co­me­ta, que ti­ra del de­por­tis­ta, y que per­mi­te des­li­zar­se so­bre el agua en­ci­ma de una ta­bla. Uno de sus más fie­les se­gui­do­res, Marcos, que lle­va dis­fru­tan­do del kite surf seis años, cuen­ta que se ne­ce­si­ta mu­cha prác­ti­ca y cla­ses pa­ra lle­gar a po­der do­mi­nar­lo. «No es sen­ci­llo lle­gar a man­te­ner­te de pie en la ta­bla, pe­ro la sen­sa­ción que tie­nes cuan­do lo con­si­gues es inigua­la­ble», des­ta­ca con en­tu­sias­mo.

ESCÓNDETE Y... ¡DIS­PA­RA!

To­dos en al­gún mo­men­to he­mos dis­fru­ta­do con un vi­deo­jue­go de gue­rra o pe­leán­do­nos co­mo in­dios y va­que­ros... Pues gra­cias a Láser Com­bat Co­ru­ña pue­des lle­gar a en­con­trar­te en un cam­po de ba­ta­lla real lu­chan­do con­tra ami­gos o des­co­no­ci­dos. En es­te jue­go las ar­mas con láser son ré­pli­cas de las que uti­li­zan los SWAT en­tre otros cuer­pos de éli­te, y tie­nen la úl­ti­ma tec­no­lo­gía de en­tre­na­mien­to, no so­lo por la pre­ci­sión y al­can­ce que lle­ga has­ta los 400 me­tros, sino por­que in­cor­po­ran las es­ta­dís­ti­cas per­so­na­les de ca­da uno de los ju­ga­do­res. Si lo tu­yo es la es­tra­te­gia, las ac­ti­vi­da­des en equi­po o dis­fru­tar con ami­gos de una ma­ne­ra di­fe­ren­te... ¡no pue­des per­dér­te­lo!

No ol­vi­des que el ve­rano es cor­to y los días pa­san vo­lan­do. ¡Dis­fru­ta al má­xi­mo ca­da mo­men­to!

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.