Los pa­gos con tar­je­ta al­can­zan un ni­vel iné­di­to en Ga­li­cia y suben más del 20 %

La ban­ca cons­ta­ta un fuer­te cre­ci­mien­to de las ope­ra­cio­nes a cré­di­to, lo que pue­de com­pli­car aún más la cues­ta de sep­tiem­bre

La Voz de Galicia (Carballo) - - A FONDO - RU­BÉN SANTAMARTA

La cues­ta de sep­tiem­bre lle­gó, co­mo to­dos los años, con la pen­dien­te de los li­bros de tex­to. Tam­bién (pre­vi­si­ble) de los car­bu­ran­tes. Y (na­da des­car­ta­ble) la de la ces­ta de la com­pra. Pe­ro es­te año se le ha su­ma­do otro fac­tor que no se da­ba —o al me­nos no con tan­ta in­ten­si­dad— en años an­te­rio­res: la car­ga de las deu­das de las va­ca­cio­nes. Es­pe­cial­men­te, los gas­tos aso­cia­dos a las tar­je­tas ban­ca­rias. Las en­ti­da­des fi­nan­cie­ras ex­pli­can que se ha ge­ne­ra­li­za­do el pa­go con di­ne­ro de plás­ti­co, ti­ran­do de la de dé­bi­to, sí, pe­ro es­te año tam­bién de la cré­di­to, al­go que su­po­ne acu­mu­lar gas­tos has­ta que lle­ga el car­go fi­nal con to­dos los de un mes. Una sor­pre­sa aña­di­da a los pa­gos a los que se tie­ne que ha­cer fren­te en es­te arran­que de cur­so y que se afron­ta de di­fe­ren­tes ma­ne­ras: un pa­go úni­co a ini­cios o fi­na­les de mes, com­par­ti­dos en va­rias se­ma­nas... O apla­za­mien­tos has­ta fin de año, al­go que tie­ne in­tere­ses y que ha­rá que la cues­ta se alar­gue más allá del 30 de sep­tiem­bre.

«El pa­go a dé­bi­to si­gue sien­do do­mi­nan­te, pe­ro es­ta­mos no­tan­do es­te año, y so­bre to­do es­te ve­rano, que vuel­ven a su­bir las ope­ra­cio­nes con tar­je­tas de cré­di­to, cre­cen co­mo ha­ce años que no se veía», di­ce An­na Pui­go­riol, di­rec­to­ra de me­dios de pa­go del Banco Sa­ba­dell. De he­cho, la con­tra­ta­ción de es­te ti­po de tar­je­tas es­tá cre­cien­do aho­ra a un rit­mo mu­cho ma­yor que el de las de dé­bi­to.

Las en­ti­da­des fi­nan­cie­ras con­sul­ta­das —Aban­ca, Pas­tor, Santander, Cai­xabank, Sa­ba­dell y BBVA, las que con­tro­lan más del 90 % del ne­go­cio en la co­mu­ni­dad— han de­tec­ta­do es­te ve­rano un ma­yor uso de la tar­je­ta en las com­pras en co­mer­cios mi­no­ris­tas y es­ta­ble­ci­mien­tos de res­tau­ra­ción, con unas pro­por­cio­nes de cre­ci­mien­to im­pen­sa­bles en años an­te­rio­res. En los ter­mi­na­les de ven­ta (los TPV que tie­nen ba­res y co­mer­cios pa­ra pa­gar con tar­je­ta) la subida me­dia en­tre enero y agos­to, com­pa­ra­da con el mis­mo pe­río­do del año an­te­rior, es­tá cer­ca del 20 %. Se cons­ta­ta un vo­lu­men de ope­ra­cio­nes muy im­por­tan­te que so­lo en los me­ses de ve­rano —en­tre ju­nio y agos­to— ha lle­ga­do a su­pe­rar, de me­dia, el 25 %.

«Se es­tán jun­tan­do dos co­sas: por un la­do, que los clien­tes les es­tán dan­do prio­ri­dad a los pa­gos con tar­je­ta pa­ra evi­tar­se lle­var efec­ti­vo en­ci­ma, y, por otro, que pa­ra los co­mer­cios tie­ne un cos­te me­nor te­ner el TPV, por­que no han de ges­tio­nar el efec­ti­vo lle­ván­do­lo a in­gre­sar al banco, y no se ex­po­nen a un ro­bo», con­tex­tua­li­za Jor­ge Blan­co, di­rec­tor de me­dios de pa­go de Aban­ca. En los úl­ti­mos me­ses, es­ta en­ti­dad ha pues­to mu­cho el fo­co en las tar­je­tas de cré­di­to, pre­ci­sa­men­te por el ti­rón que es­tá de­tec­tan­do en­tre sus clien­tes. «Es­ta­mos ofre­cien­do ir y re­ti­rar a dé­bi­to o a cré­di­to en el ca­je­ro, pa­gar a cré­di­to to­das las ope­ra­cio­nes o so­lo las que in­tere­san...», aña­de.

«El uso de la tar­je­ta se es­tá im­po­nien­do, pe­ro no hay una ti­po­lo­gía úni­ca de clien­te. Los que ti­ran de la de dé­bi­to lo ha­cen pa- ra ir con­tro­lan­do sus gas­tos día a día; los que ti­ran de cré­di­to lo ha­cen por­que pre­fie­ren te­ner to­do el gas­to agru­pa­do o por­que ne­ce­si­tan el di­ne­ro en ese mo­men­to», aña­de Pui­go­riol.

En la for­tí­si­ma pe­ne­tra­ción de la tar­je­ta hay otros fac­to­res. El pri­me­ro, la lle­ga­da de usua­rios que has­ta aho­ra no con­ta­ban con es­ta he­rra­mien­ta por­que no la ne­ce­si­ta­ban. Eso, en una so­cie­dad di­se­mi­na­da y en­ve­je­ci­da co­mo la ga­lle­ga, se ha no­ta­do, so­bre to­do en las zo­nas ru­ra­les, don­de los ban­cos es­tán in­tro­du­cien­do a clien­tes ma­yo­res en el uso de es­ta tec­no­lo­gía. Un se­gun­do fac­tor, la ex­ten­sión de la red de pa­go con ese plás­ti­co, que en Ga­li­cia so­lo los gran­des ban­cos y so­lo con­tan­do co­mer­cios y res­tau­ran­tes (sin gran­des su­per­fi­cies) su­pera ya los 60.000 pun­tos.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.