Vi­lla­rri­ba y Vi­lla­ba­jo

La Voz de Galicia (Carballo) - - OPINIÓN - EDUAR­DO RIES­TRA

Se ha di­cho an­tes y me­jor: vo­tar no es el pun­to de par­ti­da, sino el de lle­ga­da. Pri­me­ro es­tá la jus­ti­cia. La hu­ma­ni­dad vie­ne vo­tan­do des­de siem­pre, y la jus­ti­cia na­ce pa­ra de­fen­der al in­di­vi­duo so­li­ta­rio: a la víc­ti­ma, pe­ro tam­bién al ase­sino. En el sur ame­ri­cano, allá por el si­glo XIX, las co­mu­ni­da­des vo­ta­ban a mano al­za­da si lin­cha­ban a los cua­tre­ros o los es­cla­vos, y so­lía sa­lir que sí. Hitler lle­gó al po­der en elec­cio­nes li­bres, co­mo Hugo Chá­vez, que an­tes lo ha­bía in­ten­ta­do por la fuer­za, y tan­to Fran­co co­mo Fi­del Castro, gol­pis­tas am­bos, fue­ron en al­gún mo­men­to ra­ti­fi­ca­dos en las ur­nas por los ciu­da­da­nos. En reali­dad el re­fe­ren­do ca­ta­lán se lo aca­ba de car­gar Ada Co­lau de un plu­ma­zo con su de­ci­sión de fa­ci­li­tar la «mo­vi­li­za­ción po­pu­lar». Ada Co­lau equi­pa­ra así la jor­na­da al día de la bi­ci­cle­ta.

No hay na­da más ma­ni­pu­la­ble que los sen­ti­mien­tos geo­grá­fi­cos. Co­ja us­ted a los de la pae­lla, Vi­lla­rri­ba y Vi­lla­ba­jo, y có­ma­les el co­co, ve­rá có­mo aca­ban ti­rán­do­se los cu­bier­tos a la ca­be­za.

La ca­lle es muy pe­li­gro­sa, por­que se aca­ban que­man­do igle­sias o ma­tan­do ro­jos, ju­díos o tut­sis, que to­dos ellos son igual de odia­bles. Pe­ro hay me­dia Ca­ta­lu­ña que no quie­re ser in­de­pen­dien­te, que no es­tá or­ga­ni­za­da y que no tie­ne el apo­yo de su Go­bierno. Yo creo que an­tes del amor a la ban­de­ra tie­ne que es­tar el amor al bie­nes­tar, a la cul­tu­ra, a la jus­ti­cia o a la ar­qui­tec­tu­ra. Y qui­sie­ra sa­ber si el día 2 de oc­tu­bre po­drán ma­ni­fes­tar­se por la Dia­go­nal los ca­ta­la­nes mo­nár­qui­cos, es­pa­ño­lis­tas y con­ser­va­do­res sin que na­die los abu­chee.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.