Mue­re un hom­bre de 54 años al ser ata­ca­do por ve­lu­ti­nas en O Po­rri­ño

El ve­cino fue a cor­tar un man­zano y no se per­ca­tó de que ha­bía un ni­do de avis­pas

La Voz de Galicia (Carballo) - - GALICIA - ALE­JAN­DRO MAR­TÍ­NEZ

Las pi­ca­du­ras le pro­vo­ca­ron una reacción alér­gi­ca y fa­lle­ció a po­cos me­tros del lu­gar

Un ve­cino de O Po­rri­ño de 54 años mu­rió ayer tras re­ci­bir un ata­que ma­si­vo de avis­pas ve­lu­ti­nas. El hom­bre se en­con­tra­ba cor­tan­do ma­le­za y un man­zano en una fin­ca pró­xi­ma a su do­mi­ci­lio cuan­do re­mo­vió un ni­do que se en­con­tra­ba ocul­to. Los in­sec­tos sa­lie­ron de su ha­bi­tácu­lo y le ata­ca­ron. Se­gún in­di­ca­ron ayer fuen­tes mu­ni­ci­pa­les, el hom­bre su­frió una reacción alér­gi­ca.

La víc­ti­ma se en­con­tra­ba en com­pa­ñía de otra per­so­na, que tam­bién re­ci­bió pi­ca­du­ras, pe­ro no su­frió da­ños de gra­ve­dad. El fa­lle­ci­do es Án­gel Lo­ren­zo Gon­zá­lez, na­tu­ral del ba­rrio de Or­ben­lle-Bu­di­ño. Era sol­te­ro y no te­nía hi­jos. Vi­vía con su ma­dre. Sus ve­ci­nos lo co­no­cían co­mo Li­to y an­ti­gua­men­te se de­di­có al sec­tor de la cons­truc­ción. El su­ce­so cau­só una gran con­mo­ción en la pa­rro­quia de Bu­di­ño. Se­gún co­men­ta­ron ve­ci­nos de la zo­na, las avis­pas sa­lie­ron re­vo­lu­cio­na­das del ni­do y el hom­bre no pu­do de­fen­der­se.

Los he­chos su­ce­die­ron en torno a las cua­tro de la tar­de. El ata­que se pro­du­jo en el mo­men­to en el que la víc­ti­ma fue a cor­tar un man­zano. No con­ta­ba con en­con­trar­se con el en­jam­bre, por lo que no lle­va­ba la ne­ce­sa­ria pro­tec­ción pa­ra evi­tar las pi­ca­du­ras y no pu­do es­ca­par­se. Mu­rió en el lu­gar don­de su­frió el ata­que.

Los ve­ci­nos avi­sa­ron al 061. Una am­bu­lan­cia acu­dió rá­pi­da­men­te al lu­gar, pe­ro los téc­ni­cos sa­ni­ta­rios no pu­die­ron ha­cer na­da por sal­var­le la vi­da. El ca­dá­ver fue tras­la­da­do por la tar­de a un ta­na­to­rio de la lo­ca­li­dad des­pués de que una co­mi­sión ju­di­cial au­to­ri­za­se el le­van­ta­mien­to.

La Guar­dia Ci­vil se ha he­cho car­go de la in­ves­ti­ga­ción. Agen­tes del ins­ti­tu­to ar­ma­do aún se en­con­tra­ban a úl­ti­ma ho­ra de la tar­de de ayer den­tro del do­mi­ci­lio re­ca­ban­do to­dos los da­tos so­bre las cir­cuns­tan­cias de la muer­te pa­ra la rea­li­za­ción del co­rres­pon­dien­te ates­ta­do, que en­tre­ga­rán en las de­pen­den­cias ju­di­cia­les de O Po­rri­ño.

Pro­li­fe­ra­ción

Los ni­dos de avis­pa ve­lu­ti­na han pro­li­fe­ra­do en el mu­ni­ci­pio de O Po­rri­ño, al igual que en otras mu­chas lo­ca­li­da­des. De he­cho, el Con­ce­llo em­pren­dió ha­ce me­ses un plan con el que con­si­guió erra­di­car unas 3.800 rei­nas fun­da­do­ras de ni­dos de avis­pa asiá­ti­ca. Es­ta ani­qui­la­ción ma­si­va de in­sec­tos ha­bía si­do po­si­ble gra­cias a la co­lo­ca­ción de 200 tram­pas con dos atra­yen­tes es­pe­cí­fi­cos. Se­gún es­ti­ma­ron en­ton­ces los res­pon­sa­bles mu­ni­ci­pa­les, ha­bían con­se­gui­do aca­bar con el 85 % de las rei­nas fun­da­do­ras. Apro­xi­ma­da­men­te unos 3.300 ejem­pla­res fue­ron en­via­dos pa­ra su es­tu­dio a la Fa­cul­tad de Bio­lo­gía de la Uni­ver­si­da­de de Vi­go.

Las tram­pas fue­ron co­lo­ca­das en to­das las pa­rro­quias de O Po­rri­ño y se re­no­va­ban ca­da 15 días. Es­tos pla­nes de erra­di­ca­ción es­tán re­la­cio­na­dos tam­bién con la sen­si­bi­li­dad del Con­ce­llo de O Po­rri­ño ha­cia el mun­do apí­co­la, pues ca­da año al­ber­ga una de las fe­rias de miel más im­por­tan­tes de la pro­vin­cia, con la par­ti­ci­pa­ción de pro­duc­to­res pro­ce­den­tes de dis­tin­tas zo­nas de Galicia.

Pre­ci­sa­men­te en la pa­rro­quia de Bu­di­ño, don­de se pro­du­jo el ata­que mor­tal de ayer, se lle­vó a ca­bo ha­ce tiem­po la re­ti­ra­da de un ni­do de ve­lu­ti­na que se en­con­tra­ba en lo al­to de una to­rre­ta de su­mi­nis­tro eléc­tri­co.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.