Ma­ti­ces, le­ga­li­dad, tem­plan­za

La Voz de Galicia (Carballo) - - A FONDO -

Ca­ta­lu­ña des­tem­pla­da, Es­pa­ña en­te­ra tam­bién. Lue­go de la ex­tra­ña se­sión del mar­tes pa­sa­do en el he­mi­ci­clo del Par­la­men­to de Ca­ta­lu­ña y sa­lo­nes anejos, re­co­noz­co que ade­más de que el mal go­bierno es un vul­gar ne­go­cio de los hom­bres, pa­re­ce tam­bién ser una ex­tra­ña me­ta­fí­si­ca. Al me­nos pa­ra ese en­re­da­do mun­do de Junts pel Sí y sus acom­pa­ñan­tes, de una pro­mo­vi­da so­cie­dad ci­vil in­de­pen­den­tis­ta, llá­me­se es­ta ANC u Òm­nium Cul­tu­ral.

No les ocul­to que me con­ta­ba en­tre los que no desea­ban que la se­sión con­vo­ca­da por la pre­si­den­ta For­ca­dell in­cu­rrie­ra en ma­yo­res des­ma­nes. Re­ci­bí por tan­to con ali­vio el tre­men­do en­re­do que nos creó Puig­de­mont, por más que ha­ya si­do de­sola­dor no so­lo el tea­tri­llo de la fir­ma pa­ra­le­la de unos au­to pro­cla­ma­dos co­mo «le­gí­ti­mos re­pre­sen­tan­tes del pue­blo de Ca­ta­lu­ña», al pa­re­cer en ex­clu­si­va y con des­pre­cio de los otros, sino tam­bién el com­por­ta­mien­to an­ti­de­mo­crá­ti­co que el in­de­pen­den­tis­mo vie­ne desa­rro­llan­do des­de las se­sio­nes par­la­men­ta­rias del 6 y 7 de sep­tiem­bre, con sus se­cue­las. In­clui­da la pi­rue­ta, con des­pre­cio de la le­ga­li­dad, es­ce­ni­fi­ca­da en la com­pa­re­cen­cia del mar­tes. Re­ci­bí tam­bién con agra­do la in­ter­ven­ción de Ice­ta y los to­nos tem­pla­dos de po­pu­la­res y co­mu­nes.

Lo su­ce­di­do pro­ba­ble­men­te hu­bie­ra si­do dis­tin­to sin aquel ní­ti­do dis­cur­so del Rey so­bre el que­bran­to de la le­ga­li­dad por los so­be­ra­nis­tas, sin la im­por­tan­te ma­ni­fes­ta­ción en Ca­ta­lu­ña de los ca­ta­la­nes con­tra­rios a la in­de­pen­den­cia y sin el men­sa­je de sín­te­sis de sus po­si­cio­nes pro­nun­cia­do por Jo­sep Bo­rrell. Tam­bién sin las to­mas de po­si­ción de em­pre­sas y ban­cos con­tra­rios a la de­cla­ra­ción de in­de­pen­den­cia, la so­li­ci­tud rea­li­za­da por Donald Tusk, pre­si­den­te del Con­se­jo de Eu­ro­pa, y sin la ca­pa­ci­dad de acuer­do en­tre Ma­riano Ra­joy y Pe­dro Sán­chez, jun­to a Ciu­da­da­nos, so­bre la res­pues­ta al que­bran­to de la le­ga­li­dad.

Re­co­noz­co, pues, que la ex­tra­ña si­tua­ción crea­da el mar­tes en el Par­la­men­to de Ca­ta­lu­ña ha permitido un ma­tiz tem­pla­do en la de­ci­sión del Con­se­jo de Mi­nis­tros. Ma­tiz man­te­ni­do en la de­cla­ra­ción pos­te­rior de Ma­riano Ra­joy anun­cian­do el acuer­do de rea­li­zar el re­que­ri­mien­to a Puig­de­mont pre­vio a otras ac­tua­cio­nes, y tam­bién en la po­si­ción ma­ni­fes­ta­da por otros miem­bros del Go­bierno. Y no es me­nor la im­por­tan­cia que per­ci­bien­do es­te ma­tiz ha te­ni­do el pro­nun­cia­mien­to del pro­pio PSC, en bo­ca de Mi­quel Ice­ta o Nú­ria Marín, re­for­zan­do la po­si­ción del PSOE y de Pe­dro Sán­chez ali­neán­do­se con el Go­bierno y con Ra­joy, pa­ra so­li­ci­tar a Puig­de­mont que «acla­re ne­gro so­bre blan­co qué es lo que acon­te­ció en el Par­la­men­to ca­ta­lán» y la vuel­ta a la le­ga­li­dad de­mo­crá­ti­ca. Tem­plan­za man­te­ni­da por Ma­riano Ra­joy en su com­pa­re­cen­cia a pe­ti­ción pro­pia en el Con­gre­so.

Añá­da­se a ello el acuer­do al­can­za­do en­tre Ma­riano Ra­joy y Pe­dro Sán­chez pa­ra abrir el ca­mino de una re­for­ma cons­ti­tu­cio­nal, de la ley a la ley, y qui­zá se con­fir­me que hay ca­mi­nos que re­co­rrer pa­ra re­sol­ver es­ta gra­ve cri­sis. Le­ga­li­dad, ma­ti­ces y tem­plan­za. Pa­ra im­pe­dir in­sen­sa­te­ces que enar­de­cen sen­ti­mien­tos.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.