Alfonso IX des­em­bar­có de nue­vo en Ca­ma­ri­ñas

La ini­cia­ti­va O en­cai­xe no Ca­mi­ño sor­pren­dió a mu­chos ve­ci­nos con la re­crea­ción me­die­val, que dis­cu­rrió por las ca­lles y los ca­mi­nos del mu­ni­ci­pio has­ta Ce­rei­xo

La Voz de Galicia (Carballo) - - PORTADA - X. AMEIXEIRAS

Alfonso IX, úl­ti­mo rey de Ga­li­cia y León, lle­gó en bar­co al mue­lle de Cur­bei­ro de Ca­ma­ri­ñas. Lo es­pe­ra­ban el Con­de de Tra­ba y los re­pre­sen­tan­tes ecle­siás­ti­cos de San­tia­go y Mon­do­ñe­do, pe­ro tam­bién las au­to­ri­da­des ac­tua­les, el al­cal­de, el ge­ren­te del Xa­co­beo y la pre­si­den­ta de los em­pre­sa­rios, en­tre otros. Así co­men­zó la re­crea­ción de la vi­si­ta que el mo­nar­ca reali­zó a va­rios pue­blos de la Cos­ta da Mor­te en­tre el 21 y el 25 de agos­to de 1228. Los co­mer­cian­tes ca­ma­ri­ñáns quie­ren en­mar­car su pun­ti­lla con he­chos his­tó­ri­cos y re­sal­tar sus la­zos xa­co­beos con el pro­gra­ma O en­cai­xe no Ca­mi­ño.

Ha­bía mer­ca­do en Ca­ma­ri­ñas y el Alfonso IX se di­ri­gió ha­cia él. Las au­to­ri­da­des lo­ca­les lo se­guían. Ya en la pla­za, Don Mar­ti­ño, obis­po de Mon­do­ñe­do, que le da la bien­ve­ni­da, y Ber­nar­do II, obis­po de Com­pos­te­la que ha­bía con­sa­gra­do la ca­te­dral en 1221, tra­tan de apro­ve­char la re­cep­ción pa­ra in­fluir en el rey, por lo que re­ci­ben la re­cen­sión del Con­de de Tra­ba. Zan­ja la por­fía el pro­pio mo­nar­ca ha­cien­do va­ler los de­re­chos his­tó­ri­cos.

Em­pren­de, en­ton­ces, ru­ta a pie ha­cia Ce­rei­xo. Las au­to­ri­da­des se ba­jan de la co­mi­ti­va, que es se­gui­da por me­dio cen­te­nar de per­so­nas, mu­chas de ellas ata­via­das con ves­ti­men­tas me­die­va­les. Alfonso IX iba a ca­ba­llo, lo que no en­ten­día el más jo­ven del gru­po, un ni­ño de on­ce años: «¿E o rei por que non vai a pé co­ma os de­mais?». Sa­lió de Ca­ma­ri­ñas por A Re­ga. Ber­nar­do Rey, el abue­lo del ni­ño, cuen­ta que en es­ta zo­na hay unos cin­co mo­li­nos ocul­tos en la ma­le­za. Uno de ellos se lla­ma O muí­ño dos oi­to y otro es el de Os Ca­brei­ros. Ber­nar­do re­cuer­da ir con su abue­lo a lle­var el maíz a mo­ler. Más ade­lan­te que­da a la iz­quier­da el mon­te de Pe­na Fe­rou. Lue­go lle- gan As Sei­xas, don­de hu­bo mi­nas de wol­fra­mio.

An­te la igle­sia ro­má­ni­ca de Xa­vi­ña, el rey se ba­jó del ca­ba­llo y dio una nue­va re­cep­ción. En es­te ca­so, el abad del mo­nas­te­rio de San­ta Ma­ri­ña do Ca­bo Tos­to, fun­da­do en el si­glo VIII, le pe­día ayu­da pa­ra su re­cons­truc­ción, pues un año an­tes, en 1228, ha­bía si­do des­trui­do por los ata­ques. Alfonso IX le es­pe­tó que, se­gún un do­cu­men­to que obra­ba en su po­der, ya en 1194 el mo­nas­te­rio de San Pe­laio de An­teal­ta­res (San­tia­go) se com­pro­me­tió a res­tau­rar el ce­no­bio de San­ta Ma­ri­ña y le otor­gó las tie­rras de Nan­de, Ca­ran­to­ña, Car­nés y Leis. «¿Que máis que­re­des?», le pre­gun­tó, can­sa­do de tan­ta pe­ti­ción.

Con­ti­nuó el re­co­rri­do por Xa­vi­ña y pron­to apa­re­ció el pa­zo de Mouzo, una cons­truc­ción del si­glo XVIII. Un gran cie­rre guar­da una en­vi­dia­ble huer­ta y a la de­re­cha hay un buen so­to con cas­ta­ños car­ga­dos de eri­zos. Una fuen­te no­ble si­gue ma­nan­do al pa­so de la gen­te. Más ade­lan­te es­tá Dor, don­de ha­bía otro pa­zo, que fue tras­la­da­do pie­dra a pie­dra has­ta As Pa­xa­ri­ñas, pe­ro aún quedan res­tos de la ca­pi­lla y el palomar en su lu­gar de ori­gen.

Al­gu­nos de los ca­mi­nan­tes ali­via­ban ya su in­ci­pien­te ape­ti­to con los hi­gos, las man­za­nas y las pe­ras de los fru­ta­les que sa­len al ca­mino. En A Ponte do Por­to el rey echó pie a tie­rra en una pa­ra­da an­te la igle­sia pa­rro­quial.

En Ce­rei­xo es­pe­ra­ban miem­bros de la aso­cia­ción de ve­ci­nos y de la cul­tu­ral, en­ca­be­za­dos por Mi­guel Ángel Pérez, y con la fa­cha­da de la igle­sias ador­na­da con pen­do­nes y es­tan­dar­tes. Aquí, Alfonso IX de­ci­de cons­truir el puen­te de A Ponte do Por­to: «Aquí imos abrir no­vos ca­mi­ños», ha­cia San­tia­go y ha­cia Mu­xía. Los aplau­sos a los ac­to­res pu­sie­ron fin al re­co­rri­do que la aso­cia­ción de co­mer­cian­tes de Ca­ma­ri­ñas quie­re con­ti­nuar ha­cia San­tia­go por eta­pas. Por tar­de hu­bo mu­cha ani­ma­ción y ofer­tas gas­tro­nó­mi­cas, y el día aca­bó con un con­cier­to de Sa­ma­rúas.

PRO­GRA­MA PA­RA HOY

Re­crea­ción de la le­yen­da y des­fi­le. A las 11 de la ma­ña­na co­men­za­rá la re­crea­ción de la le­yen­da del des­em­bar­co de la mu­jer que en­se­ñó a pa­li­llar a las ca­ma­ri­ña­nas. Di­cen que fue una ita­lia­na náu­fra­ga. Se­gui­da­men­te ha­brá un des­fi­le de mo­da con en­ca­je lo­cal, tan­to adul­to co­mo in­fan­til, con apor­ta­cio­nes de María Cam­pa­ña, Mo­das Ke­ru­bín y los tra­jes de la Mos­tra do En­cai­xe. Pa­li­lla­da pro­ta­go­ni­za­da por ni­ñas y ac­tua­ción de Lau­ra Sán­chez.

Jue­gos in­fan­ti­les. De cua­tro a ocho de la tar­de se abri­rá el cam­pa­men­to de jue­gos in­fan­ti­les a car­go de Ar­te lú­di­co. Ha­brá ac­ti­vi­da­des de ca­lle con la co­la­bo­ra­ción de pa­li­llei­ras y amas de ca­sa.

Mú­si­ca y ta­pas. Du­ran­te la jor­na­da, la mú­si­ca tra­di­cio­nal am­bien­ta­rá el pue­blo, que ha si­do de­co­ra­do con mo­ti­vos me­die­va­les. En va­rios es­ta­ble­ci­mien­tos tam­bién ser­vi­rán ta­pas adap­ta­das a las ce­le­bra­cio­nes.

MANU NE­GREI­RA

Ca­ma­ri­ñas se lle­nó de re­crea­cio­nes me­die­va­les, ta­pas y mú­si­ca.

MANU NE­GREI­RA

La re­crea­ción tu­vo lu­gar en el mue­lle de Cur­bei­ro con las au­to­ri­da­des lo­ca­les pre­sen­tes.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.