El lo­cal en el cen­tro de la po­lé­mi­ca por la pea­to­na­li­za­ción de la ca­lle Real de Fis­te­rra si­gue sin li­cen­cia

El Con­ce­llo ha vuel­to a efec­tuar otro re­que­ri­mien­to pa­ra que re­gu­la­ri­ce su si­tua­ción

La Voz de Galicia (Carballo) - - LA VOZ DE GALICIA - J. V. LA­DO

Si al­gún asun­to po­lé­mi­co ha te­ni­do Fis­te­rra en los úl­ti­mos me­ses ese es la pea­to­na­li­za­ción de la ca­lle Real y su en­torno. Y en el cen­tro de to­da esa po­lé­mi­ca ha es­ta­do siem­pre el res­tau­ran­te Etel & Pan, pa­ra unos con sus pro­pie­ta­rios co­mo víc­ti­mas del aco­so de co­mer­cian­tes y vecinos con­tra­rios a la pea­to­na­li­za­ción y pa­ra otros co­mo ver­du­gos, por el su­pues­to abu­so en la co­lo­ca­ción de la te­rra­za o los olo­res que tie­nen que so­por­tar en los pi­sos tu­rís­ti­cos con­ti­guos.

Aun­que ca­da vez re­sul­ta más di­fí­cil de­ter­mi­nar quién lle­va ra­zón, por­que se­gu­ra­men­te to­dos la ten­gan en par­te, lo que que­dó cla­ro en el úl­ti­mo pleno mu­ni­ci­pal, en el que el al­cal­de, Jo­sé Mar­co­te, dio res­pues­ta a las pre­gun­tas for­mu­la­das por el por­ta­voz del PP, Jo­sé Tra­ba, en la se­sión an­te­rior, es que el lo­cal es­tá sin li­cen­cia, o al me­nos no cuen­ta con una adap­ta­da a la ac­ti­vi­dad que rea­li­za. De he­cho, el Con­ce­llo ya le hi­zo los re­que­ri­mien­tos per­ti­nen­tes pa­ra que re­gu­la­ri­ce su si­tua­ción y, an­te la fal­ta de res­pues­ta, aca­ba de vol­ver a re­que­rir­le que lo ha­ga.

Es­ta pre­ca­rie­dad de la ac­ti­vi­dad no es dis­tin­ta de la que tie­nen otros mu­chos ne­go­cios de Fis­te­rra y bas­tan­tes más re­par­ti­dos por to­da la Cos­ta da Mor­te, don­de, aun­que con los sis­te­mas sim­pli­fi­ca­dos de co­mu­ni­ca­cio­nes pre­vias y de­más, si­gue ex­ten­di­da la prác­ti­ca de abrir ne­go­cios y lue­go con­se­guir los per­mi­sos.

Aho­ra bien, aquí la di­fe­ren­cia ra­di­ca en que el asun­to ha si­do ob­je­to de con­flic­to, por mu­chas cues­tio­nes pre­vias, pe­ro fun­da­men­tal­men­te a raíz de la de­nun­cia in­ter­pues­ta por Eli­sa La­go, la ve­ci­na pro­pie­ta­ria de los pi­sos tu­rís­ti­cos que se en­cuen­tran en­ci­ma del lo­cal, abier­to a me­dia­dos del año pa­sa­do. La mu­jer ase­gu­ra que se ofre­ció in­clu­so a que co­lo­ca­sen un tu­bo por el ex­te­rior de su pro­pie­dad pa­ra la sa­li­da de hu­mos y ga­ses y evi­tar así los ma­los olo­res que in­clu­so le han su­pues­to al­gu­na can­ce­la­ción y que­jas por par­te de los usua­rios. Sin em­bar­go, no lle­ga­ron a un acuer­do y se de­ci­dió a de­nun­ciar. Des­pués de va­rios in­ten­tos, en el Con­ce­llo le con­fir­ma­ron que el ne­go­cio ca­re­ce de li­cen­cia en re­gla y de ahí el asun­to, que ya es­ta­ba en el de­ba­te po­lí­ti­co, vol­vió a co­brar nue­va ac­tua­li­dad.

Pa­ra el por­ta­voz del PP —al me­nos eso es lo que in­ter­pre­tó de las ex­pli­ca­cio­nes da­das por el al­cal­de— la cues­tión de fon­do ra­di­ca en que pre­sen­ta­ron la do­cu­men­ta­ción pa­ra una ac­ti­vi­dad dis­tin­ta de la que ha­bían so­li­ci­ta­do, con lo que al fi­nal el es­ta­ble­ci­mien­to no cuen­ta con li­cen­cia de na­da, sal­vo, cu­rio­sa­men­te, la de te­rra­za otor­ga­da por el Con­ce­llo y que, por ejem­plo, im­pi­de pa­rar el pro­yec­to de pea­to­na­li­za­ción has­ta fi­nal de es­te mes, cuan­do se le­van­ta­rán las prohi­bi­cio­nes al trá­fi­co pa­ra re­for­mu­lar­lo.

Sin em­bar­go, a jui­cio de Tra­ba, el gran error de to­do es­tá en «non tra­tar de arran­xar as cou­sas en­tre ve­ci­ños. Is­to xa ten pa­sa­do máis ve­ces e o nor­mal se­ría ter fa­la­do con uns e con ou­tros pa­ra che­gar a un acor­do. Pe­ro, can­do en vez di­so te pos de la­do dun­ha das par­tes e, aín­da por en­ri­ba, esa par­te non ten a do­cu­men­ta­ción pois é nor­mal que os ou­tros se ca­breen aín­da máis».

Así, en me­dio de to­do es­to, el res­tau­ran­te que ha con­se­gui­do des­ta­car en Fis­te­rra con una pro­pues­ta mo­der­na y di­fe­ren­te, lo que le va­lió un re­co­no­ci­mien­to ge­ne­ra­li­za­do, ha que­da­do mar­ca­do en el cen­tro de una po­lé­mi­ca que ha di­vi­di­do y mu­cho a los vecinos de esa zo­na y, en ge­ne­ral, a una par­te im­por­tan­te del pue­blo.

Aho­ra to­dos tie­nen por de­lan­te el re­to de li­mar esas di­fe­ren­cias y que el pro­yec­to de pea­to­na­li­za­ción sal­ga ade­lan­te con el ma­yor con­sen­so po­si­ble.

JORGE PARRI

El cie­rre al trá­fi­co se pa­ra­rá es­te mes pa­ra re­for­mu­lar­lo.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.