Las nu­trias de­vo­ran los can­gre­jos en el em­bal­se de Fer­ven­za

Los crus­tá­ceos in­va­so­res del em­bal­se se han to­pa­do con un de­pre­da­dor na­tu­ral

La Voz de Galicia (Carballo) - - LA VOZ DE GALICIA - J. V. L.

Los can­gre­jos ame­ri­ca­nos (Pro­cam­ba­rus clar­kii) han he­cho co­rrer ríos de tin­ta des­de que es­tán pre­sen­tes en la zo­na. Lle­ga­dos a Es­pa­ña, don­de en­tra­ron por el sur, ha­ce cer­ca de me­dio si­glo, es­tán pre­sen­tes en el em­bal­se de Fer­ven­za, li­mí­tro­fe en­tre Ma­za­ri­cos, Dum­bría, Vi­mian­zo y Zas, des­de ha­ce al­go más de tres lus­tros. Son ori­gi­na­rios de Nor­tea­mé­ri­ca y aquí tie­nen ca­rác­ter de es­pe­cie in­va­so­ra, por lo que mu­cho se ha ha­bla­do —y en par­te cons­ta­ta­do— so­bre su ca­pa­ci­dad pa­ra al­te­rar los eco­sis­te­mas lo­ca­les. Su expansión pa­re­cía im­pa­ra­ble, pe­ro, al me­nos por lo vis- to es­tos días en el pan­tano, que se en­cuen­tra muy ba­jo, ape­nas al 43 % de su ca­pa­ci­dad, pue­de que se ha­yan to­pa­do con un de­pre­da­dor dis­pues­to a con­tro­lar­los.

Los can­gre­jos —pa­ra el que no los ha­ya vis­to nun­ca, se pa­re­cen más a un san­tia­gui­ño con te­na­zas o un bo­ga­van­te en mi­nia­tu­ra que a una né­co­ra— cam­pa­ban a sus an­chas ho­ra­dan­do el te­rreno y ali­men­tán­do­se a pla­cer, con lo que sus po­bla­cio­nes cre­cie­ron de ma­ne­ra sig­ni­fi­ca­ti­va en dis­tin­tas épo­cas. Ape­nas tie­nen va­lor cu­li­na­rio y na­die se ha to­ma­do la mo­les­tia, de una ma­ne­ra más o me­nos se­ria, de erra­di­car­los, o al me­nos re­du­cir su pre­sen­cia.

Sin em­bar­go, un sim­ple pa­seo por el le­cho en la ri­be­ra de Vi­mian­zo, que se vuel­ve más fan­go­so a me­di­da que te apro­xi­mas al agua, con lo que hay que te­ner cui­da­do pa­ra no en­te­rrar­se has­ta las ro­di­llas, per­mi­te dar­se cuen­ta de que al­go ra­ro pa­sa. De pri­me­ras ya lla­man la aten­ción los cen­te­na­res de to­be­ras que se ob­ser­van en las pa­re­des te­rro­sas del cau­ce. Y al acer­car­se los 50 cen­tí­me­tros, apro­xi­ma­da­men­te, más cer­ca­nos al agua dan mues­tras evi­den­tes de que al­guien se es­tá pe­gan­do por allí un buen ban­que­te. Las cás­ca­ras de can­gre­jo se cuen­tan por cen­te­na­res, y no pre­ci­sa­men­te con el co­lor blan­que­cino que ad­quie­ren al mo­rir­se y de­gra­dar­se, sino des­pe­da­za­das y va­cías.

Con un po­co de es­pe­ra y fi­ján­do­se en el agua, en­se­gui­da apa­re­ce una nu­tria de buen ta­ma­ño y re­lu­cien­te con el pe­lo mo­ja­do. Tre­pa has­ta la ori­lla y, con un mo­vi­mien­to con­ti­nuo de las pa­tas de­lan­te­ras y la bo­ca, que im­pre­sio­na por su ve­lo­ci­dad, en­se­gui­da da bue­na cuen­ta de otro ejem­plar. Al de­tec­tar pre­sen­cia ex­tra­ña, aban­do­na el al­muer­zo y el agua del em­bal­se y hu­ye en­tre la ma­le­za, pro­ba­ble­men­te a re­fu­giar­se, pe­ro de­jan­do bien cla­ro que a los can­gre­jos en Fer­ven­za se les aca­bó la tran­qui­li­dad.

ALVELA

Una nu­tria, en una de las áreas con me­nos agua del em­bal­se de Fer­ven­za, al que apor­ta agua el río Xa­llas.

FO­TOS ALVELA

El em­bal­se se en­cuen­tra al 43 % con lo que ca­si se pue­de cru­zar an­dan­do en al­gu­nos pun­tos.

Una nu­tria avan­za ha­cia la ori­lla don­de des­pe­da­za los can­gre­jos.

Las cás­ca­ras de los crus­tá­ceos evi­den­cian su de­pre­da­ción.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.