El «ve­ro­ño» re­tra­sa la tem­po­ra­da de se­tas en Ga­li­cia y ame­na­za la cam­pa­ña

La fal­ta de llu­vias en los úl­ti­mos me­ses ha im­pe­di­do que los mon­tes den fru­to

La Voz de Galicia (Carballo) - - SOCIEDAD - P. ALVEIRO

«Es­ta­mos en el peor mo­men­to pa­ra las se­tas. Se ha ago­ta­do la re­ser­va por la fal­ta de hu­me­dad y los po­cos hon­gos que cre­cie­ron es­tán se­cos, acar­to­na­dos, al me­nos en la zo­na sur de Ga­li­cia». Así de cru­do pin­ta el pa­no­ra­ma el in­ge­nie­ro agró­no­mo y pre­si­den­te de la aso­cia­ción mi­co­ló­gi­ca pon­te­ve­dre­sa Brin­ca­bois, Jaime Blan­co Dios, a pe­sar de que el pi­co pa­ra la re­co­gi­da ten­dría que ser por es­tas fe­chas. El ve­ro­ño ha re­tra­sa­do una tem­po­ra­da que, en lí­neas ge­ne­ra­les, es­tá sien­do es­pe­cial­men­te flo­ja. «Ca­si ni em­pe­zó en al­gún si­tio. Es­te año ha si­do el peor oto­ño del úl­ti­mo lus­tro y, aun­que lle­guen las llu­vias en no­viem­bre, la cam­pa­ña ya es irre­cu­pe­ra­ble. Po­dre­mos ma­qui­llar el re­sul­ta­do si no hay he­la­das, pe­ro los nú­me­ros no van a dar. So­lo se en­cuen­tran es­pe­cies que no tie­nen va­lor eco­nó­mi­co y las can­ti­da­des que sa­len son anec­dó­ti­cas», aven­tu­ra Blan­co Dios.

Ex­pli­ca que el Bo­le­tus edu­lis, una de las se­tas más co­mer­cia­li­za­da y va­lo­ra­da en el mer­ca­do por su ta­ma­ño, por­que es la es­pe­cie que más ki­los ge­ne­ra en Ga­li­cia (ca­da una pue­de pe­sar en­tre 300 y 500 gra­mos), so­lo se ha po­di­do re­co­ger du­ran­te un par de se­ma­nas. «Es una se­ta len­ta, ne­ce­si­ta en­tre 13 y 15 días des­pués de que llue­va pa­ra po­der ser re­co­gi­da y, sal­vo que ven­ga un mi­la­gro, un San Mar­ti­ño y un ve­ra­ni­llo de San Mar­ti­ño lue­go, va a ser di­fí­cil con­se­guir­la en la mi­tad sur de la co­mu­ni­dad au­tó­no­ma», se­ña­la.

Lo mis­mo su­ce­de en el in­te­rior de Lu­go. Los hon­gos co­mes­ti­bles ni es­tán ni se les es­pe­ra. «La se­quía es muy gran­de y la pre­sen­cia de se­tas es­ca­sa. Las que hay es­tán muy de­te­rio­ra­das por el ca­lor, por­que no ha ha­bi­do va­rios días de llu­via des­de que em­pe­zó el ve­rano. En ge­ne­ral, hay po­co y en mal es­ta­do», in­di­ca Ju­lián Alonso. El pre­si­den­te de Lu­cus, un re­fe­ren­te pa­ra la mi­co­lo­gía en la zo­na, co­men­ta que «los oto­ños son ca­da vez me­nos pre­de­ci­bles por el cli­ma y la ten­den­cia de los úl­ti­mos años es que el ve­rano se ex­tien­da: si an­tes te­nía­mos más abun­dan­cia en­tre me­dia­dos de sep­tiem­bre y de di­ciem­bre, aho­ra nos en­con­tra­mos con oc­tu­bres co­mo es­te, en el que hay muy po­qui­tas se­tas y no apa­re­cen has­ta no­viem­bre o di­ciem­bre».

El ori­gen del pro­ble­ma

La doc­to­ra en Bio­lo­gía y di­rec­to­ra del La­bo­ra­to­rio Mi­co­ló­gi­co de Vi­go, Marisa Cas­tro, ex­pli­ca las cau­sas: «O re­tra­so vén pro­vo­ca­do, en­tre ou­tros fac­to­res, po­lo cam­bio cli­má­ti­co e a con­ta­mi­na­ción do pla­ne­ta, que es­tá dei­xan­do ve­ráns moi quen­tes e pou­cas pre­ci­pi­ta­cións. O que du­re a se­ta no cam­po vai de­pen­der do frío, por­que en can­to ha­xa xea­das for­tes de­sa­pa­re­ce».

Es una si­tua­ción, di­ce la ex­per­ta, que vie­ne no­tán­do­se en el mon­te gallego de for­ma pal­pa­ble en el úl­ti­mo de­ce­nio. El re­sul­ta­do es que ca­da vez hay me­nos se­tas sil­ves­tres co­mes­ti­bles, no so­lo por las in­cle­men­cias me­teo­ro­ló­gi­cas, tam­bién por­que se re­co­gen mu­cho más. «Hai da­tos que de­mos­tran que as can­ta­re­las e os bo­le­tus, dúas das es­pe­cies máis va­lo­ras, es­tán min­guan­do».

¿Pue­den lle­gar a des­apa­re­cer? «É moi di­fí­cil cuan­ti­fi­car a pro­du­ción de se­tas e máis sa­ber o que vai su­ce­der no fu­tu­ro. Os or­ga­nis­mos te­ñen ten­den­cia a de­fen­der­se e adap­tar­se ao me­dio. O que si pa­re­ce é que a can­ti­da­de vai se­guir de­cre­cen­do», afir­ma Marisa Cas­tro.

Don­de me­nos se es­tá de­jan­do no­tar la fal­ta de se­tas es en las zo­nas cos­te­ras, que se han con­ver­ti­do en el úl­ti­mo re­duc­to es­ta tem­po­ra­da pa­ra la re­co­lec­ción, al te­ner un ré­gi­men de hu­me­dad com­ple­ta­men­te dis­tin­to al in­te­rior de Ga­li­cia y un cli­ma mu­cho más sua­ve. En la Cos­ta da Mor­te, por ejem­plo, las llu­vias de la se­gun­da mi­tad de sep­tiem­bre sir­vie­ron pa­ra que em­pe­za­ran a bro­tar, aun­que «aho­ra se fre­nó la si­tua­ción otra vez. Las al­tas tem­pe­ra­tu­ras y el vien­to del nor­des­te se­can mu­cho», in­di­ca Jo­sé Ma­nuel Cas­tro Mar­co­te, es­tu­dio­so de es­te cam­po y pre­si­den­te de la Aso­cia­ción Mi­co­ló­gi­ca-Na­tu­ra­lis­ta Pan de Ra­po­so.

«El me­jor mes de los úl­ti­mos años es­tá sien­do no­viem­bre, por lo que yo no da­ría la tem­po­ra­da por per­di­da. En la cos­ta no ba­jan mu­cho las tem­pe­ra­tu­ras y eso jue­ga a nues­tro fa­vor», sub­ra­ya Cas­tro. Con to­do, «si no em­pie­za a llo­ver ya, la si­tua­ción va a ser di­fí­cil de sal­var», con­clu­ye.

Mi­ran­do al cie­lo tam­bién es­tán los afi­cio­na­dos a la mi­co­lo­gía en el res­to del li­to­ral gallego, en don­de to­da­vía no dan la ba­ta­lla por per­di­da. Y en Com­pos­te­la y su en­torno mu­chos ya con­si­de­ran que la tem­po­ra­da es in­sal­va­ble. Aun­que siem­pre hay al­gún va­lle, con mi­cro­cli­ma pro­pio, don­de se obra el mi­la­gro, en la ma­yor par­te de los mon­tes de la zo­na no han vis­to caer una go­ta des­de ma­yo —al me­nos no lo su­fi­cien­te­men­te im­por­tan­te co­mo pa­ra que aca­be ca­lan­do en el sus­tra­to— y bus­car se­tas a es­tas al­tu­ras es ca­si una mi­sión im­po­si­ble.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.