De las cin­co en­ti­da­des an­ti­dro­ga que ha­bía en la co­mar­ca, so­lo es­tá ac­ti­va Viei­ro

Los co­lec­ti­vos de la co­mar­ca de Fis­te­rra y Ca­ma­ri­ñas des­apa­re­cie­ron, pe­se a que el pro­ble­ma sub­sis­te, y so­lo se man­tie­ne ac­ti­va Viei­ro, de Car­ba­llo

La Voz de Galicia (Carballo) - - LA VOZ DE GALICIA - S. G. RIAL

El pro­ble­ma de las dro­gas no ha des­apa­re­ci­do en la Cos­ta da Mor­te, pe­ro las aso­cia­cio­nes que lu­cha­ban con­tra él y arro­pa­ban a los afec­ta­dos y a los fa­mi­lia­res, sí. En Ca­ma­ri­ñas se ha he­cho vi­si­ble de nue­vo (más bien, ex­te­rio­ri­za­do) me­dian­te de­nun­cias y pin­ta­das, y en otras par­tes ocu­rre lo mis­mo, aun­que de ma­ne­ra más so­la­pa­da, y con el con­su­mo de otras sus­tan­cias, le­jos de aque­lla he­roí­na que ha­cía es­tra­gos en los años 80 y 90.

En Ca­ma­ri­ñas ya no fun­cio­na Abon­dou, ni en Fis­te­rra Cos­ta da Vi­da, ni en Cor­cu­bión Por un­ha Vi­da sen Dro­gas, ni en Cee Re­tor­nar. So­lo con­ti­núa Viei­ro, de Car­ba­llo. Fal­tó apo­yo so­cial y po­lí­ti­co, y com­pro­mi­so de ve­ci­nos a una lu­cha que te­nía ca­si siem­pre so­lo las ca­ras de los pre­si­den­tes. «E o pro­ble­ma se­gue aí», di­ce el cor­cu­bio­nés Ale­jan­dro La­mas. «Es­tá aí, e ade­mais é moi com­pli­ca­do», se­ña­la Te­re­sa Fer­nán­dez, de Fis­te­rra.

Joa­quín Ca­sais fue el pre­si­den­te de Re­tor­nar du­ran­te 15 años, los que du­ró la en­ti­dad. A día de hoy, ju­bi­la­do con 81, si­gue ob­ser­van­do mo­vi­mien­tos de tra­pi­cheo con gran pe­na. Tam­bién se la da re­cor­dar có­mo aca­bó to­do. «Ti­ña­mos máis de 200 so­cios, pa­ga­ba ca­da un dez eu­ros ao ano. Pe­ro fo­ron in­do a me­nos. E re­sul­ta que ao fi­nal os úni­cos que pa­ga­ban eran os máis po­bres, iso foi o que máis me doeu. Ou­tros, ata nos con­tes­ta­ban mal». Cu­rio­sa­men­te, al­gu­nos de los que le ne­ga­ron el res­pal­do, des­pués lo ani­ma­ron a con­ti­nuar, cuan­do les ha­cía fal­ta: «Se­gui­de vós», les con­tes­ta­ba. Le afec­tó que al­guno pen­sa­se que in­clu­so se be­ne­fi­cia­ba: «¡Pe­ro se ata gas­ta­ba dos meus car­tos nas via­xes!», di­ce. Más de una vez tu­vo que des­pla­zar­se pa­ra par­ti­ci­par en ac­ti­vi­da­des en Vi­go, con Car­men Aven­da­ño. «Eu creo que can­do pe­cha­mos a en­ti­da­de es­ta­ba­mos no apo­xeo do pro­ble­ma das dro­gas, pe­ro non hou­bo máis re­me­dio», re­cuer­da. El di­ne­ro que que­da­ba se lo en­tre­ga­ron a Cá­ri­tas y ahí se que­dó una en­ti­dad que, co­mo las de Cor­cu­bión y Fis­te­rra, for­ma­ba par­te de la Me­sa de en­ti­da­des an­ti­dro­ga de la co­mar­ca de Fis­te­rra. «Fi­xe­mos moi­to tra­ba­llo, mo­ve­mos a moi­ta xen­te, axu­da­mos a moi­tos afec­ta­dos», di­ce.

Coin­ci­de con él Te­re­sa Fer­nán­dez, hoy con­ce­ja­la en Fis­te­rra, y en­ton­ces una de las fun­da­do­ras, que más que en­ti­dad in­de­pen­dien­te era una pla­ta­for­ma de va­rias aso­cia­cio­nes lo­ca­les. Lo que les fal­tó fue apo­yo ins­ti­tu­cio­nal, «de to­das as Ad­mi­nis­tra­cións». Tam­bién rea­li­za­ron un tra­ba­jo im­por­tan­te. A la vis­ta, con mo­vi­li­za­cio­nes, fes­ti­va­les, o ac­ti­vi­da­des de­por­ti­vas, y otras que se veían me­nos: «Axu­da­mos a moi­ta xen­te». Tu­vie­ron va­rios lo­ca­les, rea­li­za­ron múl­ti­ples ges­tio­nes pa­ra co­la­bo­rar con jó­ve­nes y fa­mi­lias que es­ta­ban atra­pa­dos en la dro­ga. Hoy, en reuniones con di­ver­sos co­lec­ti­vos, ve que el pro­ble­ma si­gue y cree que hay que vol­ver a ha­cer al­go. Hoy, 15 de no­viem­bre, se con­me­mo­ra el Día Mun­dial sin Al­cohol. Un pro­ble­ma muy gra­ve, co­mo sa­ben per­fec­ta­men­te en la Uni­dad Asis­ten­cial de Dro­go­de­pen­den­cias (UAD), que des­de Car­ba­llo atien­de a per­so­nas de to­da la Cos­ta da Mor­te. Es el ma­yor nú­me­ro de ca­sos tra­ta­do, pe­ro tam­bién abun­dan los de siem­pre. La di­rec­to­ra in­di­ca que los vin­cu­la­dos a la he­roí­na se man­tie­nen; co­caí­na y can­na­bis, au­men­tan, y al­coho­lis­mo y ta­ba­quis­mo, que tam­bién lle­van, se re­gis­tran en un ele­va­do por­cen­ta­je. Los ma­gis­tra­dos de la sec­ción pri­me­ra de la Au­dien­cia Pro­vin­cial, con Án­gel Ju­del Prie­to co­mo po­nen­te, aca­ban de con­de­nar a una pa­re­ja de Cee a tres años de pri­sión y a un ve­cino de Pon­te­deu­me a 14 me­ses por su im­pli­ca­ción en una red de ven­ta al por me­nor de to­do ti­po de dro­gas.

El ope­ra­ti­vo lle­va­do a ca­bo por agen­tes de la Guar­dia Ci­vil de Cor­cu­bión, apo­ya­dos por com­pa­ñe­ros de otros pun­tos de la co­mar­ca, se ini­ció a prin­ci­pios del 2012 cuan­do los guar­dias de­tec­ta­ron que en el pi­so de los prin­ci­pa­les im­pli­ca­dos, él na­ci­do en 1989 y ella en 1984, se pro­du­cía un con­ti­nuo tra­sie­go re­la­cio­na­do con la ven­ta de dro­gas. Mon­ta­ron un dis­po­si­ti­vo de vi­gi­lan­cia y en di­fe­ren­tes días de mar­zo y abril com­pro­ba­ron co­mo ti­ra­ban las lla­ves por la ven­ta­na pa­ra que los clien­tes sa­lie­sen con ha­chís, co­caí­na o MDMA. El 15 de ju­nio fue­ron de­te­ni­dos y acep­ta­ron el re­gis­tro de su do­mi­ci­lio, en el que los fun­cio­na­rios del ins­ti­tu­to ar­ma­do se in­cau­ta­ron de di­fe­ren­tes can­ti­da­des de es­tas sus­tan­cias, la más sig­ni­fi­ca­ti­va 34 hue­vos y cin­co mi­ta­des más de ha­chís, con un pe­so de 364 gra­mos. En to­tal te­nían 2.639 eu­ros en dro­gas y 1.830 en bi­lle­tes de en­tre 10 y 50 eu­ros.

Si­guien­do la pis­ta de es­ta in­ter­ven­ción, los agen­tes prac­ti­ca­ron nue­vas deten­cio­nes y re­gis­tros en A Pon­te do Por­to, Coristanco, Pon­te­deu­me y Vi­mian­zo, en los que tam­bién se in­cau­ta­ron de pe­que­ñas can­ti­da­des de es­tu­pe­fa­cien­tes. Sin em­bar­go, tres de esos de­te­ni­dos que­da­ron ab­suel­tos por en­ten­der los jue­ces que por­ta­ban las dro­gas pa­ra con­su­mo pro­pio. Úni­ca­men­te al ve­cino de Pon­te­deu­me le im­po­nen un año y dos me­ses de pri­sión.

Fue la úl­ti­ma ma­ni­fes­ta­ció con­tra la dro­ga que se or­ga­ni­zó en la co­mar­ca, con­vo­ca­da por la en­ti­dad Cos­ta da Vi­da y con el apo­yo de las de­más aso­cia­cio­nes de la co­mar­ca de Fis­te­rra. Años an­tes ha­bía ha­bi­do otras en Ca­ma­ri­ñas o en Car­ba­llo, por ejem­plo, siem­pre con una ele­va­da par­ti­ci­pa­ción, es­pe­cial­men­te de jó­ve­nes.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.